Don Ramón, psicología laboral

Publicado el ramon_chaux

Descanso remunerado a cambio de excelencia operativa

 

trabajo1--575x323

Si todo en la vida es un proceso con ciclos de altos y bajos (piense en la temperatura ambiente, en el transporte, en las filas de los bancos, en la congestión del comercio), ¿porque la jornada laboral en la mayoría de los casos es la máxima legal permitida? Pareciese como si al verse obligado a pagar un salario, el empleador quiere “todo el tiempo posible” de la persona contratada, pasando por encima el precepto de que todos los procesos, aun los organizacionales, tienen ciclos diarios, mensuales y anuales con mayor y menor demanda de las energías y atención del empleado.

El área de Nomina tiene muchísimo trabajo los días previos y posteriores al pago, pero disminuye drásticamente en las otras jornadas.

Al área contable también tiene días sujetos a las fechas de cierre, agendas de banco, de proveedores, entre otras.

Si los procesos son dinámicos y requieren de dedicaciones de tiempo diferente, sería bueno revisar la disponibilidad que esperamos de los colaboradores y darle un uso creativo a esa diferencia entre la disponibilidad del empleado y la necesidad cíclica del proceso.

En el caso de Nómina, por ejemplo, podríamos dar días de descanso remunerados en aquellos días diferentes a los que anteceden al pago. Esta área normalmente trabaja bajo mucha presión y muchas horas adicionales para garantizar el pago, pero después de eso el grado de dedicación a la tarea baja drásticamente. ¿Y qué tal si en lugar de mantener esos empleados en la empresa se les envía a casa a descanso como parte de su salario?  Y mejor idea aún, si condicionamos esos días adicionales de descanso a que las inconsistencias de Nómina bajen en un porcentaje, por debajo de lo que normalmente sucede.

Y si a los contadores se les realiza el mismo incentivo, a condición de que las inconsistencias contables u otro indicador de calidad deseado, se cumpla. ¿No será mejor?

En todos los procesos de la empresa donde la intensidad del trabajo sea cíclica (que son la gran mayoría) se puede implementar este modelo de descanso-salario a cambio de indicadores de éxito y creando, de paso, un incentivo de salario emocional productor de satisfacción y de calidad de vida.

¿No les parece buena inversión no tener al empleado hablando por WhatsApp y por teléfono en la oficina y en lugar de eso aumentar su satisfacción laboral y de paso dar un salto importante para mejorar los indicadores de ciertas áreas clave?

No siempre 8 horas de silla/día es sinónimo de productividad. Sé de antemano que ustedes ya están viendo otros procesos cíclicos en sus empresas que pueden ser sujetos a esta práctica…

¿Será que la fuerza de la costumbre y la necesidad de ver al empleado pegado en su silla, les deja implementarla?

¡Feliz Navidad!

 

Ramon Chaux

Psicólogo Organizacional

Comentarios