Mongabay Latam

Publicado el Mongabay Latam

Animales atropellados: un reto para la expansión de carreteras en Colombia

  • El estudio de este problema es reciente en Colombia y lleva poco menos de tres años tomando fuerza. Algunos académicos consideran que puede ser uno de los principales problemas de pérdida de diversidad de fauna a nivel mundial.

(Mongabay Latam / Antonio José Paz Cardona) 

En España se reportan anualmente cerca de 30 millones de casos de animales atropellados, contando solo los vertebrados. La tasa en Estados Unidos es de un millón de atropellamientos al día, es decir, 365 millones al año; mientras que Brasil reporta 475 millones de casos anualmente. Estas cifras muestran una grave problemática a la que se le debe prestar atención. Algunos científicos, incluso, ya dicen que la muerte de animales como consecuencia de atropellamientos en las vías puede considerarse como uno de los principales problemas de pérdida de diversidad de fauna a nivel mundial.

Hasta hace unos años el tema era poco estudiado, pero cada vez más se ha vuelto relevante para los académicos. En Colombia, el estudio sistemático de este fenómeno empezó con fuerza hace casi tres años y aunque todavía falta vincular muchas concesiones viales a lo largo y ancho del país, los datos que se han recopilado han servido para hacer los primeros análisis de lo que está pasando.

Las especies más atropelladas son la zarigüeya, la ardilla de cola roja, el oso mielero, el gallinazo negro y el zorro cangrejero. El reto está en considerar los pasos seguros de fauna dentro del diseño de las nuevas carreteras y la ampliación de las antiguas. Foto de Tayra -Transporte, Animales y Registro de Atropellamientos.
Las especies más atropelladas son la zarigüeya, la ardilla de cola roja, el oso mielero, el gallinazo negro y el zorro cangrejero. El reto está en considerar los pasos seguros de fauna dentro del diseño de las nuevas carreteras y la ampliación de las antiguas. Foto de Tayra -Transporte, Animales y Registro de Atropellamientos.

El Instituto Tecnológico Metropolitano de Medellín (ITM), la Red Colombiana de Seguimiento de Fauna Atropellada (Recosfa), junto con la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), vienen registrando los atropellamientos reportados por las concesiones viales de varios puntos del país. Esto se realiza a través de una aplicación para celulares que permite ubicar los atropellamientos de fauna en diferentes regiones de Colombia, reportando la georreferenciación del evento junto con una foto de la vía y otra del animal muerto.

Con estos datos, el Instituto Humboldt informó que, con más de 3500 registros hechos en la aplicación de Recosfa desde 2014 y hasta 2017, los mamíferos son los animales más atropellados (45 %), seguidos por las aves (32 %), los anfibios (15 %) y los reptiles (8 %).

Según los registros disponibles, la zarigueya es el animal más atropellado en Colombia (65,1 %). Foto: Recosfa.
Según los registros disponibles, la zarigueya es el animal más atropellado en Colombia (65,1 %). Foto: Recosfa.

En cuanto a especies, la más atropellada es la zarigüeya (Didelphis pernigra), pues el 63,1 % de los reportes son de este animal. Le siguen la ardilla de cola roja (Notosciurus granatensis) con un 6,9 % de los reportes, el oso mielero (Tamandua mexicana) con 3,2 %, el gallinazo negro (Coragyps atratus) con 2,6 % y el zorro cangrejero (Cerdocyon thous) con 1,9 %.

Hasta el momento los departamentos donde hay más alianzas con concesiones viales y que generan la mayor cantidad de reportes son Antioquia, Cundinamarca, Santander, Atlántico, Casanare y Boyacá. “Lo que uno puede ver con los datos que tenemos no es donde se atropella más fauna en el país, sino dónde se ha informado más, pues todavía hay muchos departamentos donde no se generan reportes”, asegura Juan Carlos Jaramillo Fayad, docente investigador del Instituto Tecnológico Metropolitano de Medellín y doctor en Biodiversidad y Conservación.

Lee más | Latinoamérica es la región que más animales ha perdido en medio siglo

AUMENTO DE LA MALLA VIAL

El aumento de la malla vial en Colombia es un enorme reto para la conservación de fauna silvestre y por eso los investigadores consideran necesario seguir trabajando en el tema, convenciendo al sector transporte de involucrar el posible atropellamiento de animales en el diseño y trazado de las carreteras que se construirán.

Jaramillo Fayad asegura que de aquí al 2035 se duplicará la malla vial en Colombia y si no se tienen unas exigencias fuertes hacia  este tema, se podría incluso cuadruplicar el problema.

Zorro Perro (Cerdocyon thous) en la Variante Las Palmas en el municipio de Envigado, Antioquia. Foto de Tayra.
Zorro Perro (Cerdocyon thous) en la Variante Las Palmas en el municipio de Envigado, Antioquia. Foto de Tayra.

“Otra de las dificultades es que no hay suficientes personas formadas en el área de Ecología de las carreteras”, le dijo Jaramillo a Mongabay Latam. A pesar de esto, el investigador es optimista pues se está logrando articular a Ministerio de Transporte, Ministerio de Ambiente, Instituto Nacional de vías (Invias), Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y corporaciones autónomas regionales (CAR). Ya han realizado tres talleres nacionales donde invitan a todos los concesionarios viales para formarlos alrededor del tema de atropellamiento de fauna, cómo se toman los datos, para qué se utilizan, cómo se analizan y cuáles son las consecuencias ambientales que generan las carreteras. “Queremos ver cómo podemos apoyar su trabajo y que esto nos lleve a generar más información para construir vías más amigables con la fauna”, resalta Jaramillo.

Para él, es muy importante que las entidades estén empezando a involucrar a los académicos en sus decisiones. “Es un logro grandísimo. Si los trabajos científicos no se toman en cuenta en la gestión del territorio y el desarrollo de políticas públicas, nuestros esfuerzos carecen del eco necesario”.

Lee más | ‘Photo Ark’: más de 8000 fotos para documentar la biodiversidad global

¿POR QUÉ AUMENTAN LOS CASOS DE ANIMALES ATROPELLADOS?

Paola Isaacs-Cubides, investigadora del programa de Gestión Territorial de la Biodiversidad del Instituto Humboldt, cree que el aumento de animales atropellados en las vías se debe al incremento de la deforestación en el país, la llegada de nuevos proyectos e incluso el retorno a sus tierras de muchas personas que se vieron afectadas por el conflicto armado. Todo esto ha generado una disminución considerable en el hábitat de las especies, pues la fragmentación de las coberturas de bosques, que antes eran continuas y de mayor tamaño, obliga a que los animales se desplacen y usen zonas diferentes a las que normalmente hacían parte de su hábitat natural.

“Los animales tienen movimientos errantes y se empiezan a encontrar con las carreteras y ahí comienzan los atropellamientos. Esto se puede agudizar si no se trabaja con las diferentes entidades del sector transporte, sobre todo en la etapa de ampliación de las carreteras y toda esta nueva ola de proyectos que se denominan 4G”, cuenta Isaacs-Cubides.

Tití gris (Saguinus leucopus) en la vía al municipio de Amalfi (Antioquia). Foto de Juan Diego Arango.
Tití gris (Saguinus leucopus) en la vía al municipio de Amalfi (Antioquia). Foto de Juan Diego Arango.

El número de muertes de animales silvestres en las vías está ligada a múltiples factores, empezando por el terreno en el que se encuentran, pues no es lo mismo una carretera plana y recta en los llanos que una llena de curvas y altibajos en medio de la cordillera de Los Andes.

El profesor Jaramillo Fayad asegura que hay variables que ya han sido identificadas a nivel global como relacionadas con la muerte de fauna en las vías. La cercanía de curvas; la heterogeneidad del paisaje, donde se mezclan zonas bien conservadas con zonas modificadas como jardines o cultivos; las carreteras que permiten velocidades más altas; las más anchas; y las de menor visibilidad debido a las coberturas vegetales que las rodean influyen en el atropellamiento de animales. “Todas esas son variables que tenemos que contrastar con las investigaciones que estamos haciendo para determinar, en nuestro país, cuáles son las que tienen mayor injerencia”, dice.

Lee más | ‘Photo Ark’: más de 8000 fotos para documentar la biodiversidad global

ATROPELLOS Y ALTERNATIVAS

La zarigüeya es un animal con una gran distribución en el país, con poblaciones más o menos estables y es muy generalista. Por eso está en el primer lugar de animales atropellados, sumado a que, por lo general, reacciona quedándose quieta frente al acercamiento de un vehículo.

Entre las aves, las más atropelladas son las carroñeras como el gallinazo. Muchas de ellas paran en las vías a alimentarse de animales que murieron atropellados y mientras comen también corren con la misma suerte.

El profesor Juan Carlos Jaramillo asegura que el comportamiento del animal frente a la vía es un factor que aumenta o disminuye la probabilidad de ser atropellado. Por ejemplo, en ciertas especies solo el ruido representa una barrera o un obstáculo tan grande que hace que se alejen totalmente de ella. “Esto hace que el animal no sea atropellado pero no quiere decir que no tenga un problema con la vía, está quedando aislado en espacios mucho más pequeños de los que necesita”.

Animal atropellado en carretera colombiana. Foto: Recosfa.
Animal atropellado en carretera colombiana. Foto: Recosfa.

Entre las alternativas para evitar la muerte de fauna en las carreteras están los sitios de paso subterráneo y los sitios de paso elevados. “Incluso, el desarrollo de viaductos permite que los animales puedan continuar su flujo por debajo de ellos. El objetivo es que el Ministerio de Transporte coloque este tema entre sus requerimientos. Lo ideal sería tener estudios de fauna y del movimiento de las especies, para realizar los sitios de paso de forma más efectiva”, comenta Paola Isaacs-Cubides del Instituto Humboldt.

Según la investigadora, existen muchas estrategias de bajo costo que requieren una inversión relativamente pequeña en la ejecución de la vía y traen enormes beneficios para la fauna. Por eso, dice, más que resaltar el atropellamiento lo que se busca es generar espacios de conectividad para las especies, ya que ahora se tiene mucha más certeza de dónde se deben planear los sitios de paso y en lo posible tener un diálogo para hacer un diseño concertado que no represente un sobrecosto para las concesiones, pero sí un beneficio para las especies.

Lee más | La cruel matanza de jaguares para el mercado negro de Surinam

LA APP

La aplicación Recosfa tiene dos escenarios. Uno para usuarios básicos o casuales y otro para usuarios más especializados. La mayoría de personas puede usar el modo básico, en el que solo debe tomar una foto del animal y una foto de la vía. La aplicación geoposiciona esa información y la envía a la base de datos de Recosfa, no importa que en el momento no tenga con acceso a internet, lo importante es tener activado el GPS pues la aplicación envía los datos cuando detecte una red disponible.

La segunda opción es usada principalmente por las concesiones viales. Ahí se debe llenar una especie de planilla donde se solicita más información como por ejemplo, qué tipo de paisaje había a lado y lado de la vía.

Hasta el momento la app ha recopilado cerca de 7000 datos que se suman a otros 4000 datos obtenidos previamente por la concesiones y las investigaciones que ha realizado Recosfa y el ITM (Puede descargar la aplicación aquí).

El artículo original fue publicado en Mongabay Latam. Puedes leerlo aquí.

Si quieres conocer más sobre la situación ambiental en Colombia, puedes revisar nuestra colección de artículos. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí.

OTRAS HISTORIAS DE MONGABAY LATAM QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Chile: la indiscriminada tala de bosques submarinos. Así en el mar como en la tierra. La sobreexplotación de algas está arrasando con bosques submarinos en Chile, “lugar de reproducción, de asentamiento y de refugio” de tiburones, rayas y mariscos. Alta vulnerabilidad. Lee la historia aquí.

Latinoamérica perdió casi el 90% de sus animales en medio siglo. Futuro incierto. El consumo humano desenfrenado está llevando a un mundo con “océanos sin peces, bosques vacíos y climas adversos”. Según el informe de WWF, Latinoamérica ha perdido el 90% de sus animales y el 20% de la Amazonía en poco más de 40 años. Lee la historia aquí.

El incierto futuro de los habitantes de las áreas protegidas de Colombia. Por décadas, e incluso siglos, los colombianos se han asentado en páramos, selvas y costas. Son cerca de 300.000 personas quienes viven en áreas protegidas y que esperan que el gobierno reconozca “los derechos que siempre [les] han negado”. Lee la historia aquí.

Comentarios