BLOGS Cultura

24
04
2011
elmagazin

El Magazín

Por: elmagazin

Portada del libro "8.848 Sueño de uno, sueño de todos" de Fernando Araújo Vélez

8.848 Sueño de uno, sueño de todos

    La historia detrás de la proeza de Colombia en el Everest. Como primicia, uno de los capítulos del libro de Aguilar que relata la historia de los colombianos que llevaron a Nelson Cardona, con una pierna de hierro, a la cima del Everest en junio del año pasado. A manera de prólogo Carolina Gutiérrez Torres Escribe Fernando Araújo Vélez que José Saramago escribió alguna vez: nadie vuelve a ser el mismo después de haberle visto...

23
04
2011
laurgar

El último pasillo

Por: Laura García

Refracciones, no reflejos

Publicado originamente en HojaBlanca.net La suerte de la fea sólo existe en los refranes. Andrés Burgos (@pelucavieja) El mundo lucha diariamente contra dos grandes demonios: la vejez y la fealdad. Los hombres y mujeres del siglo XXI se caracterizarán, para quienes nos estudien en el siglo XXXI, por su obsesión con la juventud y la belleza. Ahora no nos damos cuenta, no. Y está bien: que cada quien se esculpa como mejor pueda, porque...

20
04
2011
ricardobada

Corazón de Pantaleón

Por: Ricardo Bada

Siete hermanos para siete novias

Creo que alguna vez me he ocupado en estas notas pacientemente soportadas por ustedes, con un estoicismo que recuerda el de mi paisano andaluz Lucio Anneo Séneca, de las curiosas transformaciones que sufren los títulos de las películas cuando pasan de un idioma a otro.

18
04
2011
elmagazin

El Magazín

Por: elmagazin

El Caminante El Caminante

El Caminante

Su poema perfecto

Fernando Araújo Vélez (*) Por ahí, callados o gritones, emborronados o sutiles, definidos, enmarcados o difusos, prepotentes y sabios, los oye y los ve expulsar sus verdades. Se escribe para decir algo, dicen. Y él los escucha, y quiere escribir que el pantano es violeta, que los dinosaurios son frágiles, que alguna vez vio a un tigre sonreír, y que más de una vez lo sintió llorar, pero no pudo. No pudo porque la primera palabra en el papel...