BLOGS Cultura

08
09
2012
antojarcu

Hacienda y Los Trogloditas

Por: Jarnavic

Estoy empollando a muerte Tributario I, un lodazal dispensado por nuestra querida Carlos III. La verdad es que no es nada nuevo. Cualquiera que haya estudiado esta asignatura sabe que para sacarla hay que echarlo todo para tener un cinco raspado. Pero bueno, son las cosas del Tributario.
El caso es que voy por el tema de la Inspección y me ha venido a la mente una anécdota de la Agencia Tributaria y de los Trogloditas, la banda de Loquillo. Hacienda siempre da grandes historias y sí lo mezclas con una banda de rock, imagínate.
Contaba Loquillo en una entrevista con Losantos, cómo vivía aquella época con Trogloditas. Giras interminables, drogas, rock, sexo, dinero a espuertas, bares abiertos después de los conciertos; los clásicos del rock. Además,  con el  agravante de  la época de apogeo de Loquillo y los Trogloditas, finales de los 80 y principios de los 90.
Una época donde se daban todo tipo de drogas y donde te metías de todo. Afina Loquillo: “Te metías de todo. Estábamos todos los días pensando meternos algo. Y sí era una droga nueva, mejor”.  Antes de que empezaran a limitar los horarios de los bares y justo antes de que empezará a hacer estragos generalizados la heroína. Una buena época para tener una banda de rock.
Y además la época de grande de Loquillo. Después de la Movida, Loquillo supo hacerse un hueco en el rock nacional y tocar el cielo. Maduró, refinó el sonido y dio algunos clásicos al rock patrio con las geniales letras de Sabino Méndez.
En aquellos tiempos, ganó mucha pasta. Él y todo su grupo. A raudales. Pero también se iba la pasta con el tren de vida. Como venía, se iba.
Y ahora viene lo mejor. Cobraban todo o casi todo en negro. Repartían el dinero entre los miembros del grupo y fuera. Se fundían los cuartos y procuraban que durará hasta el siguiente concierto o actuación. Concierto, parné y diversión; un círculo vicioso inmejorable.
Pero amigos, llegaron los chicos del “Hacienda somos todos”. La Inspección apareció un buen día  y les dijo que por favor les presentarán  la contabilidad,  las facturas  y toda la pesca. Ya sabes que Hacienda puede iniciar el procedimiento de inicio cuando lo consideré y sin previo aviso. Y los cogió en bragas.
No habían liquidado nada. Había gente que no había hecho una declaración en su vida. El concepto de liquidación y autoliquidación que tú tienes tan claro, era una novedad para unos músicos que según el chico de Clot, vivían “como gitanos”.
Al final, regularizaron su situación, pero se quedaron sin un duro. La época de su vida en que más pasta y mejor se lo habían pasado, terminó con la Agencia Tributaria.  Por aquella época, algunos asumieron que tenían graves problemas con las drogas y dejaron Los Trogloditas. Era el comienzo del declive.
No hay nadie que escape al largo brazo de la Administración Tributaria. Ni siquiera a los rockeros.

Estoy estudiando a muerte el leño de Tributario II. La verdad es que no es nada nuevo. Cualquiera que haya estudiado esta asignatura sabe que para sacarla hay que echarlo todo para obtener un aprobado raspado. Toca el tema de la Inspección y me ha venido a la mente una anécdota de la Agencia Tributaria española y de los Trogloditas, la banda de Loquillo. Hacienda siempre da grandes y jugosas historias. Mucho más si lo mezclas con una banda de rock donde había gente que no sabía qué era una declaración de la renta.

Contaba Loquillo en una entrevista cómo vivía aquella época con Trogloditas. Giras interminables, drogas, rock, sexo, dinero a espuertas, bares abiertos después de los conciertos; los clásicos del rock. Además, con el agravante de ser la época de apogeo de Loquillo y los Trogloditas, finales de los 80 y principios de los 90.

El mejor momento de Loquillo. Después de la Movida, supo hacerse un hueco en el rock español y tocar el cielo. Maduró, refinó el sonido y dio algunos clásicos al rock patrio como La mataré, Cuando fuimos los mejores o Cadillac solitario, con las geniales letras de Sabino Méndez.

Una época de drogas. Afina Loquillo: “Te metías de todo. Estábamos todos los días colgados”. De atracadores como Dani el Rojo, que asaltó cientos de bancos y que se mezcló con el Loco por aquellas fechas y al que Carne Cruda dedicó un programa. Una buena época. Justo antes de que empezaran las limitaciones de horarios a los bares y los estragos la heroína.  Buenos años para tener una banda de rock como Los Trogloditas.

En aquellos tiempos, ganó mucha dinero. Él y todo su grupo. A raudales. Repartían el botín entre los miembros del grupo y fuera. Se fundían los cuartos y procuraban que durará hasta el siguiente concierto. Bolo, plata y diversión; un círculo vicioso inmejorable.

Pero amigos, llegaron los chicos del “Hacienda somos todos”. La Inspección apareció un buen día  y les dijo que por favor les presentarán  la contabilidad,  las facturas  y todos los justificantes habidos y por haber. Y los cogió en bragas porque, simplemente, no existían esos documentos.

No habían declarado nada. Había gente que no había pagado a Hacienda en su vida. El concepto de liquidación era una novedad para unos músicos que vivían como gitanos según el Loco.

Al final, regularizaron su situación, pero se quedaron sin blanca. La época de su vida en que más dinero habían ganado y mejor se lo habían pasado, terminó pasando por la caja del Estado. Poco después, algunos miembros asumieron que tenían graves problemas con las drogas y dejaron el grupo. Los Trogloditas continuarían todavía unos años más, pero ya habían perdido el brío de antaño. Quizás les pesara todo el dinero que habían pagado a Hacienda. Y es que no hay nadie que escape al largo brazo de la Administración Tributaria. Ni siquiera a los roqueros.

Imagen de previsualización de YouTube

Luché contra la ley según Loquillo y Fito.

Categoria: Relatos

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
0

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Buscar en este blog

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.