Minería sin escape

Publicado el JD Angulo Argote

Minería, Petróleo y Ambiente

El artículo 2 de la constitución política de Colombia de 1991, resalta lo siguiente: “el Estado debe servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución”.

En la evolución y desarrollo de la vida humana se debe garantizar que los tres elementos vitales: agua, aire  y suelo cumplan con las normas mínimas de calidad. El Estado debe velar y proteger la soberanía del pueblo con el buen uso e implementación de la línea base ambiental (LBA) en los proyectos mineros energéticos, por encima de cualquier interés particular. La línea base ambiental es aquella que describe la situación actual de los elementos del medio ambiente; agua, aire y suelo, antes de ser intervenidos por nuevas actividades antrópicas.

En la Amazonia ecuatoriana en San Carlos, zona de Sachas en la provincia de Orellana, la empresa Texaco (Chevron) por años viene realizando explotación de hidrocarburos, actualmente existe un proceso judicial de contaminación ambiental a las comunidades directa e indirecta del proyecto. El genetista César Paz y Miño, hizo un estudio donde encuentra algo alarmante en la zona de explotación petrolífera, daño genético de las personas expuestas a hidrocarburos, y que fueron publicados recientemente en una revista especializada (Annals of New York Academy of Science, dic 2008). Mientras tanto la empresa Texaco en otros países donde realiza la misma actividad, usa altos estándares para minimizar los pasivos socioambientales de las comunidades expuestas de una manera directa e indirecta a la explotación de hidrocarburos, que puedan causar daño al ambiente y la salud de las personas. Ecuador no exigió una línea base ambiental transparente, ahora la empresa no se hace responsable de la contaminación. Hoy la soberanía del pueblo ha sido violada, por no tener estudios serios de la línea base ambiental antes de las intervenciones.

Aunque es posible encontrar lugares con altos niveles de contaminación, debido a sus condiciones geológicas que tienen contaminantes, ya sean biológicos, físicos y/o químicos. En estos casos particulares, la LBA se convierte en un as bajo la manga, para la empresa o para el Estado.

Las experiencias amargas que viven otros, son enseñanzas que deben aprovechar países como Colombia, para proteger el ecosistema (fauna, flora y la humanidad). La pregunta es la siguiente, ¿La línea base ambiental es la única herramienta que evalúa las condiciones físico-químicas y/o biológicas del antes, durante y al final de la intervención antrópica en el agua, aire y suelo?. La LBA permite conocer de antemano las condiciones ambientales que tiene una comunidad antes de emprender un proyecto minero energético.

Como dice el artículo 2 de la constitución del 91, “el Estado debe servir y promover la prosperidad general”, en este caso debe haber una sinergia entre el Estado, la comunidad, la empresa y la academia, para el seguimiento y monitoreo permanente, previo conocimiento de la LBA, el cual debe implementarse desde la etapa de reconocimiento (prospección-exploración), preproducción, producción y cierre-abandono del proyecto.

Si un país quiere proyectar un futuro sostenible y sustentable, es conociendo su presente. Colombia en su agenda política de los RRNN (recursos naturales no renovables) debe hacer un consenso para generar su mapa de ruta al 2030 conociendo sus LBA en las zonas con mayor potencial minero y petrolero.

Colombia debe entender que las movilizaciones han cumplido un rol decisivo, para que los actores involucrados incorporen mejores prácticas, lo cual ha permitido alcanzar certeza jurídica y confianza en la comunidad para desarrollar mejor proyectos mineros y petroleros.

Comentarios