BLOGS Actualidad

03
07
2011
larevolucionpersonal

031 – Notas necesarias a la meditación para principiantes en La Revolución Personal

Por: Dhyanamurti

Ante todo diremos que para recorrer cualquier camino (y la meditación es un camino) tenemos siempre un punto de partida y uno de llegada.

En nuestro sendero, el punto de partida es nuestra realidad, con sus miedos, incertidumbres, sufrimientos, deseos, apegos, egos, estrés y demás problemas físicos, mentales, y emocionales. Todos ellos formando un velo que no nos permite ver las cosas como en realidad son, sino distorsionadas. Además, en  cada situación, nosotros, por nuestra cuenta, magnificamos sus probables desenlaces (en nuestra mente, por supuesto siempre negativos y enmarañados), de acuerdo a las enseñanzas de nuestros mayores y nuestro concepto ético y moral.

El sentimiento desmesurado del ego es el oscuro pozo de nuestros deseos que nunca se colma. Quiere repetir las experiencias placenteras y siente aversión a situaciones pasadas que nos han herido. Es el interior de las corazas donde todos nos metemos para protegernos de eso que nos ha hecho sentir mal, del miedo a lo nuevo, a lo desconocido. Tenemos temor a lo que somos, como si en la oscuridad, en el abismo de lo que somos hubiéramos encontrado un monstruo que nos va a destruir. Entonces hacemos un pacto con ese monstruo: si no me atacas me voy a plegar y no saldré, no voy a sentir, no voy a respirar aire fresco. Es la neurosis. Aparecen los complejos, las fobias, las manías, (de alguna manera se manifiesta ese monstruo). La neurosis es la no aceptación de la responsabilidad que conlleva vivir, hacemos una ficción de nuestra vida, una representación donde estamos más pendientes del exterior, de los demás que de nosotros mismos. En la neurosis tomamos partido por la imagen glorificada o sacrificada negando el resto. La ignorancia nos lleva al sufrimiento, pues las cosas no son casi nunca como nosotros quisiéramos que fueran. No es tanto el dolor como el fuerte sentimiento de limitación.

En este estado perdemos libertad, no podemos elegir. Cuanto más queremos controlar el ego menos lo conseguimos. Estamos hablando de inconsciencia de la inconsciencia. Todos intentamos escapar del presente, del vacío, de la certeza de la muerte. Hasta aquí no hay realmente camino, no nos hemos puesto en marcha. Hace falta algo que detone un proceso de búsqueda. El mismo dolor, el sufrimiento, el sentimiento de limitación, la no comprensión de las cosas, al final la desilusión de las tentaciones que nos ofrece el mundo. La misma espiral vertiginosa a la que nos lleva el deseo nos hace tomar conciencia de la inconsciencia y empezamos un proceso de comprensión. Estábamos en una orilla y ahora vislumbramos que debe haber otra orilla. Quizás este proceso de búsqueda es inacabable pero quien da el primer paso ya ha dado el último. ¿Y qué hay en la otra orilla?, pues el Ser, la esencia de uno mismo, el alma-espíritu…

Y cuál es esa otra orilla que proponemos?, simplemente la meditación, la conciencia en nuestro ser. La meditación hacia este Ser nos traerá como moneda de cambio el amor (no el enamoramiento), la generosidad, la humildad, la sabiduría.

Orientamos nuestro deseo, nuestra voluntad, nuestra constancia y nuestro tiempo hacia un elevado fin, pero aclaramos: no se trata de conseguir poderes paranormales como la levitación o la telepatía sino  un estado de unión con nuestro Ser interior, un equilibrio consciente entre nuestros cuerpos físico, mental y emocional, lo que es igual a decir (en nuestro caso) cuerpo material, intelectual y espiritual.

Las experiencias que lograremos serán el arrobamiento, la paz interior, la serenidad extrema. Aunque también seremos susceptibles de tener experiencias negativas, terroríficas si no cimentamos solidamente nuestra meditación. De ahí el hecho de pedirles que no pasemos al siguiente paso sin dominar el anterior. Esto es muy importante y serio. No pretendemos desmoralizar a nadie, solo pedimos que lo hagamos con toda la responsabilidad, con conciencia y seguramente las mencionadas experiencias negativas no se nos van a presentar. Es importante advertir que podemos llegar a la culminación de la meditación en algunos meses, pero podremos tardar también algunos años o puede ser que en esta vida no alcancemos el objetivo. No hay prisa, lo más importante es estar en el camino de la meditación, por lo tanto, no tengamos prisa de pasar de un paso al siguiente. Únicamente cuando estemos seguros de dominarlo avanzaremos.

La meditación está completamente estructurada y clara por quienes nos antecedieron hace miles de años en este proceso.  Este proceso es la conciencia de la conciencia.

Podemos encontrar tres aspectos que nos pueden marcar dolor o sufrimiento. El primero en la etapa de la inconsciencia de la conciencia, esta marca inherente al hecho de estar vivos es una evasión, no querer darnos cuenta, no sentir, volviendo el sufrimiento algo que no nos deja y no tiene principio ni fin, escapando del sufrimiento seguimos sufriendo. En el segundo aspecto nos volvemos conscientes de nuestra inconsciencia, de nuestro dolor, empezamos a entender cuáles son sus causas y esa comprensión nos libera por ya tener un por qué. En el tercer aspecto la etapa de la conciencia de la conciencia, el sufrimiento se vuelve una parte mas de nuestra vida y no nos identificamos con él.

Iniciemos nuestro camino de meditación con un proceso de purificación,  en una actitud de limpieza, orden, equilibrio y conciencia, pero ante todo de nuestra disposición hacia lo trascendental, hacia lo absoluto. Se hace necesario hacer las paces con el mundo, incorporando yama, sin violencia, sin compulsiones, sin engaños, y niyama haciendo las paces con nosotros mismos, ese orden interno es necesario desapegándonos de los frutos de la acción. Es decir, lo que no se puede hacer y lo que se debe hacer. Sencillamente  es solo arreglar, poner orden y tranquilidad en nuestra casa para tener la experiencia de meditación.

Ya estamos preparados para continuar con asana, aprendiendo a tener una postura fija, estable y duradera. Eliminamos las tensiones relajándonos, experimentamos a encontrar nuestra verticalidad, el sincronismo y el apoyo con nuestra flexibilidad y fortaleza.

Aparece entonces pranayama, donde acumulamos energía canalizándola con nuestros ejercicios de respiración. Aprendiendo a calmar y oxigenar nuestro cuerpo físico haciendo que la energía pránica fluya. Alargando la respiración sujetamos la mente.

Estamos listos, sentados en una posición cómoda, consistente, durable, y simple. Nuestro cuerpo relajado completa y conscientemente. Iniciamos pratyahara. Nos interiorizamos, nos desconectamos de todos los estímulos externos por medio del control de los sentidos.

Con dharana llega la concentración, nuestra mente se hace fuerte. Sin ningún esfuerzo comprendemos los procesos en nuestras vidas. Iniciamos la visualización de un punto, ese punto es nuestro objeto de meditación, practicamos y practicamos hasta que podamos visualizar todas las características y cualidades de nuestro objeto de meditación.

Ya lo tenemos como en una fotografía en nuestra pantalla mental, sabemos que nos costo mucho esfuerzo pero al fin lo logramos, es dhyana, nuestro objeto de meditación se hace estable. La conciencia meditativa donde el observador se diluye con lo observado.

Y así llegamos a samadhi, nuestro objetivo, el absoluto.

Entonces: la postura es el campo de batalla de asana para energizarlo y conseguir la inmovilidad. La respiración para calmar la mente es el de pranayama estableciendo la serenidad, en pratyahara concentramos nuestra mente solo en nuestro interior. En dharana fijamos la mente para darle fuerza.  Dhyana es la postura de la mente para trascenderla y samadhi es nuestro objetivo para fundirnos con el absoluto.

En la Revolución Personal tratamos de desmitificar la meditación de su parte religiosa propia de la cultura hinduista, orientándola hacia la vía de la acción desinteresada a través del desapego, la celebración de vida a través de la autenticidad y la ecuanimidad, es decir hacia el equilibrio consciente de cuerpo mente y emociones o lo que es igual materia intelecto y espíritu.

*

Práctica completa de meditación.

En el vínculo encontrará la grabación de una meditación completa, este es un ejercicio, el cual podrá grabar en su computador o en un C.D. para hacerla, o si lo prefiere, puede hacerla “on line”. Consta de tres parte básicas: Comienzo, el cual puede hacer siempre igual o variarlo de acuerdo a su gusto y conocimientos, es simplemente una relajación del cuerpo físico, la segunda parte, Intermedio, básicamente es una practica de pratyahara para concentrar la mente, esta parte se puede variar. (De hecho en la próxima entrada insertaremos otros ejercicios de pratyahara y una nota adicional sobre ese tema, ya que son varias las personas que nos han escrito haciendo esta solicitud). En ese mismo intermedio introducimos una parte de dharana, la cual se puede convertir de acuerdo al tiempo de visualización en el objeto de meditación, en dhyana y luego en samadhi. Una última parte el final, o el salir de meditación, también se puede hacer siempre igual.

Con esta practica empezamos una serie de meditaciones, especialmente dirigidas a pratyahara.

dropbox.com/u/33768554/Primera%20practica%20de%20meditaci%C3%B3n%20completa.mp3

Favor ponerle las letras que le falten al final, termina en: meditaci%C3%B3n%20completa.mp3

Hemos tenido dificultad para pegar el vínculo, ofrecemos disculpas y les pedimos a las personas interesadas, que nos pongan un correo a dhyanamurti@gmail.com y por ese medio les enviaremos el vínculo correcto y completo. Gracias.

Texto: Dhyanamurti.

Edición: Angelita.

Paisaje 1 (Fotografía: Angela Polanco)

Paisaje 1 (Fotografía: Angela Polanco)


Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
0

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.