Bóveda celeste

Publicado el Perla Pinilos de la Hoz

Foro de Participación Política

En el mes de Abril se llevó a cabo en el Centro de Convenciones el Foro de Participación Política organizado por la Universidad Nacional y Naciones Unidas a petición de las partes que adelantan las conversaciones en la Habana.

Laudable convocatoria desde todo punto de vista, a la que pude asistir por cosas de la vida y con mucha dificultad, de lo que me surge la primera pregunta: A usted le habría gustado participar? Porque si de participar se trata, para legitimar los diálogos de paz, se ha debido convocar en forma amplia y abierta a través de los medios tradicionales y redes sociales, para garantizar una convocatoria democrática, tomando todas las medidas de seguridad ¡claro está!  para brindar la debida protección a los participantes y prevenir la presencia de terroristas..

Hay perdón …. No he debido utilizar el antiguo apelativo de los grupos al margen de la Ley, que hoy son vedets antes los medios nacionales y extranjeros y por fin reconocen haber sido victimarios, y que supongo muchos de ellos debían encontrarse en el recinto, o de lo contrario no habría forma de explicar el frenesí con que se reclamó una Constituyente, sumada a un sinnúmero de reformas donde prevaleció un común denominador relacionado con el  cambio de la reglas electorales, para facilitar la llegada de los insurgentes al Congreso.

Fueron muchos los aspectos que llamaron mi atención, pero me detengo en uno que siempre me ha apasionado: el de género. Pero no el género que explota la feminidad como debilidad y sumisión, sino el luchador representado en miles de cabezas de familia, en campesinas que trabajan el campo, administran el hogar y sostienen los hijos, todo al mismo tiempo; el de las asalariadas que madrugan a las tres de la mañana para hacer de comer, organizar casa e  hijos y salir a luchar por sobrevivir   Es a esta clase de género al que me refiero y que inexplicablemente se incluye en el segmento de los grupos sociales minoritarios. Es peculiar encontrar que las convocatorias masivas se caracterizan en incluir las mujeres  en el segmento de las minorías conformado por Indígenas, afrocolombianos, raizales, discapacitados, comunidad LTBGI. Porqué minoritarío? acaso los datos demográficos no arrojan resultados de superar el 56% de la población?

Otro aspecto que me impacto fue corroborar que la participación se redujo a las organizaciones sociales de toda índole, pero brillaron por su ausencia los empresarios, comerciantes, vendedores ambulantes (factor vertebral para elevar los indices de empleo)  amas de casa, representantes de la política, pero en particular a los padres de la Patria acaso el calmor generalizado no es la Constituyente?  Tampoco me encontré con funcionarios públicos…. ¡ah! de verdad que se trataba de participación política y esos no pueden asistir…. También brillaron por su ausencia clérigos y representantes de otras iglesias, ni fue notoria la presencia de discapacitados o de representantes de las artes y letras.

La mayor representación la observé en comunidades Indígenas lo que me dio la oportunidad de dialogar con una mujer de unos 50 años con su cara maquillada al estilo “embera” (población indígena de Antioquia), con atuendo propio de su tribu entremezclado con camisa del altiplano para escapar del frio. En su cabeza llevaba una tiara trenzada de canutillos de múltiples colores  lo que la hacía ver preciosa, por lo que se vio asediada para posar con sirios y troyanos ante lo exótico del traje. Esto la motivó, por que minutos antes me había descrito su vida en la selva llena de precariedades y vicisitudes, donde no hay acueducto, donde el pan de cada día es la estigmatización por parte de paras y militares, que los asedian por ser auxiliadores de la guerrilla a tal punto, que compungida me dijo; “mi hija estaba conmigo en este encuentro pero tuve que mandarla porque mi nieto de 16 años está en la cárcel, acusado de ser auxiliador de la guerrilla. Que pensarán los emberas de lo afirmado en la mesa de cierre del evento, que la guerra se termina con el perdón y la reconciliación?  Yo creo que en parte sí, pero además, con que la vida digna y oportunidades elementales llegue a la selva, no es los justo?

Y para finalizar, otro punto que me hizo reflexionar fue ¿qué atrae a todas estas personas, en su gran mayoría de organizaciones étnicas, sociales, sindicales y comunitarias, a asistir a esta clase de eventos? Me pregunto. Será que estas personas disponen de su tiempo y botan toda la corriente porque tienen confianza de ser escuchadas? Habrá seguridad en que sus observaciones y aportes lleguen a ser realidad algún día?.

Pude establecer que hay un común denominador: Insatisfacción, enfado, queja y aún rabia ante ciertos temas como por ejemplo la forma de elección de magistrados, procurador, contralor y defensor del pueblo entre otros.  También presencie unas ganas locas de desahogo. ¡claro! una oportunidad única y feliz para hablar  y ser escuchados;  algunos no tenían muy claro cómo hacerlo, pero finalmente se animaron.  Lo que si me dejó pensando fue presenciar el aplauso cerrado ante la iniciativa de reducir el tamaño de la fuerza pública. Será que los asistentes no sienten que son el cuerpo que defiende nuestra vida, honra y bienes? Será que se oponen por que un 67% del presupuesto se invierta en defensa? O mas bien avizoran un mundo con servicios públicos, necesidades básicas satisfechas y  oportunidades para tener voz y rostro que determine un reducción de las fuerzas militares considerable para distribuir con equidad estos recursos?  Esperemos que el sol salga al poniente de esta adolorida Colombia. Y que todos nos la juguemos por la paz.

 

Comentarios