Bernardo Congote

Publicado el

¿Reelegir al UroChavismo?

Orwell la llamó metalenguaje. En castellano se llama perversidad. Vender la guerra como la expresión de la paz. La mentira como el espejo de la verdad. La corrupción como el epítome de la honestidad. La cárcel como el digno destino del político. Estas son las banderas del UroChavismo.

Después de marzo, en Colombia desapareció el castrochavismo. Reelegido en el Congreso y reelegible en el Ejecutivo, el uribismo se ha lanzado a imponer la utopía chavista en Colombia. Uribe y Chávez se odiaban porque eran iguales. No se podían ver porque cada uno era el otro. El UroChavismo expresa la manera como Uribe, a la Chávez, ha intervenido el poder del Estado durante los últimos 16 años. Ahora busca reelegirse en Duque.

El UroChavismo derrotado en 2010, se agazapó en el Congreso y ahora está jugado con Duque. “La culebra está viva”, suele advertir Uribe cada rato. Pero la culebra es Uribe. Con Duque revivirá la militarización del poder civil (sin necesidad de golpes de Estado) gracias a militares cooptados por beneficios non sanctos; el guerrerismo violador de los DDHH vía asesinatos de civiles a la manera de “falsos positivos”; la limpieza social al estilo Comuna 13, Yarumal o San José de Apartadó; la violencia paramilitar protegiendo terratenientes y bloqueando la restitución de tierras; el patrocinio de gamonales que rearmándose, se auto defienden de un oso comunista que nunca llega; la violación de todas las normas que se le atraviesan, tal como lo hicieron con el fast track; la preservación de privilegios que, a nombre de una sospechosa “confianza inversionista” se reduce a remunerar a unos pocos con los impuestos que pagamos todos.

Uribe ya aplicó su proyecto chavista de corte autoritario-contrainsurgente-paramilitar. Ya lo conocemos. Ha sido derrotado varias veces. Su triunfo de este marzo, apenas le dio el 19% del Congreso. Hace poco el pastorcito Uribe era el mismo que anunciaba la llegada del oso Uribe. Ahora el pastorcito es Duque y Uribe el oso que controla las dos tiras de la cuerda. Amenaza vociferante con la llegada de un chavismo que él mismo ha diseñado y tranquiliza con la bonachonería impostada de Duque.

“¡Ya viene el monstruo! Anuncia el pastorcito Duque cuando estamos a punto de reelegir al oso. La táctica UroChavista distrae a sus opositores porque éstos buscan un blanco fijo mientras Uribe, hace de pastorcito en Duque mientras él se resguarda para morder como el oso.

Queda pendiente responder una pregunta: ¿Cuántos votos obtendrá el pastorcito Duque a favor del oso Uribe? Lo veremos en las elecciones.

Nietzscheana. UroChavismo = Petromadurismo = ¡Kaput!

Bernardo Congote es Profesor universitario colombiano y miembro del Consejo Internacional de la Fundación Federalismo y Libertad (Argentina). c[email protected]

 

Comentarios