Coyuntura Política

Publicado el Renny Rueda Castañeda

Fundación Macoripaz. En búsqueda de apoyo a la educación de los jóvenes de Riosucio, Chocó.

De los distintos reconocimientos nacionales, a las labores hechas por personas u organizaciones en el sentido de buscar y contribuir a procesos de paz, entendimiento y progreso en zonas de conflicto en el país, el Premio Nacional de Paz se configura en el más importante galardón actual. Con el han sido premiados esfuerzos de ciudadanos que en regiones apartadas de la geografía, en medio de la miseria, han construido país incluso a riesgo de su propia vida, sorteando con paciencia y consistencia hostilidades de distintos actores cuyo único argumento es la violencia.

El día miércoles 24 de noviembre, la Fundación Macoripaz, Mujeres Riosuceñas construyendo la Paz (Riosucio, Chocó), fue una de las galardonadas con el Premio. La Fundación ha logrado dejar en el pasado las historias de impotencia, desplazamiento, masacres, abusos y violencia generalizada contra cientos de mujeres, y abrir un futuro de procesos de organización comunitaria, emprendimiento de proyectos productivos, y generación de empleo, apoyando a la población vulnerable de la zona. La Fundación, como cientos de otras en el territorio nacional,  se convierte en un ejemplo de valor y entereza en medio de las dificultades propias de comunidades apartadas que diariamente tienen que buscar alternativas de crecimiento material y personal en medio de la inopia, y la indiferencia.

La entereza y decisión de sus fundadoras son un verdadero ejemplo de valor y grandeza en el país. Hoy, de entre los distintos proyectos que lidera, existe uno que sobresale por atacar de base una de las tantas causas de pobreza estructural en la región, consistente en buscar apoyo en las principales universidades para que los estudiantes destacados de Riosucio, puedan tener la oportunidad de educarse en la ciudad, con el compromiso de regresar y aportar al desarrollo del municipio.

La lucidez llama a pensar que solo la educación es la salida.  No se estimará un futuro mejor en el país, mientras se desconozca que los problemas nacionales y globales, solo pueden ser afrontados por ciudadanos competentes técnica y éticamente. El Chocó en particular, representa el mejor cuadro de esta realidad al encarnar no solo los más críticos indicadores de pobreza, sino a su vez la mayor tasa de analfabetismo del territorio. Por este motivo es importante considerar seriamente la necesidad de que a nivel nacional, las instituciones de educación superior adopten con compromiso y sensatez las demandas de organizaciones como Macoripaz, cuya principal meta es la reinvención de sus propias comunidades a través de la capacitación de sus jóvenes. Un camino con miras puestas en el largo plazo que puede definitivamente cambiar el rostro de Riosucio, del Chocó y de la otra Colombia.

El autor contesta inquietudes o sugerencias en el correo [email protected]

Renny Rueda Castañeda

Comentarios