Minería sin escape

Publicado el JD Angulo Argote

Destrucción creativa en la minería

“William Lee en 1589 construye la máquina de tejer medias en Calverton (Inglaterra). Parte hacia Londres con la esperanza de patentar su esfuerzo y poder aportar beneficio al desarrollo humano, para mostrarle en aquel entonces a la reina Isabel I (1558-1603) su invento. La respuesta de la reina fue contundente, apuntáis alto, maestro Lee. Considerad qué podría hacer esta invención a mis pobres súbditos. Sin duda sería su ruina al privarles de oportunidades y convertirlos en mendigos. Es claro que el poder real vio una amenaza e inestabilidad política producto de la destrucción creativa”.

La destrucción creativa en economía es un concepto ideado por el sociólogo alemán Werner Sombart y popularizado por el economista austriaco Joseph Schumpeter en su libro Capitalismo, Socialismo y Democracia. El concepto es cambiar lo viejo por lo nuevo, como todo juego habrá perdedores y ganadores . Al final más ganadores, lo cual será reflejado en mejor desarrollo humano, aumentando la evolución social.

La minería dentro de sus grandes retos para seguir siendo competitiva, debe apostarle a la innovación y desarrollo. Ayer se hablaba de sacar los recursos minerales únicamente cuando los precios estaban altos, hoy se habla de ver cómo crece China e India en sus proyecciones del PIB (producto interno bruto) al mediano y largo plazo. Los riesgos en los proyectos minero energéticos solo se pueden desafiar cuando las estrategias del negocio van encaminadas a cambiar lo viejo por lo nuevo.

Boyacá departamento ubicado en el centro oriente de Colombia, que por historia ha sido agrícola y minero, donde una de sus desventajas comparativas “el transporte”, su cuello de botella al momento de sacar y poder comercializar sus bienes (esmeraldas, carbón, cemento entre otros), nacional e internacionalmente. La solución la tienen las instituciones políticas y económicas en sus manos. Trabajar conjuntamente para impulsar el transporte ferroviario, donde se tiene la mayor parte de la infraestructura, el paso es modernizarla y apostarle a un cambio que permita transformar la minería y hacerla sustentable. Al hablar de sustentabilidad, me refiero a la apuesta del uso de energías limpias, amigables con el entorno de los paisajes de Boyacá y su comunidad.

En el año 2008 la compañía estatal chilena Codelco (mayor productora de cobre en el mundo) en una de sus siete operaciones mineras, inyecta un cambio generacional al ADN minero de Chile. La mina Gabriela Mistral es la primera operación a nivel mundial que realiza todo su transporte del material en 17 camiones sin tripulación. Al fin valor agregado a la sociedad chilena, se trata de una innovación conjunta de profesionales chilenos y japoneses. Es un momento de sinergia entre el Estado-empresa-academia y comunidad. Voluntad política de transformar una nación, que hoy es minera de talla mundial.

En el mundo solo existen dos tipos de instituciones políticas; extractivas e inclusivas, son como los polos opuestos, no se atraen ¡se repelen!. Esas instituciones son las que originan las económicas. Para el caso minero energético en Colombia, las instituciones económicas son: ANM, ANLA y ANH principalmente. De ellas se desprenden otras, que al final van a cumplir lo establecido por las principales instituciones económicas. Recientemente, los economistas del MIT y Harvard, Daron Acemoglu y James Robinson, en su libro “¿Por qué fracasan las naciones?” hablan de la destrucción creativa como motor fundamental de los países que progresan frente a los que fracasan: la destrucción creativa sólo puede frenarse mediante instituciones extractivas, a la larga, solo perpetúan privilegios de una minoría a costa del progreso de la mayoría. Colombia un país que sigue liderado por instituciones políticas extractivas “son aquellas que buscan crear modelos y beneficios económicos a corto plazo (explotación de los RRNN sin valor agregado, nada de destrucción creativa y favorecer a unos pocos)”.

Se avecina y se siente un gran cambio en el ADN minero. La empresa Minesa en su estrategia plantea el uso de los primeros equipos mineros autónomos en Colombia, proyecto subterráneo metalífero, ubicado en la provincia Soto Norte, Santander. Se imaginan la tecnología, conocimiento, emprendimiento e innovación para sus comunidades. Muy diferente cuando te subes a un equipo y lo operas (lo mismo hace Cerrejón, Cerromatoso, Drummond y el resto de operaciones mineras en Colombia), no hay destrucción creativa, mucho menos evolución social.

Para lograr insertar la destrucción creativa en la minería, se necesita pasar la página, con esto se logra la transformación social, ambiental y tecnológica que requiere el gremio minero para seguir siendo competitivo. Dentro de los principales aspectos que debe enfocarse las instituciones económicas para ser efectiva la destrucción creativa en la minería son:

  • El uso eficiente de la energía en las operaciones. La transición hacia las ERNC.
  • Transporte, por ejemplo pasar del uso de tracto camiones, para activar el sistema ferroviario y fluvial. Esto ha sido posible en países mineros como Australia, Canadá y Chile, el Estado con alianzas acertadas, aplica incentivos para alcanzar esa transición.
  • Potenciar a mediano plazo la mano de obra (capital humano) con el apoyo del Estado-academia-empresa y comunidad. Posesionar la educación como única medida para lograr el cambio.
  • El Estado debe direccionar e incentivar a la industria en la creación y generación de espacios, donde se hable de innovación y desarrollo.

“Los que se atreven escriben la historia. El resto sólo las lee”. Mipasteleria.com.

Comentarios