Mongabay Latam

Publicado el Mongabay Latam

Aviario Nacional: el santuario colombiano donde renacen las aves traficadas

  • Colombia alberga casi 2000 aves en el Aviario más importante de Suramérica. Un refugio en el que 165 especies distintas tienen una segunda oportunidad para vivir, después de escapar de las manos de traficantes ilegales.

(Mongabay Latam / María Fernanda Lizcano) 

En la Isla de Barú, a 50 minutos de Cartagena de Indias, la ciudad turística más importante de Colombia y reconocida por sus murallas, se encuentra un lugar que guarda los colores y los sonidos de la biodiversidad. Un sitio de siete hectáreas donde su fauna recrea, en cuestión de dos horas, los paisajes más recónditos y de difícil acceso de este país. El estrés del día se olvida, no se escuchan las bocinas de los carros ni los gritos de las personas que recorren las calles vendiendo cosas. Solo se oye el canto intenso de las casi 2000 aves que allí habitan y que conforman, desde hace dos años y medio, el Aviario más grande de Suramérica.

Águila harpía (Harpia harpyja). Foto: María Fernanda Lizcano.
Águila harpía (Harpia harpyja). Foto: María Fernanda Lizcano.

El recorrido empieza junto con la inmersión. Durante la caminata se atraviesan tres ecosistemas, con 21 exhibiciones, en los que se siente un calor intenso que disminuye por momentos con el rocío del agua que cae de algunas cascadas. La selva húmeda tropical del departamento de Chocó y la Amazonía es la primera parada: una jaula inmensa a la que ingresan los turistas para ver unas 60 especies de aves, entre ellas el paujil piquiazul (Crax alberti), endémico de Colombia y que está en peligro crítico de extinción; el gallito de roca (Rupicola peruvianus), las tangaras (Tangara guttata, Tangara heinei y Tangara cyanoptera) y el pichi bandeado (Pteroglossus torquatus).

Martín pescador (Megaceryle torquata). Foto: María Fernanda Lizcano.
Martín pescador (Megaceryle torquata). Foto: María Fernanda Lizcano.

“La idea es que sean espacios muy grandes y que las personas tengan que encontrarlos. Aquí se pierde el sentido del encerramiento”, cuenta Martín Pescador Vieira, mientras señala al Martín pescador (Alcedo atthis), un ave con la que, curiosamente, comparte el mismo nombre. Él es hijo de Rafael Vieira y Silvana Obregón, las personas que vieron en su pasión por las aves la oportunidad perfecta para protegerlas. Fueron ellos quienes se arriesgaron desde hace más de 12 años a crear, junto con un par de amigos, el proyecto privado más ambicioso que buscaba mostrarle al mundo la biodiversidad del país y cuidar esa avifauna que está en algún grado de amenaza, como le ocurre a casi el 80 % de las 165 especies que se concentran en el Aviario Nacional.

Al final de la selva húmeda tropical, en otra inmensa jaula, se encuentra el águila arpía (Harpia harpyja), una de las aves rapaces más poderosas del mundo y de las principales depredadoras en este ecosistema. Ni siquiera el encierro puede ocultar su naturaleza. Se pasea imponente, altiva y segura. Es una de las cuatro que están en cautiverio en el país, las otras tres están en la ciudad costera de Barranquilla y en una reserva del municipio de Cota, en el departamento de Cundinamarca, en el interior de Colombia. Terminaron en encierro después de perder su territorio, una situación que avanza de manera acelerada. Según el último Libro Rojo de Aves de Colombia, del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, esta especie ha perdido históricamente el 26,4 % de su hábitat y se estima que su población a nivel nacional es inferior a los 10 000 individuos. Por esta razón, dice Martín, es tan importante protegerla y lograr su reproducción.

Lee más | El lugar de Ecuador donde el cóndor andino escapa de cinco amenazas contra su vida

RESCATADAS DEL MALTRATO

Pero no es la única especie que sufre. El veterinario Jonnathan Lugo, que trabaja desde hace año y medio en el Aviario Nacional, cuenta que casi el 80 % de las aves han sido rescatadas y la mayoría llegan por medio de las Corporaciones Autónomas Regionales  (CAR) ─las autoridades ambientales en diferentes regiones de Colombia─, que hacen operaciones junto con la Policía y las Fuerzas Militares para combatir el tráfico de fauna. Este lugar es como un santuario en el que las aves tienen una segunda oportunidad de vida.

“Nos han entregado loros con el pelaje tinturado y las uñas quemadas. Las lechuzas (Tyto alba) y los búhos (Bubo bubo) también han llegado en muy mal estado, sobre todo con las alas y las garras fracturadas. En una ocasión recibí una lechuza con una infección muy grave. Se le había fracturado un ala, la tenía podrida y llena de gusanos. Al final no la pudimos salvar”, cuenta Jonnathan. Para la zootecnista del Aviario, Laura Saavedra, los casos de las lechuzas son los más dolorosos, pues en esta región de Colombia se asocia a estos animales con brujería y esoterismo, y es así como terminan apedreados, golpeados y hasta con tiros de balas en sus pequeños cuerpos.

Periquito dorado o cotorrita del sol (Aratinga solstitialis). Foto: María Fernanda Lizcano.
Periquito dorado o cotorrita del sol (Aratinga solstitialis). Foto: María Fernanda Lizcano.

Y es que, aunque el sueño de todos es poder dejar a las aves en completa libertad, esto no es posible con esas especies estigmatizadas, con las que están en algún grado de amenaza y tienen poca población o las que sencillamente ya no sobrevivirían en su hábitat natural. “Muchas no se pueden liberar porque las cazarían. Es uno de los peligros a los que se ven expuestas. Nosotros intentamos educar a las personas, pero es un proceso que toma mucho tiempo”, explica Martín.

Garza blanca (Ardea alba) y garza nocturna de corona negra (Nycticorax nycticorax). Foto: María Fernanda Lizcano.
Garza blanca (Ardea alba) y garza nocturna de corona negra (Nycticorax nycticorax). Foto: María Fernanda Lizcano.

Y ese no es el único riesgo. El comisario Henry Pérez, jefe de la oficina de planeación de la Dirección de Protección de la Policía Nacional, le aseguró a Mongabay que el tráfico de fauna se ha convertido en el tercer renglón de la economía ilegal, después de la droga y el ‘mercado negro’ de las armas. Hasta agosto de este año, explica el uniformado, recuperaron más de 3860 aves de las manos de los traficantes. Según dice, las más afectadas fueron los canarios (Sicalis flaveola), los loros (Psittacoidea), las guacamayas (Ara) y el perico real (Amazona ochrocephala).

“Lo más probable es que al finalizar el 2018 la cifra alcance los 5000 o 6000 individuos. (…) Es un negocio en el que no se lucran los campesinos que las capturan, solo los traficantes. A los primeros les pagan 50 000 pesos (16 dólares) o 100 000 pesos (33 dólares) por extraer una guacamaya de su hábitat, mientras que el traficante la vende en el exterior en cuatro o cinco millones de pesos (1620 dólares)”, lamenta. Y agrega que los lugares colombianos que más preocupan por el tráfico de la avifauna son las ciudades de Santa Marta y Medellín, el departamento de La Guajira y la región del Urabá, una zona del país en la que confluyen los departamentos de Chocó, Córdoba, Antioquia y la región del Tapón del Darién, en la frontera con Panamá.

Lee más | Descubren un nuevo colibrí en Ecuador que corre el riesgo de desaparecer

UN HOGAR AL QUE SIEMPRE REGRESAN

El segundo gran ecosistema del Aviario es el Litoral y se reconoce por sus amplios manglares. Allí, la mayoría de las aves están libres, como los pisingos (Dendrocygna autumnalis) y las garzas nocturnas (Nycticorax nycticorax), que llegan para reproducirse. “Lo bonito de esta estación es que a veces encuentras muchas aves y luego hay pocas. Vuelven porque quieren, porque se sienten seguras, porque saben que acá no les pasará nada malo. El año pasado había por lo menos 300 o 400 nidos de garzas nocturnas que vinieron a tener sus polluelos”, explica Martín Pescador.

Por esta zona también se pasea el garzón soldado (Jabiru mycteria), una cigüeña macho muy territorial a la que le queda difícil convivir con dos hembras de esta misma especie que tiene el Aviario y que deben estar en un entorno diferente. Más adelante aparecen los flamencos (Phoenicopterus ruber), que en casi siete años pasaron de ser menos de 20 a unos 145. Jonnathan asegura que el éxito para lograr la reproducción fue brindarles sustrato de tierra húmeda y construirles algunos nidos, “así se estimularon y empezaron a hacerlos ellos mismos. Esto además se acompañó de una dieta balanceada”, añade.

Pisingos (Dendrocygna autumnalis). Foto: María Fernanda Lizcano.
Pisingos (Dendrocygna autumnalis). Foto: María Fernanda Lizcano.

Luego de esta estación se vislumbran, entre otros, las cigüeñuelas (Himantopus himantopus), el pato cuchara (Anas clypeata), los ibis escarlatas (Eudocimus ruber), la espátula rosada (Platalea ajaja), el búho rayado (Pseudoscops clamator), el búho de anteojos (Pulsatrix perspicillata), el garzón migratorio (Ardea herodias), la garza real (Ardea alba), y los ibis blancos (Eudocimus albus), que este año se reprodujeron y tuvieron 16 pichones.

A medida que se avanza en el recorrido por el aviario, el calor de Barú se torna más intenso. El terreno se vuelve árido y le da la bienvenida al desierto. Como música de fondo se escucha el canto melódico de los turpiales (Icterus icterus) y los cardenales (Cardinalis cardinalis). Más tarde aparecen los alcaravanes (Burhinus oedicnemus), los pericos y los pájaros carpinteros (Picidae). El veterinario Jonnathan Lugo dice que uno de los momentos más tristes de su trabajo en el Aviario fue cuando recibió una entrega de 35 pericos, dos de ellos llegaron muertos y otros cuatro no lograron sobrevivir y fallecieron al poco tiempo. “A los demás los alimentamos con sonda durante un mes y se pudieron salvar”, cuenta.

Cóndor andino (Vultur gryphus). Foto: María Fernanda Lizcano.
Cóndor andino (Vultur gryphus). Foto: María Fernanda Lizcano.

Apenas termina el desierto aparece un ambiente especial: el del cóndor de los andes (Vultur gryphus), el ave emblema de Colombia, que pese a estar plasmada en el escudo y ser orgullo patrio, está en peligro crítico por la pérdida de su hábitat. De acuerdo con el Instituto Humboldt, se estima que la población de cóndores alcanza tímidamente los 130 individuos en el país, distribuidos entre la Sierra Nevada de Santa Marta, la Serranía del Perijá, el Páramo de Cáchira, el Macizo de Santurbán, el Páramo del Almorzadero y la Sierra Nevada del Cocuy.

“El cóndor es un animal carroñero, solo come animal muerto, pero muchos campesinos piensan que son los cóndores los que acaban con el ganado y por eso los asesinan. (…) Para salvarlos se requiere educación y conservar su territorio”, explica Martín Pescador Vieira. Este tema también lo aborda el Instituto Humboldt, que asegura, en su libro Rojo de las Aves, que las medidas de conservación no solo deben incluir la protección y reintroducción de la especie, sino también la recuperación del hábitat, sobre todo en un momento en que la deforestación ha llegado a su punto más alto. Solo el año pasado, según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (conocido como Ideam), en Colombia se deforestaron más de 219 973 hectáreas de bosque.

Tucán (Ramphastos tucanus). Foto: María Fernanda Lizcano.
Tucán (Ramphastos tucanus). Foto: María Fernanda Lizcano.

La situación del cóndor preocupa tanto que la mayor parte de los esfuerzos del Aviario se concentran en conseguir su reproducción. Desde hace más de un año el macho y la hembra están solos en este espacio para intentar que procreen. Antes de tomar esta medida, en este lugar estaban además otras aves rapaces como el águila de páramo (Geranoaetus melanoleucus) y el rey gallinazo (Sarcoramphus papa).

El trabajo por salvar las especies y educar a la población transcurre lentamente, pero de manera mancomunada. Luis Eduardo Pérez, profesional especializado de la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique, conocida como Cardique ─y que tiene jurisdicción al norte del departamento de Bolívar, donde se encuentra Cartagena─ asegura que con los operativos que han hecho contra el tráfico de fauna se ha ido desincentivando la tenencia de especies silvestres. “Esto se muestra en las cifras: más o menos entre un 20 o 30 % de los animales que nos llegan son entregas voluntarias. Eso antes no ocurría”, dice.

Una versión ampliada de este reportaje fue publicada en Mongabay Latam. Puedes leerla aquí.

Si quieres conocer más sobre la situación ambiental en Colombia, puedes revisar nuestra colección de artículos. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí.

OTRAS HISTORIAS DE MONGABAY LATAM QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Los abusos y el daño ambiental de las inversiones chinas en Bolivia. Un socio inquietante. Incumplimientos de compromisos, daño ambiental, persecución judicial, choques con pueblos no contactados… Las inversiones de China, el principal socio comercial de Bolivia, dejan cicatrices en la Amazonía del país. Lee la historia aquí.

Crisis en Venezuela: la pelea por conservar manatíes, caimanes y tortugas. En medio de la crisis, científicos y personal de zoológicos luchan por salvar a especies vulnerables como manatíes antillanos, tortugas arrau y caimanes del Orinoco, pese a falta de alimentos, dinero y la creciente inseguridad. Lee la historia aquí.

Robo de tortugas en Galápagos: “Fuimos víctimas de traficantes de especies”. El robo de 123 crías de tortugas gigantes en Galápagos ha generado consternación en Ecuador y el mundo. Se presume que detrás del crimen está una red de tráfico impulsada por el interés en Asia por especies exóticas. Lee la historia aquí.

Comentarios