Cuando empecé a ver la película “Lo que ignoramos”, (en Netflix como Bhakshak) me sentí recorriendo los barrios más pobres de Bogotá o la Medellín de las comunas violentas. Escenarios lúgubres donde ocurren cosas feas y la gente buena es víctima de la otra gente, a veces en las narices de las autoridades, a veces en las nuestras también. Aunque la trama ocurre en la India, este drama inspirado en hechos de la vida real, y enlatado como un thriller de crimen, podría estar pasando en cualquier lugar del mundo, incluso a la vuelta de la casa del amable lector.

La historia produce un intenso dolor, desde la primera escena nos desgarra: Unos políticos corruptos, cómo no, que encubren a organizaciones criminales que se aprovechan miserablemente de las niñas del orfanato de Muzaffarpur. Las alquilan, las abusan, las matan. Les recalcan a punta de golpes o de marcas de cigarrillo en el cuerpo que son cualquier cosa.

Los buenos también existen, pero están maniatados. “Así funciona el sistema: con una mano te dan un poco de poder y con la otra te lo quitan”.

Una periodista trabaja con las uñas y con su ayudante camarógrafo; ambos tienen claro su papel, así esto les signifique arriesgar el pellejo. “Hay ocasiones en la vida en que tienes que hacer algo, y ayudar sin tener una razón, sobre todo cuando puedes salvarle la vida a alguien”.

A mi modo de ver, esta película bollywoodense, rodada en la India con actores del país asiático, confronta al espectador con dos preguntas cruciales: ¿Cuál es el verdadero papel del periodismo en el mundo de hoy y por qué es importante para una sociedad que sus ciudadanos apoyen el buen periodismo?

Hay un mensaje aleccionador para los directores, editores y reporteros sobre las historias que se deberían estar contando y que muchas veces no se cuentan por andar embriagados con la frivolidad, seducidos por ese mundo de celebridades, a las que todos nos queremos parecer, a lo mejor hartos de nuestras vidas insignificantes. Por eso mismo, el dolor ajeno nos resulta lejano, nada provocador. ¡Que de la empatía se encarguen los demás!

 “¿Se te ha olvidado sentirte mal por el dolor de los otros?”.

Encuentro otro mensaje para las audiencias, a ver si reaccionamos y por fin cuestionamos lo que consumimos en las redes sociales y la manera pasiva, cómoda si se quiere, en que a veces nos comportamos: “Quédate donde estás, quietecito como un cero. ¿Sabes lo que significa ser un cero? Googléalo”.

Los estudiantes de periodismo deberían ver esta película y preguntarse para qué estudiar una profesión en la que por regla general pagan mal, porque si buscan glamour y dinero están en la facultad equivocada.  Todavía recuerdo la entrevista de primer semestre por allá en 1990: “Los que crean que de aquí saldrán directo a presentar noticieros de televisión, se pueden ir yendo por esa puerta”.

El periodismo necesita de gente como la periodista de ficción Vaishali Singh, que se le plantará a medio mundo, incluida su propia familia, para investigar lo que otros buscan esconder. Ella nos enseña que el buen periodismo, ese que respeta su propio código deontológico, no significa portal el carné del periódico que más se lee, la radio que más se escucha o el telenoticiero que más se ve. Con un teléfono celular, su obstinación y unos principios de acero, hará lo debido hasta lograr que la verdad cambie el rumbo de las cosas, con la ilusión de mostrarla al mundo desde un estudio de televisión humilde e improvisado.

“Lo que ignoramos” es una película que periodistas y no periodistas deben ver porque nos golpea donde más duele: en nuestra ignorancia.

Avatar de Alexander Velásquez

Comparte tu opinión

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas

Loading…


Todos los Blogueros

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.