Bajolamanga.co

Publicado el Bajolamanga

Medellín: la mafia más discriminadora

“El peor analfabeto es el analfabeto político. Él no oye, no habla ni participa en los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas dependen de las decisiones políticas. El analfabeto político es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la política. No sabe el imbécil que de su ignorancia política proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador, y el peor de los bandidos, que es el político aprovechador, embaucador y corrompido,  lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”
El analfabeto político – Bertolt Brecht

La administración de Aníbal Gaviria en la Ciudad de Medellín para el período 2012-2015 se debe calificar como la peor administración que ha tenido la ciudad, muy a pesar de los supuestos premios por buena gerencia recibidos en los últimos días, los cuales no pasan de ser un continuo disfraz y premio al “caos ordenado” en que vivimos; y es que eso es Medellín, un caos, ordenado por uno pocos actores que se encuentran dentro y fuera de la institucionalidad y la legalidad, pero ambos sostienen profundas relaciones en las cuales se benefician grupos pequeños de población y se excluye de los derechos a las mayorías, es una mafia que saquea los recursos públicos los lleva a parar a las cuentas privadas, que genera beneficios privados y no públicos, que impide una distribución equitativa de la producción, que es violenta, es asesina y además mediocre.

Todo esto lo digo porque en los cuatro años Aníbal, nunca se pudo solucionar el problema de violencia extrema que azota la ciudad, tanto estructural, como cultural y directa, el “Medellín para la vida” supuestamente bajó la tasa de homicidios como lo muestran los grandes medios, pero no muestra que aumentaron las desapariciones forzadas, tampoco que persisten en la ciudad las “casas de pique”, que los Paramilitares disfrazados de BACRIM mantienen el mismo control territorial que hace 10años en el gobierno de Uribe Vélez, que se desplazaron por parte de los grupos armados personas de diferentes lugares de la ciudad, en especial en San Cristóbal vereda La Loma, en varias partes de la periferia de la ciudad los grupos armados son quienes venden los huevos, las arepas y manejan otras rentas ilegales que doblan las cifras oficiales de recaudo.

Además, la misma administración municipal ha sido agente generador de desplazamiento forzado y de procesos de gentrificación en la ciudad, como sucedió en los sectores de Villa Café, el Oasis y el sector de Alejandro Echavarría Misas en los que las personas fueron desplazadas de sus lugares tradicionales de habitación, en razón a que se busca garantizar la propiedad privada y el bienestar general, como lo ha dicho a todas voces la “Medellín para la vida”, pero no habló, ni expresó que a esas personas de Villa Café y el Oasis no les garantizó un hogar, no les genera las condiciones para seguir viviendo en la ciudad y menos aún, se propuso como prioritario garantizar los derechos a la vivienda, el acceso al agua potable, la electricidad, Etc. de ellos mismos a los cuales la ciudad siempre les ha negado esos derechos, y que a los de Alejandro Echavarría no les garantizó una justa indemnización por los predios que sirvieron a las obras del Tranvía de Ayacucho; de esta forma en los cuatro años de gobierno que acaban se dejó claro que a Aníbal Gaviria y toda la corriente de pensamiento y gobierno que él representa nunca se interesaron por transformar la ciudad e incluir a la población marginada, sino por el contrario, acelerar el proceso de reemplazo de una clase social desposeída en un territorio que históricamente ha sido abandonado por el Estado, por otra clase social que posee recursos económicos y que se verán acompañados de inversión estatal, proyecto maquiavélico conocido como gentrificación, es decir, de nuevo la exclusión de las clases sociales más bajas.

La política de “tolerancia cero” creada y aplicada por RudolphGiuliani en Nueva York, la cual fracasó y terminó encarcelando a enfermos mentales y consumidores de sustancias alucinógenas, al igual que sucede acá en Medellín, que decidió adoptar esta política en temas de seguridad, lo sostengo, porque un 70% de las personas capturadas y procesadas se hace por temas de drogas, en su mayoría consumidores que la policía pasa captura supuestamente por tráfico, “positivos” que llaman y se crearon los Centros de Especiales de Protección a la Vida que recluyen consumidores de drogas y licor que lo hagan en los parques públicos. No obstante, toda la estructura mafiosa y criminal de la ciudad no ha sido tocada y gobierna con más poder que nunca la ciudad.

En los años del gobierno de Aníbal aumentó la población en situación de calle, la pobreza extrema y peor aún la contaminación y deterioro del medio ambiente, lo que da para pensar que Medellín es la ciudad más discriminadora y viaja a ser la más contaminada del país, si el alcalde electo Federico Gutiérrez sigue el rumbo de las políticas de Aníbal y no piensa en la creación de nuevos derechos y garantías reales para las personas, Medellín seguirá siendo pura apariencia y maquillaje, tal como lo señaló Boaventura de Sousa Santos en la Conferencia de Clacso.

Los invitamos a seguir Bajo La Manga en Twitter: @bajo_lamanga y a visitarnos en www.bajolamanga.co

Comentarios