BLOGS Actualidad

Tags de Posts ‘Placer’

26

10

2014

Solteras DeBotas

Hacer el amor es como volar

Por: Solteras DeBotas

volar hacer el amor

Durante mucho tiempo me dediqué a saborear romances furtivos, a excitarme con la adrenalina de los encuentros esporádicos y a vivir bajo la pasión enceguecedora que surge al principio de un encuentro.

Y es que el sexo tiene la ventaja de ser bueno, así sea malo, pues siempre será mejor que nada. Y como dicen algunos amigos míos, en tiempos de guerra cualquier hueco es trinchera. En conclusión, me gustaba correr hacia los brazos del sexo, pero huía desesperadamente de los abrazos del amor.

Me había convertido en una de esas féminas que tenía miedo de enamorarse, ya que se rumoraba que las maripositas en el estómago transmitían una enfermedad llamada cursilería, cuyos síntomas de contagio eran niveles alarmantes de pendejada, ojitos brillosos y alucinaciones con pajaritos de colores.

En un mundo invadido por amistades con derechos, Tinder, quicklys y la fobia al compromiso, resultó que hacer el amor se volvió una cosa vintage, fuera de época y algo tan exagerado y romántico, que me imaginaba trepada en un balcón, cual Julieta en vestido repolludo mientras Romeo declamaba poemas.

Hasta que un día mi cuerpo se quedó corto y el placer físico dejó de serlo todo, entonces no fueron suficientes las caricias, el momento de seducción o la penetración. Comprendí que no soy únicamente carne y que para experimentar sensaciones más fuertes hacía falta más alma que piel.

El lado oscuro del corazon

Si tener sexo es correr a gran velocidad, entonces hacer el amor se asemeja a volar, como si flotaras en una cama hecha de nubes y pudieras observar la lejanía del mundo y lo pequeño que se vuelve ante tanta dicha. Una sensación sublime e indescriptible que está condenada a ser tan pasajera como intensa, pero que transforma los segundos en eternidad y que desdibuja las etiquetas del cuerpo, hasta el punto que olvidas donde  dejaste la cabeza, pierdes el miedo a desgarrar el corazón y luego sientes que los pies siguen unos centímetros arriba del suelo.

Los orgasmos que he tenido con mi vagina no se comparan con los que han salido de mi corazón, y el éxtasis es mayor cuando existe una conexión insondable con el otro, cuando se atraviesa una mirada de “te conozco desde antes” entre gemido y gemido.

En estos momentos el romanticismo que invadió mi cordura me impide ser imparcial y mi sarcasmo se vio endulzado con la melosería de los sentimientos. Si he escrito más de una docena de artículos aventureros sobre sexo, debería hacer justicia escribiendo muchos más sobre hacer el amor. Y me tragaría mis ácidas letras solo para rescatar esta hermosa práctica etérea, que alguna vez creí un invento de nosotros los seres humanos por ponerle un nombre bonito al coito y para diferenciarnos de los animales de cuatro patas.

Y no es necesario encontrar al hombre de tu vida, a veces ni siquiera tiene que ser “el indicado”, a veces cuando menos lo esperas aparece el inesperado y llega ese cómplice cuyo don de la ubicuidad, le permite estar al mismo tiempo en todos los rincones de tu fisonomía, hacer estallar cada célula y además sacudir tus anhelos de la forma más íntima.

Tal vez exagero y estoy haciendo un gran alboroto, por algo que para muchas puede ser cotidiano y real, solo que para mí se convirtió en magia. Ojalá entiendan que me siento como una niña que ve por primera vez el mar, que mis relaciones amorosas siempre empezaron por el final y nunca llegaban al principio, y que tal vez descubrí un poquito tarde que el agua moja.

Siempre será más sencillo ofrecer sexo, porque despojarse de las pantaletas es más fácil que quitarse los miedos, desnudar el cuerpo tiene menos complejidad que desnudar el alma. Y por algo se venden más fácil las hamburguesas que el solomito.

Confieso que era puta en la cama pero mojigata en el amor y una tacaña emocional empedernida, no obstante valió la pena arriesgarme a quitar los gruesos vestidos de “pudores” pasados y cuando me liberé del peso que tanto me estorbaba, dejé de tirar y empecé a volar.

@SolteraDebotas www.facebook.com/SolterasDeBotas  

Imágenes: Película “El lado oscuro del corazón”

3

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

23

06

2014

Solteras DeBotas

El Club de las Masturbadas

Por: Solteras DeBotas

life-of-super-heroes-11

Tengo una excelente relación con mi vagina y como nací sin el chip de los prejuicios,  siempre la vi como una parte especial de mi cuerpo,  hasta le puse un nombre travieso y la llamé Lolita como aquella niña precoz de la novela de Vladimir Nabokov.

La conocí sensualmente desde muy joven y puse los dedos en mis partes más “groseras”, entonces me di cuenta que no mordía, y que luego de intentarlo varias veces tampoco quedé ciega, ni se me alborotó la neurosis como decía Freud.

Aunque el verbo dar suena muy generoso, de vez en cuando debo ser egoísta y disfrutar de placeres que sean solo míos, ya que habrá momentos en los que no me interesa compartir mi orgasmo, ni pensar en lencería sexy y mucho menos sentir culpa por practicar el autoerotismo.

Luego de una profunda y etílica conversación con mis amiguis: Ninfaura, Rhina, Klauss y Sparkies, llegamos a la conclusión que masturbarse es similar a comer chocolate pero sin engordar y también es una explosión de endorfinas, porque estas enamorada de alguien muy especial, o sea de ti misma.

Y no es algo que haces únicamente cuando estás sin novio y te dieron ganas, ya que puedes tener pareja, salir con un prospecto espectacular y nunca dejar de consentir a tu cuca.  Así como sacas tiempo para ir a donde tu masajista a que te relaje los hombros y los pies, es justo y necesario regalarte un spa vaginal, desde la tranquilidad de tu cuarto acompañada con una copa de vino o de manera más informal como una amiga mía, cuya lavadora tenía un problema de vibración que por obvias razones ella nunca mando a reparar. Barnie el vibrador

También conocí la historia de Barney que no era precisamente el monigote infantil sino un vibrador morado, que sin embargo tenía muchas cosas en común con el personaje animado y si alguien no me cree debería escuchar la cancioncilla de la serie de televisión.

Barney es un dinosaurio
que vive en nuestra mente
y cuando se hace grande
es realmente sorprendente!!! …

Barney viene a jugar
cuando lo necesitas,
él también te ayudará
si crees en fantasías!!!

Imagen de previsualización de YouTube

Sobra decir que mi amiga en cuestión tuvo bastantes momentos de felicidad con su “juguete”, que guardaba con sumo cuidado en el bolso de viaje y si la hubieran puesto a escoger entre el cepillo de dientes y Barney, ella sin dudarlo escogería el goce, así luego le dieran caries.

Después de una entretenida tarde llena de cervezas, anécdotas y risas en nuestra porno-tertulia, tanto las solteras como las casadas llegamos a varias y buenas razones por las que una fémina debe autoestimularse sexualmente.

  1. No existen presiones o límites, así que la cantidad de tiempo y deleite dependerán de ti, puede ser prolongado o directo al gallo… perdón al grano.
  2. Si no conoces tu cuerpo y tus zonas de placer, como carajos le dirás al tipo lo que te gusta y por dónde.
  3. Existen muchos métodos para liberar el estrés, algunas prefieren el yoga y otras el bidet de chorrito.
  4. Dormirás como bebé y con una sonrisa de oreja a oreja, quedando súper relajada luego del orgasmo.
  5. A veces ni siquiera tendrás que tocarte pues una buena película erótica puede ser muy sugestiva.
  6. Es un juego versátil que puedes disfrutar en solitario pero también compartir el momento con tu amante o amado.
  7. Porque es muy rico y punto!

El autoerotismo femenino es algo normal que nunca ha debido ser tabú, una actividad excitante y liberadora que no puede ser etiquetada en ningún extremo, como si fuera exclusivo de las devoradoras insaciables o el triste escape de las beatas que no tienen marido, sencillamente es la representación de una sexualidad saludable pues las mujeres de verdad somos tan putas como santas.  Y si mis amiguis y yo hablamos tan tranquilas y somos abiertas frente al tema, no quiere decir que estemos locas…sino masturbadas. @SolteraDeBotas y Lolita www.facebook.com/SolterasDeBotas   Imágenes: Gregoire Guillemin

0

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

27

01

2013

Solteras DeBotas

Sexo sin seso

Por: Solteras DeBotas

Relaciones pareja

Luego de comerme un pedazo gigante de torta de chocolate y mirar con ojos desorbitados aquel plato vacío (Me tragué hasta las migas) llegó el temido sentimiento de culpa para apoderarse de mis pensamientos, recordándome toda la cantidad de azúcar que se iba a depositar en diferentes partes de mi cuerpo, además del rebote en el estómago que cerró la escena.

A veces suelo tener mis lapsos de reflexiones medio-profundas pero baratas y con tono existencial me dije a mi misma: En qué momento algo tan divino y placentero como un dulce, se convirtió en una porción de amargura?  Pues en el instante en que hacemos cositas sin pensar en las consecuencias… Igualitico nos pasa con el sexo.

Aunque siempre he sido defensora del placer y hasta he llegado a creer que en una reencarnación pasada fui una de esas hippies con flores en la cabeza, que andaba tetiboleada y sostenía una pancarta que decía “Haga el amor y no la guerra”.  Pienso que una vaina es echarse un polvo desconectándose por unos instantes de las preocupaciones y otra muy diferente es echarse un polvo desconectando el cerebro.

Categoria: Amor y Sexualidad

3

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.