Conspirando por un mundo mejor

Publicado el Yolima Vargas Garzón @yoligrilla

Explotación minero energética sí, pero no así

Se han desdibujado las advertencias de diferentes académicos sobre las consecuencias negativas del boom minero energético.

Los representantes del gobierno las han querido hacer pasar como una oposición ambientalista radical, y a cambio se justifican en dudosos «estudios» con metodologías flojas que respaldan sus políticas. Pero la consigna que mejor explica lo que varios académicos de diferentes áreas del conocimiento mantienen es: «Explotación minero energética sí, pero no así«.

Debido a que  los servicios ecosistémicos (entre ellos el agua), son esenciales para garantizar una buena calidad de vida de los colombianos, muchos nos hemos centrado en el grave peligro en el que están debido a la política minero energética de Uribe, hoy continuada y acentuada en la administración de Santos. Pero lo cierto es que no solo los ecosistemas bien conservados están en riesgo, detrás de ellos también tambalean muchas actividades productivas que pretenden ser reemplazadas por la minería o los monocultivos.

Servicios ecosistémicos, nuestra conexión vital con la biodiversidad. Instituto Humboldt
¿Qué son los servicios ecosistémicos? Instituto Humboldt

Colombia además de ecosistemas megadiversos y agua, tiene unos de los suelos más fértiles y ricos del mundo; hoy fuente de la agricultura, la ganadería y de varias industrias.

El plan del gobierno del presidente Santos (ya en mitad de camino)  implica el endeudamiento del país con organizaciones como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, para convertirnos en productores exclusivos de materias primas, minerales, electricidad y otras fuentes energéticas como petróleo, gas y combustibles a base de plantas. Con el dinero resultante, se plantea comprar a otros países todo cuanto necesitemos y hayamos dejado de producir, como la comida.

Además de la experiencia propia que deja en el país los mayores índices de pobreza, enfermedad, contaminación, violencia y destrucción en zonas minero energéticas, el referente para Colombia de este tipo de procesos es África. Países mineros de Africa reciben aproximadamente el 3% del total de las riquezas explotadas por las trasnacionales y aunque sus índices de crecimiento aumentan, la pobreza no disminuye. Uno e los casos más críticos es Tanzania, «con un crecimiento económico del 7% y en dónde cerca del 88.5% de la población vive con menos de 1.65 dólares al día» (Khonan, 2011).

Las trasnacionales exigen grandes exenciones de impuestos, pocos controles ambientales que les permitan hacer explotaciones a cielo abierto (más veloces: 10-20 años), y modificación de la legislación para imponer el monopolio de monocultivos extensivos. Cuando el oro y los suelos se agotan, las bajas regalías pagadas no alcanzan a los países africanos para saldar las deudas adquiridas en los procesos de «modernización» y tampoco para implementar programas de recuperación ambiental y social.

Let´s make money (Hagamos dinero) Erwin Wagenhofer. Documental dedicado a mostrar cómo funcionan las trasnacionales que se dedican a la explotación minera y agrícola en África.
Robando a Africa de Why poverty? Sobre cómo funciona el negocio de las minas en algunos países de África, hoy en poder de transnacionales.

Se hace propaganda a la idea de que la política minero energética producirá prosperidad, pero lo cierto es que en comparación con la actividad agrícola e incluso la pecuaria, ésta genera un número mucho menor de empleos, de peor calidad y de alto riesgo para la salud. Mientras una mina de oro produce 0.9 empleos por hectárea, un campo de arroz 6.

Es por esto que la pregunta sensata de muchos, incluso de académicos que respaldan la explotación minera es: ¿Y al cabo de 20 años cuándo se agote el oro, el carbón, el petróleo y los suelos queden estériles por los monocultivos de palma y caña, en qué van a trabajar los colombianos y con qué dinero vamos a comprar comida? ¿Qué pasará en el futuro cuando en lugar de exuberantes ecosistemas megadiversos, tierras productivas e industria tengamos huecos llenos de tóxicos y acuíferos envenenados?

Durante más de 10 años, desde que se planteó el plan minero energético, las administraciones Uribe y Santos lejos de planear o preparar al país, han procastinado a los colombianos con el sueño de unas regalías, que son insuficientes, pues ni siquiera compensan el costo ambiental y social.

Costo minería

La minería nunca será una  actividad sostenible, pero podría dejar mayor riqueza al país si se planeara la explotación: invirtiendo en las universidades públicas para realizar investigaciones e innovación en esta industria, realizándola nosotros mismos, descartando la minería a cielo abierto y destinando únicamente terrenos improductivos o con ecosistemas poco sensibles en conservación, entre otras.

En Colombia el malestar general de la población, no solo en zonas de influencia de la minería, logró dejar al descubierto los abusos de empresas como Drummond, Cerromatoso, Cerrejón, Eco Gold (antes Greystar) o Anglo Gold Ashanti. La impopularidad de estas actividades extractivas entre los colombianos ha hecho retrasar la locomotora  minero energética, pero no es suficiente.

A países pobres en Europa, África, Asia y hace poco Latinoamérica la minería ya les pasó, les pesó, y si a los colombianos nos tuviera que volver a pasar lo que ellos no lograron evitar, qué pesar.

Estamos a tiempo de detener esta amenaza. En nuestras manos y elecciones, está que Colombia elija otros caminos de desarrollo más prósperos para todos y no solo para unos pocos.

 

Firme la Moratoria minera

 

Comentarios