BLOGS Cultura

16
02
2011
ricardobada

Acerca de la relatividad

Por: Ricardo Bada

Como todos sabemos, existen muchas pruebas nada científicas de la teoría de la relatividad.

Una de ellas la apunté en mi Cuaderno de Bitácora,  el diario de navegación que llevé durante los 22 días que duró mi viaje en un barco carguero de contenedores, desde un puerto alemán hasta el de Buenos Aires, a fines del año 2001. En ese Cuaderno, con fecha 15 de diciembre, escribí lo siguiente:

«Estamos habituados a ver las ballenas, los cachalotes, los narvales, en películas documentales de TV o en filmes como Moby Dick, y en verdad que son enormes, tal vez los mayores animales de la Creación. Nos dejan con el ánimo en suspenso. Ahora bien, hoy le he preguntado al capitán que cuál es la distancia [desde nuestro barco] al confín del horizonte, y me ha respondido que aproximadamente 15 millas marinas. Esto quiere decir que nuestro barco configura el centro de una circunferencia ambulante de aproximadamente unos 55 kilómetros de diámetro. Y aquí viene ahora mi argumento en favor de la teoría de la relatividad. Si en esa circunferencia apareciese la más grande de todas las ballenas que haya visto a lo largo de mi larga vida de cinéfilo y la más corta de televidente, en verdad en verdad os digo que me parecería algo así como una sardina. Pero en realidad creo (debo ser sincero) que este argumento se me ha ocurrido de la pura rabia y la no poca frustración por no haber  visto ni un mísero delfín en quince días de navegación».

Hasta  aquí la cita de mi Cuaderno de Bitácora, y ahora sigue otra demostración nada científica de la teoría de la relatividad, y es una frase que dijo en algún momento del mes de abril de 1997 el entonces canciller federal alemán Helmut Kohl, quien a su vez era el presidente del partido Cristiano-Demócrata. Lo que Kohl dijo fue que «la institución más reaccionaria de la República Federal de Alemania es la conferencia de ministros de Cultura. Comparado con ella, hasta el Vaticano es aperturista».

Palabras del canciller Kohl, presidente de la Democracia Cristiana alemana y que expresaron, sin que el autor de las mismas lo percibiera, su verdadera opinión acerca del Vaticano: todo es relativo, hasta el cristianismo de los políticos cristianos.

Pero retrocedamos a tiempos precristianos, y encontraremos una nueva prueba no científica de la teoría de la relatividad.

Después de haber dejado plantada su semilla en el vientre de la divina Cleopatra, el general romano Julio César llegó el 1° de agosto del año 706 desde la fundación de Roma, a la vista de la ciudad de Zela, en la actual Turquía. De lo más alto de una colina, y mirando unos inmensos viñedos que encuadraban el campo de batalla donde al día siguiente mediría sus fuerzas con las de Farnaces, rey del Ponto, su alma devota del dios Baco le hizo exclamar a don Julio César, sucesivamente, atropelladamente, gozosamente: «Vides! Vino! Vivat!»

El escribano de la expedición movió la cabeza con desagrado mientras sus labios se fruncían pensando en el impacto de aquellos tres bisílabos entre los austeros senadores a orillas del Tíber. Y puesto que los hados le propiciaron a Julio César una victoria tan rápida como contundente, su probo secretario reescribió para la Historia: «Veni, vidi, vici».

Y como estas son las palabras que nos han sido transmitidas y que todos repetimos, ellas no prueban otra cosa sino la relatividad de las verdades históricas. Sólo que éste de la relatividad es un tema minado, y para demostrarlo a mí me bastaría con recordar aquella acertada paradoja de Chesterton, en su libro Herejes, cuando dejó escrito que «las conquistas empequeñecen el mundo, tan sólo el microscopio lo agranda».

Es una frase tan paradigmática que parece difícil citarla mal. Y sin embargo yo logré semejante desmilagro. Por no sé qué misterioso mecanismo de desubicación en el recuerdo, y al mismo tiempo de reubicación del mismo recuerdo en otro contexto, yo he citado durante años, años, años, esa maravillosa frase de Chesterton («las conquistas empequeñecen el mundo, tan sólo el microscopio lo agranda»)yo la he citado, digo, y tengo muchos testigos de haberlo hecho, de la siguiente manera: «El telescopio empequeñece el universo, el microscopio es el que lo agranda».

Ustedes se van a reír, pero esta frase me parecía una de las pruebas irrebatibles de la genialidad de Chesterton. Desde que sé que se la inventé yo, la verdad es que tengo algunas dudas al respecto.

********************************************

Categoria: General

TAGS:

8

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
8

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

grafernandez

16 febrero 2011 a las 7:47
  

Sin conocer nada de física, la sabiduría popular esbozó la teoría de la relatividad con estas sencillas palabras: “Todo es según el color del cristal con que se mire”. Y es tan cierto, que después de que el psicoanálisis le arruinara la vida y la cabeza a millones de personas en todo el mundo hoy otras corrientes más modernas, y más prácticas (el coaching ontológico, por ejemplo) afirman que el problema no está en lo que nos pasa, sino en la manera en que lo vemos, lo sentimos o lo pensamos. Otra vez la relatividad: el vaso que yo veo medio lleno, mi vecino lo ve medio vacío.
Pero lo de TU frase de Chesterton me mató, Bada, y me gusta más que la auténtica.
Y otra cosita: ¿Y vos cómo sabés que Julio César dijo eso?

Opinión por:

ricardobada

16 febrero 2011 a las 7:54
  

Para grafernández : Gracias por leerme y por el piropo que le dedicás a mi cita equivocada de Chesterton. En cuanto a lo de cómo sé que Julio César dijo eso, parece mentira que no lo sepás o no lo hayás descubierto, Sherlack Holmas : En una muy antigua reencarnación mía, yo fui el escribano de César.
(Y en otra, un enamorado secreto de Lizzy Bennet). Vale.

Opinión por:

agustín_lara

16 febrero 2011 a las 8:35
  

Interesante. Pero veo que usted describe más una bifurcación local, posiblemente fold o Pitchfork. Saludos.

Opinión por:

ordep adasop

17 febrero 2011 a las 6:36
  

Debo recordarle a Don Ricardo, y al editor que puso la foto del científico en su columna, que la idea de relatividad del sentido común (todo depende del cristal con que se mire, etc.) poco o nada tiene que ver con la teoría de Einstein; tanto que uno podría decir que la teoría de la relatividad (general) no es relativista (puesto que si es verdadera, lo es en cualquier parte del universo). De otro lado, muy buena su anécdota cesárea y su parodia chestertoniana. (Lo de la ballena… depende de si la ve a un metro, una milla o a cincuenta).

Opinión por:

ana restrepo

17 febrero 2011 a las 7:28
  

Citar mal es relativamente fácil

Opinión por:

kkrlos

18 febrero 2011 a las 7:16
  

Una de las constantes importante de la relatividad es la “c”, que significa la velocidad de la luz.

Es decir que todo ese cuento del barco es valido si el barco iba a la velocidad de la luz, que la verdad no creo. De lo contrario esa historia no demuestra dada y es puro cuento.

No no metan los dedos en la boca.

Buscar en este blog

Enlaces

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.