BLOGS Cultura

23
08
2012
Juan Botía

La soledad iluminada

Por: Juan Botía

La soledad es el resultado de una serie de ausencias, de vacíos, de negaciones; acaso el estado más puro y vidrioso del hombre. Pero es también una determinación. ‘Razones para destruir una ciudad’ es una novela que aborda dichas ausencias, dichas negaciones y que ahonda en ellas y las presenta en todo su esplendor.

La pluma de Humberto Ballesteros, el autor, escribe un personaje tímido y hermoso: Natalia, quien a través de los años, ha inventado una ciudad, pero decide destruirla. Es un libro escrito con una poética certera y delicada, más no frágil. Es una suerte de precedente; de auto confesión,  donde la protagonista pareciera conversar consigo misma o con alguien que reside dentro  de sí, que la conoce y  la desnuda.

Venecia, la ciudad imaginaria que persiste en Natalia, se ocupa con el juego y la felicidad permanente. Allí, ella transita las casas, los puentes, acompañada de los recuerdos de su hermana y de la gente que ha querido.

La niñez es una intuición pura, liberada de angustias, de ansiedades, de esperas. La nostalgia de la niñez responde más a esa manera desentendida de existir que a la felicidad que entrañamos. Por ello esta novela cala en las fibras de la zozobra que es existir. Entrega la verdad de que en la adultez la alegría es más una masa de recuerdos que se permean y desaparecen, hasta que se olvida la misma felicidad, mientras que en la niñez nada se recuerda: Existir es una corriente espontanea de hechos. El adulto vive del recuerdo, de la memoria, el niño la evita y vive simplemente. Este descubrimiento es enceguecedor.

Se trata de una obra inteligente, modesta, ingenua al mismo tiempo. La prosa es hábil y permite una lectura atenta. Es una novela medida, pensada a fondo, rica en sencillez y manejo del lenguaje.

Suele suceder que le huimos a la soledad o la negamos. La forma en que alguien asume o evita su soledad le otorga gran parte de su humanidad. Por eso el personaje de Natalia ciertamente conmueve. Porque en esencia, su historia es la historia de todos.

Los libros son todas las cosas, y por lo tanto, también espejos. Cuando un hombre lee y desdobla su curso fatal con la vida y plenamente se identifica con una obra, esa obra es su espejo. Por esto, ese hombre leerá una o mil veces la misma obra, encantado; pues sólo en ese espejo verá su reflejo más veraz, más confiable. Así mismo, habrá libros y espejos que se echarán al olvido, no por insuficientes, sino por impropios para quien los posea.

No puede saberse si es terror o júbilo lo que se siente cuando se lee la obra de alguien y, de alguna forma, está nuestra vida mejor escrita que como nosotros jamás hubiésemos podido.

Esa incertidumbre es la literatura misma.

‘Razones para destruir una ciudad’.

Humberto Ballesteros.

Alfaguara.

159 páginas.

Categoria: Comentarios

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
0

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Buscar en este blog

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.