BLOGS Cultura

06
04
2010
Javier García-Salcedo

Abstencionistas con Mockus/Fajardo

Por: Javier García-Salcedo

Creo que lo que se está gestando entre algunos segmentos de la ciudadanía alrededor de la candidatura del binomio Mockus/Fajardo a la presidencia de Colombia bien amerita que aplace la entrega final de la serie Falacias para un futuro cercano, y que aborde en esta entrada lo que me parece más sobresaliente de este novedoso y prometedor fenómeno político. Adelanto una disculpa para quienes esperaban la clausura de un capítulo abierto hace ya algunos meses—si tales hay. En contrapartida, hoy les ofrezco una serie de reflexiones que, espero, les sean de provecho para meditar su próximo voto.

Es importante que comience con una confesión: a mis 32 años, jamás he votado. A muchos les parecerá una terrible e indignante omisión; a mí, la verdad, no me lo parece. Muchos se inclinarán a pensar que, dada mi nula actividad como votante, estoy mal situado para hacer comentarios sobre política colombiana, como ya anteriormente he hecho en este blog. Pero esto es falaz; pues o es un ad hominem o pone en tela de juicio mi libertad de opinión. El que yo no haya votado no me inhabilita para tener (potencialmente buenas) opiniones políticas. Lo mismo vale para cualquier persona.

Como yo, somos muchos los colombianos que no hemos votado nunca. De hecho, es probable que seamos más que los que han votado en al menos una ocasión. Por supuesto, no trataré de brindar una explicación de este hecho. Ello no me compete (no soy politólogo ni sociólogo). A mí me compete hoy aquí hablar en primera persona. Sin embargo, es probable que algunas personas se vean reflejadas en lo que escribo, y es a esas personas a quienes hoy me dirijo con especial interés. Pues creo, abstencionistas, que ha llegado la hora de salir a votar.

Desde mi adolescencia, la política colombiana me ha parecido—desde un punto de vista estrictamente moral—un universo bastante repulsivo. Si me permiten: una infame conjunción de canallas dispuestos a todo con tal de que sus crasos intereses prevalezcan. La idea de que el objetivo de la clase política no consiste en fomentar el crecimiento del país, sino el de su personal cartera (y la de sus socios) recibe un sostenido respaldo con el pasar de los gobiernos. La toma de control de ciertas instituciones públicas es esencial para llevar a cabo tal objetivo, y las elecciones son la ocasión idónea para proceder a esta toma de control. Desde esta perspectiva, los votantes contribuyen con su voto a que la clase política mantenga el control de aquellos precisos organismos que le facilitan mantener o acrecentar su poder.

Naturalmente, no votar no contribuye a ningún cambio (al menos no en la forma en que el juego de la democracia está actualmente planteado); pero asimismo, creo, tampoco contribuye al status quo. En cambio, votar en Colombia sí ha representado una suerte de espaldarazo al status quo, en la medida en que las opciones de voto, hasta hace poco básicamente las mismas, eran para ser juzgadas con circunspección. Concedo, siempre se puede votar en blanco. Nuestra constitución prescribe que si los votos en blanco representan la mayoría absoluta con respecto a los votos válidos, las elecciones habrán  de repetirse una sola vez, con nuevos candidatos o listas (cuando éstas no hayan obtenido el umbral específico). Reconozco que ésta es una sabia norma. Sin embargo, hay un factor que, me parece, desconoce el Parágrafo 1º del Art. 258 del noveno Título de nuestra constitución. Y es que la fuente de descontento del electorado puede no radicar en los candidatos (o listas) per se, sino en los candidatos (o listas) en tanto candidatos (o listas) de ciertos partidos políticos. Es consistente con la línea argumentativa trazada líneas arriba que alguien sea reticente para votar amparado en la creencia de que el hecho de que fulanito es el candidato del partido X (para cualquier X) es suficiente para desacreditar a fulanito. Para alguien con esta creencia, votar en blanco sería tan útil (o inútil) como no votar, de suerte que si esa persona decidiera votar en blanco, votaría sólo por el gesto, es decir, para expresar su convicción en el valor del voto, del modo en que llevar hasta sus últimas consecuencias un partido que se sabe perdido expresa, en algunas ocasiones, una convicción en el valor de la lucha en el fútbol. No obstante, para hombres de poca fe (como yo), quienes votan en blanco en este sentido simplemente expresan de manera diferente—y quizá un poco menos grandilocuente—el mismo descontento e incredulidad que expreso yo al no votar. En última instancia, si todo se reduce a expresiones igualmente inefectivas de cierto escepticismo con respecto a la forma de hacer política en Colombia, ¿qué haría que una de estas formas fuese superior a la otra? Mi respuesta es: nada.

El lector precavido habrá advertido que una de las premisas de mi argumento contiene una importante cualificación: digo que “votar en Colombia sí ha representado una suerte de espaldarazo al status quo, en la medida en que las opciones de voto, hasta hace poco básicamente las mismas, eran para ser juzgadas con circunspección”. Hasta hace poco básicamente las mismas—¿significa esto que creo que existe ahora una manera de votar que no represente un espaldarazo a la depredación de Colombia por parte de sus dirigentes? Mi respuesta es: sí. La notable excepción del Partido Verde.

La candidatura de Mockus/Fajardo parece provocar un entusiasmo similar al que llevó a Obama a la presidencia de los Estados Unidos. Un entusiasmo por marcar un hito. Mockus/Fajardo plantea una renovación de la forma de gobernarnos que pasa por una transformación de nuestro rol como ciudadanos: respetar y promover la ley, la transparencia, la racionalidad, las libertades civiles, el respeto al medio ambiente. En este sentido, y a diferencia de cualquier otra, la de Mockus/Fajardo es una campaña que se fundamenta en un llamado a la conciencia del individuo. Más que una apuesta política, Mockus/Fajardo plantea una apuesta moral: es posible transformar nuestra sociedad desde adentro, transformando nuestros valores. Tal altura de miras es sin duda una característica completamente propia a la propuesta del PV que me parece merecer la más grande atención.

El PV parte de una perspectiva crítica: somos nosotros los responsables de que estemos como estamos. Nosotros permitimos la parapolítica et al.; nosotros permitimos la corrupción que asola el país. En democracias más consolidadas, un escándalo como el de la parapolítica o el de los falsos positivos habría desencadenado una serie de renuncias que, probablemente, habría contenido al mismo presidente; pero en Colombia, contra toda sana lógica, se llegó a promover la segunda reelección de quien fuera el beneficiario (directo o indirecto) de tales violaciones de la ley. Pienso que sería muy saludable reconocer que no hicimos nada al respecto, cuando pudimos haber marcado una diferencia.

Si llegamos a este punto de honestidad con nosotros mismos entonces, creo, estaremos en capacidad de apreciar el valor del surgimiento del PV, y hasta el abstencionista más recalcitrante debería reconocer que el tablero del ajedrez electoral colombiano cuenta hoy entre sus filas con una inusitada y promisoria pieza, una pieza que le permite jugar sin por ello, de manera indirecta, ser partícipe del holocausto colombiano.

En filosofía política, dos viejas corrientes de pensamiento se contraponen desde hace varios siglos. El realismo acentúa que el propósito último del gobernante es su permanencia a la cabeza del poder político. Según esta perspectiva, la acción políticamente virtuosa es aquella que conserva o acrecienta el poder del gobernante (probablemente provocando el menor daño posible). A esta corriente de pensamiento se opone la posición idealista, según la cual el principal fin del gobernante no tiene nada que ver con el poder, sino con la justicia. El poder político es apenas un medio para la obtención de una sociedad justa, igualitaria. En importantes aspectos, el panorama político actual de Colombia parece responder a la pertinaz pugna entre realismo e idealismo político. Los múltiples escándalos que rodearon ocho años de uribismo—parapolítica, yidispolítica, falsos positivos, agroingreso seguro, chuzadas, topes rebasados de proyectos de reelección—muestran la cara de un gobierno que no vacila a la hora de sacrificar ciertos principios básicos del estado de derecho en aras de la conservación del poder. En este contexto, la aparición de Mockus/Fajardo en la escena política colombiana representa un recordatorio de que los principios que rigen la democracia no son (o no deben ser) letra muerta. Voto por eso.

Categoria: Cultura

TAGS:

62

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
62

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

valleycorp

6 abril 2010 a las 23:17
  

Yo tambien voto por eso! Muy buena entrada.

Opinión por:

abdomen

7 abril 2010 a las 0:45
  

MOKUS Y FAJARDO, con lo primordial de todas y todos construiremos una ricura de pais.

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 6:13
  

En primer lugar, usted no parece la persona más indicada para decir o incidir en el en voto de las personas, ya que usted nunca ha votado, es decir, no tiene autoridad moral sobre el tema. Segundo, mockus defiende las políticas neoliberales que han sido defastas no sólo para Colombia sino para el mundo entero, pero nadie se mete con el tema ¿Por qué será que la gente se habrá olvidado eso?

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 6:16
  

falta mucha sensatez frente la tsunami verde!

Opinión por:

latortugayelpatonejo

7 abril 2010 a las 7:03
  

edono: mi carencia de autoridad moral me tiene sin cuidado. Lo importante es que haya sido veraz y haya dicho algo sensato y–de ser posible–verdadero.

Opinión por:

vivirojas

7 abril 2010 a las 7:57
  

Colombia tiene que cambiar, el primer paso es la eleccion de Mockus/Fajardo como governantes!!! No mas mentiras, No mas Corrupcion, No mas indiferencia!

Opinión por:

belaqua

7 abril 2010 a las 8:13
  

Muy interesante columna. Comparto completamente el punto principal. Disiento en una cosa: sí hay una razón para creer que el voto en blanco es una mejor expresión de descontento que la abstención, a saber, que como expresión es muchísimo menos ambigua, ya que el acto de votar en blanco sólo puede ser “expresivo” y prácticamente sólo puede ser expresión de descontento y de apoyo al proceso democrático. En cambio la abstensión puede ser el producto de innumerables circunstancias. Sólo en ciertas ocasiones puede ser considerada una “expresión” política y cuando lo es su mensaje sigue siendo ambiguo (yo puedo abstenerme de votar porque estoy seguro de que mi candidato gana, sin contar que la abstensión no indica nada acerca de mi apoyo a la democracia).

Opinión por:

frankiwankyn

7 abril 2010 a las 8:16
  

En verdad es el mejor momento para votar, y hacerlo con el fin de evitar que sucedan DESASTRES! y escándalos iguales o aun peores que el gobierno de Uribestiario, vale la pena… yo voto por una Colombia Digna y orgullosa de sus virtudes yo voto por MOCKUS!

Opinión por:

jgarciapco

7 abril 2010 a las 8:22
  

Edono, entonces proponga algo mejor. Algun candidato que no tenga rabo de paja, que no este cuestionado por la critica ciudadana y mucho menos por la justicia, a algun candidato que no tenga el nombre sucio en la politiqueria y corrupción que es el pan de cada dia en Colombia, a algun candidato que ademas de todo esto no le este haciendo juego, como usted mismo menciona, al sistema neoliberal. Yo opino que es lo mejor que se ha presentado hasta el momento. Es la mejor esperanza que hemos tenido en muchos años para mejorar la situación de este gran pais y no hay que desperdiciarla.

Opinión por:

jgarciapco

7 abril 2010 a las 8:47
  

Es una buena oportunidad despertar el abtencionismo, ya que sobrepasa el 65% del electorado Colombiano. En Colombia se esta eligiendo presidente con menos del 35% de la población votante, son los que estan decidiendo por el futuro de nuestro pais. Y dentro de ese 35%, solamente votan por el candidato triunfador un 20% de esa población. O sea que nuestro futuro está siendo decidido por apenas una minoria de nuestro pais. Eso que los uribistas siempre decian somos mayoria, mayoria de que?. Hay que ser racional.

Opinión por:

dhyanamurti

7 abril 2010 a las 9:36
  

Edono, usted que parece tiene mucha sensatez, podria indicar, ¿quién mejor que mockus para presidente de Colombia?, o en su defecto ¿cuál es el menos malo?, yo tengo 60 años y desde que conozco la política, como se maneja en el país, no conozco ningún político con la transparencia, coherencia, honradez y antidemagogia de Mockus, enseñenos quien podria ser entonces.

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 10:18
  

Es una lastima que la autoridad moral no sea criterio para hacer muchas cosas; casi todos se creen con el poder de hacer lo que se les da la gana y, efectivamente, lo hacen. Ahora, cuando se habla del partido verde o -mejor- de Mockus, no hay que olvidar un pequeño detalle: Mockus no se opone a las políticas neoliberales nefastas que han causado millones de pobres, desempleados y han sido causa del despertar de los peores sentimientos de la humanidad en el mundo entero. Eso hay que decirlo y no solamente llenarse de la “frescura” del partido verde, con solo hacer suposición y no decir ni una propuesta en concreto. Eso no es sensato.
El mejor candidato, por sus propuestas e inteligencia es Petro, pero la gente es muy retrograda para votar por él.

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 10:22
  

Lastimosamente, es muy posible que volvamos a tener un presidente de derecha y reeleccionistas, sea Santos. Mokus o Lleras. No más reeleccionismos, no más Neoliberalismo!
El cambio está con Petro 2010 – 2014

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 10:23
  

No se olviden que la autoridad moral es la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, es el ejemplo ético. No es sensato que alguien no le ponga atención a eso.

Opinión por:

hcifuentes

7 abril 2010 a las 11:03
  

Yo no creo que el neoliberalismo sea una cosa tan mala como la pintan, lo que si es muy malo es que los pueblos no esten preparados para aforntar los cambios en el mundo, en ultimo en el capitalismo uno es lo que quiere ser y para que se cumpla esa condición ideal se necesita que exista equidad en las posibilidades, eso es lo que no hay en este pais, mientras que la educación de primera infancia, la basica y la secundaria no suban sus estandares y amplien sus conceptos y posibilidades de apliación, el neoliberalismo y el capitalismo seguirán siendo una condena.

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 11:08
  

“La vida sagrada no se defiende manteniendo el neoliberalismo en la política social [...]” Gustavo Petro refiriendose a Mockus.

Opinión por:

londonodavid

7 abril 2010 a las 11:57
  

ya uno no sabe ni que pensar por que como dicen todos son una partida de ladrones y nosotros como colombianos pocos hacemos algo por el comun en general el colombiano promedio solo piensa en como sobrevivir y en el

Opinión por:

dunkhan

7 abril 2010 a las 12:07
  

Un excelente artículo.
Escribo un blog en el que trato un tema similar, y los invito a leerlo, pero sobre todo a opinar para construir conciencia.
dunkhanblog.blogspot.com
Dando mi opinion para edono, las políticas neoliberales no son el problema de fondo, en realidad es una discusión que usted debería argumentar primero, ya que la sola afirmación no le da la razón.
Como decía pienso que no es el neoliberalismo, sino la corrupción y malas maneras de la clase política que ha dominado el poder de nuestro país, el que no permite que esta ni cualquier política económica de buenos resultados.

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 12:32
  

Muy fácil, Dunkham. El neoliberalismo es un verdadero problema, porque hace de la política social un negocio; PRIVATIZA la salud, la educación, hace más difícil acceder a un crédito, porque los bancos se convierten en maquinarias privadas; el estado, al no tener empresa propia, sube los impuestos para recaudar fondos que le permitan invertir en la sociedad, etc, etc. ¿Esto es lo que quieren los que apoyan a Mockus? Lo dudo, pero no son concientes de ello como algo que muy seguramente va a pasar en su gobierno, ya que en su alcaldía, Mockus no se hizo nada para detener esta situación y aún hoy no se pronuncia en contra de este sistema que muestra su colapso en el mundo, todo lo contrario, se muestra partidario de más impuestos para sanear el fracaso de las políticas existentes.

Opinión por:

latortugayelpatonejo

7 abril 2010 a las 12:55
  

edono: 1) una pregunta. Si yo soy un fumador empedernido, y lo veo a usted fumar y le digo, con mi cigarro en boca: ‘no debería fumar, edono’–diría usted que no tengo autoridad moral para decirle esto?
2) Estoy de acuerdo con usted que el neoliberalismo tiene aspectos francamente nefastos. Pero hasta donde yo sé Mockus no es neoliberal–es simplemente un liberal. (Por ello entiendo un seguidor del liberalismo político, no un seguidor del Partido Liberal.) Me gustaría que nos ofreciera evidencia de lo que está diciendo acerca de Mockus, porque de liberal a neoliberal hay insalvables diferencias!

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 13:58
  

señor, latortugayelpatonejo, soy conciente de que el argumento “Ad hominen” se puede presentar aquí como una falacia, pero pienso que la fuerza de quien dice algo es mayor, si ha dado ejemplo de lo que dice con su actuar . Creo que en la vida, no sólamante vence la fuerza de los argumentos, y que este es un fenomeno que hay que tener en cuenta sobre el idealismo de que “debería” suceder lo contrario. Ahora, sobre un argumento de que Mockus es neoliberal, creo que ya lo dí. Si no fue convincente lo invito a que busque en google através de “Mockus neoliberal”. Allí puede encontrar bastantas artículos: del elespectador.com, incluso uno de rcn radio donde Mockus se declara un “uribista simple” ¿Qué es eso? Aquí no puedo pegar los enlaces, por eso lo invito a que eche una mirada y se entere.

Opinión por:

graograman

7 abril 2010 a las 14:22
  

Edono: Me parece muy sensata su actitud de diálogo, y le doy gracias por ello. Ahora, debo decir que estoy en absoluto desacuerdo con la crítica que se hace a Mockus como “neoliberal”, y que el Polo ha asumido como discurso de campaña. En el programa de gobierno del partido verde se lee que una de sus prioridades es el “crecimiento económico con redistribución”. Me permito subrayar esa palabra, ‘redistribución’. La redistribución económica es un concepto contrario a la doctrina neoliberal; de hecho, es su antípoda. Ahora, lo que dijo Mockus, de ser un ‘uribista simple’, fue una astuta y apaciguadora respuesta en un país tan polarizado como el nuestro. Petro me parece excelente, pero en el contexto actual, en que Mockus se erige en alternativa, debería hacer críticas más responsables.

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 14:45
  

goragroman, yo también le agradezco por su actitud del diálogo. Usted nos ha dado una propuesta del partido verde, pero no una propuesta de Mockus. yo le pregunto: ¿sabe usted cómo mockus va a lograr redistribuir la economía? Francamente yo no he escuchado nada al respecto de mockus ni de sus seguidores. Ahora, como dice el adagio popular, a la gente hay que juzgarla por lo que hace y no solamente por lo que dice. Mockus entregó la empresa de energía al capital privado, además se ha declarado defensor de la confianza inversiónista, de las bases militares y de la seguridad democrática. Todo esto lo hace un uribista, un neoliberal. Así que con él lo que tendremos, a fin de cuentas, es más de lo mismo.

Opinión por:

nanook

7 abril 2010 a las 15:29
  

Felicito a los panelistas,por primera vez hay una san guerra de opiniones y no una infinita continuación de insultos.
Particularmente , no creo sano en todo caso que los puntos de mockus y petro no son tan distantes es mas lo cerca que estan que lo lejos, y que discusiones como la que hay de entre otros candidatos son esteriles y desaniman al electorado, a usas su deber de votar y no dejar que otros , no otros los de siempre decidan por ellos.

Opinión por:

latortugayelpatonejo

7 abril 2010 a las 16:37
  

edono: usted lo ha dicho. Es una falacia. Lo dejo claro en el segundo párrafo del texto. De nuevo, lo importante es determinar si se dijo algo sensato y verdadero, independientemente de quién lo haya dicho. (P.e., si este texto hubiese sido escrito por un francés experto en política colombiana–le hubiera usted reprochado su falta de autoridad moral por el hecho de no haber votado nunca? Espero que no; pues eso es irrelevante.)
No está nada claro que Mockus sea neoliberal. Creo, como graograman, que ésa es una veta que busca explotar el polo para restarle votos al PV. Mockus sea autocalifica como ‘igualitarista’. No veo cómo puede eso ser compatible con el neoliberalismo que usted le imputa.
Gracias a los foristas por sus opiniones y por su civilidad.

Opinión por:

jimjang

7 abril 2010 a las 16:40
  

Muy buen aporte! De hecho conozco muchas personas que votaran por primera vez. Se trata de jóvenes que miraron con desden la política pensando que eso no los afectaba, pero ahora, los veo a todos muy organizados y con ideas claras de lo que necesita nuestro país. Por supuesto, esos nuevos votos son para Mockus!!!

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 18:14
  

Es una falacia, según la lógica o según el europeo que se la invento. Pero eso no quiere decir que siempre lo sea o que no tengamos el carácter crítico para criticarla. Lo que digo, es que el hecho de que usted no ha dado ejemplo le quita peso a su demanda ¿O le parece, según su ejemplo, que con un cigarro en la boca me va a hacer dejar de fumar? El ejemplo ético, la autoridad moral, tienen un peso insoslayable. Sobre lo otro, ya dí mis argumentos, mostré evidencias. Si usted no los quiere ver, no quiere investigar y se contenta con decir que no es clara mi posición, eso es asunto suyo. Finalmente, ser liberar es algo demasiado amplio, hasta los conservadores se dicen así mismos liberales.

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 18:25
  

Lo mínimo que puedo esperar de un filósofo es que argumente sus respuestas. Si usted se contenta con decir “no esta nada claro que…”, para defender su posición, allá usted. Yo, sinceramente, no le creo a agaroman (como sea) cuando dice que la respuesta de Mockus acerca de que él es un “uribista simple” es producto de querer salir “inteligentemente” al paso y conseguir votos. Si lo dice es porque es cierto, si no es cierto, entonces Mockus es un mentiroso, y los está engañando. Aún, más triste me parece que los abstencionistas quieran salir de su estado para seguir con el uribismo. Para esa gracia era mejor conservar el original.

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 18:32
  

Algo que me da muchísima lástima es que quienes apoyan a Mockus no planteen ni una sólo propuesta de él. Ojalá que Mockus no resulte un caballo de troya! Lo que sí es cierto es que él piensa que los decretos de emergencia social eran necesarios, que piensa apoyar las bases militares norteamericanas, que se considera así mismo como un uribista simple, y ademés, seguidor de Rawls, quien inspiro gran parte de la política neoliberal.

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 18:35
  

Por último ¿hay alguna duda de que Uribe es neoliberal?

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 18:51
  

Claro, estoy de acuerdo con que algo puede ser verdadero independientemente de quien lo diga, sólo que, quien lo dice sin tener autoridad moral, no resulta ser la persona más adecuada para decirlo.

Opinión por:

roberto de gonzalez

7 abril 2010 a las 19:10
  

Esta es una oportunidad histórica de tener un presidente que no esté amarrado, que no venga del pantano de la política de siempre: por eso lo felicito y a todos los abstencionistas que votarán a consciencia. Creo que todos estamos de acuerdo en que tener un gobierno que sea manejado por mérito y no por amiguismo, burocracia o corrupción es el primer gran paso.

Opinión por:

digoall

7 abril 2010 a las 21:44
  

A mis 31 años, también abandonaré mi virginidad electoral con Mockus.

Opinión por:

jucamed

7 abril 2010 a las 21:56
  

Que bien, ahora veo el fin de la politiquería y la corrupción. Todos a votar por Antanas Mockus-Fajardo, Colombia merece la paz.

Opinión por:

jucamed

7 abril 2010 a las 22:01
  

No creo que Antanas y Fajardo abandonen sus principios, sé que son personas decentes. Iba a votar por Petro pero ahora creo que con Mockus encontramos el inicio del desarrollo integral que necesita Colombia.

Opinión por:

edono

7 abril 2010 a las 22:07
  

“no hay peor ciego que el que no quiere ver”

Opinión por:

alejandromerchan

7 abril 2010 a las 22:46
  

Ya que Edono nos ha planteado la idea de la autoridad moral, y ha mostrado su simpatia por Petro, yo le quiero plantear una cosa. Que autoridad moral tiene entonces Gustavo Petro para predicar honestidad politica, si no tuvo absolutamente ninguna pena en vender sus creencias politicas por puestos en la Procuraduria a cambio del voto por el Inquisidor actual? O usted piensa que el pensamiento del Polo es el mismo que el de Alejandro Ordoñez? Sinceramente prefiero a alguien que siempre ha sido de ideas claras, que esta dispuesto a aprender, a corregir el rumbo, a discutir y crear conciencia, pero que JAMAS se vende por puestos y burocracia. El pais esta cansado de lentejos, que venden sus conciencias al mejor postor. Y Petro y el Polo son de ellos. Y los han demostrado en Bogota.

Opinión por:

alejandromerchan

7 abril 2010 a las 22:51
  

Y muy cierto, “no hay peor ciego que el que no quiere ver”. Yo se que Antanas es de pensamiento Liberal (con mayuscula) en terminos economicos. Y que probablemente apoyara el TLC y fomentara privatizaciones de algunas empresas estatales. Pero se que sera un hombre honesto, que la plata que llegue al Estado se invertira en el bienestar de todos los colombianos, y no solo en una clientela que lo apoya. No es sino que vea al hermano de Samuel… Es asi como querian los bogotanos que se gastara su dinero? Desafortunadamente el Polo no entendio que la honestidad debia ser su fuerte y se entregaron con apetito voraz al clientelismo contra el que supuestamente luchaban cuando no estaban en el poder. Antanas, por su parte, demostro no solo una, sino dos veces, que ese no es su juego.

Opinión por:

graograman

7 abril 2010 a las 22:59
  

Edono: En primer lugar, me alegra que haya citado a John Rawles, porque me permite corregir un error de semántica que puede conducir a confusiones sobre lo que piensa Mockus. Rawles fue un filósofo que se ocupó de problemas de moral y política. Su obra titulada “Political liberalism” propone un concepto de justicia en el que personas con visiones radicalmente diferentes hallan un consenso básico sin necesidad de compartir una base ideológica. El primero de los principios de la definición de justicia social de Rawles es que toda persona tiene derecho a un esquema idéntico de deberes y libertades. El segundo es que, si han de existir desigualdades, éstas se deben adjudicar por meritocracia. Esto es filosofía moral, y su aplicación económica conduce al socialismo democráta.

Opinión por:

graograman

7 abril 2010 a las 23:06
  

En segundo lugar: Lo del proceso de privatización de la EEB creó una polémica en la que ha entrado a jugar la crítica de la izquierda radical colombiana que, de nuevo, gusta de jugar a la seméntica más que de mirar los problemas a fondo, y ha convertido la palabra ‘privatización’ en un coco con el que pretenden demonizar a unos, asustar a otros y movilizar incautos. No voy a resumir aquí los puntos básicos pero le doy la bibliografía: un estudio del resultado de la semiprivatización de la EEB adelantado por las universidades de Londres, Lugano y Nacional de Colombia. http://tiny.cc/icpks La conclusión: La EEB pasó de ser una compañía al borde de la quiebra a ser una de las empresas de energía más estables de Latinoamérica. Y el artículo también aprueba el impacto social de la medida.

Opinión por:

fargo1949

7 abril 2010 a las 23:21
  

Desde las primeras apariciones de Mockus y Peñalosa siempre me opuse de manera militante a sus candidaturas, tan sólo apoye a Lucho Garzón en las presidenciales de 2002 cuando derroto a Nohemí, y luego en el 2003 cuando logró la alcaldía de Bogotá, derrotando al puntero inalcanzable de la encuestas: Juan Lozano; pero la unión trabajada con el mismisimo Fajardo desde mediados del año pasado me indicarón que había que apoyar ese proyecto político, de los que hoy conocemos como PARTIDO VERDE, dado que la principal contracicción que padece el pueblo colombiano es la corrupción y sólo el pueblo puede estirparla llevando a Mockus y Fajardo a la conducción del Estado colombiano.

Opinión por:

edono

8 abril 2010 a las 0:22
  

alejandromerchan, es bueno que usted tome ese punto, para aclararlo. Petro, no eligió a Ordoñes, sí voto por él, pero como él dice, ordoñes ya estaba elegido. Petro decidio dar su voto por el actual procurador, pero de forma condicionada. Le dijo a Ordoñes que si él estaba dispuesto a luchar contra las mafias, votaba por él. Ordoñes le dijo que sí, por lo cual, Petro cumplió su palabra y votó por él. Es como si en una segunda vuelta decidieramos votar por Santos. Su plan de gobierno dista mucho del Polo, pero si él se compromete a combatir a las mafias, entonces votaríamos por él. Nuestro voto ayudaría a su eleccion, pero no serían los votos que teminarian eligiéndolo. Se hace un acuedo y luego se respeta, eso es ético.

Opinión por:

mipalabratambiéncuenta

8 abril 2010 a las 1:49
  

Bueno, se han hecho acà muchas disquisciones sobre la autoridad moral de quièn escribe esta nota, del talante neoliberal de Antanas Mockus y de la voracidad burocrática de Petro con el tema de su respaldo al actual Procurador. Primero, vale la pena aclarar que no es cierto que Mockus sea claramente neoliberal, es màs bien un liberal con una marcada tendencia al bienestar social, a la igualdad y al desarrollo de los valores humanos, es decir, un liberal de estirpe socialdemòcrata, lo que pasa es que èl no se autocalifica en ninguna tendencia ideològica, se denomina de centro, màs esto en realidad no existe. Ahora bien, el hecho de ser un abstencionista recalcitrante no descalifica a nadie para opinar sobre la polìtica, pues, en esencia el ser humano es un ser polìtico, y el abstencionismo..

Opinión por:

mipalabratambiéncuenta

8 abril 2010 a las 1:54
  

es una expresiòn polìticamente vàlida en una democracia realmente pluralista. Cualquier persona abstencionista o no, por su misma condiciòn humana, tiene autoridad moral para lanzar juicios acertados o no en el tema polìtico. De otro lado, no me parece ètica, por ejemplo, la forma en que Petro se apartò del derrotero ideològico y de la tendencia de bancada de su partido, para avalar la candidatura del actual procurador, cuyas posiciones en muchos temas distan abiertamente del ideario de PDA. Es precisamente esa una conducta reprochable no sòlo desde el punto de vista ètico sino democràtico, pues claramente la Constituciòn señala que los parlamentarios de los partidos polìticos deben votar como bancadas y no como ruedas sueltas.

Opinión por:

rick deckard

8 abril 2010 a las 6:22
  

Pocas veces hemos tenido los colombianos la oportunidad de votar no “por el menos peor”, sino por uno que ha probado ser realmente bueno. Como dijo alguién por aquí en este foro: yo también romperé mi “virginidad electoral” con Mockus. Los ‘electrones libres’ con conciencia de país y de justicia social deben gravitar hacia el núcleo de esta opción política, naturalmente.

Opinión por:

kekekomo

8 abril 2010 a las 9:49
  

en una eventual segunda vuelta con estos candidatos por quien votaria: http://es.99polls.com/poll_131325

Opinión por:

latortugayelpatonejo

9 abril 2010 a las 10:25
  
Opinión por:

edono

9 abril 2010 a las 10:28
  

¿Primero, Mockus apoya el TLC con estados unidos? ¿segundo, mockus apoya la privatización? Si es así, Mockus es noeliberal, es claro. Por otro lado, yo no descalifico al autor de este blog por no poseer autoridad moral, sólo digo que no es él el más adecuado para hablar sobre quien es el mejor candidato o sobre quien debemos votar. Es decir, hay personas mejores, que con su ejemplo ético realmente podrían incidir de manera positiva al voto.

Opinión por:

edono

9 abril 2010 a las 10:30
  

Por último, me parece degradante que un espacio dedicado a la filosofía se haya transformado en un espacio para hacer campaña política.

Opinión por:

latortugayelpatonejo

9 abril 2010 a las 10:41
  

edono: a mí me parece degradante para su inteligencia que siga insistiendo en una consabida falacia. Pero bueno, es su decisión. Por otro lado, no estoy haciendo campaña. Estoy expresando mi opinión. Me va a reprochar también que no tengo autoridad moral para tener una opinión política y publicarla en mi blog?

Buscar en este blog

Perfil del Blogger

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.