BLOGS Actualidad

03
03
2013
larevolucionpersonal

098 – LAS LEYES DE MANÚ (5) en La Revolución Personal

Por: Dhyanamurti

Para todos los gobernantes:

Un gobernante debe dedicarse a proteger con justicia a todo aquel que está sometido a su poder

La principal virtud de un gobernante es su propio virtuosismo, su sano juicio, el ser cuerdo y verídico. Que no sea voluptuoso, colérico ni bribón. Que se conduzca como un padre para todo su pueblo

Un gobernante debe vencer sus pasiones para poder ejercer poder igualitario, para ser justo, veraz, compasivo, cumplidor de las leyes sin excepciones, que de ejemplo de cordura virtuosismo y humildad, respetuoso, franco, ordenado y rodeado de fieles servidores de las mismas características.

El gobernante es el protector de todos sus pueblos. Sus consejeros deben ser expertos, activos y capaces; incorruptibles. El mismo gobernante debe meditar y reflexionar solo o con sus ministros en todos los asuntos del estado, entre los que se pueden citar: Las obras y proyectos, las rentas, los gastos, las prohibiciones, los proyectos pendientes, la toma de decisiones, los asuntos judiciales, la aplicación de beneficios para todo el pueblo, las expiaciones, las relaciones con los estados vecinos y con los que tenga comercio. Sus territorios, sus tesoros, sus ejércitos, sobre la paz, sobre las consecuencias del desarrollo de su gobierno,

Que se cuide de los falsos amigos, de los aduladores y de quien le dice que todo marcha bien y que se llene de gratitud con quienes le han prestado servicio a la nación.

Los acontecimientos impuestos por la naturaleza son un misterio, por lo tanto los gobernantes deben pues proveer todas las circunstancias que puedan atenuar los ímpetus de la naturaleza, teniendo en cuenta que el propio ser humano puede crear su destino.

La bondad, el valor, la comprensión, la compasión, la generosidad son virtudes que adornan un buen gobernante.

El ejercito que defiende un gobernante y su pueblo nunca debe usar armas pérfidas,  tales como palos que encierren estiletes agudos, armas envenenadas o explosivas. Nunca debe herir a un enemigo a pie cuando él vaya en carro, ni al que junta las manos pidiendo gracia, ni a quien ya está dominado, ni al que dice: “soy tu prisionero”, ni a un hombre dormido o desnudo, ni a quien esta desarmado, ni al que mira el combate, ni al que está luchando con otro, ni a quien tiene el arma rota, ni al que está gravemente herido, ni a un fugitivo, ni a un cobarde.

Texto: Dhyanamurti

Novios (Fotografía: E.P.M.)

Novios (Fotografía: E.P.M.)

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
0

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.