Políticamente insurrecto

Publicado el

A ritmo frenético avanza una mole de 30 pisos que afecta la visual del Castillo San Felipe en Cartagena

fb_img_1507266513423

@perdomoalaba 

En una reacción tardía, reciéntemente el Ministerio de Cultura se mostró preocupado por la construcción del proyecto inmobiliario de viviendas de interés social -VIS- ‘Aquarela Multifamiliar’, en el barrio Torices de Cartagena, a menos de 200 metros del Castillo San Felipe de Barajas, bien de interés cultural del ámbito Nacional, cuyo proyecto consta de 4 torres de 31 y 32 pisos.

Lo que le preocupa del proyecto -que no es nuevo-, a la siempre pusilánime ministra Mariana Garcés, es su altura y densidad de implantación; la afectación al entorno, la visual al Castillo y la movilidad en el sector.

Al respecto, según un informe del portal El Metro de Cartagena (http://bit.ly/2y3ffl2): “(…)se busca estudiar la posibilidad de que se llegue a un acuerdo con los constructores con el propósito de que no sigan construyéndose nuevos pisos. Hasta ayer (5 de octubre), la primera torre del complejo urbanístico, de las seis previstas, contaba ya con 16 niveles”. En la mañana del pasado domingo, el exconcejal y activista social Juan Alies Vergara denunció que en menos de una semana, la obra ya pasó de 16 a 19 pisos.

Coincido con lo dicho por el presidente de la Red de Veedurías Ciudadanas Pablo Bustos, en que la clave para bloquear lo que han llamado en la ciudad un “esperpento arquitectónico”, está en revisar minuciosamente la actuación del curador número 1 de Cartagena, Ronald Llamas, quien otorgó la licencia de construcción al cuestionado proyecto de la constructora paisa Promotora Calle 47 S.A.

Al inefable e intocable curador Llamas pareció no importarle al momento de otorgar la licencia en 2015, -durante la administración de Dionisio Vélez-, el hecho de que erigir moles gigantescas en áreas cercanas a los entornos patrimoniales como el Castillo San Felipe, causa un daño irreparable al patrimonio y a la vista de los entornos paisajísticos, históricos y urbanísticos. Sin embargo, el poderoso Curador interpreta la ley a su acomodo y  justifica su proceder en que no hay ninguna norma dentro del POT que impida ese tipo de obras en dicho predio, entre otras porque cuando otorgó la licencia, el Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena -IPCC- a través de su director de Patrimonio, Alfonso Cabrera, conceptuó que el predio donde se levantaría el proyecto no hace parte de la zona de influencia del Castillo. Sin embargo, a mediados de 2016 el mismo Cabrera le salió al paso al tema, y aclaró que el Gobierno Nacional ha establecido que los proyectos que se pretendan desarrollar en un área de 200 metros alrededor de los Bienes de Interés Cultural, entre los cuales está el Castillo, deben regirse bajo recomendaciones especiales. Concluyó entonces que solo una parte de ese proyecto está a menos de 200 metros del San Felipe y que es la que se debe conciliar. Es decir, los promotores del proyecto tendrían que ajustar esa parte para que no toque los 200 metros del área de influencia, según el funcionario.

Quizá por eso al Mincultura el tema no le despertó ningún temor ni sospecha en su momento. Es más, el POT vigente sólo permite edificios de 4 pisos en ese lote, pero resulta que la legislación nacional no establece límites de altura para los proyectos de VIS. Y por jerarquía de las normas, prima la nacional. Hoy van por 19 pisos y pretenden hacer 30.

Hace un par de meses, advertidos del inminente daño a la visual del patrimonio material, el Mincultura, a través de la  Resolución Número 1709, modificó la Resolución 043 de 1994, ampliando el área de influencia del Castillo de San Felipe para evitar que situaciones como el ‘Acuarela Multifamiliar’ se vuelvan a presentar, de tal manera que los proyectos de intervención que pretendan ser desarrollados en el área de influencia definida, sean puestos a su consideración. Sin embargo, el Ministerio advierte que la medida tiene carácter transitoria mientras se expide el Plan especial de manejo y protección del Centro Histórico -PEMP-, imperioso y necesario documento que lleva más de 12 años de estarse formulando y que parece dormir el sueño de los justos.

Ojalá el alcalde encargado Sergio Londoño y su nuevo secretario de Planeación Irvin Pérez, junto al directora del IPCC, Bertha Arnedo, se pronuncien y actúen al respecto en armonía con lo dispuesto por la dirección de Patrimonio del Mincultura.

¿Ven lo que provoca la corrupción, la desidia, la inoperancia, la interinidad y la inestabilidad política y administrativa?

fb_img_1507485780908

Comentarios