Bike The Way

Publicado el Andrés Núñez

La semana (el año) de la bici

semana-de-la-bicicleta

Del 9 al 17 de noviembre se realizó en Bogotá la séptima versión de la Semana de la Bici, organizado principalmente por el IDRD y el apoyo de varios colectivos de ciclistas de la ciudad, este evento deja la impresión de qué por fin se está abriendo un espacio importante para la bicicleta en Bogotá.

He sido insistente que en los últimos años, específicamente entre 2004  y 2012, quien incentivó el creciente uso de la bicicleta en la ciudad no fue el Distrito – Por muchos años rodamos por la misma infraestructura y desinterés – fue desde la misma ciudadanía que salieron muchas bicicletas a las calles y que más adelante se agruparon en colectivos que como una bola de nieve atrayeron a más, muchas más, personas. Si funcionarios e instituciones hicieron esfuerzos en ese periodo, fueron opacados por la corrupción, la burocracia y la indiferencia.

Este año la Semana de la Bicicleta demostró que la bicicleta se ha ganado un espacio serio en la ciudad, que hace parte de las políticas públicas, que el IDRD se ha puesto la camiseta por este medio de transporte y de recreación y, aunque polémica en otros aspectos, la alcaldía de Gustavo Petro está mostrando resultados en el fomento de este medio de transporte sostenible.

La gran variedad de eventos incluyeron a expertos y a ciclistas ocasionales por igual: Un foro internacional de la bicicleta, ciclopaseos de todos los estilos y por todas las localidades, campañas de seguridad orientadas a los ciclousuarios, el tradicional día de la bicicleta en el Parque Nacional, una feria exposición en Gran Estación y hasta un desayuno en el Alto de Patios. En muchos de estos eventos estuvo el apoyo y el involucramiento de los colectivos pro-bici de la ciudad, abriendo una puerta a la participación de la gente que rueda día a día y conoce muy bien la ciudad en bicicleta, sus ventajas y sus necesidades.

Al Colegio en Bici, uno programa que dota de bicicletas a niños de colegios públicos.

Bueno, y por qué decir (el año) de la bici, porque por un lado se están viendo resultados nunca antes vistos en la ciudad: El programa «Al colegio en bici» es un éxito; el lanzamiento de la segunda edición de El libro de la bici, el primer manual para ciclistas de Bogotá y un nuevo mapa de ciclorrutas; contamos con bicicorredores en la Séptima Peatonal, el parque El Virrey y el Eje Ambiental; se sumaron las estaciones Pradera, Marsella y Quinta Paredes a la red de cicloparqueaderos en Transmilenio; a los bicicarriles de la carrera 50, calle 85 y Mundo Aventura se suman más kilómetros en otras localidades y el sistema de bicicletas públicas de la Universidad Nacional. Esto por el lado de las políticas públicas.

al-trabajo-en-bici

El sector privado tampoco se ha quedado quieto, están apoyando el uso de la bicicleta más allá de las campañas oportunistas a las que nos tenían acostumbrados, Unilever y Movistar  por ejemplo han lanzado programas para que sus empleados vayan al trabajo en bicicleta o Gran Estación y Axa Colpatria que han fomentado el préstamo de bicicletas.

Hay que felicitar a todas las personas que han hecho posible un gran año para la bicicleta, pero no podemos olvidar que persisten muchos problemas que afectan a los ciclistas en Bogotá, como el mantenimiento de las ciclorrutas, por ejemplo en la carrera 13 que además afronta hace varios años un problema de espacio público del que nadie (Defensoría del Espacio Público,  IPES, Alcaldía de Chapinero o a quién corresponda) se ha hecho cargo. Otro problema que va en aumento es la inseguridad, se han vuelto frecuentes los atracos en zonas como en la intersección de la calle 92, la NQS y la Autopista Norte; también en la calle 63 y a lo largo de la Av. Boyacá, esto no es nuevo pero algo hay que hacer para detenerlo.

Así mismo hay que hablar de la inseguridad vial, esta semana la secretaria de movilidad María Constanza García y varios conductores del SITP pudieron comprobarlo en la actividad «Cambio de roles» donde concluyeron que uno de las mayores dificultades para los ciclistas son los cruces, la verdad es que hace falta pedagogía orientada a los conductores, en mi opinión campañas como «No hagas maromas» dejan al ciclista o al peatón en el papel de «bufón», cuando no toda la accidentalidad es responsabilidad de estos y cuando no hay esfuerzos por mejorar la infraestructura peatonal de la ciudad: Falta control en el exceso de velocidad en vías secundarias y parqueo sobre el espacio público, mantenimiento de cebras, andenes, ciclorrutas y respeto en los pasos peatonales.

Este año se avanzó mucho, la bicicleta está en la agenda, pero incluir a la bicicleta en la vida diaria de los bogotanos es un largo proceso que no debe detenerse y por el que hay que seguir trabajando juntos.

 

Comentarios