Publicado el

La lluvia nos trae a los muertos

Hay un hombre a quien amo. Lo estoy recordando, ahora, a cuatrocientos kilómetros de donde, seguro, debe estar dormido. A cuatrocientos kilómetros de casa y a una fracción de eternidad de la niñez. Una tarde sepia en que recolectábamos café, la lluvia cayó de súbito entristeciendo a los perros... Ver post completo.

Publicado el

“No vivimos la vida: sucedemos en ella”

En 1994 llega Alberto Rodríguez Tosca a Colombia, donde viviría, y amaría, hasta cuando su natal Cuba lo reclamara para que volviera a ser una flor de su tierra. Aún en ese momento, el poeta era extranjero, exiliado en sí mismo como se sintió en la gélida Bogotá en los largos 20 años en que... Ver post completo.

Publicado el Carlos Andrés Almeyda Gómez

Cesare Pavese, 67 años después

Un 27 de agosto en la ciudad de Turín, Cesare Pavese decide quitarse la vida. Y lo hace según el dictamen de su poema quizá más conocido, aquel que alimentaría el mito de su amor sin final feliz junto a la actriz estadounidense Constance Dowling: "Vendrá la muerte y tendrá tus ojos" a quien... Ver post completo.

Publicado el fgonzalezse

Paterson: rutina a ojos de un poeta

Una mañana más. Paterson se despierta sin sobresaltos y se entrega a sus rituales cotidianos. Nada fuera de lo común, aunque un aire de ensoñación domine la escena. En Paterson, la película, vemos a un tiempo nuestra más pedestre –y ruinosa– realidad como también los destellos de revelaciones... Ver post completo.

Publicado el

El aprendiz de tahúr

Yo de pequeño, en vez de cazar pájaros, construía jaulas para cazar nubes. Trejos Reyes Mi primer acercamiento a la poesía se debió a una desaparición. Nuestra niñez estuvo rodeada de palomas hambrientas y de perros flacos. De vez en cuando recibíamos la visita de un tío materno cuya profesión... Ver post completo.

Publicado el

Caminar es ya tener una casa

 Caminar es ya tener una casa Escribir es ya tener una casa. Robinson Quintero Ossa. Por la ancha carretera entre los bosques enanos, para recordar a Rimbaud, son muchos los poetas que han discurrido sin un destino y, en ese no saber a dónde ir, han encontrado la verdadera razón, o impulso,... Ver post completo.

Publicado el

Maneras de despedirse

No sé de qué manera ustedes estén planeando su suicidio. Solo recuerden innovar y tener en cuenta la vasta antología de suicidas que tiene la literatura. En Colombia, por ejemplo, un país donde quienquiera puede postularse al premio de mártir, o recibirlo sin estar postulado, resalta el caso... Ver post completo.

Publicado el

Plegaria para Delfina

Delfina, han pasado casi once años desde que la poesía te perdió y apenas, hasta ahora, me llega desde Argentina tu libro Tiempo efímero, titulado con tanto acierto y dolor.  Puedo imaginar bien el accidente, he visto también venir de frente un camión desbocado, he estado inconsciente por minutos... Ver post completo.

Publicado el

Todo lo amorosamente imperturbable

La primera edición de Guitarra negra, de Luis Alberto Spinetta, apareció en Buenos Aires en 1978, a cargo de Ediciones Tres Tiempos. Sería el único libro del músico argentino y la potencia imaginativa de sus poemas no iba a distar mucho de las letras de sus canciones, ni se iba a alejar tampoco... Ver post completo.