BLOGS Cultura

17
05
2013
Enrique Patiño

Sobre el robo de equipajes en los aeropuertos

Por: kikepatiño

El pasado 15 de mayo, con sus 77 años a cuestas y ayudándose de una silla de ruedas para movilizarse, Lucila Orozco abordó el vuelo 1558 de la aerolínea Jetblue desde Bogotá a Fort Lauderdale, con posterior conexión a San Francisco.
Iba junto con su esposo, de 83 años, y llevaban en sus maletas una mínima parte de ropa. De resto, cargaban regalos por decenas que les habían encargado sus familiares. Pero sobre todo llevaban comida: bocadillos de guayaba, café, manjar blanco, arequipe, cortados de leche. Lo típico que todo colombiano nostálgico extraña y encarga cuando se encuentra fuera del país.
Habían aforado esos dulces en el equipaje, y en su mano llevaban apenas un par de arequipes que no les habían cabido. Con el absurdo eterno de todos los personajes de seguridad que “decomisan” los arequipes por tratarse de “material peligroso”, en la policía migratoria les decomisaron los dulces de leche. No pudieron devolverlos a sus familiares en Colombia ni regalarlos al personal de las empresas de aviación que se ofrecieron a recibirlos.
No: la Policía aseguró que estaban decomisados y eran de su propiedad. O más bien, ellos, al final del día, se repartirían entre todos ese peligroso material radioactivo de arequipes de alta peligrosidad, amparados por esas absurdas normas antiterroristas que impuso Estados Unidos y que medio mundo ejecuta ciegamente a sabiendas de que ni un cortauñas de 2.000 pesos ni un arequipe olido y descartado por un perro y llevado por una señora con dificultades de movilidad va a ser peligroso.
Pero en el absurdo del antiterrorismo que tanto dinero genera en empresas de seguridad y vigilancia, y que tanto miedo adicional genera en un gobierno que ejerce su poder a través del temor de su sociedad, pensar lo contrario también es terrorismo.
Eel tema es que mientras tanto, como lo descubrieron horas después, el equipaje enviado por bodega, con los dulces para su familia, también fue saqueado. Seis paquetes de bocadillos guardados en una caja fueron sacados por otro nostálgico ladrón de dulces colombianos, que prefirió hurtarlos a comprarlos.
La jefe de prensa de la Universidad Central, María Antonia León, recuerda que en un viaje a Buenos Aires le descuartizaron la maleta y los bocadillos que llevaba. María Fernanda Quintero, de Jobboom, vio cuando a un pasajero le sacaron varios Bom Bom Bum y los estrellaron contra la pared para ver si venían llenos de droga, y luego, cuando ella envió por FedEx un grupo de cocadas a sus familiares, fue imposible que se los comieran porque fuer totalmente chuzado y destrozado por las invisibles autoridades que atacan la droga que quizás ellos mismos consumen en la calma de sus hogares.
El venezolano Carlos Beltrán ha visto cómo le saquean su jamón endiablado, le perforan las harinas PAN, y cómo, en su último viaje, le querían quitar los chocolates comprados en el Duty Free. “Todo depende de quien esté y de qué genio esté”, replica su amigo Rodolfo Ogliastri, de la Fundación Universidad Central.
Pero la conclusión a lo que sucede, a ese ataque a la dignidad tan brutal al que son sometidos personas de esa edad y de todas las edades, a esas requisas y apertura de las pertenencias y demás, la ofrece la colombiana radicada en Estados Unidos Claudia Mar Ruiz: “Los atentados ‘terroristas’ sirvieron para crear un estado de terror. Los productos y las personas son considerados una TOTAL amenaza. Los que planearon esta tragedia (a partir del 11 de septiembre de 2001) lograron su objetivo: se perdió la dignidad del ser humano y el valor de las cosas. Además de ahondar la crisis como una sociedad sostenible, todo se ha encarecido y los que se están quedando con los bienes y ahorros son los bancos y una pequeña élite”.
Es eso: bajo el disfraz de una seguridad absurda (porque es absurdo que a esas requisas de zapatos y de sillas de ruedas de desvalidos, de portátiles y de bombombunes las llamen controles de seguridad) se ultraja al ser humano mientras las grandes tragedias de la humanidad actual siguen sin control alguno. Si tanto les preocupan las drogas, controlen sus mercados internos o legalícenla o regúlenla; si tanto les preocupan la seguridad, dejen de atacar económicamente países emprobrecidos cuyo sentimiento de odio no puede sino crecer. Si de verdad quieren impedir que algo malo ocurra en sus países, detengan a los empresarios que desfalcan las arcas de los países con sus negocios sucios. No a una señora con bocadillos y arequipes para sus familiares.

Categoria: General, Viajes

7

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
7

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

pandetrigo

19 mayo 2013 a las 14:11
  

Su forma de pensar es la de la tipica persona del tercer mundo que haciendo un juicio apriori puede decidir cuales personas son buenas y cuales son malas, los viejitos no son terroristas y dejemosles pasar el manjarblanco porque no parecen terroristas verdad? o fulanito como tiene apellidos de abolengo pues no creo que se preste para hacer estallar un avion en el aire entonces el si puede llevar las cocadas a eeeuu pero si se llama wilson ocoro le quito las cocadas, me parece muy interesante su criterio… Aca en EEUU la cosa es a otro precio si la orden es no.. pues es no ni a nadie, no hay concesiones, no hay exepciones, hay leyes claras y ademas hay infiltrados probando que los sistemas funcionen correctamente por si no lo sabia.

Opinión por:

desdelejosarc

19 mayo 2013 a las 19:52
  

VIAJE DE NEW YORK A BOGOTA HACE DOS MESES,,,,,EN BOGOTA NO TUVE NINGUN CHEQUEO A MIS MALETAS …NI SIQUIERA A LA SALIDA FINAL DEL SITIO DONDE LAS RECOGI…A LA CALLE….O SEA QUE CUALQUIER VIVITO O RATERO PUEDE COGER LAS MALETAS DE OTRAS PERSONAS FACILITO…

Opinión por:

outsideview

20 mayo 2013 a las 1:31
  

@Alvaro: Asi es en todo el mundo, ni en New York ni en Miami ni en Chicago ni en Paris ni en Madrid ni en Roma ni en Sydney me han controlado que llevo MIS maletas.
@PandeTrigo: Ya se contagio de la paranoia auto-inducida por el gobierno americano.
Mi familia una vez me envio una cajita llena de comida, con los productos tipicos, incluidos varios paquetes de papas sabor a limon, pues estos paquetes llegaron abiertos todos! El arequipe también llego abierto, una ponymalta también la destaparon…

Opinión por:

newfabio

20 mayo 2013 a las 3:52
  

Lo que pasa hoy en dia en todos los aeropuertos del mundo es muy estricto el control del equipaje no se puede pasar comida, harinas, bebidas, sprays de tamaño grande, navajas, etc, etc. ellos solo quieren ver el equipaje ropa, camaras y dinero eso es todo, alli no juzgan que sean viejitos, jovenes, blancos, negros etc estas son las regulaciones y hay que cumplirlas tal y como son.

Opinión por:

gega

20 mayo 2013 a las 9:25
  

Los terroristas que han atacado a USA, también tenían cara de buenas personas…

Opinión por:

ariadno

20 mayo 2013 a las 9:49
  

Ya sabemos que los que decomizan eso son unos muertos de hambre malparidos.

Buscar en este blog

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.