BLOGS Cultura

Archivo de junio, 2012

24

06

2012

diegoleandro73

Pereira se unió a la sexta edición de La fiesta de la música.

Por: Diego Leandro Marín Ossa

El pasado 23 de junio se celebró en Colombia la Fiesta de la música que ya cumple seis años de llevarse a cabo en nuestro país. En esta como en otras ocasiones, se reunieron músicos nacionales y extranjeros para ofrecer al público un espectáculo gratuito, que permitió el deleite del público en quince ciudades de nuestro país.

La fama que Pereira ha ganado en suramérica como ciudad rockera se expresa en la Fiesta de la música.

La fama que Pereira ha ganado en suramérica como ciudad rockera se expresa en la Fiesta de la música.

Orígenes

Creada en Francia en 1982 por el Ministro Jack Lang, se ha convertido en una celebración internacional que se lleva a cabo con la llegada del primer día del solsticio de verano (el día más largo del año).

Esta fiesta reúne a miles de personas cada año y atraviesa las fronteras europeas para llegar al mundo entero.

En el año 2006 esta fiesta llegó a realizarse en 250 ciudades de 120 países.

En la actualidad se sigue realizando en los 5 continentes  gracias a numerosas manifestaciones musicales generadas en cada país, comenta la organización.

El Parque Olaya Herrera se llenó del público que desde las 2pm y hasta las 11pm disfrutó de la variedad musical.

El Parque Olaya Herrera se llenó del público que desde las 2pm y hasta las 11pm disfrutó de la variedad musical.

Organizadores

Son muchas las instituciones a nivel nacional e internacional que se vinculan alrededor de la Embajada de Francia en Colombia y de la Alianza Colombo francesa, quienes año tras años se encargan de la producción y coordinación de este encuentro.

En Pereira se cuenta con el apoyo del Ministerio de cultura a través de su programa de concertación, y también instituciones como la Alcaldía de Pereira, el Instituto de Cultura y Turismo de Pereira, el Centro Colombo Americano y Publik colaboran en este evento, según dice Jorge Mario Quintero, coordinador de la Fiesta en Pereira.

La presentación de Elliot´s Happiest Days (Mississippi Hill Country Blues).

La presentación de Elliot´s Happiest Days (Mississippi Hill Country Blues).

Destacados

Este año participaron por Francia Oh! Tiger Mountain (Indie, Minimalista), DJ Señor Zazoo (ElectroSwing); por Estados Unidos University of Vermont Jazz Quartet y Jam Session con Alex Stewart (Big Band Jazz); y por Pereira Atenea (Hip-Hop), Canto Andino (Latinoamericana), Sonora Alkatraz (Ska-Reggae), Papá Bocó (Afro Latin Ensamble), Abstract Enemy (Metal) y Elliot´s Happiest Days (Mississippi Hill Country Blues).

Carlos Serrano (voz lider).

Carlos Serrano (voz lider).

Elliot´s Happiest Days

Según comenta Carlos Serrano, voz líder de la agrupación, son pioneros del Mississippi Hill Country Blues en Colombia, Elliot’s Happiest Days (agrupación pereirana), lleva más de 10 años compartiendo su música en diversos escenario dentro y fuera del país.

Su música fue inicialmente estimulada por el Rock y el Blues de los 60´s y 70`s, luego por el Rock progresivo y psychedelic Rock y ahora con influencias del Delta Blues y Hill country Blues del Mississippi, proponen un nuevo sonido que reúne todo estos géneros, creando lo que ellos llaman “la música de la nueva generación”.

Y alejados de la maquinaría comercial producen un sonido de diversas formas y texturas, conservando un gran respeto por los géneros tradicionales que dieron origen al Rock y al Blues, pero expresados con un nuevo aire e incluyendo líricas con lugares, conceptos y personajes totalmente originales e inéditos.

Esneider Álvarez (armónica).

Esneider Álvarez (armónica).

Objetivos

Cabe resaltar como lo señalan los organizadores, que la Fiesta de la música promueve la convivencia, gracias a que es un plan de amigos y familias que van a divertirse en los parques y otros espacios públicos, y de allí que este encuentro se constituya en la apropiación del patrimonio cultural reflejado en la producción musical de los artistas que participan.

Por otra parte hace visibles y promueve las músicas de Colombia a nivel internacional.

La luna como centinela de la Fiesta de la música, durante la presentación de University of Vermont Jazz Quartet (EEUU).

La luna como centinela de la Fiesta de la música, durante la presentación de University of Vermont Jazz Quartet (EEUU).

Cada año esta fiesta es la expresión y valoración de la diversidad cultural de la ciudad y del país a través de la música, poniendo en escena todas las formas de creación, frente a las cuales se reúnen diversos públicos, en uno de los pocos encuentros masivos, gratuitos y de calidad que se producen en Pereira cada año.

Sígame en www.correveydilesya.blogspot.com y en @correveydilesYA

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

10

06

2012

diegoleandro73

Un drama extraordinario siempre vende

Por: Diego Leandro Marín Ossa

Todos los días se repite esta consigna en los titulares de los medios de comunicación. Es un principio que al parecer se acepta sin digerir en la sociedad de hoy.

En menos de dos semanas pasamos del caso del caníbal de Miami, al de Rosa Elvira Cely, y de nuevo al caso Colmenares. El primero no se explotó lo suficiente en Colombia, quizá por su distancia en términos de lo que nos toca de manera directa. Los dos siguientes sí presentan ese vínculo. Sólo que el de la mujer a pesar de lo macabro aún no le permite a los medios exponerlo con el intríngulis necesario, para capturar la atención de los receptores como si ocurre con el caso del estudiante de la Universidad de Los Andes, más aún ahora que aparece un testigo ocular de los hechos que acontecieron aquella noche de octubre del 2010.

Otros hechos de menor relevancia noticiosa son invisibles, cuando no aportan elementos dignos de alimentar la expectativa. Pero ¿por qué ocurre esto?: consideremos tres cosas antes de presentar argumentos con relación a esta reflexión.

Primero: aunque el drama es una categoría teatral, cuando se habla de esto con relación a la noticia de un hecho de sangre más bien se puede decir que se trata de un melodrama, pues cuando la información se presenta bajo la consigna de lo extraordinario, el titular y el contenido apelan a las emociones del receptor.

Segundo: la cualidad de algo extraordinario implica que alguien se ve implicado en un hecho que no es común, y que de alguna manera va más allá de lo normal o de lo normativo para una sociedad.

Tercero: un drama extraordinario siempre vende porque no sólo alimenta la curiosidad de los receptores sino que además la sacia.

Pero ¿estas son verdades de Perogrullo?, no si las examinamos de manera detallada.

El melodrama mediático es un fenómeno presente en las telenovelas, el telefilm, los comerciales, los programas de deportes, los noticieros, y los dibujos animados. Entre otras cosas hereda  del melodrama en el teatro burgués el esquema básico, en el que se enmarcan gran parte de las noticias judiciales, reduciendo y relacionando las circunstancias sociales con un triángulo conformado por la víctima, el victimario y el benefactor. Modelo en el que se agotan los argumentos y el análisis de la información.

Por otra parte las sociedades contemporáneas han apropiado el melodrama mediático para hacer de este uno de los tantos modelos de control social, como en su época ocurrió con la literatura homérica, con la dramaturgia de Shakespeare o los relatos de los hermanos Grim – por mencionar tres referentes – autores que de manera audaz consiguieron hacer de los hechos de sangre, obras de arte que sin además de entretener, informan y de alguna manera se dirigen a la formación moral de los receptores. Claro que conservando las diferencias entre el discurso periodístico y el literario, tenemos que el segundo amplifica las versiones de realidad que ofrecen los medios de comunicación y el discurso oficial de cualquiera de los poderes reales en la sociedad.

Ahora bien, un hecho de sangre convertido en melodrama vende  porque una de las finalidades de este es que nos recuerde nuestra condición humana (cualquiera puede protagonizar un hecho semejante), pero además señala la prohibición moral y el castigo (evite caer en un hecho así pues sabe lo que le espera), situación en la que media la ley, la norma hecha código. El discurso mediático refuerza el sentido estructural de una sociedad funcional y preestablecida a partir de la escala de valores socialmente aceptada.

Y ocurre que en nuestra sociedad, cuando el hecho de sangre se complica, va más allá de lo noticioso y se alimenta de circunstancias que tocan la sensibilidad de los receptores, entonces se ramifica, es decir que da origen a otros relatos y por ello se serializa, se capitula. Y lo que antes parecía tener un fin precipitado toma la forma de la crónica roja o del reportaje sensacionalista distribuido por entregas. Los receptores se concentran en la función expresiva (el cómo se habla) del discurso, más que en la función referencial (de lo qué se habla).

Entonces los medios instalan el tema en la agenda pública (en la mente y el habla de los receptores), y explotan el asunto hasta más no poder. Luego van a la cacería de otra historia escabrosa. Lo paradójico es que dada la lentitud de los procesos judiciales los hechos de sangre que adquieren esta dimensión mediática creciente, en ocasiones adquieren celeridad a causa de la presión social generada por la opinión pública, que de alguna manera es modelada por los mismos medios.

Pero además el tono moralizante del discurso mediático, en estos casos estigmatiza a los protagonistas del hecho y reduce su condición humana a rótulos simples: la víctima y el victimario, que se complementan con una discreta percepción que en apariencia resulta trivial, pero que esconde la perversión de nuestra sociedad: en el caso Cely una mujer humilde que luchaba por salir adelante sería la víctima de un sádico que estudia en el mismo colegio nocturno donde lo hace ella. En el caso Colmenares: un estudiante de piel trigueña sería la víctima de otros “compañeros” (no se sabe cuántos), ricos y bellos que al parecer ocultan la verdad. En esta y otra serie de lecturas descansa el melodrama mediático en el que se reduce todo al sentimentalismo.

Como vemos uno de los problemas es que en temas judiciales el tratamiento y la interpretación de la información, se concentra en “el drama de las víctimas”, aunque en ocasiones los victimarios consiguen ponerse en el rol opuesto con el favor de los medios. Y la fórmula es que en su momento aparece el benefactor que generalmente es institucional, y así se resuelve todo. Y entonces los receptores pueden dormir tranquilos y seguros.

Son muchas las reflexiones que quedan por fuera de este asunto, y a las que se puede dedicar más espacio y tiempo en otro momento.

Por ahora es necesario plantear: es verdad que los hechos noticiosos de sangre venden, y que el problema no sólo es el enfoque de la información sobre personas que son reducidas a rótulos, sino además que el esquema moral e institucional en el que se enmarcan la noticia, la crónica y el reportaje, cuando se dirige la atención hacia aspectos que alimentan la curiosidad, apelan a la sensación y estigmatizan a los protagonistas de los hechos, no enriquece la mirada de los receptores, y tampoco los hace partícipes del debate público con suficientes elementos de juicio. Es entonces cuando el tratamiento de un hecho se queda en la patología de las emociones y el receptor se convierte en un cliente al que es necesario generarle más y más emociones cada día.

Es cierto que a menudo el melodrama mediático motiva la movilización social y el rechazo, pero esto no deja de ser más visceral que reflexivo. Y también es cierto que en ocasiones este fenómeno alerta a la sociedad con relación a peligros latentes, pero de paso nos somete a la paranoia y la desconfianza.

Recordemos que los retóricos (antiguos y los contemporáneos), saben que la manera de tratar un hecho de sangre no sólo se limita a las emociones, sino que además se puede abordar desde las ideas y las conductas tanto de los protagonistas del hecho como de los receptores, lo que no ocurre hoy en día.

Pero más allá de tener presentes las claves de la persuasión y del entretenimiento, es necesario educar la mirada de una sociedad con relación a los contenidos informativos y allí el papel del docente es clave: por ello su deber comienza con la amplia comprensión del fenómeno mediático, sigue con el acompañamiento dialogado y responsable de las situaciones de recepción de sus estudiantes, y continúa con la elaboración de propuestas para educar audiencias altamente cualificadas, que le exijan a los medios calidad humana en el abordaje de la información. Un ideal es que medios y educación pensemos ¿qué receptores, estudiantes y periodistas necesita la sociedad actual?

………………………………………………………………………………………………

NOTA: Un caso entre tantos otros, que ejemplifica el germen del melodrama mediático, es el que se publicó la semana que pasa, cuando apareció la noticia de la captura e imputación de cargos al profesor Wilmar Vera, periodista y ex director del programa de comunicación social – periodismo de la Universidad Católica de Pereira (antes UCPR), acusado por ser el presunto autor intelectual en la muerte de su ex estudiante y amigo Alexander Morales Ortiz, quien además era candidato al Concejo de Pereira por el partido de la U.

Esta es la información general repetida una y otra vez en periódicos, emisoras y tele informativos del país. Resulta que según la fiscalía en el hecho de sangre media un negocio que fracasó y en el que eran socios profesor y estudiante. Y la prueba que por ahora se tiene es el testimonio del sicario que asegura que Vera lo contrató por intermedio de otro capturado.

Una serie de preguntas se pueden hacer a la fecha con relación al tema que he tratado (el abordaje informativo en hechos de sangre), tres de ellas son: ¿si en el hecho noticioso se habla de una relación comercial entre Vera y Morales lo que supuestamente desencadenaría el hecho, por qué se pone énfasis en la relación profesor y estudiante?, pero además ¿Por qué se repite una y otra vez que Vera fue director del programa de comunicación de la UCP y Morales fue candidato al concejo de Pereira por el partido de la U?, ¿acaso se trata de un asunto de negocios y desavenencias o de un asunto político, académico e ideológico?, lo cierto es que las conclusiones deberían proceder de las investigaciones. Esas ligerezas de las que he hablado son un enorme problema cuando los medios no sólo informan, sino que además juzgan entre líneas por el afán de generar sensación y vender la historia.

En efecto las familias involucradas en esto lo que menos quieren es que el hecho se convierta en un espectáculo, más aún cuando la noticia ya ocupó los titulares de los medios locales, regionales y nacionales.

Y lamentando el hecho por la familia de la joven víctima y la familia del presunto victimario, los medios de comunicación pueden aportar prudencia y amplitud en el manejo de la información para que se aclare esta situación y se haga justicia.

Esperemos que la paradoja mediática de la que ya hablé, no entorpezca el proceso y se puedan esclarecer los hechos, como también se espera que el manejo de información en los medios de comunicación aporten elementos de juicio a los receptores de dichos contenidos.

Si en algo contribuye saberlo, es importante señalar que el Comité de Apoyo conformado por familiares, estudiantes, amigos y colegas de Wilmar Vera está organizando en Pereira, Medellín y Bogotá actividades de apoyo de las que se informará en las redes sociales.

Sígame en www.correveydilesya.blogspot.com y en @correveydilesYA

Categoria: General

TAGS:

40

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.