Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Lo que la muerte ha olvidado

Tal vez el poeta presentía que tendría que morir después de escribir un libro como Manos Ineptas. Lo que la muerte ha olvidado A su paso, yo lo escribo… Carlos Héctor Trejos Reyes No se puede hablar de la poesía de Carlos Héctor Trejos Reyes sin hablar de muerte. Su desaparición prematura... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Un suicida muerto de viejo

Un viejo melindroso de ochenta y siete años con ganas de ser guerrillero. He encontrado en el oficio de narrar la vida de los escritores más anodinos una suerte de poética. Y en el de narrar sus muertes vergonzosas un pasatiempo inútil digno tal vez de un taxidermista. Sé que me fascina... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

El cuerpo muerto de la infancia

Palabras en la presentación de «Celebraciones» en el Café Nicanor, Bogotá: 10 de febrero de 2018. ¡Oh vosotros! ¡Oh mis buenos amigos! Los que habéis tocado mis manos ¿Qué habéis tocado? Y vosotros que habéis escuchado mi voz ¿Qué habéis escuchado? Y los que habéis contemplado... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Herida de existencia

Una reseña del libro La niña que nunca ocupó un columpio de Alejandra Echeverri, cuyos poemas reconstruyen los rostros de la orfandad. «reconozco tu marca sobre la tierra Como herida de existencia» Alejandra Echeverri No hay pendientes en Tuluá. Hay un sol perenne que puede caminar en... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Cuatro poetas colombianas fundamentales

Una semblanza de las poetas precursoras de la poesía en Colombia, acompañada de una selección de poemas. Publicación original de la revista de poesía Otro páramo. La revista de poesía Otro páramo me pidió escribir una semblanza de las poetas colombianas que, en mi opinión, fueran las... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

El aprendiz de tahúr

Yo de pequeño, en vez de cazar pájaros, construía jaulas para cazar nubes. Trejos Reyes Mi primer acercamiento a la poesía se debió a una desaparición. Nuestra niñez estuvo rodeada de palomas hambrientas y de perros flacos. De vez en cuando recibíamos la visita de un tío materno cuya profesión... Ver post completo.