Catrecillo

Publicado el Ana Cristina Vélez

Descriminalizar el uso de hongos sicodélicos

En algunos estados de USA se ha descriminalizado el uso de la mariguana; incluso, ya se vende en cigarros que suministran dosis estandarizadas. En turno, pendiente de despenalización, está el uso de los hongos sicodélicos.

Los hongos mágicos, también se los llama así, son efectivos en el tratamiento de distintas enfermedades mentales que muestran ser refractarias a los tratamientos convencionales.

En Denver, por mayoría de votos, los hongos no serán penalizados. Es la primera ciudad en USA en hacerlo. Esta medida fue tomada después de analizar varias estadísticas de estudios médicos (se pregunta uno el porqué, en las decisiones políticas no se da a las estadísticas el valor que tienen).

Las estadísticas médicas muestran que los hongos mágicos son un remedio eficaz en el tratamiento de las depresiones profundas. La compañía Compass Pathways experimentó con pacientes con depresión incurable la psilocibina, el ingrediente activo en estos hongos. El resultado sorprendió a la compañía, pues confirmaron que los pacientes mostraban una mejoría importante en los síntomas de la enfermedad.

Como siempre ha pasado, la gente conservadora, temerosa de lo nuevo, alega que las personas van a usar la psilocibina con uso recreativo principalmente. Así es la preocupación de muchos: la de controlar la vida de los demás en aspectos que no interfieren con el resto de la población. Recordemos que Denver descriminalizó la mariguana hace catorce años, en 2005. Qué lástima saber que en Colombia, recientemente, volvieron a penalizar la dosis personal, pero no solo da lástima, también da vergüenza.

Es cierto que no se conocen a profundidad los efectos secundarios y a largo plazo de la psilocibina. Se sabe que en pacientes con esquizofrenia, la droga puede producir una reacción sicótica. La dosis adecuada es otro de los asuntos importantes para definir, pues ingerir hongos no es una opción, ya que la concentración de la psilocibina varía enormemente de un hongo a otro.

Como lo escribió Michael Polland en su libro, Cómo cambiar tu mente (How To Change Your Mind), los hongos muestran la capacidad de reducir la depresión en pacientes con cáncer, en pacientes desahuciados, dándoles paz y capacidad para enfrentar la muerte sin excesivo sufrimiento; incluso, con un sentimiento místico de aceptación. La psilocibina, y esto se conoce desde 1950, tiene un efecto muy positivo en los alcohólicos y en las personas que sufren de desorden de ansiedad. Muchos han salido de estos estados después de consumir psilocibios.

Los hongos producen viajes, con visiones, que permiten a la persona hacer introspección en sus vidas; hacen que la persona sea capaz de ver su vida desde un punto de vista totalmente nuevo, y con ello tenga la fuerza para generar cambios definitivos. La experiencia con psilocibios ayuda a romper con los patrones internos con los que nos hemos mirado todo la vida a nosotros mismos, por tanto abre la posibilidad a nuevas perspectivas para entender lo que somos. La experiencia, dicen muchos, es una experiencia por completo espiritual, que revela que los límites de este mundo están en nuestra mente, que sus dimensiones, como lo predice la mecánica cuántica, son más de cuatro. Y la mayoría de la gente que ha tenido la experiencia con los hongos mágicos llega a la misma conclusión: amar es la experiencia más importante de la vida.

Comentarios