Los que sobran

Publicado el

La Alcaldía de Bogotá entre alianzas clientelistas y convergencia programática, una propuesta al sol que más calienta.

En medio de un contexto de gran incertidumbre la convergencia de las llamadas fuerzas alternativas pena a posicionarse frente a las próximas elecciones en la capital.

El desconocimiento de la personería jurídica por parte del CNE al movimiento Colombia Humana – que, con los votos de la segunda vuelta presidencial, y en el marco de lo dispuesto en el recién estrenado Estatuto de oposición logró llegar al Congreso de la Republica con la votación más alta que se haya tenido para llegar a esa corporación, traducida en más de 8 millones de votos –, ha generado un sentimiento de orfandad entre sus informales militantes. De otra parte, la arremetida en contra de las investiduras  de Antanas Mockus: senador más votado y elegido con medio millón de votos, y de Ángela María Robledo: Representante a la Cámara que alcanzó su curul en tanto que excandidata a la vicepresidencia; se suman, al estudio, por parte del Consejo de Estado, de una demanda orientada a la perdida de la investidura del excandidato a la Presidencia Gustavo Petro, dibujando un escenario preelectoral marcado por la persecución política y la falta de garantías para un sector del espectro político.

Sin embargo, si algo tiene en vilo a las fuerzas alternativas, es el surgimiento de nuevas candidaturas, actuales y posibles, así como el hecho de que ningúna despunte por el momento como preferida. Frente a este panorama, algunas de las preguntas que, sin lugar a duda, nos hacemos los bogotanos en lo que lleva de corrido la contienda son las siguientes: ¿Por qué las fuerzas políticas en cuestión se autodenominan como “alternativas”? ¿Respecto a qué o quién aspiran serlo? Y, ¿quienes las conforman al día de hoy?

Las respuestas serían hasta el momento las siguientes: 1- Las fuerzas alternativas están constituidas por los partidos de centro e izquierda, que, en repetidas ocasiones, se han comprometido con su electorado en que optaran por realizar una consulta interpartidista producto de la cual resultara un solo candidato. 2- Se consideran “alternativas” en la medida en que constituyen una alternativa política frente a la agonizante administración de Peñalosa –que pasara a la historia junto con la de Samuel Moreno como una de las menos populares– como a cualquier opción apadrinada por el uribismo. 3- Están conformadas al día de hoy por Claudia López (Partido verde), Hollman Morris (MAIS), Jorge Rojas (Movimiento Bogotá Viva), Celio Nieves (Polo Democrático), Luis Ernesto Gómez (Activistas), posiblemente por Ángela María Robledo (Colombia Humana), y (he aquí la cereza del pastel): Héctor Caicedo,  (Conocido como Tico Pineda, Movimiento Territorio Solar).

Ahora, ¿Por qué la cereza del pastel resulta para nosotros, la mayoría, una candidatura desconocida? Pues precisamente porque al estudiarla nos hemos encontrado con un programa innovador y una serie de propuestas ostensiblemente alternativas al modelo de ciudad adoptado en Bogotá, en Colombia e incluso en América Latina. La propuesta titulada “modelo para enfrentar el cambio climático y desatar economías sostenibles”, cuenta con un robusto sustento jurídico y académico y da muestras de haber privilegiado un programa serio, y alternativo de gobierno.

Llama la atención que, mientras las otras candidaturas alternativas parecieran estar aún enfrascadas en la discusión sobre la casi incuestionable necesidad de un metro principalmente subterráneo, y de si se debe dar o no continuidad a las políticas de administración anterior, (activando así un espejo retrovisor digno de preocupación), lo que va de corrido en los debates no deja muy claro cómo  garantizaría la administración de una ciudad incluyente, orientada a enfrentar los grandes desafíos que imponen a las grandes metrópolis adoptar en el corto plazo políticas medio ambientales y de desarrollo sostenibles.

Paradójicamente, el candidato que a nuestros ojos ha sabido plasmar en su programa de gobierno esta serie de inquietudes tan actuales en el mundo, ha sido particularmente invisibilizado ante la opinión pública. Paradójico porque mientras él ha buscado participar en alguno de los debates, la candidata del partido verde Claudia López, quien debería estar tomando posición con relación a estos temas en la contienda electoral y en los acuerdos programáticos pretendidos por los lideres alternativos, ha preferido tomar distancia de los escenarios de discusión democrática, aquellos que nos permiten a nosotros, los ciudadanos, informarnos para elegir en base a un mejor criterio.

Vale entonces informar a los ciudadanos, y sobre todo a los demás candidatos a la Alcaldía, que tienen un interlocutor valioso llamado Hector Pineda, nacido en la ciudad de Barranquilla, residente en Bogotá desde hace 29 años,  Constituyente en 1991 en la Comisión sobre Ordenamiento Territorial, fue ponente sobre el nuevo orden municipal, el Área Metropolitana, el departamento y la regionalización, Transitorio 12 y 13 (Distritos Especiales de Paz) y 41 pedagogía constitucional. Ha sido entre otros Consultor de Naciones Unidas y asesor en la Contraloría (Mandato Verde), asesor Personería Programa Personeros Escolares y asesor de la Alcaldía en Procesos asociativos de Bogotá con los territorios municipales metropolitanos y regionales. Columnistas en medios impresos y digitales. Galardonado Premio Nacional de Cuento Caro y Cuervo 2018

Su propuesta Bogotá Territorio Solar, está encaminada a cambiar la matriz energética que mueve la economía de Bogotá y su entorno metropolitano, para mitigar los estragos causados por el cambio climático y contribuir a la activación de economías y modelos de desarrollo sostenibles, en la jurisdicción territorial y consagrados en la Constitución Política (Art 80). Así es que propone limpiar el aire altamente contaminado, implementar movilidad eléctrica, sembrar un millón de árboles, protección de la estructura ambiental, recuperación de recursos hídricos, cerrar el basurero de doña Juana y alcanzar de este modo los ODS de superación de pobreza, generación de empleo y lucha contra el cambio climático.

Para el candidato la razón de la falta de recepción mediática que ha tenido su candidatura obedece a que cambiar el modelo económico pisa intereses de grupos poderosos en la economía, la política y que los medios invisibilizan un tema de alta confrontación contra el modelo imperante y depredador, que amenaza a Bogotá de convertirla en territorio no sostenible.

Más allá del favoritismo o no en una contienda desigual, la motivación de Bogotá Territorio Solar se sustenta en las advertencias mundiales sobre el deterioro planetario por el cambio climático y la urgencia de edificar desde lo local paradigmas de territorios sostenibles que generen confianza en la posibilidad de producir riqueza sin atentar contra el futuro de las generaciones por venir. En palabras del candidato, se trata de “un intento de aporte desde lo local al clamor planetario para salvar la casa común, es un asunto de vida”.

Para Hector Pineda todo punto de encuentro en el desafío de detener los estragos del cambio climático son bienvenidos y sus propuestas son contribuciones a un esfuerzo común.

En hora buena entonces esta candidatura que esperamos ver en los próximos debates.  Esperamos que, conforme a nuestra Constitución, se sepa garantizar el acceso mediático igualitario a las diferentes propuestas facilitando así la diversidad, la inclusión y el acceso de las minorías políticas a la contienda política.

Las fuerzas alternativas de Colombia se basan en acuerdos programáticos y no en alianzas clientelistas. He aquí entonces un programa digno de ser tenido en cuenta para ser incluido en los anunciados acuerdos. Por una Bogotá sostenible, incluyente, diversa y humana.

Para mayor información sobre Bogotá Territorio Solar ver: https://www.facebook.com/594899597658346/posts/595314574283515/?app=fbl

Comentarios