Conspirando por un mundo mejor

Publicado el Yolima Vargas Garzón @yoligrilla

Solidaridad alemana en contra de la lesiva industria del carbón colombiano

Muchas personas en Colombia no se imaginarían que Alemania, junto a Rusia y China, es uno de los países del mundo que más carbón consume (1). Debido a su bajo costo, una gran cantidad del carbón que Alemania utiliza proviene de Colombia.

(1. Ver: Atlas del carbón 2015 Kohle Atlas 2015 – alemán)

Aunque es cierto que Alemania hace un esfuerzo por hacer uso de fuentes alternativas para producir energía, en el 2014 el 45% de su producción provino del carbón.

Fuentes de energía en Alemania 2014
9.6% Gas; 18% hulla (carbón mineral); 15.9% energía nuclear; 25.6% lignita (carbón mineral); 25,8% energías renovables; y 5,2% otros (aceite). Fuente: Asociación federal de energía y régimen de aguas diciembre 2014.

El uso de energías renovables en Alemania, famoso a nivel mundial,  debe su existencia al triunfo político de un gran movimiento ambientalista ciudadano gestado a principios de la década de los 60s, que tuvo gran auge durante los 80s en contra de la energía nuclear, como consecuencia del gran desastre que causó el accidente de Chernóbil.

Hoy este movimiento continúa su legado en una mezcla de generaciones que se materializan en varias organizaciones ambientales y sociales vigilantes del Estado Federal Alemán.

De no ser por la presión de estas organizaciones y ciudadanos, es muy probable que Alemania no tuviera los avances y consciencia ambiental con la que hoy goza, y a pesar de ello por causa de su gran uso de carbón como fuente energética, Alemania es uno de los países del mundo más contaminantes, con la mayor huella ecológica y causante del cambio climático.

Organizaciones sociales y ambientales alemanas suman a la lista de pecados del país teutón el hecho de que compren carbón colombiano, que además del inmenso daño ambiental que genera, tiene una complicada historia de abusos sociales a comunidades locales y violación de derechos humanos.

Por este motivo, varias de estas organizaciones se unieron en protesta contra los comentarios alusivos a la minería de carbón que hizo Hannelore Kraft (Partido Socialdemocrata Alemania – SPD), la ministra presidente del Estado de Renania del Norte durante una visita de negocios a Colombia.

 

Colombia: los derechos humanos sobre los intereses económicos
Original: Kolumbien: Menschenrechte wichtiger als Wirtschaftsinteressen

Carta abierta a Hannelore Kraft, ministra presidente del Estado alemán Renania del Norte  – Nordrhein-Westfalen (NRW), con motivo de su viaje a Colombia.

Estimada Sra Kraft,

Es nuestro deseo notificarle y hacerle una fuerte crítica y oposición a sus comentarios durante su viaje Colombia del 25 al 27 de noviembre.

El viaje estuvo acompañado de una delegación empresarial de Renania del Norte con medianos empresarios, académicos y también representantes de corporaciones como Steag, Aurubis o ThyssenKrupp con el propósito particular de fomentar el desarrollo económico – según el anuncio de la Cancillería del Estado.

Por un artículo del periódico «Rheinische Post» del 30 de noviembre 2015 nos enteramos que usted en una conversación sobre el tema del Carbón fue informada por parte de sindicalistas y activistas por los derechos humanos acerca de las graves violaciones de derechos humanos en relación con la industria del carbón.

En esa ocasión se limitó a responder: «No puedo valorar estas violaciones, las cuestiones sobre derechos humanos deben resolverse sobre todo aquí a nivel local.» Luego sin más rodeos siguió su campaña de propaganda para la tecnología minera alemana. (Fuente: RP, 11/30/2015)

Las organizaciones abajo firmantes hemos estado comprometidos por muchos años con la protección del clima y/o los derechos humanos. En Colombia, la situación de los derechos humanos sigue siendo grave. Especialmente en el campo de la minería del carbón, los derechos de las comunidades locales son a menudo ignoradas y se violan constantemente las normas ambientales, con graves consecuencias para las personas afectadas.

Para los sindicalistas, Colombia es uno de los países más peligrosos del mundo. El Estado colombiano, responsable de hacer respetar los derechos humanos de la población, no garantiza que haya justicia. Sus instituciones están aún involucradas repetidamente en graves violaciones de derechos humanos. Demandar la mejora de la situación de los derechos humanos- por ejemplo, en su conversación con el presidente Santos – según nuestra opinión, debería ser incluida en cualquier visita a Colombia. El trabajo de Defensores de derechos humanos y ambientalistas es extremadamente peligroso en Colombia. Sin respaldo internacional, están indefensos.

Nos parece a nosotros, de acuerdo a la lectura de la información de los medios, que usted de nuevo desaprovechó una importante oportunidad en este viaje, de apoyar a  los defensores de los derechos humanos. Esta es precisamente la razón más sensible de nuestra protesta, ya que la producción minera y el carbón son las principales causas de graves conflictos sociales, daños ambientales y violaciones de derechos humanos. Algunos ejemplos:

  • La comunidad indígena de Tamaquito, después de su reasentamiento por las compañías de carbón del Cerrejón, hoy carecen de acceso a agua potable limpia.
  • La Comunidad afrocolombiana de Tabaco espera todavía ser compensada, después de la reubicación forzosa brutal y la destrucción de su pueblo, según informes del representante Samuel Arregocés en su gira europea en el 2015.
  • Según el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos los derechos de los pueblos indígenas no se han aplicado adecuadamente en la consulta previa de grandes proyectos en general.
  • La organización pacifista holandesa Pax denuncia en su informe «El lado oscuro del carbón» que numerosos testigos han testificado bajo juramento que los operadores de las minas de carbón han cofinanciado grupos paramilitares, que han dejado miles de muertos y decenas de miles de personas desplazadas.
  • El Plan de Desarrollo Nacional de Colombia establece que en los proyectos económicos de particular interés para la nación, la restitución de tierras se puede descartar, por tanto, anteponiendo los intereses económicos sobre los derechos de las víctimas del brutal desplazamiento. (Informe de ai-Bericht zu Land)
  • En el informe independiente publicado en 2015 «Shadow Report on the Sustainability of Glencore’s Operations in Colombia» se comprobaron las violaciones graves y reiteradas a la legislación ambiental nacional.

Se ha constatado desde hace mucho tiempo a nivel internacional que las empresas productoras y los importadores deben asumir su responsabilidad en violaciones de derechos humanos cuando en la cadena de suministro se encuentren mercancías que vengan de productos manchados por la violación de derechos humanos. El gobierno federal trabaja actualmente, con participación en el proceso de la sociedad civil, el plan de acción nacional económico y derechos humanos, el cual pone en práctica la aplicación de los Principios Rectores de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos y debe ser garantizado por el gobierno Alemán. El ministro de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, dijo: «No sólo los gobiernos, sino también las empresas deben responder por su acciones a nivel global en lo concerniente a los derechos humanos. Lo que es rentable para unos pocos, no debe ser perjudicial para todos los demás! „Este principio debe aplicarse también en el contexto colombiano.

¡Está preparada para este debate y la responsabilidad que le cabe como ministra-presidente de Renania del Norte en este tema! Los derechos humanos deben aplicarse en todas partes. ¡Y usted debe velar porque también los proveedores, inversionistas e importadores cumplan con su responsabilidad a lo largo de la cadena de suministro!

Incluso la cumbre del clima en París muestra claramente que la minería de carbón y su utilización para la generación de energía debe detenerse rápidamente para proteger a las personas en las zonas mineras y el clima global.

Por lo tanto, le exhortamos a:

  • Ser más activa por los derechos humanos y ambientales de las personas en Colombia, en particular en defensa de los derechos de la población afectada por la minería y sus trabajadores. Involucre a las empresas alemanas a que asuman su responsabilidad.
  • Contribuya constantemente en la protección del clima y por lo tanto en el rápido desmonte de la extracción de carbón y su uso para generación de energía. Promueva las energías renovables en Alemania y en el extranjero.

Estamos a su disposición si desea obtener más información sobre la minería del carbón en Colombia y las violaciones a los derechos humanos asociados a esta actividad y le ofrecemos de manera cordial nuestra disposición a un diálogo abierto en este tema.

Sinceramente,

Margaret Buslay
Pax Christi Solidaridad un Mundo – Pax Christi Solidarität Eine Welt

Sebastian Rötters
Comisión Powershift Energía Ecológica-Solidaria – Kommission PowerShift ökologisch-solidarische Energie – & Asociación de Comercio Global y Mineria Weltwirtschaft e.V.

Christian Wimberger
Asociación para una iniciativa cristiana Romero (CIR) Verein für eine Christliche Initiative Romero (CIR)/ / Campaña Parar la minería demente Kampagne Stop Mad Mining

Organizaciones amigas alemanas

 

https://www.youtube.com/watch?v=jCLnE4ZC23w
El carbón colombiano, ¿quién gana quién pierde?

 

¿Te ha gustado este artículo? Registra tu correo electrónico para recibir alertas cuando haga nuevas publicaciones

 

Inscripción a lista de correos

Comentarios