Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Un caballo prestado para leer

La profesora había sacrificado sus tardes de descanso para tomar un caballo prestado e irnos a visitar, día tras día, hasta que yo aprendiera a leer y a escribir. Hay una pregunta que durante varios años me ha angustiado. Cuando llegó a mí apenas me asombró, pero el tiempo la ha ido alimentando... Ver post completo.

Publicado el Marco Antonio Valencia

Leer, escribir, las historia de otros

20160518_134150“Si aprendes a oír las historias de las personas y puedes encontrar lo que valoran en ellas, podrás forjar relaciones duraderas". La frase es de Barack Obama, hablando de su oficio de escritor y de lector. Un hombre que aprecia que le regalen libros y toda la vida ha regalado libros a sus... Ver post completo.

Publicado el Alejandro Pinto

Tres motivos por los que deberías escribir todos los días

Tres motivos por los que deberías escribir todos los días¿Recuerdas cuándo fue la última vez que te pusiste a escribir? No me refiero a escribir un correo rápido a tu compañero de oficina o a ponerte al día con un amigo a través del chat. Hablo de sentarte a solas delante del papel y a reflejar tus ideas, las que sean, por puro gusto. Estamos tan... Ver post completo.

Publicado el Jorge E. Pacheco

Culpen a Shakespeare

Captura1.jpg  1 Son las cuatro de la tarde del 12 de noviembre de 2013 y, mientras leo las palabras finales de Tempestades, en Bucaramanga cae la lluvia. Tempestades, que hace parte del libro Anécdotas del destino, es un cuento sin pretensiones ni vanidades. Nada en él sobra, nada en él falta. Un cuento... Ver post completo.

Publicado el Jorge E. Pacheco

Un libro lleno de libros

Captura.jpgEscribo esto con una cerveza helada al lado. No para alcoholizarme, ni porque crea que sea buena para la salud. Simplemente, porque su sabor y su temperatura, para mí, representan un trofeo. Un premio por las casi cincuenta horas de trabajo de esta semana (y de cada semana) que se van en preparar clases,... Ver post completo.

Publicado el prestosidevuelve

Ni libros ni espacios para leer

Créanme. Yo busqué la sección de niños en la librería. Recorrí dos pisos y sólo encontré un rincón abandonado, sin colores que tenía un bulto de ejemplares de cuentos de Disney y tal vez unos cuantos libros con música para bebés. No había una sección de libros para niños y con razón, no había niños dentro de este lugar. Me causó intriga, rabia y curiosidad. Entonces visité otra librería. En esta había mas ejemplares de Disney y una sección dedicada solamente a Harry Potter. Sin embargo, me pareció todavía pequeña para los niños, ¡ah! y escondida. Al final del pasillo, donde solo entran quienes se van a sentar en un sofá a leer la ultima revista de moda. Ver post completo.