BLOGS Actualidad

17
03
2013
larevolucionpersonal

100 – LAS LEYES DE MANÚ (6) en La Revolución Personal

Por: Dhyanamurti

Hemos leído ya diez de los doce tomos de Las Leyes de Manú, versión en español de V. García Calderón. En la próxima entrada terminaremos de transcribir, actualizado a nuestra época, estos bellos textos y luego en otra siguiente entrada compartiremos una hermosísima oración de nuestra autoría, inspirada en dichos códigos.

Todas las personas, debemos honrar a quien llegue a nuestra casa presentándole las ofrendas que estén a nuestro alcance y mostrarnos compasivos con todos los seres. Recibamos a quienes llegan a nuestra casa invitándolos a compartir nuestra mesa y si es posible también ofrezcámosles hospedaje. Todo esto sin que perjudique a nuestra familia en lo mas mínimo. Saludemos con humildad y ofrezcamos nuestro propio asiento a quien nos visite, permanezcamos siempre cerca de ellos para ofrecerles lo que necesiten. Al despedirlo sigámoslo atrás a sus espaldas acompañándolo hasta la puerta.

Debemos tener firmes propósitos en nuestra vida. El mismo modo para tratar a todas las personas conocidas o desconocidas.

Siempre respondamos dulcemente, evitando hacer daño a cualquier criatura, mantengamos una conducta recta franca y pura. Manifestemos el contento con nuestro destino y así obtendremos la felicidad tan anhelada, la paz interior y la bienaventuranza.

No acumulemos innecesariamente, en caso de exceso de abundancia debemos compartir con los menos favorecidos. Siempre por pobre o rico que seamos debemos dedicar el 10 por ciento de todas nuestras ganancias para darlo a una causa de ayuda a nuestros semejantes, repartirlo entre los pobres, etc.

La aceptación, la tolerancia, la bondad, la caridad, la generosidad, la temperancia, la probidad, la pureza, el control de los sentidos, el acto de devolver bien por mal, el conocimiento, el control de la ira, la veracidad y todas las demás virtudes positivas, dan a conocer que quien las practica es una persona conscientemente equilibrada, en armonía con la naturaleza que nos rodea, y con su propia naturaleza.

No arrojemos contaminaciones ni suciedades o excrementos al agua, inclusive ni al agua corriente como la de un rio o del mar.

Procuremos no involucrarnos con personas que no son cumplidoras de sus deberes, que no sean o no procuren ser virtuosos, que sean escandalosas, que hablen mal de otros. Pues una mala compañía nos puede acercar hacia los vicios y al despertar de pasiones negativas.

Que en la noche antes de acostarnos, reflexionemos sobre las virtudes, las ventajas de vivir una vida honesta, la esencia y el real significado de nuestra vida.

Cuidemos nuestras mascotas, animales de carga, de compañía y de alimento. Hablemos cosas agradables, la verdad; no expresemos cosas desagradables ni mentiras. No busquemos pleitos, conservemos siempre amigos y olvidémonos de los enemigos. Digamos siempre por favor y muchas gracias. No hablemos mal de los ignorantes, de los lisiados, de los pobres, ni de los viejos, ni de los feos. Recordemos que todos somos iguales y merecemos el mismo respeto.

No acerquemos la muerte ni la alejemos, ni a nosotros mismos ni a los demás, aceptemos el final de la vida cuando nos corresponda. Soportemos con paciencia y tolerancia las palabras injuriosas, no despreciemos a nadie, no guardemos rencor a nadie. Que aún cuando nos hayan acusado con falsedad no reaccionemos con ira sino con bondad

La mansión a la que sirven los huesos de armazón, los músculos de ligamen, la cubierta de carne, sangre y piel que encierran excrementos y orina, sometida a la vejez y a las penas, afligida por enfermedades, presa de sufrimientos de toda clase; unida a las cualidades de las pasiones, destinada a perecer al final de nuestros días, debe ser abandonada con gusto por quien la ocupa. Es decir debemos recibir la muerte como algo natural, con aceptación.

Cuando abandonamos por necesidad este cuerpo, nos liberamos de un monstruo horrible, entreguémoslo con una meditación en nuestro ser interior. En nuestra esencia divina, es absorbido por la eternidad.

Texto: Dhyanamurti

Dunas (Fotografía: Cayita)

Dunas (Fotografía: Cayita)

Categoria: General

TAGS:

1

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
1

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.