BLOGS Actualidad

Tags de Posts ‘Placer’

18

01

2015

Solteras DeBotas

El placer culposo de las fantasías sexuales

Por: Solteras DeBotas

brain paper fantasias

Por Soltera DeBotas y María Paz Ruiz

Pero qué nos importa la opinión de la gente fría, siempre que nuestras almas, más ardientes y más nobles que las suyas, sepan disfrutar de lo que ellos no perciben”.

Marqués de Sade

SDB:

Incapaces de ser pronunciadas en voz alta, son como susurros que se ocultan detrás de aquella sonrisa de buena samaritana. Masturbar la cabeza con pensamientos que desencadenan los más profundos apetitos y que muestran el lado más oscuro pero tal vez el más libre.  Relatos eróticos que se repiten una y otra vez en la mente, sin embargo pierden fuerza al acercarse de forma peligrosa a la realidad. El eterno dilema de materializar las ganas y sucumbir ante la tentación o simplemente callar y saborear en silencio aquel deseo que se pierde entre prejuicios.

Deleitarse con las sensaciones extremas que representan el encuentro con lo prohibido, lo inusual, lo bizarro y hasta lo doloroso porque hay muchos caminos intrínsecos para llegar al goce. Las fantasías sexuales son un “guilty pleasure” como cuando introduces el dedo en la torta de chocolate ajena, es algo que encanta y excita, no obstante se desfoga en la clandestinidad cuando nadie te ve, pues en algunos casos genera culpa, que es fruto de ese temor a perder la compostura y a que te tilden de puta.

Relax take it easy, en tu imaginación no vive la policía de la moral y buenas costumbres, no existen las barreras y no te van a juzgar las monjitas del colegio donde te graduaste hace 16 años. Así que es posible tener sexo furtivo en un avión a 30.000 pies de altura… con el piloto, o nadar desnuda en una playa desierta y ser el objeto del deseo, no de uno sino de dos morenos ardientes que ofrecen sus tonificados cuerpos para darte felicidad.

Aunque no soy nada fanática de la trilogía “Cincuenta sombras de Grey”, ni he soñado con el famoso cuarto rojo del excéntrico y tóxico millonario (Así esté más bueno que el pan), reconozco que su éxito radica en haber calado a profundidad, en los deseos de muchas mujeres que se encontraban sumergidas en la cotidianidad y lograron despertar aquellas ganas de explorar el sexo más allá.  Bien por las féminas, mal por la verdadera literatura.

Lo afrodisíaco del asunto radica en experimentar aquello que no es común o fácil de concebir en la realidad propia, por ejemplo tener sexo en un lugar atípico o tal vez público, también reside en anhelar a un determinado tipo de persona con el que no se ha estado, algunas soñaran con el alemán de dos metros con ojos grandes y azules, (yo voto por Michael Fassbender) o preferirán como mi amiga francesa revolcarse con un latin-lover de piel canela a lo Mario Cimarro que le diga cosas sucias en español. Los deseos son juegos muy personales, así que cada quien se inventará la historia o el contexto ideal-absurdo para recrear una situación que desencadene en el mejor sexo desenfrenado.

Pero qué sucede cuando la imaginación no es suficiente y buscas la materialización de tu fantasía?

Fantasias eroticas

MPR:

Cuando cumples tu fantasía, en ese mismo instante deja de ser una fantasía.

Al debatir el tema y compartirlo en tertulia con amigos y confidentes, me encuentro con confesiones parecidas.

“No es tan rico como parecía”

“Me lo imaginaba más divertido”

“En un trío siempre sobra uno, lo grave es que sobraba yo”

¡Fantasías hay tantas como calzones en el mundo! Y como son fantasías, no importa si son políticamente correctas porque como están en la cabeza no caben las culpas.

Pero lo dicho, lo que puede estropear ese glorioso estado mental de soñar con una fantasía, es que se lleve a cabo y salga patas arriba. SDB: Obvio que se corren riesgos cuando se decide concretar la fantasía erótica, tal vez sea una ruleta rusa del sexo, la disyuntiva de imaginación vs realidad,  pero no tiene que ser una situación catastrófica.  Luego de hablar con algunas amigas y efectuar un foro en donde participaron varias seguidoras del blog, también encontré relatos de polvos que cumplieron las expectativas y además de orgasmos trajeron buenas anécdotas y sobre todo liberación.

MPR:

Me encanta que a la gente se le cumplan sus sueños eróticos, pero déjame hablarte de los casos que resultan mal. Aquí te paso las mejores fantasías rompe-hechizo que me han contado.

Fantasía sexual de hacerlo en una iglesia: A esta amiga simplemente el hecho de ver altares, cirios y caminar por un sitio de culto le despertaba su libido.

(Esta misma lúbrica mujer coqueteaba hasta el infarto con el cura por razones similares, después siguió con las fantasías reptilianas de hacerlo entre serpientes, y por último tuvo fantasías de hacerlo con hombres muy bajitos. Hoy es novia de un enano sadomasoquista)

SDB:

Yo también tengo una amiga que se creía Blancanieves, con decirte que le encanta Tyrion Lannister el de Games of Trones y dice que los bajitos tienen el pene grande, lo importante es que ella tuvo su final feliz y no precisamente con un príncipe azul.

MPR:

Fantasía de hacerlo con muchos tipos y con los ojos vendados: esta mujer soñaba con hacer parte de una gang bang solidaria, pero cuando yo me la imaginaba con toda suerte de individuos que empecé a describirle, cambió lo de los ojos cerrados por un columpio de cuero y lo de la multitud sexual por conocer a un hombre de personalidad múltiple.

SDB:

Como decía Oscar Wilde, “ten cuidado con lo que deseas porque se puede convertir en realidad”, menos mal hiciste que tu amiga cayera en cuenta y antes de presumir en tremenda maratón, lo mejor es que empiece de poquito en poquito, probando con un loco, luego con dos y a medida que tome confianza pase a otros niveles. MPR:

Fantasía de hacerlo con una actriz porno: Muy frecuente en los hombres y difícilmente materializable, sólo conozco a un amigo que sí la cumplió y que me dijo, “tengo que confesarte que aunque yo sabía que era una conejita de Playboy, era pésima en la cama”.

SDB:

Esa fantasía de la actriz XXX es tan típica del adolescente que habita en ellos, sin embargo algunas féminas no se quedan atrás y sueñan con echarse una faena bien porno con Nacho Vidal.  Que la vieja sea un clon de Pamela Anderson y talla 38B no es garantía que sea buena amante, por ejemplo a un amigo le encantan las mujeres bien feas porque según él son más entregadas y complacientes.

El buen sexo no se limita únicamente al físico de la persona sino de más variables, pero cada quien con su fetiche.

VVR-080318RE2

MPR:

Fantasía de hacerlo con alguien mucho más viejo o vieja: Removiendo a Freud y la búsqueda del padre o la madre en el sexo, aparecen los que sueñan con alguien que les duplique la edad. Esta fantasía se cumple más a menudo y se sustenta en el erotismo que da la experiencia, representada en los años, las canas, algunas arrugas, el dinero, la popularidad, o el poder que entrañe eso que sólo los años puede aportar.

Ahora se pusieron de moda las MILF (Mother I Would Love to Fuck). Milfs preciosas hay millones. Ahora ser madre es sexy para muchos y es un argumento para que ellas sepan que después de la maternidad se puede estar increíblemente deseable. Las madres, por el mero hecho de serlo, entrañan un valor distinto.

Esa mamá trabajadora, echada para adelante, risueña y que se ve tentadora, empieza a ser apetecible (recuerdan  a Sofía Vergara, quien gana atractivo con cada Año Nuevo).

Sin embargo, esta fantasía se le vino al suelo a un conocido, quien me contó su historia con la mamá de su mejor amigo.

La mujer lo citó en un hotel y se puso toda la artillería para una mañana de pasión. Pero lejos de vivir el momento más erótico de su vida, el tipo tuvo problemas de erección.

Sentados en el comedor los tres, los nervios los traicionaron y su amigo le dio la patadita de la suerte. Fin de la historia (aunque él sigue queriendo volver a ver a la mamá de su amigo sin ropa)

SDB:

Yo por el contrario tengo las situaciones de algunas amigas veteranas que han cumplido su fantasía de tirar con alguien menor y están radiantes por las dosis de colágeno que reciben, pues les ha ido divinamente con los pollitos o toy boys,  que compensan su aparente inexperiencia con el ímpetu, los abdominales y las energías que da la juventud.

MPR:

Fantasías de cuero: Los tacones, los látigos y las fustas son artículos que pueden hacer trabajar la imaginación de los amantes. El que quiera juego, que los pruebe y que aumente su menú sexual. Conozco una pareja de más de setenta años que lo practica y que admite tener una vida sexual apabullante, y ella, entre otras cosas, está en clases de Pole Dancing.

Pero en el otro caso, está la historia del neófito en BDSM: (Bondage/Dominación/Sadomasoquismo)

Se compró todo el atuendo que creyó necesario y se metió en una fiesta para amantes del Sadomaso. El tipo creyó que eso consistía en dar golpes sin venir a cuento, sin respetar ninguna regla. Terminó fuera de la fiesta y vetado de forma vitalicia.

SDB:

Aunque es medio soft y algo así como pequeñas perversiones para dummies, conozco a varias que lograron montarse en la película y se transformaron en la versión criolla de Anastasia Steele, pese a que no pudieron conseguir un ejemplar similar a Cristian Grey (por obvias razones), siempre hubo algún amante latino-ardiente dispuesto a someterlas y a jugar con las cositas básicas del BDSM como vendarlas con una corbata gris o esposarlas a la cama.

MPR:

¡Bien por todo lo que signifique disfrute!, pero en honor a los amigos que tengo en la comunidad BDSM, debo decir que vendar con una corbata o poner esposas de peluche no es más que un juego de cama para principiantes, y que lo otro es un universo sicológico de una profundidad que no se compra con kits ni con libros de consumo masivo.

SDB: Anótate un punto María Paz, no obstante por algo se empieza, de lo light a lo más guarro, sino les puede pasar como a tu amigo que por andar de entusiasta lo vetaron.

MPR:

Fantasía con la vecina, o con el amigo de tu hermano: Tan típica como la bandeja paisa. El coqueteo con estos personajes suele ser muy estimulante. Todos alguna vez hemos tenido una fantasía de estas, y suelen dar subidones de autoestima y alguna risa cómplice pasados los años. Si la cosa prospera, entonces deja de ser fantasía y se transforma en lo que llamo sexo casual, porque qué casual que ella viva tan cerca, o que él venga tanto por mi casa a preguntar por mi hermano cuando no está.

Si se materializa, pidamos para que sea un maravilloso sexo casual. Si no, pidamos volver al preludio erótico que le daba la fantasía.

SDB:

Para evitar el asunto de verle nuevamente la cara o la preocupación de si se rompe o no el delgado lazo de tensión sexual, se puede recurrir a la fantasía de acostarse con un desconocido. Conocer en un bar al tipo sexy del que apenas sabes su nombre, coquetear de manera abierta y descarada, para luego revolcarte sin presiones ni prejuicios disfrutando del momento, y al día siguiente cada quien sigue su camino.

MPR:

“Permíteme soñar con tu boca, con tus ojos y con el cuerpo de tus palabras, no me dejes confirmar si todo lo que sueño es tan bueno como mi imaginación me dicta”.

SDB:

En definitiva hay deseos exhibicionistas o secretos, clichés o exóticos, con altos grados de lujuria o sentimentales, de fácil realización o producciones casi hollywoodenses con libreto, reparto estelar y efectos especiales. De cualquier modo son más placer que culpa y hay que dejarlos que vuelen libres por la mente, ya que permiten el enriquecimiento de la vida sexual tanto para los que alimentan inofensivas utopías como para los que se arriesgan a cristalizarlas.

¿Y cuál es tu fantasía sexual? SDB y Ma Paz @SolteraDeBotas feat @mariapazruiz                                                                                                               www.facebook.com/SolteraDeBotas

María Paz Ruiz. Próximamente publicará un libro de entrevistas sexuales con Intermedio Editores en Colombia.

1

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

26

10

2014

Solteras DeBotas

Hacer el amor es como volar

Por: Solteras DeBotas

volar hacer el amor

Durante mucho tiempo me dediqué a saborear romances furtivos, a excitarme con la adrenalina de los encuentros esporádicos y a vivir bajo la pasión enceguecedora que surge al principio de un encuentro.

Y es que el sexo tiene la ventaja de ser bueno, así sea malo, pues siempre será mejor que nada. Y como dicen algunos amigos míos, en tiempos de guerra cualquier hueco es trinchera. En conclusión, me gustaba correr hacia los brazos del sexo, pero huía desesperadamente de los abrazos del amor.

Me había convertido en una de esas féminas que tenía miedo de enamorarse, ya que se rumoraba que las maripositas en el estómago transmitían una enfermedad llamada cursilería, cuyos síntomas de contagio eran niveles alarmantes de pendejada, ojitos brillosos y alucinaciones con pajaritos de colores.

En un mundo invadido por amistades con derechos, Tinder, quicklys y la fobia al compromiso, resultó que hacer el amor se volvió una cosa vintage, fuera de época y algo tan exagerado y romántico, que me imaginaba trepada en un balcón, cual Julieta en vestido repolludo mientras Romeo declamaba poemas.

Hasta que un día mi cuerpo se quedó corto y el placer físico dejó de serlo todo, entonces no fueron suficientes las caricias, el momento de seducción o la penetración. Comprendí que no soy únicamente carne y que para experimentar sensaciones más fuertes hacía falta más alma que piel.

El lado oscuro del corazon

Si tener sexo es correr a gran velocidad, entonces hacer el amor se asemeja a volar, como si flotaras en una cama hecha de nubes y pudieras observar la lejanía del mundo y lo pequeño que se vuelve ante tanta dicha. Una sensación sublime e indescriptible que está condenada a ser tan pasajera como intensa, pero que transforma los segundos en eternidad y que desdibuja las etiquetas del cuerpo, hasta el punto que olvidas donde  dejaste la cabeza, pierdes el miedo a desgarrar el corazón y luego sientes que los pies siguen unos centímetros arriba del suelo.

Los orgasmos que he tenido con mi vagina no se comparan con los que han salido de mi corazón, y el éxtasis es mayor cuando existe una conexión insondable con el otro, cuando se atraviesa una mirada de “te conozco desde antes” entre gemido y gemido.

En estos momentos el romanticismo que invadió mi cordura me impide ser imparcial y mi sarcasmo se vio endulzado con la melosería de los sentimientos. Si he escrito más de una docena de artículos aventureros sobre sexo, debería hacer justicia escribiendo muchos más sobre hacer el amor. Y me tragaría mis ácidas letras solo para rescatar esta hermosa práctica etérea, que alguna vez creí un invento de nosotros los seres humanos por ponerle un nombre bonito al coito y para diferenciarnos de los animales de cuatro patas.

Y no es necesario encontrar al hombre de tu vida, a veces ni siquiera tiene que ser “el indicado”, a veces cuando menos lo esperas aparece el inesperado y llega ese cómplice cuyo don de la ubicuidad, le permite estar al mismo tiempo en todos los rincones de tu fisonomía, hacer estallar cada célula y además sacudir tus anhelos de la forma más íntima.

Tal vez exagero y estoy haciendo un gran alboroto, por algo que para muchas puede ser cotidiano y real, solo que para mí se convirtió en magia. Ojalá entiendan que me siento como una niña que ve por primera vez el mar, que mis relaciones amorosas siempre empezaron por el final y nunca llegaban al principio, y que tal vez descubrí un poquito tarde que el agua moja.

Siempre será más sencillo ofrecer sexo, porque despojarse de las pantaletas es más fácil que quitarse los miedos, desnudar el cuerpo tiene menos complejidad que desnudar el alma. Y por algo se venden más fácil las hamburguesas que el solomito.

Confieso que era puta en la cama pero mojigata en el amor y una tacaña emocional empedernida, no obstante valió la pena arriesgarme a quitar los gruesos vestidos de “pudores” pasados y cuando me liberé del peso que tanto me estorbaba, dejé de tirar y empecé a volar.

@SolteraDebotas www.facebook.com/SolterasDeBotas  

Imágenes: Película “El lado oscuro del corazón”

3

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

23

06

2014

Solteras DeBotas

El Club de las Masturbadas

Por: Solteras DeBotas

life-of-super-heroes-11

Tengo una excelente relación con mi vagina y como nací sin el chip de los prejuicios,  siempre la vi como una parte especial de mi cuerpo,  hasta le puse un nombre travieso y la llamé Lolita como aquella niña precoz de la novela de Vladimir Nabokov.

La conocí sensualmente desde muy joven y puse los dedos en mis partes más “groseras”, entonces me di cuenta que no mordía, y que luego de intentarlo varias veces tampoco quedé ciega, ni se me alborotó la neurosis como decía Freud.

Aunque el verbo dar suena muy generoso, de vez en cuando debo ser egoísta y disfrutar de placeres que sean solo míos, ya que habrá momentos en los que no me interesa compartir mi orgasmo, ni pensar en lencería sexy y mucho menos sentir culpa por practicar el autoerotismo.

Luego de una profunda y etílica conversación con mis amiguis: Ninfaura, Rhina, Klauss y Sparkies, llegamos a la conclusión que masturbarse es similar a comer chocolate pero sin engordar y también es una explosión de endorfinas, porque estas enamorada de alguien muy especial, o sea de ti misma.

Y no es algo que haces únicamente cuando estás sin novio y te dieron ganas, ya que puedes tener pareja, salir con un prospecto espectacular y nunca dejar de consentir a tu cuca.  Así como sacas tiempo para ir a donde tu masajista a que te relaje los hombros y los pies, es justo y necesario regalarte un spa vaginal, desde la tranquilidad de tu cuarto acompañada con una copa de vino o de manera más informal como una amiga mía, cuya lavadora tenía un problema de vibración que por obvias razones ella nunca mando a reparar. Barnie el vibrador

También conocí la historia de Barney que no era precisamente el monigote infantil sino un vibrador morado, que sin embargo tenía muchas cosas en común con el personaje animado y si alguien no me cree debería escuchar la cancioncilla de la serie de televisión.

Barney es un dinosaurio
que vive en nuestra mente
y cuando se hace grande
es realmente sorprendente!!! …

Barney viene a jugar
cuando lo necesitas,
él también te ayudará
si crees en fantasías!!!

Imagen de previsualización de YouTube

Sobra decir que mi amiga en cuestión tuvo bastantes momentos de felicidad con su “juguete”, que guardaba con sumo cuidado en el bolso de viaje y si la hubieran puesto a escoger entre el cepillo de dientes y Barney, ella sin dudarlo escogería el goce, así luego le dieran caries.

Después de una entretenida tarde llena de cervezas, anécdotas y risas en nuestra porno-tertulia, tanto las solteras como las casadas llegamos a varias y buenas razones por las que una fémina debe autoestimularse sexualmente.

  1. No existen presiones o límites, así que la cantidad de tiempo y deleite dependerán de ti, puede ser prolongado o directo al gallo… perdón al grano.
  2. Si no conoces tu cuerpo y tus zonas de placer, como carajos le dirás al tipo lo que te gusta y por dónde.
  3. Existen muchos métodos para liberar el estrés, algunas prefieren el yoga y otras el bidet de chorrito.
  4. Dormirás como bebé y con una sonrisa de oreja a oreja, quedando súper relajada luego del orgasmo.
  5. A veces ni siquiera tendrás que tocarte pues una buena película erótica puede ser muy sugestiva.
  6. Es un juego versátil que puedes disfrutar en solitario pero también compartir el momento con tu amante o amado.
  7. Porque es muy rico y punto!

El autoerotismo femenino es algo normal que nunca ha debido ser tabú, una actividad excitante y liberadora que no puede ser etiquetada en ningún extremo, como si fuera exclusivo de las devoradoras insaciables o el triste escape de las beatas que no tienen marido, sencillamente es la representación de una sexualidad saludable pues las mujeres de verdad somos tan putas como santas.  Y si mis amiguis y yo hablamos tan tranquilas y somos abiertas frente al tema, no quiere decir que estemos locas…sino masturbadas. @SolteraDeBotas y Lolita www.facebook.com/SolterasDeBotas   Imágenes: Gregoire Guillemin

0

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

27

01

2013

Solteras DeBotas

Sexo sin seso

Por: Solteras DeBotas

Relaciones pareja

Luego de comerme un pedazo gigante de torta de chocolate y mirar con ojos desorbitados aquel plato vacío (Me tragué hasta las migas) llegó el temido sentimiento de culpa para apoderarse de mis pensamientos, recordándome toda la cantidad de azúcar que se iba a depositar en diferentes partes de mi cuerpo, además del rebote en el estómago que cerró la escena.

A veces suelo tener mis lapsos de reflexiones medio-profundas pero baratas y con tono existencial me dije a mi misma: En qué momento algo tan divino y placentero como un dulce, se convirtió en una porción de amargura?  Pues en el instante en que hacemos cositas sin pensar en las consecuencias… Igualitico nos pasa con el sexo.

Aunque siempre he sido defensora del placer y hasta he llegado a creer que en una reencarnación pasada fui una de esas hippies con flores en la cabeza, que andaba tetiboleada y sostenía una pancarta que decía “Haga el amor y no la guerra”.  Pienso que una vaina es echarse un polvo desconectándose por unos instantes de las preocupaciones y otra muy diferente es echarse un polvo desconectando el cerebro.

Categoria: Amor y Sexualidad

3

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.