Bernardo Congote

Publicado el

¡¿Se derrite la dictablanda duribista?!

Dos grandes derrotas acaba de sufrir el régimen. Perdió 110-44 en Cámara y 47-34 en Senado intentando torpedear el proceso de paz. La nueva alianza montada para defenderlo estaría mostrando que, en Colombia, desde las elecciones de 2018 podría haberse consolidado el proyecto democrático. Y que, paradójicamente, ese proyecto no sería el del centro democrático.

La Democracia es el sistema que privilegia los derechos de las minorías. Así lo está padeciendo el duribismo. Su condición de partido mayoritario en la elección presidencial no le ha servido para defenderse en el legislativo. Esos poderes electorales castigados por el desgobierno han conducido, como pocas veces antes, a consolidar una oposición de minorías que no le deja respirar[i].

Las Dictaduras se sostienen cuando la masas se ven amenazadas por el poder militar. Claro que el madurismo venezolano,osa ufanarse de cierta estirpe democrática dizque por haber ganado varias elecciones. Pero ello no le hace democrático. La democracia también exige, además de la representatividad electoral, el ejercicio de la participación ciudadana y la deliberación libre propiciando el control político del régimen.

El DUribismo sueña con implantar aquí el Madurismo venezolano[ii]. Sus resultados electorales de hace un año lo pusieron a bramar contras las minorías. El sueño dictatorial de su caudillo, El Innombrable, se venía amasando con cuidado[iii]. Pero lo que la oposición acaba de producir en el Congreso, tendría el doble efecto de desinflar la gobernabilidad del agente duribista en la Casa de Nariño y, de paso, la pretensión absolutista del caudillo. La dictablanda duribista se estaría derritiendo.

El partido de gobierno hasta la fecha tendría como gran logro, el de unir en su contra a la oposición. El autogol es monumental. Disparándole con una bodoquera al fortalecido proceso de paz, habría incurrido en un costoso error político.

La suma de minorías unidas en la nueva alianza estaría asegurándose de que, si el agente de la Casa de Nariño quiere seguir gobernando, va a tener que compartir el ejercicio del poder ejecutivo y, de paso el legislativo, renegociando con representantes legítimos de las minorías.

Y, como no se podía sospechar hace apenas un año, el sueño de El Innombrable por hacerse el nuevo Chávez en Colombia se estaría derritiendo. Su capacidad para distraer y vociferar no le estaría siendo útil para co-gobernar. Y es imposible fácticamente que algún alfil del rebaño duribista produzca iniciativa alguna. Sólo conocemos la de Macías intentando probar que la mitad de 92 es 48.

Si lo anterior no bastara, una astuta intentona para dialogar con las otras minorías cayó al vacío cuando todos se dieron cuenta de que el mayordomo del Ubérrimo llamaba al diálogo sólo porque tenía el agua al cuello. Y peor, su defensa senatorial de las objeciones le hizo ver arando en su propio desierto mental. A la hora de capturar votos de opinión legislativos, de nada le sirvió el twitter.

Los liderazgos del Liberalismo, de la U, de los Radicales, de los Verdes y de los Decentes, estarían probándose habilidosos para jugar en las grandes ligas del juego democrático.

¡Enhorabuena!

Congótica 1. Se estaría derritiendo la ostentosa pretensión de que el burócrata del BID llamado de improviso a ocupar la Casa de Nariño pudiera hacer el papel de presidente.

Congótica 2. El mayordomo del ubérrimo habría resultado un pésimo consueta y, el ejecutor del libreto, un sordo de atar.

Congótica 3. Las minorías estarían demostrando que la Democracia tiene, por garantía de supervivencia, que los mejores actúen como tales. http://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/democracia-regimen-los-ineptos sept 23 2018

[i] http://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/que-hartera-de-desgobierno noviembre 28 2018

[ii] http://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/maduribismo-y-fascismo febrero 10 2019

 

[iii] https://Blogs.elespectador.com/política/Bernardo-congote/nuestro-Rasputín-recargado octubre 15 2018

 

 

 

Comentarios