BLOGS Cultura

10
06
2012
diegoleandro73

Un drama extraordinario siempre vende

Por: Diego Leandro Marín Ossa

Todos los días se repite esta consigna en los titulares de los medios de comunicación. Es un principio que al parecer se acepta sin digerir en la sociedad de hoy.

En menos de dos semanas pasamos del caso del caníbal de Miami, al de Rosa Elvira Cely, y de nuevo al caso Colmenares. El primero no se explotó lo suficiente en Colombia, quizá por su distancia en términos de lo que nos toca de manera directa. Los dos siguientes sí presentan ese vínculo. Sólo que el de la mujer a pesar de lo macabro aún no le permite a los medios exponerlo con el intríngulis necesario, para capturar la atención de los receptores como si ocurre con el caso del estudiante de la Universidad de Los Andes, más aún ahora que aparece un testigo ocular de los hechos que acontecieron aquella noche de octubre del 2010.

Otros hechos de menor relevancia noticiosa son invisibles, cuando no aportan elementos dignos de alimentar la expectativa. Pero ¿por qué ocurre esto?: consideremos tres cosas antes de presentar argumentos con relación a esta reflexión.

Primero: aunque el drama es una categoría teatral, cuando se habla de esto con relación a la noticia de un hecho de sangre más bien se puede decir que se trata de un melodrama, pues cuando la información se presenta bajo la consigna de lo extraordinario, el titular y el contenido apelan a las emociones del receptor.

Segundo: la cualidad de algo extraordinario implica que alguien se ve implicado en un hecho que no es común, y que de alguna manera va más allá de lo normal o de lo normativo para una sociedad.

Tercero: un drama extraordinario siempre vende porque no sólo alimenta la curiosidad de los receptores sino que además la sacia.

Pero ¿estas son verdades de Perogrullo?, no si las examinamos de manera detallada.

El melodrama mediático es un fenómeno presente en las telenovelas, el telefilm, los comerciales, los programas de deportes, los noticieros, y los dibujos animados. Entre otras cosas hereda  del melodrama en el teatro burgués el esquema básico, en el que se enmarcan gran parte de las noticias judiciales, reduciendo y relacionando las circunstancias sociales con un triángulo conformado por la víctima, el victimario y el benefactor. Modelo en el que se agotan los argumentos y el análisis de la información.

Por otra parte las sociedades contemporáneas han apropiado el melodrama mediático para hacer de este uno de los tantos modelos de control social, como en su época ocurrió con la literatura homérica, con la dramaturgia de Shakespeare o los relatos de los hermanos Grim – por mencionar tres referentes – autores que de manera audaz consiguieron hacer de los hechos de sangre, obras de arte que sin además de entretener, informan y de alguna manera se dirigen a la formación moral de los receptores. Claro que conservando las diferencias entre el discurso periodístico y el literario, tenemos que el segundo amplifica las versiones de realidad que ofrecen los medios de comunicación y el discurso oficial de cualquiera de los poderes reales en la sociedad.

Ahora bien, un hecho de sangre convertido en melodrama vende  porque una de las finalidades de este es que nos recuerde nuestra condición humana (cualquiera puede protagonizar un hecho semejante), pero además señala la prohibición moral y el castigo (evite caer en un hecho así pues sabe lo que le espera), situación en la que media la ley, la norma hecha código. El discurso mediático refuerza el sentido estructural de una sociedad funcional y preestablecida a partir de la escala de valores socialmente aceptada.

Y ocurre que en nuestra sociedad, cuando el hecho de sangre se complica, va más allá de lo noticioso y se alimenta de circunstancias que tocan la sensibilidad de los receptores, entonces se ramifica, es decir que da origen a otros relatos y por ello se serializa, se capitula. Y lo que antes parecía tener un fin precipitado toma la forma de la crónica roja o del reportaje sensacionalista distribuido por entregas. Los receptores se concentran en la función expresiva (el cómo se habla) del discurso, más que en la función referencial (de lo qué se habla).

Entonces los medios instalan el tema en la agenda pública (en la mente y el habla de los receptores), y explotan el asunto hasta más no poder. Luego van a la cacería de otra historia escabrosa. Lo paradójico es que dada la lentitud de los procesos judiciales los hechos de sangre que adquieren esta dimensión mediática creciente, en ocasiones adquieren celeridad a causa de la presión social generada por la opinión pública, que de alguna manera es modelada por los mismos medios.

Pero además el tono moralizante del discurso mediático, en estos casos estigmatiza a los protagonistas del hecho y reduce su condición humana a rótulos simples: la víctima y el victimario, que se complementan con una discreta percepción que en apariencia resulta trivial, pero que esconde la perversión de nuestra sociedad: en el caso Cely una mujer humilde que luchaba por salir adelante sería la víctima de un sádico que estudia en el mismo colegio nocturno donde lo hace ella. En el caso Colmenares: un estudiante de piel trigueña sería la víctima de otros “compañeros” (no se sabe cuántos), ricos y bellos que al parecer ocultan la verdad. En esta y otra serie de lecturas descansa el melodrama mediático en el que se reduce todo al sentimentalismo.

Como vemos uno de los problemas es que en temas judiciales el tratamiento y la interpretación de la información, se concentra en “el drama de las víctimas”, aunque en ocasiones los victimarios consiguen ponerse en el rol opuesto con el favor de los medios. Y la fórmula es que en su momento aparece el benefactor que generalmente es institucional, y así se resuelve todo. Y entonces los receptores pueden dormir tranquilos y seguros.

Son muchas las reflexiones que quedan por fuera de este asunto, y a las que se puede dedicar más espacio y tiempo en otro momento.

Por ahora es necesario plantear: es verdad que los hechos noticiosos de sangre venden, y que el problema no sólo es el enfoque de la información sobre personas que son reducidas a rótulos, sino además que el esquema moral e institucional en el que se enmarcan la noticia, la crónica y el reportaje, cuando se dirige la atención hacia aspectos que alimentan la curiosidad, apelan a la sensación y estigmatizan a los protagonistas de los hechos, no enriquece la mirada de los receptores, y tampoco los hace partícipes del debate público con suficientes elementos de juicio. Es entonces cuando el tratamiento de un hecho se queda en la patología de las emociones y el receptor se convierte en un cliente al que es necesario generarle más y más emociones cada día.

Es cierto que a menudo el melodrama mediático motiva la movilización social y el rechazo, pero esto no deja de ser más visceral que reflexivo. Y también es cierto que en ocasiones este fenómeno alerta a la sociedad con relación a peligros latentes, pero de paso nos somete a la paranoia y la desconfianza.

Recordemos que los retóricos (antiguos y los contemporáneos), saben que la manera de tratar un hecho de sangre no sólo se limita a las emociones, sino que además se puede abordar desde las ideas y las conductas tanto de los protagonistas del hecho como de los receptores, lo que no ocurre hoy en día.

Pero más allá de tener presentes las claves de la persuasión y del entretenimiento, es necesario educar la mirada de una sociedad con relación a los contenidos informativos y allí el papel del docente es clave: por ello su deber comienza con la amplia comprensión del fenómeno mediático, sigue con el acompañamiento dialogado y responsable de las situaciones de recepción de sus estudiantes, y continúa con la elaboración de propuestas para educar audiencias altamente cualificadas, que le exijan a los medios calidad humana en el abordaje de la información. Un ideal es que medios y educación pensemos ¿qué receptores, estudiantes y periodistas necesita la sociedad actual?

………………………………………………………………………………………………

NOTA: Un caso entre tantos otros, que ejemplifica el germen del melodrama mediático, es el que se publicó la semana que pasa, cuando apareció la noticia de la captura e imputación de cargos al profesor Wilmar Vera, periodista y ex director del programa de comunicación social – periodismo de la Universidad Católica de Pereira (antes UCPR), acusado por ser el presunto autor intelectual en la muerte de su ex estudiante y amigo Alexander Morales Ortiz, quien además era candidato al Concejo de Pereira por el partido de la U.

Esta es la información general repetida una y otra vez en periódicos, emisoras y tele informativos del país. Resulta que según la fiscalía en el hecho de sangre media un negocio que fracasó y en el que eran socios profesor y estudiante. Y la prueba que por ahora se tiene es el testimonio del sicario que asegura que Vera lo contrató por intermedio de otro capturado.

Una serie de preguntas se pueden hacer a la fecha con relación al tema que he tratado (el abordaje informativo en hechos de sangre), tres de ellas son: ¿si en el hecho noticioso se habla de una relación comercial entre Vera y Morales lo que supuestamente desencadenaría el hecho, por qué se pone énfasis en la relación profesor y estudiante?, pero además ¿Por qué se repite una y otra vez que Vera fue director del programa de comunicación de la UCP y Morales fue candidato al concejo de Pereira por el partido de la U?, ¿acaso se trata de un asunto de negocios y desavenencias o de un asunto político, académico e ideológico?, lo cierto es que las conclusiones deberían proceder de las investigaciones. Esas ligerezas de las que he hablado son un enorme problema cuando los medios no sólo informan, sino que además juzgan entre líneas por el afán de generar sensación y vender la historia.

En efecto las familias involucradas en esto lo que menos quieren es que el hecho se convierta en un espectáculo, más aún cuando la noticia ya ocupó los titulares de los medios locales, regionales y nacionales.

Y lamentando el hecho por la familia de la joven víctima y la familia del presunto victimario, los medios de comunicación pueden aportar prudencia y amplitud en el manejo de la información para que se aclare esta situación y se haga justicia.

Esperemos que la paradoja mediática de la que ya hablé, no entorpezca el proceso y se puedan esclarecer los hechos, como también se espera que el manejo de información en los medios de comunicación aporten elementos de juicio a los receptores de dichos contenidos.

Si en algo contribuye saberlo, es importante señalar que el Comité de Apoyo conformado por familiares, estudiantes, amigos y colegas de Wilmar Vera está organizando en Pereira, Medellín y Bogotá actividades de apoyo de las que se informará en las redes sociales.

Sígame en www.correveydilesya.blogspot.com y en @correveydilesYA

Categoria: General

TAGS:

40

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
40

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

soysoyquiensoy

10 junio 2012 a las 23:30
  

Fascinante artículo. Debemos generar nosotros mismos reflexión como receptores de noticias, imágenes, relatos. ¿Hasta dónde llega el límite del periodismo, y de los medios en general, de informar, para pasar directamente al mercado de las emociones? Porque ciertamente en eso se convierten: mercaderes. Tráfico, oferta, demanda, economía de emociones. ¿Son estas estrategias discursivas herramientas de poder cultural? Genial su propuesta de educar receptores cualificados, jóvenes y niños críticos, sentipensantes, humanos.

Opinión por:

diegoleandro73

11 junio 2012 a las 10:05
  

Muchas gracias. Hace unos años busco un estilo y un enfoque educativo en mi labor de periodista, me alegra que lo identifique así.

Opinión por:

crisospina

12 junio 2012 a las 22:36
  

que buen artículo profe. realmente muy pocos se atreven a exponer sus pensamientos sobre la conformidad del receptor y el poder de control que ejercen los medios sobre nosotros, obteniendo como resultado personas carentes de pensamientos críticos, llevándonos así a un estado de conformismo total, donde la verdad absoluta sólo la maneja quien tiene poder, quien maneja la información.

y la verdad es que todos los medios masivos de comunicación han perdieron en gran parte su capacidad crítica, reflexiva y analítica de la diversidad ideológica sobre una misma temática y un mismo hecho noticioso.

Cristina Ospina.

Opinión por:

javier montes

12 junio 2012 a las 23:39
  

Profe

Pues yo pienso que es pertinente la reflexión dado que citando a Le Bon, los pueblos no cambian a menos de que el pensamiento profundo e intimo que habita en ellos cambie. Y como Actores de los medios que somos, ya sea usted como Docente, Periodista etc yo como Estudiante con acceso a ellos, o los que me lean y quieran saber mas del tema volviéndose receptores activos del tema x o y, tenemos un papel jugoso en este ecosistema mediático en el cual todos aportamos nuestro grano de arena, ojala fuera en pos de un futuro mínimamente mas decente, Sin tanta narcotización, como el Partido, la Novela del momento, el escándalo, etc tal vez sin esos obstáculos, se podría vislumbrar un mejor mañana, ya que nos engañan diciéndonos de que esta en el conformismo, cuando esta en la critica.

Opinión por:

johnny_castaño

13 junio 2012 a las 0:39
  

Lamentablemente el gusto amarillista de los Colombianos es muy obvio y los medios muy inteligentes,para ellos no solo es mostrar una noticia es saberla mostrar(venderla). Por ejemplo con la noticia de la cumbre, fue mas la importancia y protagonismo que se le dio a Dania la trabajadora sexual que estuvo con los encargados de la seguridad de Obama, que los temas tan importantes que realmente se trataron allí, simplemente los medios venden con los temas mas escandalosos y sangrientos. creo que la televisión es un medio muy poderoso y que si lo sabemos leer y la sabemos hacer podemos hacer cambios realmente significativos para nuestro país, por eso apoyo la idea de educar a la gente para ver televisión y para que el fenómeno mediático impacte de una manera positiva.

Opinión por:

john wi hurtado

13 junio 2012 a las 8:54
  

Como siempre la doble moral juega un papel importante en el individuo, siempre juzgamos al asesino, ladrón, violador, etc, siempre haciendo el papel de jueces,aun estando lejos de la noticia, particularmente en el caso de colmenares, estoy cansado de como los medios han buscado condenar a Laura Moreno y Jessi quintero frente a la mirada del espectador, no se si sean inocentes o culpables, solo se que no puedo juzgarlas sin tener los argumentos necesarios, y sinceramente no creo que sean argumentos contundentes un par de entrevistas difundidas por un canal de tv.
En general si, si pienso que los titulares alarmantes venden, el amarillismo vende, la guerra vende, pero no solo es culpa de los MASS, esta en cada persona la decisión de leer y aparte de eso, construir su propia verdad.
John wi

Opinión por:

sebastián santa19

13 junio 2012 a las 14:55
  

Que buen aporte profe.

Son muchos los casos similares a los que aquí se exponen, y en los cuales sólo prima lo que los medios quieren que la gente vea. Se supone que vivimos en la era de la información en donde la comunicación que recibimos como receptores es impecable , pero la verdad es que parece haber un retroceso por parte de muchos medios.¿Donde están esas noticias objetivas y puras que muchos deseamos recibir?

Sería agradable poder ver independencia en la información que nos muestran, o definitivamente sentarce a leer un buen libro es lo que deberiamos hacer.

Opinión por:

co_barrerah

13 junio 2012 a las 23:05
  

Aquí no cabe mejor palabra que el engaño. El engaño siempre ha sido muy relevante en nuestras vidas y se vuelve tan constante que se nos hace dificultoso diferenciar entre la verdad y la mentira.
Como lo es ahora en la actualidad y como siempre lo ha sido, los medios de comunicación han tenido el poder, ese privilegio de manipular la información, metiéndonos cada vez, más cuentos de forma en que las personas coman de ellos sin tener que masticarlos, así como lo fueron los casos que se plantean en este artículo, que pasaron de la noticia del caníbal de Miami al caso de Rosa Elvira Cely y luego al caso Colmenares, o como lo fue hace poco también el tema de Daina en Cartagena y dejaron pasar lo que realmente era más importante que ocurría allí mismo, con lo de la Cumbre de las Américas, en fin, los medios de comunicación de una manera u otra nos dan mascadito lo que quieren que comamos, ocultándonos la realidad.

Opinión por:

jhong01

14 junio 2012 a las 14:58
  

Excelente articulo profe. Hoy en la actualidad podemos notar como gran parte de la información que comunican los medios de comunicación, recae sobre lo últimos acontecimiento que han azotado al país, provocando movilización por parte de los ciudadanos causando indignación y repudio. Por una mala información recibida por parte de los ciudadanos, que no se imaginan ni si quiera que esta ha sido falseada o acomodada de una manera impresionante.Ya que la información no ha sido
corroborada en su totalidad.

Opinión por:

esteban_daza

14 junio 2012 a las 22:37
  

Los medios de comunicación quieren hacer de las Noticias un espectáculo, en estos momentos no se informa, se nos vende la información, trayendo como consecuencia que el receptor de la información tenga mas un sentimiento emocionalista por lo que esta viendo y/o escuchando, que asumir una actitud critica frente a lo que le transmite el medio de comunicación, estos dramas hacen confundir con mucha frecuencia al receptor de la información, gran articulo profe que hace reflexionar de que manera estamos recibiendo la información a través de los medios.

Opinión por:

lizflober

15 junio 2012 a las 1:48
  

El drama y las cortinas de humo decoradas de “información”, son pan de cada día por parte de los medios de comunicación, a diario muere una persona o es metida a prisión o puede cometer fechorías quizá hasta puede convertirse en caníbal y en una sociedad consumista como la nuestra, es obvio que dicha “información” será digerida de diversas maneras, unas tergiversadas, otras como deben ser y otras que ponen mas de su imaginación que de su propio criterio. Esto se da porque cada detalle, cada palabra, cada imagen se tatúa en la retina o en el tímpano de quien se entera de una situación “x” o “y”, en ocasiones siendo pasajeras y momentáneas y otras por mucho tiempo….

Opinión por:

lizflober

15 junio 2012 a las 2:03
  

… pero que nos ganamos siendo informados por una serie de emisores que solo se están limitando a volver una obra de teatro los hechos que se acontecen en el diario vivir y tan solo buscan “entretener”, mas no cumplir su labor la cual se enfoca en brindar una información que tendrá un único fin y es el darle un manejo adecuado buscando siempre la verdad.
La realidad es una y es triste ver que aunque a nuestro alrededor surgen hechos que implican mayor relevancia, no generan tanto dramatismo y no paga sacarlo a luz pública, porque por lo visto al igual que los medios de comunicación somos de doble moral exigimos la verdad y la justicia pero nos gusta el amarllismo, el drama, la sangre, la muerte, compramos mas esas ideas, y nos sentimos grandes etiquetando y señalando nuestra sociedad.

Opinión por:

saravalencia

15 junio 2012 a las 15:01
  

Es triste ver como los medios de comunicación llegan al punto de juzgar, cuando su lugar solo es informar, no piensan en el daño que les hace a las familias de las victimas. A estos periodistas con tal de ganar mayor audiencia, mas receptores empiezan a crear una especie de melodrama, diciendo información que no es cierta, ellos saben que lo que vende es el melodrama, todo aquello que sea sensible para el receptor hasta el punto de convertir cierta información es un espectáculo y los receptores en medio de sus sentimientos empiezan a involucrarse de cierto modo en aquella información, porque esta dicha de tal manera que la convierten en parte de la vida de cada uno de ellos, es aquí donde podemos hablar de las famosas masas que pierden el sentido critico, se vuelven ciegas e inocentes.

Opinión por:

jeferson_orozco

16 junio 2012 a las 20:13
  

Realmente los medios de comunicacion han implementado cada vez mas estrategias para la manipulacion de la poblacion en cuanto a forzar de cierto modo su modo la pasividad y fomentar el consumismo como medio de accion. Pero ¿los medios de comunicacion tienen toda la culpa?, de alguna manera como dice profe el drama en la presentacion de noticias no es el principal problema sino que los ciudadanos la critican pero no actuan, horrorizan el drama y el morbo sin saber que existen metodos mas eficientes como lo estamos viendo ahora en la presentacion de partidos de futbol y realities que desvian la atencion de noticias importantes como el TLC o la creacion de una nueva reforma a la educacion. En si pienso que los medios de comunicacion son alimentados por los ciudadanos que desconocen su uso.

Opinión por:

kevinvalencia

17 junio 2012 a las 17:36
  

De acuerdo totalmente con el artículo.
Si las personas observaran detenidamente lo que ven, verían esta realidad, lo que les venden, y lo que los medios quieren que piensen.
como afirma en el artículo, el publico presta más atención a las noticias mejor maquilladas y no ven lo que pasa por de bajo de ellas, otras noticias con más importancia y relevancia.
Los medios de comunicación le muestran a las personas información en forma de “novela”, pues lo que comienza siendo una noticia de ultima hora, termina siendo un dramatismo de varias entregas noticiosas que no son más que carnadas para tener al pueblo enganchado con un tema polémico de debate social.

Opinión por:

alescobar

17 junio 2012 a las 18:29
  

Las instituciones por medio de los medios masivos de comunicación pretenden seguir un juego de poder, entre manipulados y manipuladores, generando miedo o terror con guerras, enmiendas o cosas absurdas, le dan importancia a temas irrelevantes y dejan a un lado lo que en verdad es mas importantes, ni mencionar de los tantos problemas que sufrimos los colombianos, que en verdad deberían documentar para no pordebajear a géneros tan interesantes como la crónica o el reportaje contanto dramas amarillistas. unas paradoja interesante en este sistemas en el que vivos, somos nosotros mismo los que expulsamos a estos engendros como Colmenares, Luís Alfredo Garavito o a la bestia de los andes Pedro Alonso López personas que también hacen parte de este melodrama, por esto y mucho mas hay que educar…

Opinión por:

julian santiago89

19 junio 2012 a las 13:26
  

siempre una noticia que tenga contenido manchado en sangre, narcotrafico, doble sentido, chisme o futbol es de interes ya que todas estas cosas amarillistas consumen toda nuestra atencion pero la cual no genera un pensamiento critico, somos permeados porque en la tele dice esto y lo otro y es palabra de dios, pero en realidad asumimos el rol solo de ver y callar, sin despertar un interes de participacion para construir pais, ademas aqui en este pais solo se ve en los medios lo que pasa en bogota, y como dice en este articulo la ley solo acelera procesos cuando hay presion por parte de los medios, pero cuantos casos no han quedado en el olvido, quiza por la poca influencia social de las victimas, el discurso de lo bonita que es nuestra constitucion solo se queda en el papel.

Opinión por:

cafesautp

19 junio 2012 a las 21:28
  

Reflexionando el contenido expuesto, ¿como podría crearse conciencia en las personas para que actúen frente a este modo mercaderista de operar de los medios ? o ¿en definitiva es bueno para los receptores?

Opinión por:

keisi-tefy

20 junio 2012 a las 7:48
  

profe

este articulo me parece un buen aporte a la sociedad, es muy bueno ver que todas las personas no se quedan en un encantamiento, sino que ven la realidad con ojo critico y opinan.

Opinión por:

dianamimo

20 junio 2012 a las 10:27
  

sin duda vale la pena hablar de este tema y evidenciar el tipo de control social que llevan a cabo los noticieros que se aprovechan de la clase de receptores que han creado para entretener y dejar de lado los sucesos reales que giran en torno a los diferentes acontecimientos, disfrazando de alguna manera (por no decir que de muchas) el entretenimiento de información ya que buscando audiencia les importa poco lo mucho que des-informan. El caso es que como lo dije anteriormente el público ya está estructurado y formado para este tipo de “información” solo resta empezar un proceso en el que se deje de lado el tipico “tragar entero” al que estamos acostumbrados y reflexionar sobre lo que realmente hay tras los show mediáticos que vemos cada día.

Opinión por:

laura m rotavista

21 junio 2012 a las 8:48
  

Muy buena crítica Profe, la verdad la espectacularización que se la da a la información hoy en día es más relevante que hacer de verdad un análisis más profundo y detallado de la misma, que es la que la final el espectador es quien va a consumirla, esto se da también porque hay una competencia entre medios por la inmediatez, lo único que se logra es que se pierda la calidad del contenido en las noticias y que los sujetos se conformen cada vez más. una información bien elaborada parece que no tiene cabida en las grandes masas qeu prefieren el entretenimiento que es el que parece tener un mayor impacto en las audiencias. que se han estandarizado y homogeneizado debido al dominio de los medios en estas.

Opinión por:

eliana vélez vanegas

21 junio 2012 a las 9:15
  

Hoy en día podemos ver que la información que se le suministra al público es suelta y vacía, generando así una sociedad conformista y desinteresada por la buena investigación. Los medios toman el control apoderándose de la audiencia haciendo que se vuelva pasiva con individuos prefabricados y moldeados.
Es excelente su escrito.

Opinión por:

diegoleandro73

26 julio 2012 a las 23:34
  

Te invito a leer la serie de artículos que estoy publicando. guía para ver a “Escobar, el patrón del mal”, por ahí podemos comenzar…

Opinión por:

emerjaramillo

6 septiembre 2012 a las 20:24
  

Este sistema de “información” que utiliza el recurso del melodrama, es una formula dañina, ya que puede volcar a una sociedad entera a tomar decisiones que apelan a un sentimiento colectivo y dañino que puede puede llegar cambiar el rumbo de un caso. Hay que recordar que esta forma de información-telenovelesca ya utilizada hace muchos años en Estados Unidos en los casos de O.J. Simpson como también a “Los tres de West Memphis” fue un elemento primario en el curso de los casos. De este ultimo caso cabe destacar que fueron tantos lo elementos dramáticos, propiciados irreponsablemente por parte de los medios de comunicación que impregnaron al caso, que la sociedad se volcó y logro encerrar tras las rejas por muchos años a tres jóvenes inocentes por un asesinato que nunca cometieron.

Opinión por:

tuthy

6 septiembre 2012 a las 20:40
  

profe estoy de acuerdo ya que los medios de comunicación se encargan de aumenta una noticia mas de lo que corresponde sin importar a quien perjudica para poder genera así curiosidad al espectador . Hasta donde pueden llegar los medio de comunicación para que su nivel de popularidad suba? es el riesgo que están dispuestos a correr.

Opinión por:

chezzilopez

6 septiembre 2012 a las 23:00
  

En la Televisión se ocultan Muchas situaciones, así como en nuestra vida cotidiana a veces hacemos lo mismo, la mayoría de veces solo recordamos lo positivo, inclusive contamos algunas de las cosas que nos hace ver como dignos e interesantes, lo mismo pasa con la televisión se manipulan situaciones, se altera la realidad, se distorsiona la información, y se crean situaciones. Es de esta manera como muchos de nosotros nos conectamos con la televisión, nos vemos influenciados y caemos desmedidamente. De alguna manera la forma de informar ha perdido su norte, esta vacía de sentido y los medios de comunicación están reducidos a su mas minima expresión, así como el receptor ha perdido su carácter crítico y racional. Es la educacion la que tranforma pensamientos, situaciones y la vida de la huma

Opinión por:

famendez

7 septiembre 2012 a las 18:59
  

Los medios masivos de Comunicación por lo general siempre están vendiendo a la audiencia elementos que son óptimos para ellos, pero para nosotros que sabemos de la poca veracidad que en esté se manejan no. Igual muy buena reflexión la que Leandro nos hace, porque muy pocos se toman la molestia de pensar en el receptor pasivo, que solo recibe información sin critica constructiva. Muy buen articulo profesor.

Opinión por:

tatty pascuas

10 septiembre 2012 a las 18:12
  

Antes que todo, quisiera decir, que me parece excelente este artículo, ya que reúne muchas de las características que encontramos en la mayoría de los medios de comunicación: Sensacionalistas, sin pudor (al tratar casos tan delicados en los que existen afecciones emocionales de no solo una o dos personas, sino de poblaciones enteras) y estrepitosos (logrando poner a toda una sociedad en paranoia.
También quisiera agregar, que a mi manera de ver, el hecho de que los medios logren encender tantas emociones como quieren en los receptores, no es un hecho para solo apuntar y culpar a los que realizan dichos contenidos, sino que también encuentro una alta responsabilidad en los educadores y en los que a futuro lo seremos; puesto que es un gran reto (como también nuestra responsabilidad) ….

Opinión por:

tatty pascuas

10 septiembre 2012 a las 18:16
  

el de educar una población hacia el debido consumo de esta información; nosotros debemos hacer lecturas críticas para no caer en el juego que ciertas instituciones pretenden lograr. Los medios no pueden seguir siendo un modo de control social de esta manera tan radical, además porque no son simples aparatos, los medios de comunicación son controlados por personas, quienes en realidad son las que deciden cuál es el próximo tema en la agenda pública.
Por eso me gustaría concluir diciendo que entre más conozco los medios de comunicación, más me enamoro de ellos, ya que me dan mucho por hacer.
Un saludo.

Opinión por:

juli15rivera

11 septiembre 2012 a las 12:52
  

Es claro que ante la emotividad, el ser humano se vuelve sublime…La televisión se aprovecha de esta debilidad e imposiblidad de pensar en el momento para pasar cada noticia aún más emotiva y jugar con elementos como la lástima, la marginación, la humillación. Una persona puede pretender no querer ver lo mismo pero si sus sentimientos están en contrariedad, cómo rehusarse a rechazar este tipo de manejo en las noticias?

Opinión por:

susanechevery

11 septiembre 2012 a las 17:43
  

Excelente articulo, no solo destaco sus opiniones sino que también motiva al público espectador a ser críticos y mediadores en busca de una solución a problemáticas diarias, nos convertimos entonces en jueces de nuestras propias leyes, capaces de cambiar y lograr que los procesos de justicia se agilicen en nuestro país, pero nada de esto se logra sin tocar fibras y emociones , nos volvemos en consumidores voyeristas, a la espera de algo extraordinario o de un caso mas de la actual sociedad mediática.

Opinión por:

veronica-nanda

11 septiembre 2012 a las 18:32
  

Estamos en un país donde “gracias” al sensacionalismo y amarillismo de las noticias, el receptor se ha educado bajo una moral donde ver cada día un titular de muerte en sus pantallas es algo muy normal, debido a que el tratamiento que los medios dan a estas, resulta hasta entretenido, vemos que pasan de la información al melodrama, la convierten en telenovela, donde el televidente en vez de aterrizarlo a la realidad, lo ve como otra “super producción”.
El educar la mirada desde los medios podría ser la salida, o por lo menos la pista de aterrizaje para que los colombianos empecemos a hacernos participes del debate publico en el cual se transformen los mismos medios y se reconsideren las necesidades, no solo del televidente curioso sino también del “televidente como ciudadano”.

Opinión por:

marisalazar

11 septiembre 2012 a las 20:40
  

La televisión coacciona el pensamiento de la persona, convirtiéndolo únicamente en un ser consumidor de contenidos que se manejan con elementos de especulación y donde el único afán es vender. Ni siquiera informar, mucho menos comunicar.

Opinión por:

miguelescobarromeroi

12 septiembre 2012 a las 9:25
  

Del texto anterior cabe decir que un drama extraordinario vende porque evocan las emoción es del receptor ya que la información es dada enfocándose en el como se relata la historia dejando de lado lo que se relata en el mensaje.
Es por esto que involucra al receptor de forma emocional pues dichos actos los identifican haciendo que no solo provoquen su curiosidad sino que también la satisfaga, haciendo de esta manera que los receptores se distraigan de hechos mas relevantes que también los afecta de forma directa pero que no capota su atención pues no tiene el melodrama en la narrativa.

Opinión por:

latruma

13 septiembre 2012 a las 10:31
  

Que articulo mas acertado, si bien es cierto que la TV muestra lo que quiere mostrar (por rating, genero del programa y canal) y paradogicamente logra también ocultar mostrando. Las censuras del medio, autosensura de los periodistas, sensacionalismo e interés por lo que les resulta excepcional, escandaloso y un sinnúmero de prácticas perniciosas de la T.V son evidenciadas actualmente. Piensan por nosotros, privilegiando la imagen sobre contenido y emoción sobre razón. Como Lo dice Pierre en su libro “Sobre la televisión”.

Opinión por:

latruma

13 septiembre 2012 a las 10:37
  

Como Edu-comunicadores que somos muchos, demonos el lujo de forjar en verdadera Opinión Publica sobre quienes no cuentan con herramientas para alfabetizar su capacidad de análisis y valoración crítica-constructiva de la información. Hurguemos entre los medios creemos, vamos a transformarlos o exijamos que se nos proyecten buenos contenidos. Tenemos las herramientas para hacer comunicación educativa.

Opinión por:

angelik19898

13 septiembre 2012 a las 15:24
  

Como el titulo lo dice “un drama extraordinario siempre vende”, esto es utilizado en la televisión y sobre todo en las noticias, ya que su función es mantener a la gente pendiente de los acontecimientos que se presenten del drama y asi disimular o pasar por alto las noticias importantes que se estén presentando en ese momento en el país, y no solo eso es sabido que la televison es un negocio y entre mas gente este pendiente de lo que este pasando en determinado canal mas ganancia es para este.

Opinión por:

heidysanz

13 septiembre 2012 a las 19:51
  

Los medios de comunicación siempre buscan seducir a los televidentes sin importar tomar una noticia y volverla todo un “show”. Para nadie es secreto que se pierde la crítica y la reflexión solo con el fin de mantener un público como “comensales a espera del plato principal”.
Excelente artículo profe.

Heidy Sanz

Opinión por:

juxn botero

15 septiembre 2012 a las 8:29
  

este tipo de articulos son los que desvelan una verdad que para muchos nos ha sido camuflada y que aun siga adormeciendo la mente de los televidentes llevandolos hasta el punto de identificar sus emociones y frustraciones con lo que ven en la pantalla.

cabe mencionar que los grandes canales justifican estas estrategias melodramaticas con el fin de generar un escape de la realidad de quien llega a su casa despues de una larga jornada de trabajo o estudio, con el fin de liberar el estres y mantener a los receptores sumidos en un escape que adormece sus mentes y los lleva a ser cautivos en la pantalla.

Opinión por:

jsquinchia

27 septiembre 2012 a las 19:20
  

Es indudable como un relato, una historia, un hecho… impacta a medida que se genere un boom de propaganda que incentiva al espíritu de compasión, dolor e ira en cuanto como se manipula los hechos en una noticia, no se trata de que nos quedemos analizando el porqué de una x noticia generé tanta conmoción y como una noticia y no logre este mismo impacto solo porque no es melodramático para un publico que espera una historia extraordinaria, esta situación se da, ya que estamos acostumbrados a sucesos tan cotidianos en nuestra vida cotidiana que hace que perdamos el espíritu de asombro. Pero entonces ¿por qué hay asombro cuando llega una historia inesperada? bueno este articulo trae una de las tantos posibilidades que pueden dar cuenta de este interrogante que comparto totalmente.

Buscar en este blog

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.