Detrás de Interbolsa

Publicado el Alberto Donadio

Multa de Superfinanciera a Mondragón

Por Alberto Donadio

Aunque sabía que desarrollaba actividades ilegales, el gobierno de Juan Manuel Santos permitió durante un año que uno de los capos del fraude con libranzas siguiera estafando a los inversionistas.

En mayo de 2015 el gobierno comprobó que César Fernando Mondragón había traspasado a una sociedad de bolsillo el control de inversiones de una fiduciaria vigilada por la Superintendencia Financiera. Ese traspaso estaba prohibido pero Mondragón siguió captando dinero del público en una entidad no vigilada, lo cual llevó un año más tarde a la quiebra de Estraval, donde hay más de 4.000 ahorradores que perdieron su dinero.

Mondragón jugaba a dos bandas. Negociaba libranzas en la fiduciaria Fidupais, donde tenía el 30% de las acciones, y en Estraval, donde tenía el 33%.

Como miembro de la junta directiva y del comité de inversiones de la fiduciaria, Mondragón debía revisar las inversiones que realizaba Fidupais en libranzas, que son préstamos que los soldados, policías, maestros y otros empleados públicos pagan con descuento sobre la nómina. Pero Mondragón delegó esa revisión a una sociedad llamada Tecfinsa, donde era dueño del 33% de las acciones. Esa delegación está prohibida por la ley.

Tecfinsa no estaba habilitada para ese control, según Superfinanciera, que en abril de 2018 impuso a Mondragón una multa de 100 millones de pesos. Además los títulos estaban concentrados en otras compañías relacionadas con Tecfinsa.

César Fernando Mondragón no obró con diligencia y lealtad, de acuerdo con Superfinanciera. Era obligación de Mondragón alertar para que la selección de las inversiones y la concentración de las operaciones no se centraran en cooperativas relacionadas con Tecfinsa o con otras sociedades donde intervenía Mondragón, indicó Superfinanciera.

Los créditos de libranzas los hacen cooperativas que luego luego negocian los títulos ofreciéndolos a inversionistas.

Según Superfinanciera, se probó que Mondragón sabía que un tercero, Tecfinsa, realizaba actividadas no autorizadas y por lo tanto no obró como un buen hombre de negocios.

Durante la investigación, la Superfinanciera iba a tomar la declaración de Mondragón, que está en la cárcel por los delitos que le imputó la Fiscalía. Pero el día que se debía tomar la declaración Mondragón dijo que estaba en «retiros espirituales» y que no podía declarar. Posteriormente Mondragón pidió la nulidad de la investigación por violación del derecho de defensa. La Superfinanciera señaló que no puede alegar nulidad quien dio lugar a ella.

Comentarios