BLOGS Cultura

23
08
2011
elmagazin

El Magazín

Por: elmagazin

El Caminante

El Caminante

La sonrisa del guasón

Fernando Araújo Vélez (*) Llevaba pintada una eterna sonrisa de guasón, aunque no siempre sonreía. Prefería imaginar, soñar, y de cuando en cuando, sobre todo los viernes, volverse protagonista de su mundo en oscuros callejones por los que se jugaba la vida sólo por correr el riesgo, un riesgo. Cuando terminaba sus jornadas de pánico inducido, un elíxir de miedo, celebraba su regreso a la vida con un chocolate blanco. Era su única licencia...

22
08
2011
elmagazin

El Magazín

Por: elmagazin

154 Blue Chrome Rain Social Media Icons, Flickr, webtreats

154 Blue Chrome Rain Social...

Suicidarse.com

    Patricia Stillger (*) El anonimato es una elección de vida. Procuré por años el olvido, pero un día me alcanzó. No tengo Facebook ni adhiero a ninguna red social, aunque debo confesar que espío vidas ajenas y lo disfruto. Sin embargo, pesan sobre mí  dos condenas: la de un nombre común y la que me cayó  con el humor insuperable Les Luthiers casi treinta años atrás. -¿Se acuerdan?- : (con voz de telenovela del inolvidable...

21
08
2011
Berta Lucia Estrada Estrada

El Hilo de Ariadna

Por: elhilodeariadna

KIRMEN URIBE

Bilbao-New York-Bilbao Berta Lucía Estrada Estrada* “Vojtech (Jasny) me dijo una frase: “Nada ocurre en vano””. (Bilbao-New York-Bilbao. Editorial Seix Barral S.A. 2009, página 156). La lectura de esta sabia sentencia, con la cual se puede, o no, estar de acuerdo, me hizo pensar en Ernesto Sábato y en todas las veces en que insistió en que la casualidad no existe. Este libro, cuya acción transcurre en un vuelo transoceánico,...

21
08
2011
elmagazin

El Magazín

Por: elmagazin

E.B. White. Crédito: corbisimages.com

E.B. White. Crédito: corbisim...

E.B. White, una ficción legendaria

  Desconfiado, ensimismado, culto. Una de las más recordadas plumas del New Yorker fue a la vez gramático, cuentista, y profeta. Isabella Portilla (*) Tenía las manos congeladas. Durante varios años tuvo que repartir hielo para sobrevivir. Con esas mismas extensiones corporales agarraba libros que depuraba vorazmente mientras imaginaba sus propias historias, las que un día escribiría.