300 GOTAS

Publicado el Bastián Baena

Una casita con paredes de agua

Al sur de Budapest un arquitecto construyó la primera estructura rodeada completamente por volúmenes de agua conectados entre sí. Sus paredes consisten en paneles de vidrio doble que están llenos de agua entre un vidrio y otro. Expuestas al sol, estas paredes acuáticas absorben el calor y lo restituyen al momento en que la temperatura se enfría, reduciendo el gasto energético al no tener que emplear tecnología de convectores y sistemas de calefacción.

Gracias a las propiedades del agua, al interior de la vivienda se alcanza un óptimo balance térmico sin necesidad de consumir energía. Así que la concepción de esta casa de agua más que responder a intereses arquitectónicos, busca consolidarse como una propuesta de ahorro que le hace frente a los desafíos ambientales, ofreciendo una solución que de popularizarse disminuiría abruptamente el consumo energético.

Con apenas cinco centímetros de espesor, sus paredes brindan un perfecto aislamiento sonoro, por lo que ya no serían necesarios otros materiales de construcción. Aunque la idea de una casa de agua parece sacada de un cuento, este primer prototipo en el que Matyas Gutai trabaja desde hace una década no deja de ser una estructura precaria que muy poco tiene de fabulosa, más allá de su idea. Sin embargo su apuesta ya consiguió una subvención de la Unión Europea y el interés de colegas e inversionistas privados.

Inspirado en el arte marcial del aikido -que utiliza la fuerza contraria en provecho propio-, Matyas se interesó en el agua porque según él “no opone resistencia sino que responde con inteligencia cuando se encuentra bloqueada”. Y explica cómo es el agua la protagonista en el diseño de este microclima: “El agua, utilizando sus propiedades naturales, es capaz de desplazar la energía allí donde hace falta. Absorbe, almacena, calienta, enfría y equilibra la temperatura al interior”.

Water house

In the south of Budapest, an ingenious architect built the first structure surrounded entirely by walls of water. Its walls consist of double glass panels that are filled with water. When exposed to sunlight, these water walls absorb the heat and reinstate it when the temperature cools, saving on energy costs because it is not necessary to employ convectors and heating systems.

Thanks to the properties of water, the heat balance within the housing is ideal and it does not consume electricity. So the design of this water house, rather than responding to architectural interest, seeks to consolidate a savings proposal that responds to contemporary environmental challenges and offer a solution that can be popularized and reduce energy consumption.

Only just five centimeters thick, these walls provide a perfect sound insulation, so no other construction materials are not needed. Although the idea of a water home seems like a fantasy tale, this first prototype in which Matyas Gutai has been working for a decade looks like a precarious structure, where the most fabulous part is the idea. However, his project got a grant from the European Union and the interest of colleagues and private investors.

Inspired by the martial art of aikido, which uses counterforce as a benefit, Matyas was interested in water because according to him «water offers no resistance and responds intelligently when it is locked». He explains how water is the protagonist in the design of this microclimate: «By using its natural properties, water is able to move energy where it is needed. It absorbs, stores, heats, cools and balances the temperature inside the house»

Fuente: eltiempo.com / elcomercio.com

Fotografía: cb24.tv

Aporta información para 300 palabras más a través de nuestra página en Facebook

Curiosidades, datos y estadísticas a través de Twitter: @300gotas

Haznos llegar tus comentarios a nuestro correo [email protected]

 

Comentarios