Detrás de Interbolsa

Publicado el Alberto Donadio

ARRANCAR DE CERO

Escribe PO:—————Alberto buenos días el sábado me regalaron su libro por ser de mucho interés para mí, lo quiero felicitar porque ha hecho un muy buen trabajo de
investigación, aunque tiene algunas inconsistencias. Es un gran aporte para
que todos los responsables de la quiebra de Interbolsa reciban el castigo
de la ley.
—————-
Soy altamente damnificada por la quiebra de INTERBOLSA en varios aspectos:
como corredora de Bolsa de la ciudad de Cali, perdí gran parte de mis
clientes y la credibilidad que he construido durante 20 años de mi vida
laboral en el sector financiero. Invertí los recursos de la educación de
mi hija en el Fondo Premium que como ud bien sabe lo que se va a poder
recuperar es muy poco o casi nada. Los miembros más cercanos de mi familia
invirtieron en los TEC, títulos de Luxemburgo de muy difícil recuperación.
————–
Por lo anterior me sorprende el artículo que escribe hoy en el Espectador
en la página # 20 en el que dice » Por lo que se sabe , parece que las
únicas personas honorables, no sancionadas ni expulsadas, ni bajo sospecha,
que trabajaban en Interbolsa eran los vigilantes y las señoras del aseo».
Me parece un gran IRRESPETO sus palabras para nosotros, los corredores de
bolsa y muchos empleados más, que trabajamos honestamente en
esa organización y que fuimos engañados por sus directivos inescrupulosos,
que con argumentos » creíbles y soportados», nos indujeron a hacer
recomendaciones fatales para nuestros clientes.

Respetuosamente le solicito, por el mismo medio, retractarse de su
aseveración generalizada, porque algunos corredores, que vivimos de esta
industria, hemos tenido la bendición de ser recibidos por firmas muy serias
que están creyendo en nosotros , y no se puede imaginar el esfuerzo tan
grande que esto ha significado….ha sido volver a arrancar de cero!!!!

Cordialmente,
————————-RESPUESTA: Gracias por sus comentarios. Creo que ambas cosas son ciertas. Usted y otras personas que trabajaban en Interbolsa tuvieron pérdidas muy cuantiosas no solamente económicas sino morales y profesionales. Esa es la medida del engaño que los administradores de Interbolsa perpetraron, pues la estafa no solamente iba dirigida a los clientes sino a los propios corredores y comisionistas de la firma. La frase de la cual usted discrepa aparece en el libro como conclusión de un capítulo donde se habla de las tropelías cometidas por accionistas y administradores de Interbolsa. No es literalmente cierto que solamente los vigilantes y las señoras que sirven los tintos son las únicas personas honorables que trabajaban en Interbolsa, porque seguramente hubo otras personas con poder o sin poder que obraron correctamente. Pero entre las que tenían poder hasta ahora no se ha sabido de nadie que hubiera dejado constancia de que se apartaba de los procederes ilegales o que hubiera renunciado. De modo que ambas cosas son ciertas, sin que una justificada licencia retórica pueda tomarse como desconocimiento de la lesión económica y moral sufrida por usted y por otros comisionistas de Interbolsa.

Comentarios