BLOGS Actualidad

30
09
2012
larevolucionpersonal

080 – ALIMENTACIÓN NATURAL Y SANA (7) en La Revolución Personal

Por: Dhyanamurti

ALIMENTACIÓN NATURAL Y SANA

AYUNO

Ayunar es un acto voluntario donde nos abstenemos de comer cualquier clase de alimento y algunas veces toda clase de bebidas, excepto por la ingesta de agua, por periodos de tiempo de un día, dos días, quince días, un mes, etc.). Nunca debemos hacer ayuno donde no se toma ni siquiera agua, eso se lo dejamos a los “faquires y santones”.

Básicamente se realiza por motivos religiosos, como técnica curativa o ascética y como manifestación de protesta pacífica, la cual es llamada “huelga de hambre”.

No debemos ayunar por llamar la atención. El ayuno aparte de que nos beneficia en nuestra salud, pues nuestro sistema digestivo deja de tener esa enorme carga de trabajo, estará descansando y recuperándose durante el tiempo del ayuno; además nos ayuda a eliminar apegos y a templar nuestra voluntad.

El ayuno siempre debe ir de la mano de la salud física, mental y emocional, por lo tanto debemos observar los valores humanos de forma consciente a la par que hacemos ayuno; nuestra conducta, ética, moral, nuestro comportamiento, el servicio desinteresado y el dar sin esperar nada a cambio. El ayuno nos conduce a la libertad de las cosas que nos atan, como la pesadez de la materia y nos guía hacia la paz interior, fortaleciendo, estableciendo y desarrollando en nosotros el autocontrol. Nos permite reconocer nuestras debilidades y dependencias, elevando nuestra pobreza de espíritu, edificando nuestra vida interior eliminando los excesos en nuestra vida, dándonos espacio a nuestro propio yo, puesto que nos facilita que podamos llevar nuestra vida interior, unida al universo, liberándonos de lo estrictamente material, elevando y fortaleciendo nuestro deseo contra las concupiscencias.

El objetivo de ayunar, en el aspecto físico es el de permitir el descanso de nuestro organismo, activando el poder de desintoxicación, eliminación de toxinas y gérmenes; regenerando y renovando el organismo, ofreciéndonos una mejor calidad de vida, coadyuvando en los procesos de mejorar nuestra salud, previniéndonos de enfermedades y hasta curándonos de algunas de ellas. Es un método de purificación natural y efectivo. El ayunar permite a la naturaleza restablecer la armonía y el equilibrio en nuestros tres cuerpos: físico, mental y emocional.

Durante el ayuno, nuestro organismo utiliza sus propias reservas de calorías para conseguir la energía que necesitamos, por eso, cuando ayunamos a nuestra voluntad no pasamos hambre, nuestro apetito desaparece, tampoco nos debilitamos ni sufrimos desnutrición, recordemos que nuestro cuerpo tiene reservas las cuales están acumuladas en nuestro organismo en la forma de grasas, proteínas y glucosa. Es de anotar que una persona enferma, convaleciente, débil, o desnutrida no debe hacer ayuno. Siempre recomendamos consultar nuestro médico o nutricionista.

Beneficios del ayuno.

El ayuno nos ofrece muchos beneficios, entre los que tenemos:

-  Ayuda a nuestro organismo a fortalecer sus defensas.

-  Da claridad a nuestra mente.

-  Saca de nuestro organismo los venenos de nuestro cuerpo.

-  Ayuda a purificar la sangre.

-  Revitaliza el cuerpo.

-  Estimula los mecanismos de desintoxicación hepática.

-  Da un reposo a los órganos vitales.

-  Al vaciar las vías digestivas elimina la materia putrefacta.

-  Renueva células y tejidos, regenerando nuestro cuerpo.

-  Ayuda a normalizar las secreciones.

-  Mejora el funcionamiento general de nuestro cuerpo.

-  Aumenta nuestra fuerza de voluntad.

-  Mejora nuestras virtudes morales cardinales. (prudencia, justicia, fortaleza y templanza).

-  Aumenta nuestra estabilidad sicológica y nuestra autoconfianza.

-  Si practicamos meditación, mejorará sustancialmente nuestro gozo espiritual, logrando una visión mas profunda y aguda.

-  Aumenta nuestra fe.

-  Ayuda al dominio de nuestro propio Yo.

-  Si somos religiosos o místicos, mejorará nuestra comunicación con Dios.

Cómo hacer ayuno?.

Lo mas importante es la disposición que tengamos al hacerlo, generalmente los primeros ayunos que hagamos nos pueden presentar un poco de ansiedad, mareo y/o dolor de cabeza, esto es normal. Después de varios ayunos, nuestra voluntad ha quedado robustecida y se nos volverá una costumbre agradable y lograremos disfrutarla.

Debemos empezar por hacer un ayuno de solo 24 horas, tomando mucha agua y comiendo una sola clase de fruta, en jugo, en pulpa, (en fresco), sin adicionarle absolutamente nada. Nuestra recomendación es que hagamos unos cuantos ayunos de un solo día, luego, cuando nos hayamos acostumbrado podemos ir aumentando a dos, tres o más días. Debemos siempre consultar con nuestro médico o nutricionista, pero si logramos hacer ayuno de 24 horas una vez a la semana, eso bastará para sentirnos mejor en poco tiempo.

En todos los ayunos que hagamos, tomemos toda el agua que nuestro cuerpo nos pida, es decir el hecho de tomar agua no implica que no estemos ayunando, es como un deber siempre que hagamos ayuno, tomemos toda el agua que necesitemos, no nos abstengamos de hacerlo, esto mantendrá en equilibrio nuestro cuerpo.

Nuestra recomendación es hacer nuestro primer ayuno comiendo solamente durante 24 horas, uvas negras de las pequeñas, o mandarinas, o arroz integral sin sal, solo una de ellas, o cualquier otra fruta dulce.

Para fechas especiales, por ejemplo cada luna nueva, o cada primero de cada mes, podemos hacer ayuno de dos o tres días de la misma forma, tomamos mucha agua y comamos solamente de una fruta, teniendo el cuidado de cambiar la fruta en cada ayuno. También podemos cambiar de fruta cada día.

El día anterior al comienzo del ayuno, tomemos solamente comidas suaves o ligeras y el primer día después del ayuno también comida suave o ligera. Podemos empezar haciendo ayunos cada semana, o cada dos semanas o cada mes, pero la idea es llegar a hacerlo cada semana. Aunque este tema es muy personal, solo depende de cómo nos sintamos cada uno.

Los ayunos de dos o tres días, o mas, podemos hacerlos de la forma descrita, pero ayunos prolongados los podemos hacer en época de vacaciones, en semana santa, o en “puentes largos.” Aunque personalmente hemos hecho ayunos prolongados en época de trabajo y no hemos tenido inconvenientes, ya que nos hemos aprovisionado de una buena cantidad de fruta y agua para llevar a la oficina. Importante también es que para hacer un ayuno prolongado contemos con la asesoría de un médico, nutricionista o un experto en este tema.

Al hacer ayuno nuestra mente debe hallarse en la misma frecuencia que nuestro cuerpo, para ello se recomienda hacer pautas de silencio, meditación, reflexión u oración, esto último para las personas que acostumbran hacer oración; nos ayudará a mantener la coherencia entre lo que hacemos y lo que pensemos.

La época de ayuno es propicia para revisar nuestro proyecto de vida y hacer los ajustes necesarios para cumplir nuestras metas y objetivos.

El ayuno se practica desde épocas prehistóricas, es recomendado por muchos libros sagrados como la Biblia, el Mahabharata, el Corán, la Torá, el libro de Mormón, los Upanishad, el Bhagavad Gita, etc. Es fácil y económico practicarlo. Pero lo mas importante es que cuando hagamos ayuno, nos sintamos bien.

El Dr. Daniel P. Reid, nacido en San Francisco (California), especializado en cultura oriental, curación natural, medicina herbal y autor de numerosos libros donde trata la medicina tradicional asiática, sanación y desintoxicación. Actualmente trabaja en Dali, Yunnan, China, desarrollando sus programas junto con su esposa, alternando su estadía en Byron Bay (Australia).

Dice sobre el ayuno el Dr. Reid en su libro “El Tao de la Salud, el Sexo y la Larga Vida”:

El ayuno desencadena un proceso de limpieza verdaderamente maravilloso, que llega hasta la última célula y el último tejido del organismo. A las 24 horas de suspender la ingestión de alimentos, las enzimas dejan de entrar en el estómago para dirigirse en cambio a los intestinos y al torrente sanguíneo, por el que van circulando y destruyendo todo tipo de productos de desecho, tales como células muertas y enfermas, microbios indeseables, subproductos del metabolismo y sustancias contaminantes. Todos los órganos y glándulas reciben un necesario y bien merecido descanso, durante el cual se purifican y rejuvenecen sus tejidos y se regulan y equilibran sus funciones. Todo el canal digestivo se vacía, y lo que sale por su extremo inferior seguramente sorprenderá y asqueará a quienes ayunan por primera vez, hasta el extremo de hacerles adoptar el ayuno y la limpieza de colon como hábitos permanentes.

El beneficio más importante del ayuno tal vez sea que limpia y depura a fondo la corriente sanguínea. La sangre tiene la función de transportar oxígeno y nutrientes a todas las células del cuerpo, y debe también retirar los residuos metabólicos de las células para que sean excretados por los riñones y los pulmones.

Asimismo, la sangre es el «vigilante» inmunológico del cuerpo, que hace circular las enzimas, los glóbulos blancos y otros factores inmunitarios durante las 24 horas del día, en misiones de «búsqueda y destrucción» de los invasores. Y la sangre sucia no puede realizar correctamente estas funciones. En consecuencia, se instaura la desnutrición, disminuye la resistencia, la toxemia se vuelve crónica y los gérmenes disponen de plena libertad para invadir los tejidos más vulnerables. A menos que lleve usted una vida ascética alejada de la civilización y evite todas las aberraciones alimentarias, su sangre y sus demás tejidos están forzosamente acumulando toxinas y perdiendo poco a poco su vitalidad funcional. Si no se limpia de estas toxinas de una forma regular, la toxemia se vuelve cada vez más grave, hasta que el cuerpo es incapaz de seguir soportándola y, o bien se purga espontáneamente en forma de diarrea, acné, erupciones, « manchas marrones», sudor maloliente, hedor corporal, halitosis y demás, o bien renuncia por completo a la lucha y cae víctima de un cáncer, una tuberculosis o cualquier otra enfermedad.

El ayuno también restablece el adecuado pH de la sangre. Como ya hemos visto, el equilibrio de la dieta y la digestión se traduce a la terminología científica occidental como equilibrio ácido/básico. La acidosis de la sangre se ha convertido en una importante afección de la civilización contemporánea, y es la responsable de toda clase de desgracias. Cuando la acidez de la sangre alcanza niveles intolerables, la corriente sanguínea deposita el ácido en las diversas articulaciones, en forma de cristales que luego forman «espolones» que literalmente «sueldan» las articulaciones y sustituyen al líquido sinovial que las lubrifica naturalmente. La consecuencia es una dolorosa e incapacitante artritis. El ayuno permite que las enzimas entren en las articulaciones y disuelvan dichos cristales, con lo que se restaura el líquido sinovial y se recobra la movilidad de la articulación. El ayuno elimina también la acidosis de la propia corriente sanguínea. De hecho, los desagradables efectos secundarios que se perciben durante los tres primeros días de un ayuno se deben únicamente a que estos cristales ácidos y otras toxinas entran en la corriente sanguínea en masa para ser eliminados.

El ayuno constituye una excelente terapia para los trastornos mentales. En Rusia, donde el ayuno recibe el nombre de «cura de hambre», se han obtenido resultados espectaculares. En 1972, el Dr. Yuri Nikolayev, del Instituto de investigaciones Psiquiátricas de Moscú, informó que había tratado con éxito a más de 7.000 pacientes que sufrían diversos trastornos psíquicos, como esquizofrenias y neurosis”.

Texto: Dhyanamurti

Orquideas - Fotografía: E.P.M.)

Orquideas - Fotografía: E.P.M.)

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
0

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.