BLOGS Actualidad

30
04
2013
Marco Antonio Valencia

¿POR QUÉ MI HIJO NO SE HA LEÍDO EL QUIJOTE?

Por: Marco Antonio Valencia

DON QUIJOTE

Me increpa un padre de familia a la entrada del colegio. –Profe, me dice, ¿por qué mi hijo no se ha leído el Quijote? Yo a su edad, ya me había leído el Quijote, la Eneida, La Ilíada, la Vida es Sueño y dos o tres libros de Shakespeare, y hasta me sabía capítulos enteros de memoria.

Le digo que me regale unos minutos de su tiempo, y con gusto le cuento que es lo que hacemos ahora en las instituciones educativas.

-¡Nada!-, me dice. Ahora no enseñan nada.

Y comienzo a explicarle que ahora, no enfocamos el trabajo de literatura en leer muchos libros, sino en que el estudiante aprenda a leer bien. Lo que nos importa en el colegio, es que el niño o el joven, tenga competencias lectoras. Una vez, el muchacho sabe leer bien, de manera autónoma puede buscar los libros que nosotros le orientamos, pero no le exigimos cuál libro tiene que leer. En otras palabras: el estudiante, de acuerdo a su vocación puede escoger el libro que quiera leer.

El señor, con el ceño fruncido y rascándose un carrillo de su regordeta cara con la lengua, me indica que necesitaba una mejor explicación del significado de “educación por competencias”. Y es lógico, a veces ni los mismos maestros entendemos bien en qué consiste todo este rollo de las competencias.

-Mire, mi estimado señor-, comienzo. La educación de hoy con el asunto de las nuevas tecnologías, la globalización y el internet, ha cambiado mucho. El mundo ya no es el mismo en el que usted y yo, cuarentones ya, nos educamos.  Ahora la única realidad es el que el mundo cambia de manera acelerada y tenemos que educar a nuestros niños para estar acorde con esos cambios-. El padre toma aire, me acepta la invitación a sentarse y se cruza de brazos.

-Los muchachos de ahora tienen nuevos intereses; por lo tanto, si la escuela quiere captar su atención tiene que avanzar con ellos.  Y si bien es cierto que somos profesores formados en el siglo pasado para enseñarle a jóvenes del siglo XXI, nos estamos acomodando a las nuevas circunstancias.

El hombre cruzó las piernas y comenzó a mover el pie que le quedaba en el aire con impaciencia. Hice una pausa, le regalé una sonrisa para calmarlo, le ofrecí un chicle que me recibió con avidez y continué.

-Los planes de estudio que tenemos hoy en día son muy flexibles, sin desconocer unos estándares básicos, es decir, unos temas concretos que se nos exige observar y evaluar. Ahora nos enfocamos en que los muchachos aprendan a solucionar problemas.

-La idea, mi  señor, es que los muchachos aprendan a estudiar de manera autónoma, por sí solos, de manera independiente. En esa medida, el mundo puede cambiar, pero el muchacho estará siempre dispuesto y con los conocimientos necesarios para aprender por sí solo. ¿Me capta?-.  Y movió la cabeza como diciendo más o menos. Respiro hondo, y continuo.

-La palabra “competencias” engloba una educación en torno a la integración de conocimientos, habilidades y actitudes; que a su vez tienen que ver con los valores y la reflexión centrados no tanto en la memorización, sino en el desempeño, es decir en lo que el muchacho es capaz de hacer con el conocimiento que tiene. Entonces, las competencias sirven para que el estudiante aprenda a solucionar problemas cotidianos de manera positiva y eficiente con lo que sabe.

Por fin sonríe un poco y mueve la cabeza afirmativamente, sin decir nada.

-Para evaluar las competencias de un estudiante lo juzgamos desde un estándar. Y estándar ya le dije, es lo que las autoridades educativas, como el Ministerio de Educación, nos piden que enseñemos. Un estándar es lo que el estudiante debe saber para resolver equis o ye problema. ¿Me capta?

-¿Y allí termina el trabajo del profesor?-.

-No, no señor. Las competencias y los estándares son la base de nuestro trabajo. Pero desde allí, desde los conocimientos esenciales que son los estándares, comenzamos a formar habilidades de comunicación, de lectura, de razonamiento, en fin… y todo eso lo hacemos de manera permanente.

-¿Y cómo es que enseñan ahora?-. A pesar del tono despectivo, la pregunta me indicó que ya nos comenzábamos a entender.

-Lo que pasa, le dije-, es que antes la educación se centraba en el profesor y en la enseñanza. Ahora nos enfocamos en el ser de los estudiantes. En planear la clase pensando para qué le va a servir ese conocimiento al muchacho. Ya no exigimos aprender todo de memoria. Ahora nos centramos más en los resultados, en la funcionalidad de los conocimientos. Y cuando logramos que un estudiante “aprenda” a aprender, es lo máximo, la dicha total.

-Y para calificar, ¿cómo hacen?

-Ya no calificamos, ahora evaluamos.  Y estamos pasando de los exámenes de papel y lapicero a reconocer otras formas de demostrar que se tienen conocimientos básicos sobre un tema. (Y como dejó de masticar y estiró la boca hasta tocarse la punta la punta de la nariz con los labios, me apresuré a decirle).  Mire, mi señor. Todo esto es muy complejo, es cierto, pero no estamos dejando a un lado lo fundamental de la educación, no hemos dejado de hacer y preocuparnos por los temas de siempre. Seguimos ofreciendo temas clásicos y fundamentos teóricos y jamás dejaremos de preocuparnos por reforzar lo que los padres enseñan en casa: los valores, la convivencia, el amor por el conocimiento… es solo  que nos reinventamos para asumir la realidad compleja y cambiante que nos tocó vivir.  ¿Estamos?

-No, profe. En realidad sigo sin entender por qué mi hijo a su edad y a su nivel no lee. Se la pasa pegado a computador mañana tarde y noche, y nunca lo veo con un libro entre las manos.

-A ver… – Y parpadeo para llenar mi espíritu de paciencia y con una sonrisa trato de explicarle.

-¿Qué creé que se la pasa haciendo su hijo en el computador? Tranquilo, yo le digo. Se la pasa leyendo. Si, leyendo. Su hijo es un gomoso de la lectura. Sí claro, tal vez no está leyendo el Quijote, como quisiéramos sus profesores o su papá, pero si se la pasa toda la tarde y todos los fines de semana leyendo, creo que lee más de lo que leía usted en su tiempo. Tal vez no lea un  solo libro, pero a lo mejor está leyendo, escribiendo y aprendiendo lo que necesita saber y entender para el siglo XXI.  Es solo cuestión de re-orientarlo, de convencerlo de la bondad que tiene leer el Quijote para que lo lea de manera virtual. Pero de leer, su hijo lee bastante señor.

 

*El texto, corresponde es una manera didáctica de explicar la Educación por competencias.

 

 

 

 

 

 

Categoria: Sin categoría

TAGS:

10

10

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

juaco g. hoyos

1 mayo 2013 a las 9:41
  Responder

La respuesta al padre cuestionador sería mucho más simple. ¿Por qué no ha probado él a obligar a su hijo a leer e Quijote y demás clásicos y aprenderse capítulos de memoria?

    Opinión por:

    nomascomentariosignorantes

    4 mayo 2013 a las 2:16
      Responder

    Es una verguenza que haya perdido 2 minutos leyendo semejante sarta de estupideces, y lo digo no por el tema de educación por competencias, sino porque se crea que con una explicación tan estúpida como que los muchachos leen mas ahora, porque se la pasan leyendo cuanta basura hay en la internet, van a tener una formación de lectura y escritura mejor que la de la persona que efectivamente lee clásicos como el Quijote, Crimen y Castigo y mil más. Este país está jodido porque nos seguimos creyendo ese cuento. Los más grandes ignorantes que conozco en la vida son aquellas personas que nunca realmente han leido y comprendido un libro…..

Opinión por:

manamuisca

1 mayo 2013 a las 14:53
  Responder

Sólo hay dos motivos por los cuales los hijos no leen al Quixote, 1- Los maestros y familia no lo han leído o entendido; 2 fue obligado a leer en versión original en algún preescolar5 o colegio postmodernista. .Realmente el problema no es que los medios virtuales ataquen la lectura, pues ya se cuenta con accesos a maravillosas obras literarias y de arte, ahora hay menor esfuerzo para leer y acceder al ocio estético y el desarrollo cultural y ciudadano..
Respecto al primer juicio cabe señalar cuantos profesores tienen una biblioteca aceptable, leen sus libros y tienen interiorizada sus concepciones y practicas las moralejas, es decir dicen y son ejemplo a seguir, cuantos inician al estudiante con amor y entusiasmo la aventura de leer o la alegría de leer como se llamaba el famoso libro i

Opinión por:

elquetieneojosve

1 mayo 2013 a las 16:21
  Responder

Suena muy bien, pero hay varias inquietudes: en primer lugar, afirmar que la generación que hoy es cuarentona valoraba más la memoria que la comprensión es falso. Tengo más de 50 y para entonces ya se criticaba ese principio. Y unas preguntas: ¿Si son tan buenas las competencias xq los estudiantes llegan a la Universidad cada vez más deficientes en lectura y escritura a la hora de evaluar problemas y redactar informes? ¿Confiar en el criterio de los chicos para que “decidan” si leen un clásico de las humanidades o el último juego de internet es un buen principio educativo? ¿Es correcto confiar en los estándares de un Ministerio de Educación proclive a formar “capital humano” para las “exigencias del mundo competitivo, cambiante y globalizado de las empresas”, más que ciudadanos pensantes?

Opinión por:

manamuisca

1 mayo 2013 a las 19:39
  Responder

En Europa se estudia Derecho con ejemplos de la literatura, en Estados Unidos el Diario y la memoria son practicas desde la primera infancia, acá ya no se lee ni el periódico sólo se ve el aquí y el ahora, es cierto que anteriormente no había una cultura pertinente de lo contrario habíamos sido un país más rico , sin embargo hoy dia somos mas competentes para la opulencia que para la ciencia, para la demagogia que para la pedagogía

Opinión por:

ozcvrvm

2 mayo 2013 a las 5:49
  Responder

con esa engatusada se lo comio. muy a proposito, me gustaria saber si el profesor o profesora se ha leido el quijote completo. soy curioso de la respuesta. sera por esa superficialidad que los jovenes no tienen una comprension de lectura superior a la de un post de facebook?

Opinión por:

rfcasallasm

2 mayo 2013 a las 16:53
  Responder

Este blog resume la causa del por que Colombia va en picada en los indicadores de compresión de lectura, tambien explica el por que ya no existen Maestros, sino puros Educadores que repiten lo que dice el libro. Las nuevas generaciones no podrán leer ni comprender los contratos que firmaran en su vida adulta, ni nada que tenga mas de tres lineas, como mi comentario por ejemplo.

Opinión por:

pachu_zarte

3 mayo 2013 a las 11:52
  Responder

¡CON RAZÓN! carajo, que explicación más fidedigna del porqué los muchachos terminan el bachillerato y no tienen la menor reputa idea de lo que es leer y mucho menos comprender lo que medianamente leen. Deletrear es diferente de leer y lo primero es lo que hoy hacen muchos de los que terminan su bachillerato…sin hablar de la ortografía por supuesto.

Opinión por:

javierortiz82

6 mayo 2013 a las 1:21
  Responder

Según el autor, no importa si una persona no lee un libro en todo un año, desde que lea el horóscopo diariamente está leyendo… Nuestra cultura es tan buena como la calidad de lo que leemos, los muchachos hoy en día se la pasan con miles de símbolos en la cara que representan letras, pero las ideas que representan son de dudoso calibre y diseñadas por un medio que por lo general pretende más hacerle comprar el celular de moda que hacerle mejor persona. A este profesor le va a costar mucho convertirse en maestro.

Opinión por:

desinformado

6 mayo 2013 a las 23:11
  Responder

Todo esto es culpa del sistema educativo propuesto por los neoliberales. Una educación para tecnócratas y no para seres humanos.

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.