BLOGS Cultura

23
03
2011
ricardobada

Erasmo y Spinoza

Por: Ricardo Bada

Decíamos ayer

Ayer, la semana pasada, les hablé de un gran ensayista neerlandés, y recordaba que hace años, cuando la feria del libro de Bogotá estuvo dedicada a la literatura de los Paises Bajos, transmití sobre la misma una serie de crónicas en HJCK, y un atentísimo oyente de ellas me preguntó vía e-mail por qué no había mencionado a Erasmo de Rotterdam entre los escritores holandeses dignos de  ser conocidos fuera de las fronteras de su país natal. Y como me atrevo a suponer que la pregunta de aquel atentísimo oyente era la punta de un iceberg (es decir: como me atrevo a suponer que debo haber tenido incluso nueve oyentes más, y que todos ellos se pueden haber hecho la misma pregunta), se me ocurre traerla a colación ahora, contagiado por el tema de mi post de la semana pasada.

No hay ningún misterio, ninguna antipatía, ningún ninguneo –y me perdonan la redundancia–, no hay ni siquiera ningún síntoma oculto de alzhéimer en el hecho de no haber incluido a Erasmo entre los escritores neerlandeses. Y la solución al aparente enigma es que si bien es cierto que Erasmo nació en Holanda, desde luego no fue nunca un escritor neeerlandés. O sea: si bien es verdad que nació en Rotterdam, su obra literaria fue escrita en latín.

Es como con Joseph Conrad. ¿De qué nos vale saber que su nombre auténtico era Josef Korzeniowski y que nació en 1857 en Berdiczew, cerca de Kiev, la actual capital de Ucrania, en un suelo que en aquél momento era parte del mapa de Polonia, uno de los países cuyo mapa más ha cambiado a lo largo de los siglos? ¿de qué nos vale saber que Conrad era polaco de nacimiento si su gloria literaria se la debe a haber escrito en inglés?  No hay, que yo sepa, un solo manual de historia de la literatura polaca que incluya el nombre de Conrad. En cambio sería pecado mortal que hubiese uno solo, uno solo de la literatura en lengua inglesa, en el que no figurase el autor de Lord Jim, El corazón de las tinieblas, El agente secreto, El duelo, La locura de Almayer, Tifón y Nostromo, siete de las novelas más inolvidables que hayan sido escritas nunca en el idioma de Mr. Shakespeare.

Nostromo, dicho sea de paso, es de 1904, anterior –pues– en 22 años a Tirano Banderas de don Ramón María del Valle Inclán, así que podemos considerarla como la madre de todas las novelas de dictadores latinoamericanos, desde El señor Presidente de Asturias hasta La Fiesta del Chivo de Vargas Llosa, pasando por El otoño del patriarca de García Márquez, Yo, el Supremo de Roa Bastos y cuantas más quieran añadir a la ilustre lista. A mayor abundancia, una reciente y estupenda novela colombiana, Historia secreta de Costaguana, de mi admirado amigo Juan Gabriel Vásquez, es una especie de vuelta de tuerca de Nostromo, contando los hechos desde otra perspectiva.

Pero es hora de que regresemos a Erasmo de Rotterdam.

Supongo que con el ejemplo de Conrad ha quedado claro por qué no lo incluí en mi recuento de la literatura en lengua neerlandesa, y lo mismo se puede decir de Benedicto Baruch Spinoza, el judío de Amsterdam, de ascendencia portuguesa, a quien Jorge Luis Borges le dedicó un soneto de lujo: también Spinoza escribió su obra en latín.

Y si se detienen ustedes a meditarlo, un solo segundo, no de otro modo procedemos al hablar de la literatura española, a la que, mal que nos pese, nunca adornaríamos con los nombres del andaluz Séneca, ni el de los aragoneses Quintiliano y Marcial, ni el del humanista valenciano Juan Luis Vives, tan cercano en todo a Erasmo.

En fin, creo que con esto podemos cerrar definitivamente el tema, pero no quisiera hacerlo sin recordar cuál es la primera línea escrita documentada en neerlandés, en su variante flamenca, que se halla en un manuscrito de alrededor del año 1000, en la Biblioteca Bodleyana de Oxford, y que dice así: «Tienen todos los pájaros sus nidos empezados, menos yo y tú, ¿a qué esperamos ahora?» 

La frase es tan sólo aquello que los expertos llaman una «prueba de pluma» –seguramente de un copista antes de ponerse a la tarea–, y además se encuentra en el forro de un manuscrito, y por si todo ello fuese poco parece traducción de una latina escrita al lado, pero así de humildes suelen ser los orígenes. Sólo me resta destacar que, en orden a la prelación, los primitivos neerlandeses anteponían el yo al tú, y por si no lo hubiesen captado repetiré la primera frase documentada en el idioma neerlandés: «Tienen todos los pájaros sus nidos empezados, menos yo  y  tú, ¿a qué esperamos ahora?» Y si éso era en una relación amorosa, el yo por delante del tú, ya podemos suponer cómo sería en todo lo demás.

******************************************

Categoria: General

TAGS:

10

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
10

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

ido

23 marzo 2011 a las 6:21
  

Estimado señor Bada: Creo que estoy loco. No pasa un dia sin que cite a Borges.No pasa un dia en que no lo cite en español o en que no que tenga que traducirlo para asi recomendarlo a quienes no pueden leerlo en español. Le digo esto, por que su alusion a Seneca me hizo recordar que en el Borges de Bioy, el personaje de Borges (en el Borges de Bioy Borges es un personaje) se pregunta por que (Borges y Bioy trabajan en ese momento en las notas a una edicion de la Agudeza y arte del ingenio) Baltazar Gracian no cita en su libro a Seneca. la alusion a Seneca me hizo recordar aquel verso del Otro Poema de los Dones
“Por Séneca y Lucano, de Córdoba
Que antes del español escribieron
Toda la literatura española,”
Un saludo señor Bada

Opinión por:

ricardo bada

23 marzo 2011 a las 13:11
  

Con todos los respetos, estimado señor Ido, pero aunque no me parezca mal que cite a Borges siempre que venga a cuento, e incluso sin venir a él, Borges no es la verdad revelada. Y decir que Séneca y Lucano escribieron toda la literatura española antes de la existencia del español, sería tanto como afirmar que Conrad es un gran autor de la literatura polaca que escribía en inglés. Espero que me entienda. Lo de Borges con Séneca y Lucano, como licencia poética no está mal, pero esa es toda la cera que arde en dicha frase. Con todos los respetos. Vale.

Opinión por:

sganarelle

23 marzo 2011 a las 13:29
  

Señor Bada. Lamento otra vez tener que ir contracorriente, pero como soy afiliado a la escuela de Pirrón, entenderá que no puedo dejar de hacerlo. Newton escribió su “Philosophiae naturalis principia mathematica” en latín. Debemos por consiguiente sacarlo de la lista de autores ingleses insignes? Spinoza fue expulsado de la sinagoga judía cuando tenía 18 años; si no es en Holanda, dónde ubicamos entonces la patria de ese gran hombre?

Opinión por:

ido

23 marzo 2011 a las 14:37
  

Señor Bada: estamos de acuerdo: Borges no es la verdad revelada. A mi esa afirmacion de Borges solo me da curiosidad. Aun no he leido a Seneca del latin; espero poder hacerlo en los proximos meses. Yo creo Borges pensaba que el latin de Seneca ya anunciaba de alguna forma las formas del español. Pero solo especulo. Solo lo cite por que crei que “venia a cuento” , y aun lo creo. Un saludo, señor Bada

Opinión por:

ricardo bada

23 marzo 2011 a las 15:56
  

Amigo Sganarelle (nos despedimos así, si bien recuerdo), no vayamos a confundir las churras con las merinas. En ningún momento he dicho, ni lo diré, que Newton no fuera un gran sabio inglés, y Spinoza un gran filósofo neerlandés. Eso, para mí, está fuera de discusión. Pero las literaturas corren por otro cauce. Yo no podría decir nunca que Maragall, Guimerá o Espríu son grandes escritores castellanos, puesto que sus obras respectivas las escribieron en catalán. Por otra parte, le confieso mi sorpresa por el hecho de que me ponga el ejemplo de la obra escrita por Newton como formando parte de la literatura no importa en qué idioma. Las obras científicas, diría yo, se sitúan en otra dimensión. Incluso cuando están tan bien escritas como “El origen de las especies” de don Darwin. Vale.

Opinión por:

sganarelle

23 marzo 2011 a las 22:01
  

Amigo Bada (por alguna razón no puedo quitarle lo de señor). De ninguna manera puse en su boca que Newton no fuera un sabio inglés. Sólo lo puse como ejemplo comparativo con Spinoza. Respecto a las obras científicas, para mí las filosóficas tienen igual o mayor importancia. Es más, si me pusieran a elegir entre Platón y Copérnico, sin dudarlo me inclinaría por el primero. El hecho de que aquellos sabios escribieran en latín tiene su explicación en que, al menos hasta la mitad del Siglo XVIII, el latín era considerado el lenguaje universal de los eruditos; así que quien escribía en latín lo hacía sabiendo de antemano a qué público se dirigía. De modo que tal cual Newton o Darwin son considerados ingleses, no veo por qué no se puedan reconocer a Erasmo y Spinoza como escritores neerlandeses.

Opinión por:

ricardobada

24 marzo 2011 a las 7:57
  

Amigo Sganarelle, o yo no me explico o usted no me entiende. Su frase “tal cual Newton o Darwin son considerados ingleses, no veo por qué no se pueda reconocer a Erasmo y Spinoza como escritores neerlandeses” no incluye elementos de comparación válidos, porque nadie está negando que Newton y Darwin sean ingleses. Y ahora le ruego que me muestre una sola historia de la literatura inglesa donde consten las obras de Newton y Darwin, y una sola de literatura neerlandesa donde cuenten con Erasmo y Spinoza. Sencillamente no las hay porque no las puede haber. Tampoco hay una sola historia de la literatura alemana que incluya las obras de Kant o de Humboldt, para poner ejemplos parangonables. Espero que ahora quede despejada cualquier duda. Vale.

Opinión por:

sganarelle

24 marzo 2011 a las 10:38
  

Amigo Bada. Quise decir “escritores ingleses”, pero en la lucha contra el número de palabras seguro borré sin intención lo que no debía. Ahora bien, si Kant no aparece en ninguna historia de la literatura alemana, de entrada descarto tanto que Spinoza aparezca en la neerlandesa -o Newton en la inglesa- como consultar esas historias, pues me parece una cosa inconcebible desde el punto de vista que se le mire. Prefiero entonces quedarme con la opinión de Voltaire: “Newton, Clarke, Locke, Le Clerc, etc., los más grandes filósofos y las mejores plumas de su tiempo”, independendientemente de lo que digan las historias de la literatura que menciona.

Opinión por:

ricardobada

24 marzo 2011 a las 15:01
  

Sganarelle, viejo amigo, puede quedarse con la opinión de Voltaire, y hasta con la de la Academia Sueca, que al menos en tres ocasiones laureó la obra de otros tantos filósofos: Rudolf Eucken, Henri Bergson y Bertrand Russell. Y estoy además con usted en su admiración, literaria, por la obra de Platón. Pero con los tratadistas de la literatura no hay libertad arancelaria. Y en el fondo a mí me parece mejor que la filosofía no se contamine con la literatura, salvo en algún caso excepcional como el de Albert Camus. Pero justamente como excepción. Vale.

Buscar en este blog

Enlaces

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.