¿Cuál ha sido tu experiencia?

Publicado el @marsechelis

Medio Kilo de Tacos.

A veces las palabras salen y a veces no, a veces salen de más y a veces se atoran y hacen un nudo en la garganta, a veces se quedan en el estómago y tres días después te enteras que ese era el motivo del retortijón que sentías y no el medio kilo de tacos que te comiste ayer.

Quienes hacen uso de las palabras de forma profesional siempre me han parecido personas con un poder único que entendieron que es una de las mejores formas de comunicación, que no la sepamos usar es otra cosa, aunque confieso que estoy segura que un golpe o una mentada de madre también son formas de comunicación efectivas para los incivilizados como yo.

Desde hace varios meses entendí dos cosas importantes que me están sirviendo: si quiero resolver algo con alguien, le escribo, número uno porque me da tiempo de pensar y elegir las palabras con calma y el resultado puede ser mejor, y número dos porque no hay nada de que yo dije, tu dijiste, todo queda por escrito y además todas las partes tienen acceso al departamento de dudas y aclaraciones.  Ahora que, por más bien escrito que esté, cada quien entiende lo que quiere y/o puede.

Cuando tengo una conversación con alguien,  hago el ejercicio de pensar claramente lo que quiero decir, todavía no me resulta del todo, tengo la costumbre de decir todo lo que pienso y normalmente mis palabras no articulan una idea, sino sentimientos salpicados de un montón de sensaciones que terminan por no expresar nada, y más que palabras, son sonidos. A mi hablar  no me conviene tanto.

En esta época, en donde el uso de la tecnología para comunicarnos esta en su máxima expresión, una llamada por teléfono, es demasiado personal, y si no usamos los textos correctamente, resultan contraproducentes. La paradoja de estos últimos tiempos, tener mil formas de comunicarnos y no saber usarlas.

Hay miles de historias mágicas sobre las palabras algunas serán ciertas y otras no, lo que es un hecho es que las palabras que se dicen se quedan, en la memoria, en el papel, en el corazón, en la mente, en el espíritu. Aquellas que decimos a otras personas son importantes pero las que nos decimos a nosotros mismos aún más.

En una palabra, ¿cuál ha sido tu experiencia con el amor?

photo

 

Comentarios