BLOGS Cultura

14
03
2010
laurgar

Malditas telenovelas

Por: Laura García

Hace unas semanas escribí un artículo que titulé ‘La letra con sangre…’, en el que hablé de algunas de las obras colombianas cuyo tema central es la violencia del país en cualquiera de sus manifestaciones y desde muchos puntos de vista: sicarios, narcotráfico, la violencia posterior a la muerte de Gaitán, etc.

Un buen amigo, no colombiano, hizo distribución del enlace de mi blog entre sus contactos y en respuesta le llegaron muchos otros enlaces que él a su vez me envió. Y todos esos enlaces me remitían bien fuera a páginas o a blogs de diarios colombianos, en los que se hacían enfurecidas críticas a lo que ‘nuestra televisión’ les muestra, y arreciaban puntualmente en  contra de ‘Rosario Tijeras’. Luego, varios amigos me pusieron al corriente de la polémica en general y me enviaron más enlaces con más descargos y argumentaciones de espectadores furibundos, y a eso se sumaron los correos de muchos lectores de este blog que me contaron, con profundo sentimiento de agravio, el momento que vive la televisión colombiana.

El pueblo enfurecido criticaba, según lo que leí, que ‘la educación que se le da a nuestros niños y jóvenes’ a través de la televisión es inapropiada. Madres abnegadas clamaron justicia porque sus niños les preguntaron sobre el eslogan de la telenovela Rosario Tijeras, ‘amar es más difícil que matar’ y que cómo le iban a explicar a sus infantes esa barbaridad. Y, por lo que leí en el editorial de El Espectador del día 12 de Marzo de 2010, también algunos patrocinadores se bajaron debido a estas críticas.

No voy a entrar a discutir la calidad de las telenovelas que se presentan en Colombia porque he visto pocas, tengo mala memoria y no me acuerdo ni de las más famosas, y tampoco he visto ‘Rosario Tijeras’, la telenovela que encendió las supuestas alarmas recientemente y que tengo entendido goza de un rating muy bueno. Pero supongamos por un instante que sí, que nuestros pobres infantes colombianos, el futuro de Colombia, se están educando en una televisión que emite programas que sólo les muestran la cara mala, fea, horrible de nuestro amado y bello país regado por dos océanos y etc.

Permítanme una apreciación al respecto: no hablemos basura. La televisión colombiana ha tenido, sin duda, programas culturales y educativos muy buenos con unos ratings de miseria o por lo menos mucho más bajos que el rating de las telenovelas de las ocho de la tarde (las daban a las ocho en otros tiempos, ¿verdad?).

Pero recordemos que un día la televisión, como todo en esta vida, cambió. Hace mucho rato comenzamos a vivir el tiempo en que las historias son lo de menos y la calidad del contenido fue reemplazado por la forma: el tipo de galán, el tipo de protagonista femenina, es mucho más importante, aunque no actúen muy bien. Por supuesto, también en cierto momento llegó el destape.

Cosas que antes eran impensadas como un desnudo, o una escena de sexo, o de violencia, se deslizaron en los libretos y hoy llegamos a un punto en el que es impensable una telenovela sin sus respectivas escenas de sexo. Y eso está bien, porque el sexo existe, es real, los humanos lo practican, es parte de la vida y de la rutina de las personas, y hasta donde yo sé todos los que vemos televisión somos personas. Y está bien que el eslogan de ‘Rosario Tijeras’ haya sido esa frase del libro, ‘Amar es más difícil que matar’, porque se aplica muy bien a Colombia un país que siempre ha sabido mejor de matar que de amar.

Nuestros tiernos infantes atacados inmisericordemente por lo que los adultos avalan con buenas dosis de sintonía, no serán ajenos a la realidad violenta del país. Hay que ser muy cartucho y muy pacato (y parece que Colombia está lleno de eso, de cartuchismo y pacatería) para creer que poniendo un par de gritos en el cielo vamos a borrar lo que nosotros mismos hemos creado. ¿O qué pensaban? ¿Que los sicarios nacen de la tierra y los manda el demonio?

Pues no; son el resultado de una sociedad que siempre ha estado enferma de violencia y de rabia. De una sociedad que se toma la justicia por su propia mano y avala con años y años de gobiernos nefastos la educación paupérrima que reciben nuestros niños y jóvenes, pero no en la televisión, sino en la escuela y en la vida. Y no se debe olvidar que una parte no menor de esa sociedad también ambicionó – y ambiciona – lucrarse con el negocio del narcotráfico e hizo – y hace – cosas para lograrlo.

De niña fui testigo del escándalo que causó un presidente procesado por financiar su campaña con dineros provenientes del narcotráfico. Y nadie puede echarle la culpa a una telenovela de que a mí y a los de mi generación nos quedaran grabados en la memoria actos de corrupción asquerosos: bastaba con ver el noticiero que no estaba – y sospecho que no está – censurado para ‘los-niños-el-futuro-del-país’.

Aquí es otro el problema: es esa creencia de que la televisión ‘educa’. Nadie se sienta a ver televisión para ‘educarse’. La televisión es un mecanismo de entretención. En la rutina diaria de una familia, la televisión es eso: entretención. Al mediodía se ven las noticias y una telenovela. En las noches se ven las noticias y alguna telenovela. Se ven películas, programas de humor, de chismes. En toda Latinoamérica la televisión ha adoptado el formato de programas ‘matinales’, que apuntan principalmente al segmento de las amas de casa y a quienes no trabajan en las mañanas. Y todos tienen buen nivel de rating. Porque la televisión es eso: entretención, aunque muchos para paliar la vergüenza digan que son fanáticos del Discovery Channel.

Por otro lado, algunos padres preocupados por lo que sus niños leen, ven en televisión y navegan en internet, ejercen controles sobre los contenidos. Creo que todos alguna vez en nuestra infancia vivimos momentos de censura materna o paterna. ‘La niña no debería ver la telenovela’, le decía mi abuelo a mi mamá, por ejemplo. Y esa preocupación está muy bien y me parece muy responsable, pero nada de lo que buenamente nos quisieron esconder de niños duró mucho rato. Lamento informarles que la inocencia se pierde cada vez a más temprana edad y por mucho que de chiquitos nos taparon los ojos para que no viéramos, y nos pusieron tapones en los oídos para que no escucháramos, todos los niños colombianos de mi generación, y nací en 1985, sabemos qué es la violencia, qué es la guerra, qué es la guerrilla.

Sabemos que en la historia de este país el narcotráfico y sus historias son reales y que esa realidad supera toda ficción. Y por respeto a los que vienen detrás se debe dejar la mojigatería y hablar las cosas como son: este país tiene tantas heridas como víctimas de la violencia y tantos males como guerrilleros y políticos hay. Y entre guerrillas, paramilitares, narcotraficantes, sicarios y políticos se ha construido la historia. Mala suerte nomás: nos tocó nacer en una país plagado de ciertas lacras y esconderlo no es la solución.

Y de todos los niños que vienen detrás, esos que ustedes ven corriendo por ahí, jugando y bailoteando, una buena parte serán, lamentablemente, hampones y sicarios y matones (y no lo digo por pesimista , que lo soy,  sino por realista, porque es pan de cada día). Y confío en que otra buena parte estará conformada por aquellos que nos criticarán y nos enrostrarán a nosotros, las generaciones anteriores, nuestra dejadez, nuestra falta de tino, la cobardía, la negligencia. Y, por supuesto, confío en que, mirando la cantidad de errores y metidas de pata que nos mandamos, ellos harán las cosas de mejor forma y con mejores resultados. En todo caso algo queda claro: nada de lo que hagan o dejen de hacer los niños colombianos en un futuro será culpa de una telenovela. Menos de una telenovela basada en una obra literaria.

En mi infancia tuve un deporte favorito que afortunadamente me dejaron practicar: yo coleccionaba los casquetes de bala que caían en las noches al patio de la casa de mis abuelos, en donde nací y me crié. Porque en las noches siempre ‘quebraban’ a alguno. Al día siguiente ponía todos los casquetes juntitos de mayor a menor según el tamaño en la biblioteca, como si fueran una colección de figuritas. Y cada vez que un colombiano se empeña en no ver lo evidente, me acuerdo de mi colección de casquetes.

En una sociedad como la colombiana, hacerse el de la vista gorda también es un crimen. Y enseñarles a los niños a que se hagan los de la vista gorda en lugar de explicarles las cosas, es un crimen peor. Y un día ya no van a quedar telenovelas para echarles la culpa.

Categoria: Devaneos

37

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
37

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

ajiaco

14 marzo 2010 a las 7:35
  

solo he visto 5 minutos de rosario tijeras… y el resumen fue que todo lo solucionan matando… ah la miro mal? dónde está ese pirobo para matarlo…

Opinión por:

martinlopera

14 marzo 2010 a las 7:42
  

Doña Laura primero que todo cambie esa fotico de * Niña yo no fuí * porque nadie con esa carita le va a creer lo que escribe.
Maldita Telenovelas colombianas muy cierto, porque son basadas en la mafia, en el ampa y en muchas cosas que no son lo mejor..; las telenovelas educan y vamos a ver muchos niños y mayorcitos en el día de mañana, convertidos en unos ampones profesionales, perfeccionando detalles de estas malditas telenovelas como usted las nombra.
Italia un pais mafioso desde hace muchos años donde Cicilia era un lugar exclusivo de los grandes mafiosos del mundo y no me acuerdo ver programas en ese pais alucivos o haciendo honor al crimen, los programas a media noche eran de la facultad de matematicas e Ingenieria, algo que me agradó, y eso enseña.

Opinión por:

esorga

14 marzo 2010 a las 10:56
  

Entonces su conclusión es que porque hay cosas que están funcionando mal y hay situaciones que tienden a empeorarlas, no hay que hacer nada? Que si hay programas de televisión que hacen mas mal que bien, no hay que hacer nada por corregir esto? Que hay que exaltar la corrupción, el narcotráfico, la violencia, el crimen, las guerrillas, los paramilitares, los abusos sexuales, las pandillas criminales, porque existen en Colombia?

Opinión por:

desinformado

14 marzo 2010 a las 12:58
  

No podemos explicarle a los niños el significado de “amar es má difícil que matar” porque aqui en Colombia no sabemos amar. Creemos que amar es decirle a una persona “te amo”; pero no. El amor requiere sacrificio, disciplina, cosas que aplicamos poco en Colombia. Es más fácil golpear a un niño que educarlo, es más fácil huir hacia las drogas o al alcohol que afrontar la realidad. En una sociedad rodeada por el facilismo es más fácil matar que frentear a una persona cara a cara con argumentos. Por eso es que es más fácil matar, deshacernos de los problemas, porque el amor a veces duele, y bastante; y porque no queremos sentir dolor y no queremos hacer las cosas por el camino largo pero correcto es que no amamos realmente.

Opinión por:

desinformado

14 marzo 2010 a las 13:17
  

Y los televidentes no saben lo que quieren. Piden realismo en las novelas, pero cuando les dan ese realismo se quejan de la realidad. Creen que las narconovelas exaltan el dinero fácil, el machismo o las drogas; pero lo que el televidente no sabe identificar es que no las exaltan como el modelo que debería seguir la sociedad; si eso fuera cierto entonces las narconovelas tendrían finales en los que los mafiosos ganan o las mujeres de los mismos viven felices, y en las narconovelas pasa todo lo contrario: los capos van a la cárcel y las mujeres tienen vidas vacias y solitarias. Lo que pretenden con el realze de esos 3 elementos es concientizarnos de la realidad en la que vivimos, para que no cometamos los mismos errores en los que caen los protagonistas de estas producciones.

Opinión por:

javier lara

14 marzo 2010 a las 15:59
  

La televisión es un negocio y si la audiencia pide basura, eso le dan las programadoras. A uno lo educan en el hogar y los valores éticos, morales y cívicos se adquieren allí. Nada más estúpido que satanizar al medio, mientras la realidad está podrida. Somos una sociedad mojigata, pacata y ridícula.

Opinión por:

extrasomatico32

14 marzo 2010 a las 16:17
  

martinlopera, parece que solo miraste el titulo para criticar a la columnista, ella te esta dando la razon.
Es cierto que, las novelas han servido de medio para influenciar a las masas, lo que pasa es que la sociedad colombiana es un pais novelero, como en cualquier pais tercermundista.
La educacion de nuestros hijos se ha venido siempre formando en lo que los medios de educacion ofrecen, pero los padres no son los que realmente estan educados para educarlos.
La television siempre sera en un 90% mas que entrener y cegar que de educar, se ha perdido la esencia de los canales educativos de la decada del los 70′s y 80′s, donde en las tardes nos educaban con programas de educacion y cultura en general.
No se a donde ira para esta generacion, con la pesima progracion que hay en los medios.

Opinión por:

ace.ventura

14 marzo 2010 a las 18:40
  

Ud lo dijo: no ve telenovelas. Las estan viendo millones de personas que por fin pueden darse cuenta exactamente como viven los traquetos y la única moraleja que entienden, es que es mejor un día con el lujo, el poder y las extravagancias que le muestra la TV y las historias que oyen de los mafosos, que toda una vida de su miserable y patética vida. El problema es ese,

Opinión por:

nanook

15 marzo 2010 a las 7:26
  

Todos los paises tiene sus miserias ,pero solo nosotros nos regodeamos mostrandolos fuera,y reprogramando a las nuevas generaciones ,para que sea mejor vivir un dia como rico que toda la vida en la miseria, no hay moral de parte de los que dirijen el país y menos memooria,si se critica es malo, si se piensa es malo si se critica es malisismo.
No hay esperanza.

Opinión por:

mandragora

15 marzo 2010 a las 8:14
  

A juzgar por el contenido de las narcosicarnovelas, las programadoras no puden caer mas bajo; la mediocridad de RCN y Caracol no puede ser mas evidente, brillan cada vez mas por su falta de creatividad; por que creen que la tvcable tiene cada vez mas adeptos, especialmente los canales culturales, por fortuna.

Opinión por:

criticocolombiano

15 marzo 2010 a las 8:57
  

Excelente articulo Laura, has desentrañado de una manera concisa y directa la verdad de esta pataleta pacata y doble moralista de un sector de la teleaudiencia colombiana

Opinión por:

reloaded

15 marzo 2010 a las 9:39
  

En japon en este momento estan discutiendo en el senado, el contenido ero.tico del dibujo Manga … aqui que hace nuestro honorable senado ante la tv? … cual es la funcion de la Comision nacional de tv?….. que hacen los defensores del televidente?…. porque la doble moral de los canales privados?… igualmente los padres responsables estan a un solo click para sensurar Los programas…. cambiando de canal, apagando el tv…. no le dejen toda la responsabilidad al T.V. tocaria cambiar el anuncio del “ver en compañia de un adulto responsable” a “ver en compañia de una t.v. responsable”

Opinión por:

vicromero

15 marzo 2010 a las 15:24
  

No, esta equivocada. Una cosa es contar una historia que tiene una base real y otra es maquillarla, apologizar, porque es lo que vende. Esas historias en un 90% han sido historias fáciles, agrandadas, falseadas, no se detienen en la tragedia demasiado ni cuentan la historia completa. Cualquier niño se va a sentir atraido, incluso mas de un adulto. plata, acción, mujeres, que mas quiere? pero esa no es la historia real. No se ve cuanta gente cae, cuanta gente mata la corrupción, la adicción, no está la pintura completa.
Por otro lado, nunca coleccioné casquillos de balas, ni mis amigos. Y no pertenezco a ninguna élite. Por favor no generalice sus experiencias. le repito, vea la foto completa.
Puede pasar que como se fue ya ni siquiera se acuerda como es el pais, solo se lo imagina.

Opinión por:

carcealgo

15 marzo 2010 a las 16:56
  

Una cruda realidad aqui en Colombia con la television, mas exactamente las telenovelas, es que a la gente le gusta lo truculento, lo mafioso, lo morboso, lo que tiene intriga. Pues miren el reiting logrado por la telenovela EL CAPO, o todas esas de narcotrafico, que le pone el pie a novelas bien logradas y finas, relajantes como ahoria MI BELLA CECY Y EL IMPRUDENTE, en donde la maldad que se ve es poca, mejor dicho no da mal ejemplo y aunque tiene cierto reiting, no es el logrado por esas de narcotrafico y maldad.

Opinión por:

tradicion

15 marzo 2010 a las 17:14
  

Y lo que nos faltaba para completar la “curul” de las desverguenzas de las telenovelas LA VIDA DE MARBEL semejante desproporción de mujer en todos lo sentidos más bajos, es un mal ejemplo para la juventud y las niñitas que realmente sueñan con ser cantantes, oojala no les dé por seguir los pasos que tuvo que CAMINAR Marbel para conseguirse esa “curul” en rcn.

Opinión por:

alberto castellanos

15 marzo 2010 a las 17:42
  

hagamos campana para que descontinuen en Colombia las producciones cinematograficas o las telenovelas con temas referente al narcotrafico, la violencia o la guerrilla en Colombia; no permitamos que estos temas tan nocivos se extiendan por en mundo aun mas.
Florida USA

Opinión por:

digoall

15 marzo 2010 a las 22:22
  

(1 parte) Si, entiendo. Después de leer este blog admito ceder un poco; mi posición siempre crítica la TV colombiana y a sus novelas, se ha matizado ligeramente, pero se entenderá en parte porqué en uno de estos puntos:

Opinión por:

digoall

15 marzo 2010 a las 22:25
  

(2 parte) 1o. Todos sabemos que todos los seres humanos cagamos, tiramos pedos, tenemos mal aliento, granos y mocos, y naturalmente después de algunos días sin higiene, el pene del hombre hede igual que la vagina de la mujer. Sin embargo no veo el porqué vivir repitiendo esa condición orgánica de olores. No se trata de ocultarlo -como intenta mucha gente pretendiendo que ellos jamás tienen mal aliento por la mañana- sino que ¿qué objeto tiene? Una señora que conozco se carcajea viendo fordwards de esos donde taxonomizan los pedos, las tetas, los penes, los mocos.. en fin para ellos la literatura más alta a la que pueden aspirar es esa y vaya que os hace felices, pero no puedo evitar ver a esta señora con algo de pena ajena, de vergüenza, como una especie de repulsión por…

Opinión por:

digoall

15 marzo 2010 a las 22:33
  

(3 parte) … un ser humano tan vulgar. Acaso uno no es lo que uno lee como dicen por ahí? o lo que uno escucha? o la gente misma con la que anda? Yo creo que sí. De la misma manera, la gente es la TV que ve. Ahí se descubren sus intereses, sus gustos, sus anhelos. ———– 2o. Respecto a que se muestre la realidad, yo no creo que en RCN ni Caracol tengan afán de mostrar la realidad colombiana, a excepción de los noticieros. Quiero decir: en mostrar la realidad no está su interés exactamente, sino en agarrarse de algo, de lo que sea, por la intensa etapa de sequía creativa y mediocridad en la que están sumergidos los productores y guionistas. Y aquí no hay mamertismo ni pacatería. Entender que lo que quieren los colombianos que critican la tv no es tv cultural ni educativa, es mirar…

Opinión por:

digoall

15 marzo 2010 a las 22:42
  

(4 parte) …las cosas de manera facilista. Es como esa deducción que tiene brutamente polarizada a Colombia donde todo el que no es uribista es un terrorista guerrillero. ¿? No todo el que critica la mediocridad y falta de creatividad de la tv colombiana es porque anhela que estos canales se dediquen a educar.. ff.. para eso está Señal Colombia y decenas de canales para los que por fortuna contamos con señal por cable. Pero sí hay que reconocer que, lo que podría ser un rico panorama televisivo con otras violencias, si aún no se cansan, o con lo que sea sacado de la gran cantidad de maneras que se pueda hacer una historia, es un panorama aburridor. Es que si el sexo cansa a ratos, hasta la violencia también, quien lo creyera. Ver una novela es estas es como quedarse sacudiendo el pene…

Opinión por:

digoall

15 marzo 2010 a las 22:49
  

(5)… o el clítoris mecánicamente después de haberse venido dos veces viendo una película porno: absolutamente aburridor, harto, y más si se está solo o sola. Es que la violencia, las putas, las tetas, las siliconas, los amoríos bobalicones de las noveluchas flojas de las tardes de la tv colombiana, todo cansa. No es, como ves, cuestión de pacatería. ————– 3o. Volviendo un poco a las motivaciones que se intuyen en las productoras y guionistas para hacer estas novelas, siempre he tenido la sensación de que -ya habíamos aclarado que hacernos el favor a los colombianos, tan amables ellos, de mostrarnos la realidad colombiana, no es su interés per se- en el fondo, las vidas ficticias que ellos recrean, los estereotipos que refuerzan, son “freudianamente”, modelos imaginarios que…

Opinión por:

digoall

15 marzo 2010 a las 22:55
  

(6 parte) … que sus inconsientes persiguen, anhelan. Aún no se cansan de andar ante tanta vieja buena y bonita -que hasta eso aburre- y sus subconscientes aún anhelan el modelo de vida lleno solo de más tetas por docenas, prepagos, carros de lujo, dólares hasta para limpiarse el culo, armas para sentirse mas machos hijueputa, animales exóticos y toda clase de loberías inimaginables para un ser corriente como uno, pero al alcance de toda su creatividad, la misma que no ponen a trabajar para vender productos televisivos realmente ENTRETENIDOS y de calidad. Y por calidad, vuelvo y digo, no estoy diciendo que sea educativo ni cultural.—————- 4o. Estamos de acuerdo en que la TV no tiene la obligación ni la función de educar a nadie. Como tu dices, eso lo hace la mamá, el colegio…

Opinión por:

digoall

15 marzo 2010 a las 23:03
  

(7 parte) … los amiguitos del barrio, el papá si lo tiene, etc. Pero de la misma manera que ni el amiguito de barrio ni el tendero ni los pasajeros de un bus están en obligación de educar a cuanto mocoso vean por la calle, también es cierto que en esos niños se reproduce la realidad que ven en los pasajeros, los amiguitos, etc. Si yo como individuo social (perdón por el tonito que a mí mismo/a me harta un poco) un día me diera por ir al parque con un conejo donde hay niños jugando y me da por empelotarme, tirarme al conejo, desollarlo, despellejarlo, pisotearlo, tomarme la sangre y masturbarme con lo que quede del animal frotándomelo frente a niños de todas las edades, además de poder ser perturbador, no sería admisible también mi comportamiento pues finalmente la realidad de Colombia..

Opinión por:

digoall

15 marzo 2010 a las 23:11
  

(8 parte) … es la muerte, el sexo, la violencia, la sangre? ¿Porqué alguien podría decirme algo si a mi me gusta la zoofilia y además matar, violar y también gozo de mi sadismo? ¿Tengo menos derecho yo de hacerlo sin comerciales en un parque y además en representación sólo mía y bajo responsabilidad individual, que RCN de hacerlo porque sí tienen plata para “mostrar la realidad colombiana” y además no se les puede acusar de nada particularmente pues actúan colectivamente? Porque matar es la realidad colombiana, o no? Ahora, la diferencia entre que se vea mi pene o que no se vea en la novela el pene de Marc Tacher, o que en vez de la violación a una mujer sea a un conejo, o que en vez de matar a un ser humano se mate a un conejo, es una diferencia insustancial…

Opinión por:

digoall

15 marzo 2010 a las 23:16
  

(9 parte) …El hecho violento es el mismo, el “mensaje” es el mismo. De acuerdo en que la tv no tiene ni la función ni la responsabilidad de educar a nadie, pero sí es cierto que tiene una responsabilidad social con sus productos que no se puede pasar por alto. Hace poco decía este señor Gaviria, del Polo Democrático, que no hace mucho le preguntó a un niño que qué quería ser cuando grande, y el niño le dijo que un capo con mucha plata. Seguro será de esas cosas que dicen los niños por decir, por repetir como autómatas, como pequeños bruticos que no entienden lo que dicen, pero también es posible que esa respuesta sea algo que guarde su consciente o subconciente o que se yo y ahí tenemos al futuro capito, caquito aborrecible. Y quiero aclarar: yo fumo marihuana,…

Opinión por:

digoall

15 marzo 2010 a las 23:28
  

(10 parte) .. y creo que la tal lucha contra el narcotráfico es una hipocresía despreciable, que la persecución a las mafias es un show de quinta con resultados y parafernalias de quinta y que las noveluchas de narcos, en contubernio con los noticieros de RCN y Caracol, nos están vendiendo la idea de un gran problema que no debería serlo. Pero del ejemplo del niño capito, lo que quiero resaltar es que viéndolo desde la óptica borrega de muchos colombianos, incluyendo a la familia del capito, este niñito no está respondiendo que quiere ser un capo como debería ser: honrado, honesto que no le roba nada a nadie, incapaz de matar una mosca, eso sí humilde y altruísta, una “buena persona”, ambiciosa de “ambiciones altas”, sino un capo como de los que existen delante y detrás del estereotipo…

Opinión por:

digoall

15 marzo 2010 a las 23:40
  

(11 parte)… reforzado en las novelas. Quiero decir: bien hubiera podido responder que quería ser un sicario de raca mandaca para que nadie se meta conmigo hijuepuetas malparidos porque conmigo nadie se mete gonorreas.———————– 4o. Si la cadena de réplicas que hace la tv de la realidad colombiana -como si el narcotráfico con toda su subcultura fuera la única realidad colombiana- se rompiera, yo apostaría a que las generaciones que vienen detrás crecerían con un criterio propio de lo que es tal realidad y, con criterio propio, con mente propia y no enajenados de la tv, comenzarían a cambiar poco a poco la cacareada realidad. ————-

Opinión por:

gametoo

16 marzo 2010 a las 6:29
  

pregunta… ud sabe que es la guerra, tambien sabe que es la guerrilla, pero sabe que son los paramilitares??????

Opinión por:

luccabrassi

16 marzo 2010 a las 8:30
  

gracias a dios yo tengo cable y creanme que lo ultimo que hare en mi vida es perder el tiempo con esas novelas que lavan la mente de las personas. pero recordemos que en colombia la mayor parte de las personas solo tienen los canales publicos que pena; o expliquenme como uribito despues de robar miles de millones de pesos de los Colombianos tenga una votacion de esas, Colombia esta contaminada necesitamos unas armas nucleares para arreglar esto…. yo digo votemos por antanas y todo el mundo me dice pero si ese man esta loco yo les digo el unico que puede arreglar este pais es un loco.

Opinión por:

ubiter

16 marzo 2010 a las 8:50
  

Son una porqueria de novelas las que emiten los canales nacionales que desplazan los noticieros por ejemplo el de la noche hasta las 11pm por presentar solo novelas basura ….sin ninguna novedad..ni trama…no aportan nada

Opinión por:

paulo cesar barbatti

16 marzo 2010 a las 16:10
  

Hola Laura: Hace tiempo que leo El Espectador, pero, solamente hoy tengo el placer de leer su encantador y inteligente Blog. Es con mucha alegría, que paso a un lector asíduo de sus artículos, pues, es un gusto conocerla. Bueno, antes de más nada, te confieso que no soy un colombiano, pero, un brasileño que mucho ama y admira ese tan hermoso y importante País. Sabes Laura, estoy sorpreso al ver un artículo tan bien escrito y organizado, abordando un tema moderno y muy influyente en la vida de las personas (mujeres principalmente). Leí con mucha atención su punto de vista sobre las telenovelas colombianas, pero, necesitas ver las brasileñas para tener en cuenta que se trata de los mismo acá y allá. A mí no me gustan, pero, a empezar por mi madre, todas en mi familia las aprecian mucho

Opinión por:

paulo cesar barbatti

16 marzo 2010 a las 16:20
  

Entonces, me gustaría seguir más un poco en mi comentario, hablando que acá en Brasil las telenovelas ya hacen parte de la vida de las mujeres, principalmente las de TV Globo y SBT. Hay las buenas y las malas, pero, poco o casi nada de útil agregan a nuestra cultura. Tú sabes muy bien Laura, que para los productores lo que importa son los patrocinadores. Quiero agregar a mi comentario, que mucha información útil y interesante, se podría pasar a través de las telenovelas, educando, orientando, denunciando y otras cositas más, para sus asíduos televidentes. Para cerrar, le felicito por su belleza y inteligencia, Laura, además de ser una colombiana. Ahora, voy leer su artículo sobre el terremoto en Chile, y con tiempo unos otros más… Un inmenso abrazo y suerte en su vida ahí en Chile.

Opinión por:

franciscodito

5 abril 2010 a las 16:58
  

Me encanta tu sinceridad con la que expresas las cosas. Lamentablemente en Colombia hay un superavit de actores pero un déficit en guiones originales y creativos como lo hacen los argentinos y los chilenos. Nuestra cultura no tolera las series juveniles como Rebelde o Isa TK+ que parecen lo más tonto, pero que en otros países han sido éxito, por sus dramas, sus locuras y demás. Lástima que nuestra historia esta manchada de sangre, que la forma de revertir este panorama es proyectando series pacíficas, de la gente común, mejor dicho otras cosas de la vida menos narcotráfico. Falta creatividad por parte de los libretistas para que hagan novelas que hablen de lo bueno de Colombia: gente, costumbres. Esa es la invitación. http://lasemifusa.com

Buscar en este blog

Enlaces

  • SERIE "LA INFANCIA"
  • SERIE "CRÓNICAS RODANTES"
  • SERIE "GAJES DEL INMIGRANTE"

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.