¿Cuál ha sido tu experiencia?

Publicado el @marsechelis

Gracias Mr. Bauman

“Pour yourself a drink, put on some lipstick, and pull yourself together.” ― Elizabeth Taylor

Si Elizabeth Taylor me dijera estas palabras de frente, serían de las más poderosas que jamás haya escuchado; cuando leí esta frase pensé en todas las veces que he tenido el corazón roto, cómo me he tirado al drama y en las historias que he escuchado últimamente sobre el amor. Si tuviera la actitud de Taylor, seguramente me hubiera ahorrado muchas lágrimas pero sigo siendo de las personas a las que les gusta vivir los procesos y aprender de ellos.

¿Qué esta pasando con el amor? ¿Qué estamos haciendo con él? Esta pregunta que se han hecho muchos sociólogos reconocidos, ha generado diversas respuestas que aunque las tengamos no somos capaces de poner en práctica. el conocimiento que se genera a partir del concepto del amor, siempre se pone en tela de juicio por la subjetividad que normalmente le acompaña y en este caso en específico he de subrayar que no creo en verdades absolutas.

Zygmunt Bauman sociólogo polaco, quien desde hace varios años trabaja en el análisis de la sociedad postmoderna, nos regaló el concepto de amor líquido que sigue siendo tan contemporáneo como cuando se publicó en el 2003.

El amor líquido no necesita mucha explicación, se trata de un amor superficial que no construye, que no compromete, que es casi una transacción financiera, donde se valora qué beneficio se puede obtener del otro, usarnos, desecharnos y seguir con el próximo ser.

Poco más que un visionario, Bauman, nos advirtió sobre los peligros y las consecuencias que esta forma de relacionarnos podría tener, y lejos de considerarlo como una emergencia, hemos seguido consumiendo relaciones humanas poco trascendentales. En occidente presumimos de haber optado por una vida en conciencia, lo que conlleva una responsabilidad importante que aún no hemos asumido en cuanto al amor se refiere.

Gracias al amor que se genera entre las personas, se crea una red emocional que fortalece a la sociedad, un tejido social que sostiene la convivencia humana y que pone este mundo a girar. En poco tiempo, este planeta estará poblado por seres humanos con el corazón roto, que tienen relaciones cortas y poco involucramiento íntimo, almas tristes que anhelan vivir en el amor pero que no saben cómo.

¿Qué condiciones humanas tendrá este mundo para que sea habitable?

Recientemente, conocí a alguien, que me abrió su corazón y no me escondió nada, su alma habló, y cuándo le pregunté que cuál había sido su experiencia con el amor, no lo dudó un segundo y me dijo que heartbreaking.

La tendencia contemporánea, pareciera ser, es tener el corazón roto, mendigar migajas y hasta dar las gracias por la propina de algo que no es amor, estar dispuestos a vivir estas relaciones que no hacen más que desgastar nuestras benditas ganas de amar profundamente sin miedos y con el compromiso que cada quien elija. Vivir plenamente ese sentimiento que nos hace tan humanos y que estudios recientes revelan que está en nuestro DNA, esta extinguiéndose.

¿Por qué queremos vivir así? ¿Cuál ha sido tu experiencia con el amor?

IMG_0338

Comentarios