BLOGS Cultura

19
11
2009
jmaldonado

Sobre el fin de la década I

Por: Juan Camilo Maldonado

Portada del álbum de John Adams, ganador de tres premios Grammy y un Premio Pulitzer en 2003.

Portada del álbum de John Adams, ganador de tres premios Grammy y un Premio Pulitzer en 2003.

Falta mes y medio para que se acabe la década. Y críticos y especialistas andan con los motores al cien para emitir sus veredictos sobre cuáles han sido y serán, para la historia, los temas y los álbumes que marcaron estos primeros diez años del siglo XXI.

Allmusic.com y Rolling Stone anunciaron que trabajan arduamente en el tema, y Amazon.com ya comenzó a recopilar el sentir de sus usuarios. Sin embargo, Bob Boilen, de National Public Radio, les ha sacado a todos ventaja, y la semana pasada publicó con su equipo la lista de los 50 álbumes más importantes de la década.

Grata sorpresa: nombres como Sigur Ros, LCD Sound System, Animal Collective y The Arcade Fire.

Ingrata sorpresa: la ausencia inexcusable del álbum Gulag Orkestar, de  Beirut.

Extraña sorpresa: los únicos dos discos latinos que clasifican en la selección son Fíjate Bien, de Juanes, y Oral Fixation 1., de Shakira.

Intrigante sorpresa:

Entre la cantidad de nombres del indie, lo electrónico, el pop y el rap, géneros que marcaron con certeza el alma de esta década (que comienza oficialmente con la caída de las Torres Gemelas, el 9.11.01, y termina con la subida al poder de Barack Obama), se encuentra un nombre peculiar y discordante.  Se trata de John Adams.

Heredero del minimalismo de Seteve Reich, Adams pasó las últimas dos décadas de siglo XX componiendo óperas y piezas memorables, muchas de intenso carácter político y social, como Nixon en China, una metáfora de las paradojas del liderazgo norteamericano en la Guerra Fría y La muerte de Klinghoffer, sobre el secuestro de un barco italiano  en 1985 por parte de la Organización para la Liberación de Palestina, y por el cuál sería acusado de apologizar el terrorismo.

En 2002, y por encargo de la Orquesta Filarmónica de Nueva York, el músico  comenzó a recoger fragmentos de frases y expresiones de las víctimas del atentado contra las Torres Gemelas y sus respectivos familiares. Fue un trabajo lento, que implicó horas de caminatas entre las ruinas del Wall Trade Center y la revisión de los archivos de prensa que recreaban las últimas conversaciones sostenidas dentro del edificio y dentro de los aviones momentos antes de la catástrofe.

“Extraviado”,  “era un día bonito”, “nunca serás olvidado”, “era alto, muy atractivo y las chicas nunca me hablaban cuando él estaba cerca”…, todos los mensajes recogidos por Adams fueron después ensamblados en una “atmósfera musical”, sin grandes giros ni vértigos, sin pomposas introducciones y apoteósicos desenlaces, ejecutada por una orquesta y dos coros: uno de 90 adultos y otro infantil, que fue estrenada el 19 de septiembre de 2002.

“Quise lograr en términos musicales el mismo tipo de sentimiento que uno tiene cuando entra a una de esas viejas y majestuosas  catedrales en Francia o Italia”, dijo Adams en una entrevista. “Cuando entras a la Catedral de Chartres, por ejemplo, experimentas de inmediato un sentimiento otromundano. Sientes que estás en presencia de muchas almas, generaciones sobre generaciones, y sientes una energía colectiva como si todas estuvieran congregadas o reunidas en ese mismo sitio. Incluso si estás acompañado por otras personas, o si la catedral está llena de turistas o feligreses, uno se siente solo con sus pensamientos, enfocado de una manera extraordinaria y espiritual”.

Así, con la “memoria musical” de Adams, arrancó la década. Esa que ya se terminó. ¿O no?

Imagen de previsualización de YouTube

Categoria: General

TAGS:

9

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
9

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

chica video

19 noviembre 2009 a las 22:32
  

Bueno, la espera valió la pena. Me gusta el escrito, y sobre todo la grata sorpresa, para mi también es agradable que estos artistas entre los mejores. Sin embargo, la intrigante sorpresa me resulta un poco abrumadora. No cabe duda que es un artista bueno y de la nueva era…que ¿ya se acabó?

Opinión por:

ricardo bada

20 noviembre 2009 a las 3:22
  

No faltan mes y medio para que acabe la década. Semejante cómputo es una falacia que parte de la base de que el siglo pasado concluyó el 31.12.1999, y no fue así, el siglo pasado concluyó el 31.12.2000. De tal modo que el siglo XXI comenzó el 1.1.2001 y sus primeros diez meses concluirán el 31.12.2010. No antes. Ni tampoco después, claro. Vale.

Opinión por:

chica video

20 noviembre 2009 a las 15:46
  

Creo que eso es una nimiedad comparado con lo que el blogger esta contando. Si se acabó antes o después es lo de menos, lo importante es cómo ahora se reconocen otros trabajos musicales y que el blogger nos lo haga saber.
Eso es más importante si decidir cuando se acaba la década.

Opinión por:

ricardo bada

20 noviembre 2009 a las 19:07
  

O sea, si lo entiendo bien, lo que el blogger está contando es más importante que el marco cronológico que el mismo blogger se propuso para contarlo. Puede ser, pero en ese caso, que sea consciente de que está haciendo pipí fuera del tacho. Es algo así como si alguien escribiera sobre la Revolución Francesa, y dijese “Allá por 1879… ¿o fue 1789?… el pueblo de París asaltó la Bastilla y…” etcétera. O decir que Picasso fue el más importante pintor del siglo XIX, sólo porque nació en 1881. Un poco de seriedad en el tratamiento de los datos objetivos nunca viene mal. Vale.

Buscar en este blog

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.