BLOGS Actualidad

Archivo de Categoría ‘Amor y Sexualidad’

22

07

2016

Solteras DeBotas

¿Por qué son tan excitantes los quickies o rapiditos?

Por: Solteras DeBotas

Escena de Emmanuele 1974

Él era surfista, atlético, de espalda ancha, cabello rubio quemado por el sol y con cierto aire al Patrick Swayze de la versión noventera de Point Break, demasiado surreal para ser cierto, pero perfecto para las vacaciones, justo esa vitamina D que unos días antes me había recetado el doctor.

Jamás lo volví a ver, sin embargo aún recuerdo su olor a aceite de jojoba y ese encuentro fugaz detrás de unas palmeras que nos ocultaban del ruido y de la gente, nos ocultaban, pero no lo suficiente pues corríamos el riesgo de ser descubiertos ya que era verano y muchos turistas visitaban la playa, que por cierto se encontraba a tope. Esto lo hizo más excitante, como un shot de adrenalina, ya que las ganas no podían esperar hasta llegar a mi distante cuarto de hotel. Ni la arena, ni la superficie áspera de la palmera fueron problema, mi bikini y su agilidad hicieron fácil la cosa, fue intenso, fue rápido y muy placentero.

Aunque soy defensora del “Slow Sex”, reconozco que los “quickies” tienen su encanto, porque a veces no te los esperas, porque se dan en lugares diferentes a la cama, porque el tipo te gusta demasiado, porque no hay tiempo, y este se debe invertir de manera preciosa, así que los minutos no dan para quitarse la ropa y los amantes creativos deben buscar la forma de unir sus cuerpos sin quedar desnudos. Son fuertes, intensos y se usan palabras rudas, porque quieres devorarte al sujeto, mientras al otro lado de la muralla el resto del mundo sigue con su vida.

No hay preámbulo, ni calentamiento, porque el deseo es tan fuerte que ya hizo su parte, tal vez habrá orgasmo, tal vez no, pero ese no es el objetivo final de un rapidito, la excitación es el premio para quienes les gusta correr riesgos. Quizás vuelen un par de botones y se rompan las medias veladas, quizás aparezca uno que otro moretón y te duela alguna parte del cuerpo después de haber realizado una pose exótica, digna de contorsionista del circo del sol. Tal vez debas taparle la boca o él deba tapártela a ti, para que no se escape un gemido que los delate, no obstante es imposible apagar la respiración agitada y esas miradas llenas de vértigo.

Y los rapiditos no solo son con el sujeto sexi que se te apareció alguna vez, también son la mejor manera de quemar energía con la pareja, de sentirse otra vez adolescentes, de agitar el corazón, de matar el tedio, de quitar el mal humor, de experimentar cierta locura temporal cuando empiezan a tocarse debajo de la mesa, para luego huir descaradamente y hacerlo con frenesí en el baño social de aquella casona antigua de la tía abuela, en plena fiesta familiar.

Son excitantes porque la fantasía es su principal motor, porque antes que suceda ya te has imaginado de todo, porque crees que te van a descubrir, porque no sabes si volverá a suceder, porque es aquí y ahora, no hay pasado que perturbe ni futuro que se anhele, tu mente y tu cuerpo están enfocados en el momento del disfrute, no piensas en que tienes gorditos o en la cuenta de la luz que no pagaste, porque es la gran oportunidad de darse placer sin pausa, y como debería ser todo lo que uno hace en esta vida, con intensidad. Solteras DeBotas www.twitter.com/SolteraDeBotas www.facebook.com/SolterasDeBotas www.instagram.com/SolterasDeBotas   Visita mi sitio web: www.solterasdebotas.com  

Imagen de la película Emmanuelle… un clásico 

0

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

17

07

2016

Solteras DeBotas

4 pasos para entender y superar una tusa

Por: Solteras DeBotas

tusa copia

Si bien, amar es una de las experiencias más sublimes cuando se está en los gozosos, también puede ser una de las vainas más tristes de la vida, sobre todo cuando se desmorona ante nuestros perplejos ojitos, esa relación en la que habíamos puesto todo nuestro empeño.

Y es que el despecho, desamor o guayabo como le dicen en Venezuela, es una vivencia fuerte, que en ocasiones nos marca hasta el punto de crear un antes y un después de aquel sismo, e influirá en la manera como actuaremos en nuestros romances futuros.

La buena noticia es que no hay tusa que dure cien años ni despechada que lo resista, porque hay formas de sobrellevarlo, de hacer menos funesta la situación y sobre todo aprender de esta.

1. El dolor es inevitable y el sufrimiento opcional: Cuando nos caemos de una bicicleta nos duele, cuando nos enfermamos nos duele, cuando fallece un ser querido nos duele. Y en las relaciones sucede lo mismo, cuando se acaban es normal que nos duela, porque el dolor es algo natural y surge en determinadas situaciones, así que no lo podemos obviar, esconder, o evitar. Y precisamente ese miedo a sentirlo y a entenderlo, es lo que no nos permite superarlo. Hay que vivir el respectivo proceso, por tanto se vale llorar, se vale sentir enojo y se vale sentir melancolía porque estamos pasando por un momento difícil, pero ojo, el dolor es muy diferente al sufrimiento, que no es más que una forma de negarnos a salir del hoyo negro. El sufrimiento se traduce en mantener, alimentar y exagerar aquellos sentimientos de frustración, y también demuestra la incapacidad de hacernos responsables de nuestra vida. La etapa de duelo es maluca pero siempre será superable. Aunque no podemos evitar el dolor que surge luego de una ruptura, si podemos liberarnos de ese esquema trágico-romántico de la mujer sufrida de telenovela que se revuelca en el pasado e insiste en mantener la herida abierta.  Como leí en un libro, dejar de sufrir es una decisión propia.

 

2. Poner los pies sobre la tierra: Es empezar el proceso de desenamoramiento, es empezar a ver las cosas como son. Y no es cierto eso de que el amor es ciego, porque si ve y utiliza unos lentes de aumento cual telescopio que magnifica las virtudes del ser amado, pues sucede que en nuestra mitología romántica, construimos un hombre ideal y queremos que nuestra pareja sea como eso que deseamos, así que lo vemos no como un ser real sino como la suma de esas cualidades que a nuestros ojos, son las que debería tener el amor de la vida.  Por eso aparece después la frustración y el desencanto, cuando nos damos cuenta que el tipo no encaja con la construcción mental que teníamos, entonces nos decepciona, nos hiere y se desinfla porque de cierta forma no pudimos entender que es un ser de carne y hueso, que lleva a cuestas sus dolores pasados, sus rollos mentales y hasta traumas de la infancia que influyen en sus comportamientos y en su forma de relacionarse.  La clave es quitarse los lentes rosados, reconocer al otro como es y no como aspirábamos que fuera, es analizar si parte del totazo se dio por exceso de expectativas, por negarse a ver las múltiples señales, por inmadurez de uno o de otro, o porque al final fueron dos extraños que entendieron que no podían estar juntos. Tusa 2

3. El amor no basta: Que dos tortolitos se hayan dicho, jurado y repetido mil veces que se aman hasta el infinito y más allá, no es materia prima suficiente para que un romance funcione, porque se pueden amar muuucho pero tal vez el  problema radique en que no se aman bien, y a lo mejor su manera de manifestar cariño es a través del apego, los celos, la dependencia o los dramas. En vez de hacerlo a través de la confianza, el respeto y una buena comunicación, ingredientes claves para la construcción de una relación sana. Así que este es un punto  importante para analizar cuando se está en el-momento-álgido-de-la-tusa-más-terrible-del-planeta, pues independientemente del sentimiento que  todavía se tenga hacia esa persona y que de cierta forma se desee estar con ella, lo cierto es que se necesitan otras herramientas además de la famosa traga, para que la enajenación de enamoramiento se convierta en un amor maduro que perdure. Que si ambos se están haciendo daño y no están preparados para experimentar algo bonito, entonces lo más sabio que pueden hacer es finiquitar la cosa, ya que es más inteligente separarse que seguir maltratándose.  Hay detalles que pesan más y que al final agrietan las relaciones.  Ahora duele, pero al menos habrá tranquilidad, y la tranquilidad da espacio para tomar mejores decisiones.

4. Recuperarme a mí misma: Nos agrada esa persona en la que nos convertimos cuando estamos con un sujeto y además es rico sentirse querida, seducida y mimada. No obstante, cuando la relación de pareja se vuelve el eje central de nuestra existencia y nuestra realización depende de un tercero, entonces la tusa podría ser más fuerte de lo que debería porque nos olvidamos que somos un ser individual y la individualidad es necesaria para reconocer el amor que sentimos por nosotras mismas. Créanlo o no, una mujer con una autoestima alta, sale más rápido de la tusa que una que no se quiere. El estar en pareja no significa diluirse y volverse invisible, ni perderse en el otro, pero muchas veces sucede que desconocemos que el amor funciona mejor cuando ambos son independientes y no viven pegados como chicles las 24 horas, los 7 días de la semana. Y entonces cuando se realiza el recuento de los daños, es que recordamos que tenemos nuestras propias opiniones, nuestros amigos, hobbies, gustos, actividades muy íntimas y espacios descuidados, que nunca debimos dejar porque hacen parte de nuestro carácter. Amar no significa renunciar, significa negociar y buscar lo mejor para cada parte. Pero bueno, ya lo hecho, hecho esta, así que ahora el trabajo consistirá en fortalecerse y rescatar esa personalidad perdida. Si nos ponemos en la tarea de reencontrarnos vamos a estar tan ocupadas que el despecho poco a poco quedará en un segundo plano.

No hay un número de semanas promedio o establecidas para recuperarse de un duelo, si bien hay que ponerse metas, no es como batir el Guinness Records a la tusa más corta de la historia, pues cada persona experimenta la situación de forma diferente.

Como si acabaras de sobrevivir a la gripa más mamona de tu existencia, llegará un día en el que te levantes de la cama diciendo de manera sincera: ¡He vuelto!

  Solteras DeBotas www.twitter.com/SolteraDeBotas www.facebook.com/SolterasDeBotas www.instagram.com/SolterasDeBotas Visita mi sitio Web:

www.solterasdebotas.com

0

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

10

07

2016

Solteras DeBotas

Tinderella sin remordimientos

Por: Solteras DeBotas

Tinderella

Bloguera Invitada: Karina Pérez Ampudia

¡Yo usé Tinder durante seis meses, me gustó y no me arrepiento! Claro, estaba en un lugar (Riviera Maya) donde hombres de todo el mundo abundan: argentinos, alemanes, franceses, australianos, americanos, suizos, suecos, italianos, canadienses, de todas las nacionalidades habidas pues… El más exótico que conocí fue un marroquí con quien eventualmente aún intercambio mensajes. Yo en México, él en Marruecos.

Podría escribir una historia de cada uno, ¡uf! Con todos reí, me divertí –aun cuando no hablábamos el mismo idioma­–; algunos dejaron la invitación abierta a que los visitara pronto en sus países o que sin duda regresarían porque mi país y las mexicanas les encantamos. Imperó la caballerosidad una noche, un par de días e incluso semanas, no puedo quejarme y confieso que inevitablemente a un par le tomé cariño, tanto que a la hora de despedirnos sentí desde nudos en la garganta hasta gratitud infinita por lo bien que la pasamos.

Cuando iba a la cita o date –como suelan llamarle–, obvio que acudía emocionada, nerviosa, guapa y con toda la actitud de una Soltera DeBotas (solo que en el caribe mexicano no aplican las botas, verdad). Si con el ‘tinderello’ había más que un simple ‘match’, ¡perfecto! Sino, no pasaba nada, unos tragos, buena plática y… Fue un placer conocerte.

Mi producción era fácil, rápida y sencilla: vestido vaporoso, sandalias, un poco de rímel, gloss,  cabello bajo control, ¡listo!

Pero la verdadera clave de estos encuentros, que poco a poco descubrí, radicó en ir sin expectativas; que sucediera lo que fuera, todo era con plena consciencia de que aquello era temporal y nada a la fuerza, además de responsabilidad –me refiero a los encuentros sexuales–. Así disfrutaba el momento, la noche o los días, ¿y qué creen? ¡Funciona ir sin esperar e incluso tienes sorpresas!

¿A qué me refiero con “sorpresas”? Fui consciente, sabía que a algunos chicos no volvería a verlos. Sin embargo, cuando alguno quería que pasáramos más tiempo juntos, tampoco me negué. Eso sí, aclaraba que yo tenía una vida normal, trabajo, mi linda casita de cuento y eso no podía descuidarlo. Entonces se adaptaban y al final ellos disfrutaban sus vacaciones, la playa y el hermoso mar mientras yo continuaba mis actividades.

tinderella_Fotor

Así, conocí a Benny. Italiano, chef, bromista, consentidor y generoso. Nuestra primera cita fue en mi café favorito. Entre inglés, italiano y español charlamos, cerraron el lugar y continuamos conversando en el muelle viendo cómo aparecía una luna roja fantástica, estrellas, ¡ay sí, todo romántico! Pasada la media noche, yo bostezaba y decidí que era hora de ir a casa pues él no tenía sueño; hablaba de dormir en la playa, que el amanecer es fantástico, que la naturaleza era un privilegio, etcétera (y no lo dudé, pero pensé “¡Qué le pasa, está loco si cree que me quedaré aquí!”). Notó mi desesperación y pues nada, dormimos no una noche sino una semana por supuesto en un sitio cómodo.

Siempre me procuró, yo salía del trabajo y quedábamos en algún punto para ir a cenar, caminar, platicar. Cuando no tenía apetito, él decía “ok, pero necesitas desayunar mañana” o si sólo quería café, íbamos por la bebida, nos dirigíamos a su hotel, veíamos la televisión o sosteníamos discusiones sobre el cilantro, que si era especia, hierba o arruinaba el sabor de la comida. En alguna de esas pláticas me emocioné hablándole de la escritora italiana Irene Cao, de sus novelas, le preguntaba que si en Italia es conocida porque es articulista, antropóloga, guapísima o le conté de la película de Asia Argento que había visto hace poco; repasé mis lecciones universitarias de italiano e incluso mencioné a mi maestra Giovanna que era de la Toscana; cantamos Nel blu dipinto di blu y me salió lo ‘fan from hell’ de Gianna Nannini, una cantante famosa en su país. De pronto preguntó: “Baby, did you study the university?”

Comencé a reír como loca, no me ofendió la pregunta solo me desconcertó. Respondí que sí y él estaba sorprendido. Quiso saber por qué había dejado mi vida en la Ciudad de México (esa es otra historia, nada fatal… Simplemente quería probar), tuvimos varios días para saber uno del otro, de su isla, Sicilia; nuestras familias, su paso por cocinas de Egipto y Suiza, incluso habló de buscar trabajo en la Riviera, pero creo que en el restaurante de Nueva York le irá mejor hasta que aprenda más –y se lo dije–.

Otro día, notó mi estrés por un artículo que debía redactar. Sin ningún berrinche tomó su iPad, cada uno en lo suyo escuchamos mi playlist de música italiana y la inspiración me llegó mágicamente.

Y aún con todo esto, ¿cómo que no me enamoré? No. Sin duda, tenía presente que Benny se iría. Pude decirle “sí, deja Estados Unidos y regresa a México o huyamos a Sicilia”, nunca fue mi intención. Estamos en contacto, la vida para ambos continua.

Lejos de las lágrimas, promesas, de un adiós dramático o de aferrarme a su cuello y besarle el rostro como en escena de telenovela, al despedirnos nos agradecimos la compañía y el compartir tiempo, dejamos abierta la posibilidad de encontrarnos algún día, quien sabe en dónde, quizá suceda quizá no.

En otro momento o historia tal vez me hubiera sentido devastada y como la muñeca fea en un rincón echando montones de lágrimas.

Elegí estar con Benny, quererlo o aventurarme por un breve periodo sin remordimientos, pena, juicio, confusión ni trastornos mentales que me impidieran vivir. Usé Tinder, sí esa aplicación satanizada, casi casi estigmatizada por muchos y como decimos en México: “cada quien habla como le va en la feria”, puedo decir que no con todos los chicos se tiene sexo ni tampoco quieren. Además ya estamos lo bastante grandecitas para decidir hasta dónde llegar.

Es decir, si te fue mal, bien o medio bien con un usuario de esta red, no es responsabilidad de nadie. Es mejor asumir y aceptar que no hubo química y un match no es garantía de nada. He conocidos a chicas –muy cercanas– que a través de esta opción tecnológica y social realmente han encontrado o ha surgido una relación duradera que va para largo o definitivamente no se dio. Karina Pérez Ampudia Karina fue una de las ganadoras de la convocatoria para ser bloguera invitada, y la puedes seguir en @karinaampudia  

Solteras DeBotas

www.twitter.com/SolteraDeBotas www.facebook.com/SolterasDeBotas www.instagram.com/SolterasDeBotas   Visita mi sitio Web: www.solterasdebotas.com  
Imágenes: del video “Tinderella a modern fairy tale”

0

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

04

07

2016

Solteras DeBotas

Las películas que nos armamos en la cabeza

Por: Solteras DeBotas

Ally Mcbeal imaginacion

Caso No 1: Le envié un mensaje por whatsapp y me dejó en visto, ya pasaron dos horas y no ha me contestado…

  La película trágica: Quizá no le gusto mucho, tal vez ya está saliendo con otra, ¿será que se lo di muy rápido? para que le envié el mensaje, ahora quedé como intensa, ¡carajos porque no escribe!. Quizá no le gusto mucho, tal vez ya está saliendo con otra, ¿será que se lo di muy rápido?…(Circulo vicioso de pensamientos, una y otra vez) La película optimista: Debe estar muy ocupado por eso no me responde.  

Caso No 2: Lo siento medio raro y distante, la verdad es que ya no es tan cariñoso como antes, creo que algo pasa…

  La película trágica: Tiene otra, ¿Quién será la vieja?, quizás es mi culpa porque ya no me arreglo como antes, voy a revisarle el celular y a mirar su muro de Facebook por si tiene mensajes sospechosos. La película optimista: Está cansado de su trabajo y ha tenido malos días últimamente.  

Caso No 3: Llevamos poco tiempo saliendo y me gusta demasiado, presiento que podríamos funcionar como pareja y hacer tantas cosas juntos…

  La película trágica: 0 La película optimista: Nubes, corazones rosados, unicornios, castillos en el aire, me va a llamar el viernes, luego saldremos con sus amigos, tarde de pelis y arrunchis y nos volveremos novios porque la química es evidente.

 

Caso No 4: Porqué se estará demorando tanto en esa reunión, se supone que tenía que llegar a las 8:00 pm…

  La película trágica: Tiene otra, debe ser la vieja de la oficina de al lado, la que usa miniculiputifaldas. ¿Que estará haciendo? ¿O será la loca de su exnovia que lo llamó? ¡Por qué diablos no me contesta! La película optimista: Se le pinchó una de las llantas del carro. Lo secuestraron los extraterrestres.  

Caso No 5: Me terminó y no fue capaz de darme una razón de peso, ni siquiera quiso hablar conmigo.

  La película trágica: Que hice mal, que dejé de hacer, la culpa es mía, ¿será que tiene otra? ¡Por qué es tan cobarde! exijo una explicación… La película optimista: Cuando piense bien las cosas, me llamará y volveremos.  

Caso No 6: Me escribió esto

emojis amores modernos La película trágica: está como raro conmigo, esto de coquetear por chat es muy incierto, creo que hoy me va a dejar plantada. La película optimista: Ni puta idea de lo que me quiso decir… le voy a consultar a mi prima de 19 años para que me traduzca de emoji a español…  

¿¿¿¿???…ansiedad, deseos, celos, ilusiones, incertidumbre, efectos especiales, animación digital, subtítulos, extras, mozas, love 4 ever y mucha creatividad es lo que compone las películas que a veces nos armamos en nuestra cabeza.

Confieso que me encanta tener imaginación, porque es una facultad que en situaciones difíciles ayuda a buscar soluciones alternativas, hace que las cosas se aprecien diferente y por supuesto, la percepción se abre.

Bueno, hasta aquí todo iba bien…  pero que sucede cuando la imaginación se mezcla con paranoia o expectativas, ummmm el resultado es obvio, nuestra mente se convierte en un remolino de pensamientos que se repiten una y otra vez, así que tejemos novelas con escenarios aterradores o por el contrario aparecen los cuentos de hadas. No soportamos la espera, los silencios y todo aquello que nos aleje de la certeza, así que para mantenernos ocupadas mientras aparece una respuesta real, nos volvemos expertas en llenar de cucarachas la cabeza, con diversas teorías y conspiraciones, que solo nos generan más tormento.

Una amiga dice que las mujeres somos intuitivas y que muchas veces esas películas resultan ser ciertas, porque el sexto sentido femenino permite detectar cuando algo no está bien. Y en parte tiene razón ya que en determinados momentos, cuando el rio suena es porque piedras lleva, pero siendo sensata, lo más sano sería tener una relación con alguien en quien se confíe y en donde este tipo de videos no tengan cabida.

Sin negar que hay ciertos sujetos que no son nada claros al decir las cosas, o tienen comportamientos sospechosos, se hacen los locos o son unos embusteros; a veces preferimos imaginar y suponer que simplemente ir directo al grano y preguntar. Con esto saldríamos de la duda y usaríamos la imaginación para cosas menos agobiantes.

Peliculas en la cabeza

En ocasiones nuestros anhelos por tener algo bonito con alguien, nos llevan a esperar más de lo que deberíamos y no vemos los letreros con reflectores que tenemos enfrente (Expectativas 5 – Realidad 0). En vez de disfrutar el paso a paso, el poco a poco y el-yo-no-se-mañana, queremos que las situaciones se parezcan a lo que imaginamos y allí es cuando vienen los totazos. Obvio que soñar es lindo pero es más lindo hacerlo con la persona indicada, con aquella que ha dado muestras reales de sus sentimientos, en vez de perder la perspectiva de las cosas e ignorar las señales.

Me encantaría tener una solución para “empelicularse” menos y que el Steven Spielberg que vive en nosotras fuera menos hollywoodense. Y aunque los pensamientos no se pueden parar porque nuestra mente funciona a mil, lo que sí se puede hacer es intentar tomar distancia de los mismos y tratar de no engancharse, entendiendo que aquello que pensamos no tiene pies, cabeza, color, peso o forma, solo es una mezcla rara de suposiciones y que lo más probable es que no sean reales, así que no vale la pena darle fuerza y gastar energía en ello. También hay que entender que no podemos controlar a otras personas y a su manera de actuar, y lo que si podemos hacer es alejarnos de ellas cuando percibamos que no convienen o cuando sentimos  intranquilidad a su lado.  Mi mamá decía que uno atrae lo que piensa y si pensamos vainas jartas después no nos quejemos cuando se materialicen. ¡Ojo! También hay que ser sensatas y analizar, si quizás el problema sea nuestra inseguridad y que por esta razón estamos mortificándonos y mortificando a los demás con mil arrebatos sin sentido.

Pensar demasiado hace que las cosas se vean más grandes, o den más miedo, o sean más rosadas de lo que son. Hay que aprender a disfrutar de lo que se tiene en frente, hay que aprender a esperar, hay que aprender a ceder, hay que preguntarse si esos “videos” benefician en algo y si tendrán importancia en algunos meses o en algunos años, si esto nos está ayudando a nuestra felicidad.

Pensar demasiado solo me recuerda que debo ser práctica y que en vez de perder tiempo valioso conjeturando y temiendo, es mejor tomar decisiones y hacer cosas concretas en el mundo real.  

Solteras DeBotas

https://twitter.com/@SolteraDeBotas http://www.facebook.com/SolterasDeBotas https://www.instagram.com/solterasdebotas/

Visita mi sitio web: www.solterasdebotas.com

 
Imágenes: Ally Mcbeal, ilustración de Emm Roy

0

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

26

06

2016

Solteras DeBotas

Si el amor aprieta no es tu talla

Por: Solteras DeBotas

cinderella_pop_art_version_by_fulvio84-d4ngj8m-1

Desde que tengo uso de razón me recalcaron que tenía que esforzarme por conseguir lo que creo merecer, que no podía rendirme aunque la condiciones fueran adversas, me enseñaron a luchar por las cosas, me enseñaron a ser fuerte y me explicaron de mil formas, como debía sujetar lo que ilusoriamente creía que era mío. Sin embargo, no me enseñaron a ser sabia, no me dijeron que también es bueno soltar aquello que no conviene y que puede representar muchos dolores de cabeza, sufrimiento y pérdida de tiempo.

Aprendí con el pasar de los días y después de varios tropiezos, que la demostración más clara de que algo funciona, es que fluye de manera espontánea y que no tiene la necesidad de ser forzada para que prospere. Pero en aquel entonces, mis deseos y expectativas eran tan fuertes que no podía ver las cosas como son, sino como yo quería que fueran, por eso presionaba por aquí y por allá para que las situaciones que anhelaba se dieran.

En mi afán por buscar la felicidad me volví infeliz, porque sufría durante todo el camino sin disfrutar del paisaje y del proceso, pues solo pensaba de manera ansiosa en la tan anhelada meta, que al final resultaba siendo algo diferente a lo que yo pretendía.

Como dice un popular meme que circula en las redes sociales y que inspiró este post, “Si tienes que forzarlo no es tu talla” y esto aplica para todos los aspectos de la vida, desde los más superficiales como la medida de un vestido o un par de zapatos, hasta para el trabajo, las amistades y las relaciones de pareja.

Cuando esperaba que alguien me quisiera de la misma forma en que yo lo quería. Cuando me empeñaba en mantener un amor que hace rato había muerto. Cuando deseaba que todo sucediera de la manera milimétrica en que lo había calculado. Cuando pretendía cambiar a personas y circunstancias que estaban fuera de mi alcance. Cuando era más el dolor que la alegría pero me negaba a aceptarlo. Cuando no entendía que si la frescura se pierde, todo se marchita.

Porque no era consciente de que muchas cosas bonitas simplemente suceden sin haberlas planeado y se dan de tal manera que no es necesario el sudor, el sobresfuerzo y las lágrimas, entonces todo se convierte en un regalo porque no hay imposición, no hay expectativas y no hay miedo de perder algo que no se tiene, que es prestado pero que se disfruta mientras dure y por eso se recibe con toda la apertura posible.

Desde entonces no me gusta que me presionen y desde luego yo tampoco lo hago, el amor crece cuando tiene espacio para respirar, es algo parecido a sembrar una planta, pues la situación florecerá en el tiempo preciso y no cuando a mí me dé la gana.

Solteras DeBotas

www.twitter.com/SolteraDebotas www.facebook.com/SolterasDeBotas www.instagram.com/SolterasDeBotas  

Visita mi sitio web: www.solterasdebotas.com

 
Imagen: Cinderella pop art de Fulvio
La frase, “si el amor aprieta no es tu talla” es un dicho popular de autor desconocido

0

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

19

06

2016

Solteras DeBotas

GAY: Good As You

Por: Solteras DeBotas

(O de por qué todos somos iguales por dentro). Love is Love LGBTI Bloguero invitado: Fatalicious

Hola. Soy el colombiano promedio. Compro en D1, trato de no usar bolsas plásticas, pago impuestos y me restriegan todo en el transmijet. Viajo endeudado con mi tarjeta de crédito de supermercado a algún lado una vez al año y me queda luego un año para pagar la deuda que dura 11 cuotas más que el bronceado. Comienzo siete dietas al año que se rompen ante la primera chocolatina que se me cruza por el camino. Almuerzo con mis papás los fines de semana, salgo con mis amigos a rumbear (aunque cada vez menos porque la treintañez le va dando paso a la cuarentañez). Me han roto el corazón algunas veces, y este ha vuelto a sanar para que venga alguien otra vez y lo rompa de un patadón.

Soy tan igual como cada uno del promedio de los colombianos por no decir, de los terrícolas. Creo en la paz mundial, pongo la banderita de turno en mi muro de Facebook cada vez que hay una injusticia en algún lugar; me indigno cuando maltratan a cualquier animalito como si fuera mi propio hijo y estoy mamado de que los taxistas quieran siempre cobrarme de más solo porque sí. Veo los partidos de Colombia (los importantes) y grito! gol! o le echo la madre al árbitro si falló a favor del equipo archienemigo de turno.

En Navidad voy a las novenas que me invitan. Llevo una bonita torta y canto villancicos amenizados con dos tapas de olla o una maraca llena de granitos de arroz. En elecciones salgo a votar y en el intermedio maldigo las malas acciones de los políticos a través del arma nuclear más poderosa del universo: Facebook.

¿Si ven? Igualito y normalito como todos los demás. Como ustedes, como mi mamá, como mis compañeros de universidad, como el señor que cuida mi edificio.

Solo se me olvidaba un pequeño detalle. Soy gay. ¡Ah changos! Y ahí es cuando se despeluca la humanidad. Porque a la mayoría de los colombianos no les gustaría tener a un gay viviendo en la puerta de al lado. Porque somos los enfermos (seguro las mayorías creen que si nos cortan las venas nos sale sangre arcoíris o se abrirá un portal hacia el averno); porque creen que armamos bacanales interminables donde hasta el mismísimo Lucifer se sonrojaría (no, no es así; no somos tan afortunados y divertidos; también llegamos cansados del trabajo, a preparar el almuerzo, nos toca madrugar y rezar para que el bus no pase tan lleno).

Hay quienes nos aman y no entienden la diferencia entre ser gay o no serlo si al fin y al cabo lo que importa son los ideales y los puntos en común. Hay personas que al contarles sobre mi orientación han dicho: -“Ya lo sabía y no me importaba, te quiero y te acepto igual”, También hay quienes al enterarse salen huyendo como si uno fuera una mochila cargada de dinamita a punto de explotar y encima llegan a casa, o al trabajo a decir: – “¿oye, sabías que fulanito es marica?” (Esto incluye tías, vecinas rezanderas, algunos compañeros de colegio, universidad y de trabajo).

No es necesario que un loco chiflado y confundido entre con dos armas a asesinar a 49 personas como en Orlando (EEUU), porque seguro en su casa siempre le enseñaron a burlarse de los gays sin saber que él tenía uno dentro pujando por salir, o casi en simultánea, otras siete personas, gays también, asesinadas en un bar en Chihuahua (México).

Cada comentario, cada burla, cada mirada de hielo es una bala que nos hiere y que nos mata a todos. Balas que en su mayoría vienen de la propia familia, de los compañeros de trabajo o estudio, de los profesores (¿será que Sergio Urrego a los 17 años saltó de la terraza de un centro comercial porque era el diablo o porque unos profesores irresponsables lo conminaron a saltar al vacío?) o de políticos y religiosos que son adalides de la moral y las buenas costumbres que atacan con sus esquirlas cargadas de veneno y falsa aceptación porque “todos somos iguales ante los ojos de Dios”, pero no ante los ojos de los demás.

A lo largo de la vida tenemos que estar escuchando cosas como: -“Yo los acepto. Pero hagan sus cochinadas como cogerse de la mano o besarse donde nadie los vea”. –“Esa muchacha está como desnivelada” O -“Esta será tu casa, pero tenemos que buscarle una cura a tu enfermedad” (como me lo dijo mi papá a los 17 años cuando se enteraron mientras mi mamá lloraba y gritaba al vacío: “En qué fallé?”. Imagínense a esa edad, con todos los líos mentales que uno tiene y encima a sus papás revelándoles que están enfermos de algo terrible y mortal, casi alienígena, o sea, desahuciados de por vida).

Y ni hablemos del pueblo indolente e incendiario que nos asesina, nos acorrala, nos envía a la quinta paila del infierno para que nos pudramos en “sexo excremental” en cada uno de los foros virtuales de revistas y periódicos cada vez que sale alguna noticia referente al tema en los que creen pueden ser jueces solo porque ellos son “mayoría” y nosotros solo merecemos salir por la puerta de atrás, calladitos y en fila.

Ahí es cuando dejo de ser yo y, estadísticamente hablando, me vuelvo minoría. ¿Será que por ser minoría valemos menos? ¿O nuestro proyecto de vida, sentimientos o esperanzas valen menos? Según estimaciones de Naciones Unidas, la población gay es el 10% de la población total del planeta. Eso significa que uno de cada diez colombianos es gay. Lo que nos lleva a sumar cerca de 4,5 millones de gays en Colombia (el equivalente a toda la población urbana de Medellín, Barranquilla, Pereira, Bucaramanga y Cartagena unida) o 600 millones de gays en el mundo. Esto equivale a la mitad de los católicos del planeta (1200 millones según el anuario pontificio de 2015), al 80% de la población europea (742 millones en 2013), o a una y media veces toda la población suramericana (387 millones en 2016 según Naciones Unidas). ¿Se imaginan todo América del Sur gay? Y aún así sobrarían gays para reemplazar las poblaciones de Japón (127 millones), Australia (23 millones), Arabia Saudita (28 millones), todo Ciudad de México (21 millones) y todavía quedan 37 millones de gays para repartir (claro, haciendo cuentas alegres porque los gays somos así, alegrones).

En un país como el nuestro en donde las leyes van más allá del entendimiento, debemos comenzar por aceptar que todos somos iguales, orgánicamente funcionamos igual y dentro de cada uno hay un sistema perfecto creado para amar al prójimo como a nosotros mismos, compartir, desarrollarnos y crecer como humanidad. Tenemos un mundo al cual enseñar que todos somos valiosos por dentro y que de la aceptación de las diferencias es que nuestro sentido humano surge y evoluciona. ¡Ojo! Eso no quiere decir que andemos regando paz y amor como Cariñositos por el mundo. Tenemos nuestros trabajos y nuestros propios procesos evolutivos así que en el 90% de los casos simplemente no estamos pendientes de si nos aceptan o no.

Gay significa alegre. Pero también significa Good As You (tan bueno como tú). Por eso proclamo: Seres humanos del mundo (Gays, no Gays, antiGays y proGays): ¡Uníos! No debe haber mayorías excluyentes ni minorías excluídas. Todos somos buenos en esencia y todos podemos aprender el uno del otro si nos quitamos la máscara del odio y el temor para aceptarnos tal cual somos.

En vez de estar pensando: ¡Fuchi, este es gay!, ¡Fuchi, esta es indígena! ¡Fuchi, este cree en un dios diferente al mío!, pensemos que somos una especie que se está autoextinguiendo por no respetar las diferencias, que está involucionando de una manera ignorante y que ninguno de nosotros tienen la verdad absoluta, pero la suma y aceptación de nuestras verdades es lo que nos permitirá evolucionar a través del tiempo. ¿Quieren ejemplos? Abran cualquier periódico.

Los y las que sean gays me entenderán, y los que no, hagan un esfuercito porque en este mundo ya hay tanto odio repartido, que es hora de comenzar a sembrar amor, respeto y tolerancia. Mientras tanto, yo continuaré mi vida y tal vez algún día nos crucemos de manera anónima en un bus, en una novena o en una fiesta donde cantemos a todo pulmón “I Will Survive de Gloria Gaynor”.

Fatalicious

Fatalicious es un ser fat, fatal and delicious. Con estudios de literatura en la San Marino, se define ultraradical en sus ideas (Hasta que le ofrecen una cucharada de Nutella). Escribe como una manera de exorcizar el mundo y hacer de este un lugar más interesante para vivir.

Solteras DeBotas

  https://twitter.com/@SolteraDeBotas https://www.facebook.com/SolterasDeBotas https://www.instagram.com/solterasdebotas/

Visita mi sitio web: www.solterasdebotas.com

10

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

09

06

2016

Solteras DeBotas

“La fidelidad no se exige ni se cuida”

Por: Solteras DeBotas

Celos relaciones de pareja

Bloguera Invitada: Sandra Milena Barroso Lozano

Debido a mi trabajo, el 99.9% del tiempo estoy rodeada de hombres, conociendo nuevos hombres y relacionándome con más y más hombres; esto ha generado la envidia de muchas de mis amigas que me creen en el paraíso, pero también, de la mano con las bromas y los sarcasmos graciosos, han venido los insultos y malentendidos con muchas esposas, novias y hasta amantes de aquellos hombres.

Desde invitaciones de amistad a Facebook de perfiles extraños, mensajes de amenazas si me meto con sus hombres, hasta llamadas de todo calibre. Así que me veo muy comúnmente obligada a responder de la manera más respetuosa posible, explicando las razones de porqué X o Y tiene mi número guardado en su agenda, entre otras cosas. Cómicamente, en ocasiones (pocas en realidad) las llamadas son tan afables que terminamos hablando cual viejas amigas y yo dando consejos del corazón.

Lo que me parece más curioso de estas conversaciones son frases como: “Es que él ya me la ha hecho varias veces”; “yo ya le dije a él que es la última vez que lo perdono”; “Él enreda a todas las mujeres, pero yo soy la esposa y mi puesto nadie me lo quita”; “No es la primera vez que me pasa”…

En fin, todo me lleva a pensar que estas labores de inteligencia son todo un cotidiano día a día  en  estas parejas;    y esta inseguridad  constante, de alguna manera debe hacerlas infelices… entonces me pregunto:  ¿Cuál es la clave de la felicidad? (o de la fidelidad, si tenemos en cuenta que la mayoría de estas relaciones terminan por su ausencia) y me he dado  cuenta,  (aclaro  que  esta  no  es  ciertamente  una  revelación  divina)  de  que  las personas que son infieles lo hacen realmente con la convicción de lo que están haciendo, es decir que lo hacen porque quieren, nadie les obliga; simplemente lo sienten y ya… no sienten culpa más allá de la que genera el hacerle daño a esa otra persona.

Ello me llevó a reflexionar un poco acerca del concepto de “fidelidad” que manejamos comúnmente, esa en la que “te prometo serte fiel…” cuando no sabemos qué nos va a traer la vida; concepto que está ligado a una relación malsana de pertenencia recíproca: “él o ella me pertenece”.   ¿La fidelidad puede considerarse un sentimiento, como el amor? ¿Deriva de este? ¿Cómo exigirla cuando no se siente? , y he aquí mi sentencia: “La fidelidad no se exige ni se cuida” La única fidelidad que debes cuidar y mantener de verdad es ser fiel a ti mismo. Cuando empiezas a ser fiel a lo que en realidad sientes y deseas, serle fiel a los demás no será una necesidad; no puedes ser fiel a otro si no estás realmente donde y con quien quieres estar. La infidelidad se convierte entonces en un sentimiento ambiguo, ya que a pesar de que genera placer inmediato,  genera también una culpa que en realidad es ajena, ya que la culpa no se tiene por lo que se hizo, como los desastres de borrachera, sino por el daño generado en la pareja y la avalancha de ello en su vida inmediata. Ciertamente,  una infidelidad de una noche puede generar menos culpa que una reiterada… Cuando las parejas inician muy enamoradas en una relación, la posibilidad de infidelidad es casi nula. Es tanto el apasionamiento que se hace ilógico pensar en ser infiel. Esto se debe a que se está haciendo lo que se quiere, precisamente la fidelidad está dada en tanto que como individuos somos fieles a lo que en ese momento pensamos,  sentimos y nos hace felices.

Posteriormente, cuando empezamos a ceder y esa fidelidad a sí mismos toma conciencia social, ya lo que pensamos y sentimos comienza a contaminarse con ese sentimiento de otredad en el que la fidelidad ya no se debe a sí mismo, sino a la pareja. Es en este punto en el que empieza a generarse inconvenientes en tanto que se empieza a hacer ciertas cosas a escondidas y a ocultar  otras con el fin de no hacer daño  a la pareja. Y más adelante, el asunto se complica aún más,  si se piensa en la aceptación de tu relación en los diferentes grupos sociales a los que pertenecemos, es decir amigos, compañeros de trabajo, familia, etc.; problema mayor, ya que la fidelidad propia, convertida en fidelidad a la pareja pasa a convertirse rápidamente en fidelidad a la sociedad.  Y es aquí donde nos sentimos ahogados y realmente atados a una relación que quizá ya no es lo mismo que fue. Tanto de un lado como del otro hay tensión,  y ello, sumado a la costumbre,  no nos deja tomar decisiones que nos permitan ser fieles a nosotros mismos.

Y todo esto es porque la fidelidad no es una obligación, es más un sentimiento que te permita hacer lo que en realidad quieres hacer, en ese caso, solo puedo serme fiel a mí misma y a lo que siento y deseo. Nadie puede obligar a nadie a generar determinado sentimiento, simplemente se siente o no… Yo no me comprometo a serte fiel, yo me comprometo a serme fiel y con ello, podré ser sincero y decirte cuando todo deba terminar… Sandra M. Barroso L.

Sandra fue una de las ganadoras de la convocatoria para ser bloguera invitada. Es una mujer soñadora, libre y feliz… Docente, madre y buena amiga, acaba de escribir el libro “Se habla español. ¿Cuál?” con la editorial Ariel.

Solteras DeBotas

https://twitter.com/@SolteraDeBotas https://www.facebook.com/SolterasDeBotas https://www.instagram.com/solterasdebotas/

Visita mi sitio Web: www.solterasdebotas.com

 
Imagen: the confrontation illustration: dominic bugatto for the wall street journal
 

0

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

22

05

2016

Solteras DeBotas

La cruda realidad de las relaciones modernas

Por: Solteras DeBotas

Audrey Hepburn

El amor no se murió, solo evolucionó de manera inesperada, dejó de ser una obra densa a lo Shakespeare y se volvió tan liviano como una sesión de texting llena de emojis y errores ortográficos. El amor se cansó de ser tildado como único y eterno, ya que ahora puedes enamorarte varias veces en la vida y saber por experiencia propia que no dura para siempre.

Las relaciones ya no son lo que eran antes, atrás quedó eso de ser novios por 5 o 10 años, de esperar a que la cosa cuaje y que en algún momento se convierta en matrimonio, eso es bastante old fashioned  y considerado tedioso para los tiempos modernos, por eso ahora hay menos casamientos, más divorcios, más solteros, más uniones libres y muuuchos más amigos con derechos.

Lo cierto es que una importante cantidad de gente tienen otras prioridades que consideran más interesantes y menos riesgosas que la búsqueda del supuesto amor ideal, también porque tener pareja estable no es pa`todos y encontrarla es una tarea algo compleja en las circunstancias actuales, donde hay muchos con miedo de expresar sus verdaderos sentimientos, otros que opinan que es poco astuto enamorarse de buenas a primeras o están los que prefieren esperar a que la contraparte sea la que manifieste su afecto. Ahora el #TrendingTopic es jugar a que somos difíciles, es fingir que estamos muy ocupados como para contestar un chat y decir de labios para afuera que fulanito no nos gusta demasiado.

Si, el amor se volvió una aventura extrema porque ya no es tan fácil abrirse a otros, pero al mismo tiempo hay demasiadas puertas abiertas, demasiada variedad como para quedarse con una sola persona y perderse el resto de sabores por probar.  La vida es corta y es mejor tener el pasaporte lleno de sellos que el corazón lleno de cicatrices.

Cada vez se amplía más y más el espectro de las relaciones, como un mar lleno de encuentros pero todos de un centímetro de profundidad. Se volvió común eso de estar contigo pero sin ataduras, o este fin de semana nos vemos pero el otro quien sabe, o el me gustas mucho pero también me gusta el vecino y quiero salir con ambos. Así que algunos ya no quieren nada serio, porque lo serio se volvió aburrido e implica el esfuerzo de mantener y cultivar algo que al final no se sabe si valdrá la pena y es preferible no arriesgarse, es demasiado peso para un mundo que se ha vuelto ligero y cada vez más digital.

Se busca solo lo divertido de una relación como el sexo o las salidas a bailar, se huye de la cotidianidad como algo peligroso que asfixia cualquier romance, se evitan los dramas y las conversaciones insondables, aunque en ocasiones no es posible escapar y sucede que uno de los dos quiere más de aquello que el otro no puede darle.

No pretendo juzgar esta clase de conexiones, pues durante bastante tiempo las he experimentado y he sido feliz en mi etapa de contrabandista de besos y caricias. Ya que bien administradas y con la madurez suficiente, son una delicia. Solo que dejan de ser entretenidas cuando alguien sufre por la falta de claridad en los acuerdos, porque no comprende bien la dinámica, o cuando estos affaires se utilizan como excusas para evadir aquellos asuntos internos sin resolver y se disfrazan de libertad pero son todo lo contrario, pues sirven de guarida para esconder los miedos de los protagonistas de estas historias.

Así como ciertas parejas no deberían casarse por necesidad y algunos solteros no deberían almacenar rencor por sus dolores pasados. Los que quieren una relación abierta deberían ser lo más claros posibles con la otra persona y sobre todo consigo mismos.

Encuentro a mi alrededor a mucha gente con ganas de tener pareja estable que dicen “es que no hay con quien” y al mismo tiempo gente cercana que congela sus sentimientos y que elige la compañía ocasional por temor al compromiso, por despecho, por practicidad, por espacio, por placer, porque les toca, o porque simplemente el mundo los ha convertido en seres expertos en utilizar todas las apps para conseguir citas pero con un pánico terrible de decirle a alguien te amo. Y la cuestión final, no es que tan abiertas se han vuelto las relaciones, sino que algunas personas han cerrado su corazón.

Solteras DeBotas

  www.facebook.com/SolterasDeBotas www.twitter.com/SolteraDeBotas www.instagram.com/SolterasDeBotas

Visita mi sitio web: www.solterasdebotas.com

 
Imagen: Audrey Hepburn

0

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

08

05

2016

Solteras DeBotas

¿Qué es ser madre soltera?

Por: Solteras DeBotas

Mother Day Vintage

Bloguera invitada: Maryórit Guevara

Es irónico, saben que me convertí en madre por amor, y luego me convertí en madre soltera, también por amor.  No quería que mi hijo viera como natural la forma en que su padre me trataba y menos que aprendiera que las mujeres debíamos ser ‘sumisas y devotas’ a nuestros maridos.

Un 01 de julio del 2013 con seis meses de embarazo decidí que era hora de terminar con esa relación de 12 años. No fue fácil. “Me dolió en puta”, pero sabía que era lo correcto. Recuerdo que manejé llorando desde San Judas hasta Valle Santa Rosa, detrás de Ciudad Sandino, buscando el consuelo de mi hermana. Y aun guardando la esperanza que en unos meses, las cosas volvieran a estar como estaban, cuando no sabíamos que estaba embarazada de ese hijo que por años me pidió. No pasó, así que lo que vino después es historia.

Aprendí a vivir y disfrutar estar sola. Nunca lo había hecho. Salí de la casa de mi  madre rumbo a la casa de mi ex esposo. Era la primera vez viviendo sola. Y he de admitir que si no hubiera estado ‘panzona’ esta historia fuera TripleX (jajaja). A los dos meses tenía un hijo en brazos y era primeriza, las cosas se complicaban y claro necesitaba ayuda. Y entonces, aquí viene mi verdadera confesión: una asistente del hogar, es lo mejor que le puede pasar a una madre soltera.

No todas la podemos costear, pero quienes podemos, asumidlo: que marido, ni que ocho cuartos. Las asistentes del hogar, son nuestra mano derecha. Y claro, contar con el apoyo de nuestra madre o alguien con experiencia en la maternidad. Porque la primera nos facilita las tareas y la segunda nos orienta sobre cómo atender a un niño en sus primeros días de vida.

Te facilita la vida. He visto muchas mujeres madres que están casadas y la verdad esos esposos muy poco cumplen, por no decir nada. Aunque también conozco otros hombres padres que son bien responsables y le cumplen a sus hijos, son minoría. Pero igual considero que la ayuda de una asistente del hogar, es insuperable. Mother Day Vintage 2

El asunto no es tan banal

Pero eso es lo más banal de ser madre soltera, porque al final de cuentas, mi vida es una maravilla en comparación con el 33% de los hogares que en Nicaragua tienen ‘jefatura femenina’. Ser madre soltera dicen los estudios, supone ‘mayor riesgo de caer en pobreza’. Y en este país el rostro de la pobreza es de ‘mujer’.

Ninguna de estas mujeres probablemente tiene la posibilidad de atenderse emocionalmente luego de una separación. Y estoy muy segura que la mayoría no es madre de un solo hijo, sino de un promedio de entre 4 y 6 hijos. Ni siquiera les da tiempo de procesar la separación, porque al siguiente día deben darle de comer a varias bocas.

Y me van a disculpar, pero en este punto mencionaré que rechazo la publicidad que enaltece la condición de madre soltera. Pienso que al enaltecer la condición de madre soltera libra de responsabilidades a los padres. Está bien, el amor se acaba, eso siempre lo he pensado. Pero si hay hijos, ese padre debe asumir su responsabilidad. Si emocionalmente no lo hace, pues al menos, económicamente.

Cantidad de mujeres ‘por orgullo’ deciden no demandar el pago de alimentos a los padres de sus hijos. Error. El orgullo se usa para otras cosas. Mantener un hijo y darle calidad de vida, requiere de dos personas. No de una. Si queremos calidad de vida para nuestros hijos, debemos demandar ese pago de alimentos. Y no es venganza. Es un derecho. rulesdontapply

Y también te cargan de estereotipos

Además de lo económico, porque mantener un hijo es caro, no quiero pensar en mantener seis, las mujeres que somos madres solteras nos vemos expuestas a una serie de estereotipos machistas socialmente implantados.

La infeliz y desdichada. No. No somos infelices y menos desdichadas. De hecho existen estudios que afirman que las mujeres que son madres solteras tienen mejor autoestima. Ahora que lo pienso, podría ser. Quizás porque hemos logrado satisfacción en muchos ámbitos. Somos fuertes, trabajadoras, positivas y responsables.

Tampoco andamos a la ‘caza’. Muchos hombres e incluso mujeres (que nos ven como amenaza), creen que las madres solteras andamos desesperadas por ‘encontrar el amor’ o ‘el hombre de nuestras vidas’. Ya tenemos una vida. Hoy somos prácticas. No damos todo por sentado. Y disfrutamos los momentos.

Vives en un escrutinio público. Encima de la vida de una madre soltera está no sólo el padre de la criatura (para joder), la familia del padre, su familia, los vecinos, el vigilante, la iglesia, el estado, la sociedad. Todos saben más de ser madre, que la propia madre.

Y también los hijos de madres solteras son alcanzados por estereotipos. No serán felices porque no tiene padre. Alto. Es mentira. Crecí sin padre y soy muy feliz. Claro, si tienen el amor de sus progenitores es una ventaja, pero si sólo tienen el de uno tampoco es una tragedia.

Madre soltera es sólo una condición

Ser madre soltera es sólo una condición, independientemente de cómo llegaste a serlo. Es una condición bastante cansada, peor si no cuentas con el apoyo de una asistente del hogar. Hoy, mientras trabajo, mi hijo va al CDI. Ana Gabriela, quien lo cuidaba, renunció. Sustituirla ha sido difícil. Y yo me lo veo más cansada. Los hijos demandan tiempo, atención, cuidado y a veces yo quiero solo estar tirada viendo tele.

En fin, decirles que no somos ‘egocéntricas’, pero aprendimos a anteponer nuestro amor propio. Tampoco somos ‘promiscuas’, aunque disfrutamos del sexo. Ni siquiera somos ‘autocomplacientes’ seguimos en la batalla. No somos ‘borrachas’, pero el vino nos ayuda a descansar después de largas jornadas. No somos ‘fiesteras’, el dinero no alcanza, pero si nos gusta divertirnos y cuando podemos lo hacemos. Nos gusta vernos sexys, aunque no siempre podamos y parezcamos ‘Chimoltrufias’ limpiando la casa y cuidando a los hijos.

Sólo somos mujeres, mujeres que nos convertimos en madres y que hemos aprendido a lidiar solas con esa responsabilidad. Maryórit Guevara Maryórit Guevara de Nicaragua fue una de las ganadoras de la convocatoria para ser bloguera invitada. Es mujer y madre insurrecta, obstinada en defender su causa, la tuya, la nuestra; comunicadora de profesión y corazón, co – autora de El Blog de tu Madre.   Solteras DeBotas https://www.facebook.com/SolterasDeBotas https://twitter.com/@SolteraDeBotas https://www.instagram.com/solterasdebotas/

Visita mi página web: www.solterasdebotas.com

 
Imágenes: Cartel de Chapa y The MILF survival guide  

0

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

01

05

2016

Solteras DeBotas

Como sobrevivir al verano sexual

Por: Solteras DeBotas

Catwoman 1

Bueno… sobrevivir, sobrevivir, no necesariamente es la palabra, pues que yo sepa, hasta el momento la abstinencia no ha matado a nadie. Ni existen  polvos que sean cosa de vida o muerte, lo que si es cierto es que después de determinado tiempo empieza a hacer falta tener algo de acción.

Es un mito pendejo, eso de que las mujeres pueden vivir sin sexo porque no lo necesitan tanto como los hombres ¡falsoooo! a las féminas también nos gusta la revolcadita o revolcadota  y si es con cierta frecuencia, mucho mejor.

El sexo estimula demasiadas cosas, tal vez no podría citar todos y cada uno de los beneficios científicamente comprobados, pero si podría decir que relaja, saca sonrisas, quema calorías, aumenta las defensas y sobre todo es muy placentero. Y así no conozcamos toooodas las ventajas, solo por la última frase que incluye la palabra “placentero” ya logró su cometido básico. Y como menciona Nacho Vidal en su famoso manifiesto, si la gente follara más habría menos guerras, así como la disminución de los niveles de amargura en las calles, en las oficinas, en las autopistas y obvio, en las alcobas.

Pero existen momentos de la vida en donde las situaciones convergen de tal forma, que el sexo se vuelve un lujo o requiere de una logística medio complicada, ya sea por falta de tiempo, por exceso de prejuicios o porque no hay con quien practicarlo, entonces el verano se extiende un poco más de la cuenta y se convierte en un laaargo período de sequía. Si bien no somos animalitos que debemos desfogarnos de manera inmediata pues de lo contrario explotamos, la verdad es que cuando se lleva rato sin echarse un polvo, empiezan algunos síntomas característicos como irritabilidad, ansiedad, insomnio y lo más peligroso es que cualquier fulano se ve más apetitoso de lo que es, debido a que se mira desde los ojos del hambre.

Luego de una divertida tertulia con las amiguis, decidí realizar un foro a través de mis redes sociales, en donde casi 400 lectoras participaron con sus comentarios acerca de cómo sobrevivir o minimizar con el verano sexual y estas fueron sus percepciones.

Vida-secreta-de-los-Superheroes-iconos-pop-Grégoire-Guillemin-17

Mentalidad de abstinencia: Esta fue la opción más votada de todas, muchas féminas prefieren canalizar el deseo a través de otras actividades como el deporte, el yoga, la meditación, viendo películas o metiéndose de cabeza en el trabajo.  En lo personal respeto la decisión, si se realiza desde la tranquilidad y cuando se está en aquella  etapa de la vida en donde el sexo o conocer a alguien no son prioritarios y se gozan esos momentos de relax. Cosa diferente cuando se utiliza la abstinencia como excusa, por pura y física mojigatería, para reprimir o disfrazar el placer, cuando el miedo impide el desarrollo de una sexualidad sana, en dicho caso no estaría de acuerdo con este celibato que me suena más a convento.

Masturbación, vibrador y YouPorn: Como decía una de las lectoras, es deli y no te da guayabo.  El autoerotismo es una excelente opción para calmar las ganas y relajarse. La ventaja de un “spa vaginal” es que puedes definir la duración y los métodos: rapidito, bien despacio, con vibrador, huevito, masajeador, o a la antigüita. También puedes estimularte con ayuda audiovisual, adquiriendo una cuenta premium de algún canal porno de los tantos que abundan en el ciberespacio, hay para todos los gustos desde el sexo soft hasta el más guarro. La masturbación es un buen hábito que se puede practicar con o sin pareja, que además nos permite explorar nuestros puntos de placer y que hace rato dejó de ser un tabú.

d631a48cf22dbbb46a5883cde7a7589a

Conseguirse un fuckbuddy: Esta definición es diferente a la de una amistad con beneficios que en el fondo tiene cierta carga de expectativas ocultas.  El fuckbuddy en cambio se traduce en una persona con la que se echan polvos y listo, no necesariamente tiene que ser nuestro súper amigo pero sí que nos inspire confianza, por ejemplo que no salga psicópata y que no tenga ninguna enfermedad venérea. Todos los encuentros que se tienen con él, son en el plano de las sábanas, no hay salidas a cine o a tomar café, no hay llamadas a preguntar como está, no hay más allá, no hay celos, no hay shows, solo hay sexo para desfogarse. Por lo general este susodicho aparece gracias a Tinder, o es el amigo de mis amigos, o es producto de las causalidades de la vida. Para muchas un fuckbuddy es una buena alternativa cuando no se sienten cómodas con acostarse con un completo desconocido y que antes les genera incertidumbre la búsqueda de sexo casual. Sin embargo se debe tener muy claro que en las relaciones informales no se puede confundir el amor con el encoñe.

El sexo casual: Esta opción siempre genera algo de controversia y opiniones encontradas, mientras algunas la defienden argumentando que es emocionante coquetear con alguien que apenas conoces y es mágico disfrutar de una noche loca de placer como si no hubiera mañana. Otras lo ven como una forma de desespero, eso de andar buscando tipos para tener polvos exprés, que al final te sentirás sucia y vacía.  Bueno, yo opino que todo depende de la visión y el grado de madurez de la susodicha, si lo hace porque se conectó muy fuerte con alguien y todo fluye, o si está disfrutando de unas vacaciones de ensueño, o si la química es evidente y el instante se presta para dejarse llevar, entonces la pasará de lo lindo. Pero si lo hace de manera irresponsable, por borracha, por presión social, por despecho o por calmar inseguridades, entonces la pasará muy mal. Así que el sexo casual no tiene la culpa del manejo que cada quien le da a su cuerpo y dignidad.

Catwoman hunger

Todas las anteriores: Varias de las DeBotas comentaron que dependiendo de la época de sus vidas, el nivel de ocupaciones, el grado de arrechera y el ánimo en el que se encuentren, han experimentado todas o cualquiera de las variables mencionadas. Por ejemplo, hay momentos en el que no sienten ningún tipo de ganas,  a veces preferirán un vibrador o un video de X-Art y en ocasiones saldrán de cacería pues querrán estar con un hombre de carne y hueso.

La conclusión que tuve con mi grupo de amiguis es que a menos que te sientas muy cómoda con la abstinencia, los períodos largos de sequía sexual no deberían existir y mucho menos en tiempos modernos donde es más fácil hablar de sexo y por ende es más fácil practicarlo y encontrarlo, ya sea por Internet, con conocidos o desconocidos o contigo misma. Palabras más y palabras menos, si eres de las que te quejas porque llevas tiempo sin calmar tu deseo sexual, tal vez es que no has explorado las diferentes opciones existentes en el mercado o necesitas liberarte de ciertos prejuicios innecesarios. Literalmente la respuesta la tienes en tus manos.  

Solteras DeBotas

  www.twitter.com/SolteraDeBotas www.facebook.com/SolterasDeBotas www.instagram.com/solterasdebotas/   Visita mi sitio web: www.solterasdebotas.com  
Imágenes: Catwoman Secret Life Of Heroes Greg-Guillemin. Batman and Adam West. Catwoman by anderssondavid1 on deviantART. Gatùbela y Batman son personajes de DC Comics 

0

1 voto2 votos3 votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.