Detrás de Interbolsa

Publicado el Alberto Donadio

Ortiz y Jaramillo tendrán prisión domiciliaria

Por Alberto Donadio

Cuando hace poco se informó que se les había duplicado la condena a Tomás Jaramillo y a Juan Carlos Ortiz, no se dio un dato esencial. La condena es a prisión domiciliaria. Ese detalle se les pasó a los medios de comunicación que dieron la noticia.

El Tribunal Superior de Bogotá, en sentencia del 12 de abril de 2018, aumentó la condena de Jaramillo y Ortiz a 147 meses de prisión, algo más de 12 años.

En marzo 31 de 2017 el Juzgado 48 Penal del Circuito de Conocimiento de Bogotá los había condenado a 71 meses de prisión por estafa agravada, concierto para delinquir y manipulación fraudulenta de acciones. Estos tres delitos fueron aceptados por Ortiz y Jaramillo.

La magistrada Martha Patricia Trujillo Quiroga del Tribunal Superior de Bogotá duplicó la condena impuesta y mantuvo la prisión domiciliaria impuesta en la condena de primera instancia.

Según la magistrada, procede la prisión domiciliaria en el caso de los fundadores del Fondo Premium porque el requisito para la domiciliaria es que la sentencia se dicte por delito con pena mínima de 8 años o menos. Los tres delitos por los cuales fueron condenados cumplen ese requisito.

Un segundo requisito para la prisión domiciliaria es el arraigo familiar y social del condenado. Según la magistrada, también se cumplió.

La magistrada indicó que no se requiere que los dos condenados hayan reparado a las víctimas para concederles la prisión domiciliaria. Pero el Tribunal les dió 24 meses para reparar a las víctimas, contados desde la fecha en que quede en firme la decisión de reparación.

El Tribunal también dispuso que la prisión domiciliaria se cumplirá con la instalación de un brazalete electrónico impuesto por el Inpec a Ortiz y Jaramillo.

Lo anterior significa que por los delitos que aceptaron y confesaron Ortiz y Jaramillo pagarán la condena que les falta en su casa. Hasta ahora llevan más de 3 años en La Picota, desde febrero 27 de 2015.

En resumen, sí, el Tribunal les endureció la pena, pero en la casa. «Se las endurece, pero de mentiras», dijo una persona que ha seguido el caso del Fondo Premium.

¿Por qué no están en la casa Ortiz y Jaramillo? Porque tienen pendientes otros dos delitos que no aceptaron, captación ilegal y no reintegro de la captación. Si piden libertad por vencimiento de términos por esos dos delitos y la consiguen, no podrían acumular la pena de 12 años a la que se les llegara a imponer en el juicio por captación y no reintegro.

En el juicio de Premium no se ha realizado ninguna audiencia preparatoria. No se sabe cuándo se va a realizar el juicio y cuando se producirá la condena, otra verguenza de la justicia penal que pasados casi 6 años no tiene condenados por el caso de Premium, salvo los que han aceptado delitos, como Ortiz y Jaramillo, y el caso de John Muñoz que también aceptó todos los delitos. Ricardo Martínez también fue condenado por los mismos tres delitos aceptados por Ortiz y Jaramillo pero se le concedió libertad condicional hace un año.

Si no se inicia el juicio a tiempo podrían prescribir los delitos de captación y no reintegro.

El Tribunal Superior de Bogotá duplicó la condena de Ortiz y Jaramillo por la «intensidad del dolo» derivada de la red de sociedades y empresas utilizadas para las conductas penales.

El abogado de Tomás Jaramillo se opuso a que le duplicaran la condena argumentado que «las conductas por las que fue condenado su defendido son graves, empero se refieren al patrimonio privado y no al público».

El abogado de Juan Carlos Ortiz también se opuso al aumento de la condena. Argumentó que a las víctimas de Premium les pagaron en la liquidación del fondo y que el «pago por otro» es válido. Afirmó que si no se tiene en cuenta el pago hecho por el liquidador Alejandro Revollo se estaría ante un doble pago.

Comentarios