BLOGS Cultura

03
03
2010
ricardobada

El putacuario*

Por: Ricardo Bada

Lo encontré en una librería de viejo y a mitad de precio, me enamoré de él, lo compré ipso fuckto. Es un librito de 134 páginas, edición moderna de un volumen aparecido en 1876 y reeditado en 1903, con el extenso título Richard Wagner en el espejo de la crítica: Diccionario de la descortesía, conteniendo expresiones groseras, escarnecedoras, odiosas y calumniosas que fueron usadas por enemigos  y bromistas contra el maestro Richard Wagner, sus obras y sus seguidores. Coleccionadas en horas de ocio, para diversión del espíritu, por Wilhelm Tappert.

A título personal confesaré que me gusta la música de Wagner (no toda en igual medida) tanto como repudio la religión cuyo dios es Wagner, su templo la célebre colina verde de Bayreuth, y su liturgia el Festival que todos los gobernantes alemanes han apoyado desde el palco de honor; no sólo Hitler: todos sin excepción. Y me parece que la coletánea de “descortesías” de Herr Tappert, aunque sus autores esgriman a veces argumentos musicológicos, refleja más bien –pese a que no lo expliciten, y hasta lo oculten– la aversión sentida desde el primer momento,  mayoritaria y acremente, contra el endiosamiento en vida del compositor.

Sigue ahora un muestrario reducidísimo de algunos de los adjetivos recolectados por Herr Tappert: “abominable, absurdo, aburrido, bandido, bárbaro, bastardo, brutal, cruel, decadente, despreciable, diletante, histérico, horripilante, indecente, jesuítico, lameculos, loco, melenudo” (¡oh manes de los Beatles!), “necio, patético, plagiario, pobre en ideas, rancio, reblandecido mental, sofista, trivial”, y un largo etcétera. No creo, sin embargo, que ninguno de ellos ofendiese tanto a Wagner como el hecho de que el crítico vienés Speidel lo motejara de… “judío”. Nada menos que a Wagner, el antisemita por antonomasia.

Pero continuemos. Otra lista podría hacerse con los epítetos siguientes, destinados tanto a él como a su música: “Anticristo del Arte, aurora boreal” (así lo llamó Jacques Offenbach, y en alemán decirle a uno “Nordlicht” es bastante menospreciativo), “autobotafumeiro, Cagliostro, commensale servile” (del rey de Baviera), “charlatán, Dalai Lama” («La desgracia de Wagner es que no sólo se considera el propio Dalai Lama, sino también el sumo sacerdote del Dalai Lama, de tal modo que asimismo considera cada uno de sus excrementos como un flujo de su divina inspiración, H. Dorn en 1865), y continuando con la enumeración: “dómine, hojalatero, Heliogábalo, matanervios, molusco, mono, Phylloxera vagnátrix, sacamuelas, timador, tormenta en una escupidera, vándalo” y otro largo etcétera.

Oskar Blumenthal, por su parte, le enjaretó esta cuarteta dedicada al libreto de Tristán e Isolda:

                                    Schopenhauer bastante sí ha leído
                                    pero poco y muy mal lo ha digerido,
                                    de modo que los versos de Tristán
                                    eructos filosóficos serán.

El crítico de un matutino de Breslau anatemiza su arte como “música anal”. Las dos primeras escenas del acto segundo de La valquiria son para otro como “una lombriz solitaria enquistada en los nervios de nuestro cerebro”, y el motivo de las valquirias (sol ? re sostenido ? sol) se nos agarra como una sanguijuela. La melodía del Venusberg  es música de molinillos de café y teteras. El título original, Der Ring der Nibelungen, se convierte en Der Ring, der nie gelungen (El anillo jamás logrado). Las melodías de Los maestros cantores de Nuremberg son “ortigas de mar, medusas”, y su oratorio El ágape de los Apóstoles, sencillamente, “requesón”. Después de asistir a una puesta en escena de Lohengrín en Viena, el supradicho Speidel no vacila en clasificar zoológicamente a la orquesta wagneriana de “colosal rumiante”. Y aquí también un nuevo y asimismo largo etcétera.

Lo más suave que uno halla en este libro es la opinión de su colega ruso Chaikowski, quien le escribe una carta a la Sra. von Merck, desde la misma Viena, 1877, y le dice: «¡Qué don Quijote es este Wagner!»; y luego de explayarse sobre su talento tan erróneamente usado, Chaikowski concluye: «En mi opinión, Wagner es en el fondo un músico sinfónico».

Pero la creatividad de los injuriadores de don Ricardo llega a su cénit en una crítica de la revista muniquesa Vaterland, donde la primera escena de El oro del Rhin, en el fondo del río, con las ninfas nadando y cantando (lo cual es una hazaña, dicho sea de paso, pues las ninfas cantan sin usar escafandra), fue calificada nada menos que de “putacuario” (“Huren-Aquarium” en el original).

Constatemos, con satisfacción, que excepto alguna pelea de gallinero entre tenores españoles, y no pocas caudas de comentarios a las columnas de El Espectador, las costumbres han mejorado bastante desde que Herr Tappert hiciera esta suculenta y aleccionadora cosecha de antiwagnerianismos.
___________________________________________________________________
* Este post es una versión ampliada de mi columna del pasado viernes 26 de febrero en estas mismas páginas de El Espectador. Vale.

Categoria: General

TAGS:

4

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
4

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

betilón

6 marzo 2010 a las 10:55
  

Querido Ricardo,

Para insultar a un Dios Wagner, antisemita, antilatino y siniestro, casi, todo él. Herr Tappert fue justo. El Dr. Horacio Sanguinetti, Rector del Colegio Nacional de BsAs me ha dejado boquiabierta. Siniestro, es un adjetivo que no ha perdido su fuerza y al ser usada contra Wagner, antes al contrario…. lo vuelve antonomásico. El librito que adquiriste, querido Ricardo, y habiendo yo leídote este artículo, debe ser suculento y nutritivo.

El Papa Urbano II, al calificar de RAZA MALDITA al judío… nunca pensó legar a la humanidad Wagners y Hitlers. ¡qué orgulloso se hubiera sentido!

Nota:
Con razón no me gustaron los murales del Neueswanstein.

Felicidades Ricardo.

Opinión por:

betilón

6 marzo 2010 a las 20:49
  

Una opinión más…. Ahora caigo… el peor insulto para Wagner fue…. judío….

Buscar en este blog

Enlaces

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.