BLOGS Actualidad

18
02
2014
jaccuse

Noticia de un secuestro

Por: jaccuse

La diputada y líder de la oposición a la dictadura venezolana, María Corina Machado, concedió el pasado domingo una entrevista a un medio de prensa español. En esta, habló sobre las más de 5.000 protestas que hubo en el país vecino el año pasado y, sobre todo, informó a la prensa internacional sobre la situación actual en Venezuela. Cabe recordar que los medios de comunicación internacionales han sido censurados por el régimen venezolano. Bien conocido es el caso de NTN24, cuya señal fue cortada justo en el momento en el que el canal colombiano empezara a transmitir versiones de la oposición sobre los hechos violentos sucedidos en Caracas.

No es ninguna novedad la represión en Venezuela. Tampoco lo es la censura sistemática que ha aplicado el régimen. Sabemos que los periódicos no tienen la posibilidad de comprar papel. Sabemos que el chavismo se apoderó de los medios audiovisuales. También conocemos las largas y dolorosas listas de ciudadanos venezolanos que son prisioneros políticos del Gobierno ilegítimo de Venezuela. Conocemos los grupos paramilitares que han sometido a sangre y fuego a los ciudadanos venezolanos. Me refiero a esos grupos que tuvieron su momento de publicidad en el tradicional Aló Presidente y que el comandante en jefe de la destrucción del Estado venezolano presentaba así: «La Milicia es una unidad permanente sobre el territorio y debe estar armada, equipada y adiestrada. Tiene que tener armas, ¿quién ha visto una milicia sin armas? Hay que acelerar el tema de las milicias. Es el pueblo con las armas en la mano».

Bien sabido es que el pueblo con las armas en la mano asesina. Pero nunca se sabrá cuántos venezolanos perdieron la vida a manos de estos grupos paramilitares. Se habla del elevado numero de muertes violentas, de la inseguridad en Venezuela. Lo que nunca se muestra es la triste relación entre el aumento exponencial de víctimas y el aumento exponencial de ‘milicianos-paramilitares’ que en los últimos diez años engordaron las filas de esos escuadrones de la muerte. Se calcula que en el mismo lapso de tiempo en Venezuela ha habido más muertes violentas que en Irak. Sin embargo, las cifras del régimen llegan a ocultar la realidad de todos los días. Podríamos afirmar que el quasi ventennio chavista generó casi el mismo numero de víctimas que la barbarie narco-guerrillero-paramilitar en 50 años de guerra en Colombia.

Pero quisiera volver a la ya mencionada entrevista. La diputada venezolana, quien ha sido varias veces agredida física y verbalmente por los esbirros de la dictadura, toca lo que a mi parecer es el núcleo de la cuestión venezolana. Decepcionada por la clase política latinoamericana, habla de la «soledad venezolana». Dice no comprender la reunión de emergencia de Unasur por la detención del avión de Evo Morales. Menciona también la reunión del mismo ente por el levantamiento policial contra el presidente Correa. Y hoy, dice la diputada, que grupos afectos al régimen están reprimiendo, asesinando y torturando a estudiantes venezolanos, ni la Unasur, ni la Celac y, más triste aun, ni la OEA han convocado una reunión.
Ningún país latinoamericano ha tenido la decencia de llamar a los países miembros a debatir sobre la penosa situación venezolana. Ningún gobierno ha expresado solidaridad con los estudiantes venezolanos que hoy siguen las protestas. Esos mismos estudiantes, que hace pocos días vieron morir a algunos de sus compañeros, solo han podido ver el show grotesco del secuestro de América. Nadie esperaba una palabra de apoyo de los países satélites venezolanos. Pero ver al Gobierno uruguayo del presidente Mujica –quien conoció la cárcel y la tortura– enviar notas de «apoyo» y no de condena a la República Bolivariana de Venezuela es la prueba del secuestro de América.

América es un continente que está secuestrado por la dictadura venezolana. Ningún país ha ‘osado’ llevarle la contraria al régimen venezolano. Colombia se ha acostumbrado a ver a sus periodistas heridos y deportados. Después del «atrevimiento» de recibir a Capriles en Bogotá, la administración de Santos, en su secuestro, ha decidido evitar cualquier tipo de roce con cada Capo que el régimen venezolano ha encargado para las relaciones colombo-venezolanas. Excusas de todo tipo. Creo que es más nocivo para el buen andar de los diálogos de paz la destitución arbitraria del alcalde Petro que cualquier roce con el Gobierno venezolano. Y no creo que la OEA pueda rechazar el llamado de un país miembro a buscar el fin de la represión y de la violencia en Venezuela.

No puedo creer que en pocas horas, el líder opositor, Leopoldo López, será encarcelado por ejercer un derecho fundamental en cualquier Estado de Derecho, en cualquier democracia. Me es aun más incomprensible el silencio de toda la comunidad internacional ante tal atropello. ¿A este nivel está el cautiverio de América?

Nunca construiremos un nuevo continente –como pretendemos que estamos haciendo– si sólo pensamos en el crecimiento económico. El nuevo continente, ese que creemos que estamos construyendo, nos tiene que imponer una responsabilidad democrática con cada uno de los pueblos americanos. Una solidaridad con todos los ciudadanos oprimidos de este sufrido continente. Una solidaridad basada en los valores democráticos los cuales tienen que primar sobre cualquier interés económico.

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
06
10
2013
jaccuse

Accogliamo i morti

Por: jaccuse

La crisis económica y los juicios por prostitución y evasión de impuestos del ex-primer ministro italiano Silvio Berlusconi habían eclipsado de cierta manera la organización del estado xenófobo y racista que se estructuró en los últimos veinte años en Italia. De hecho, desde que la crisis estalló, muchos italianos, casi todos jóvenes, tuvieron que seguir los pasos de sus abuelos y emigrar. Italia dejó de ser el gran país, il bel paese de las oportunidades y de la economía pujante. Volvió a ser el país de emigrantes y, por esta razón, los medios de comunicación pararon con la campaña xenófoba, con los insultos y humillaciones contra los inmigrantes que durante dos décadas llegaron a buscar una vida mejor a Europa. Y digo Europa porque es bien sabido que la gran mayoría de inmigrantes que llegan en esos barcos viejos a las islas del sur de Italia no tienen como objetivo il bel paese, que, de bello para un inmigrante en busca de un mejor futuro, solo tiene la arquitectura y los paisajes. No, ese país de bello no tiene nada para alguien que busca un asilo político, una democracia que lo reconozca como ser humano y le otorgue los derechos fundamentales, o un trabajo digno y bien remunerado.

Estrategia mediocre para un electorado mediocre corto de ideas y sumergido en sus frustraciones personales la que aplicó el partido del condenado por evasión de impuestos y posiblemente por corrupción de menores Silvio Berlusconi. Claro está, él personalmente no firmó las leyes absurdas contra la inmigración. Posiblemente estaba ocupado en sus fiestas bunga bunga con el difunto dictador de Libia, Muamar Gadafi. Fueron sus antiguos aliados los que bautizaron la ley contra la inmigración: la ley Bossi-Fini. El primero, Umberto Bossi, un músico frustrado que empezó su carrera política proponiendo la independencia de las regiones del norte de Italia. Entre el rosario de argumentos absurdos para ello, se encuentra la pureza de la “raza padana”. Raza que, según él, proviene de las regiones del norte que él y sus secuaces denominaron como “La Padania”. El otro, Gianfranco Fini, un nostálgico fascista que militó durante muchos años en partidos de estampa neo fascista como AN. El mismo Fini, por citar una frase entre muchas, definía a Benito Mussolini como el mejor estadista de la historia de Italia.

Estos dos hombres, con la complicidad de Silvio Berlusconi, pudieron desarrollar la famosa ley Bossi-Fini, una ley que criminaliza a los inmigrantes. No es solo un decir; jurídicamente, un inmigrante sin documentos hoy en Italia es un criminal ante la ley. Por ello, la gente que escapa de las guerras que hoy se dan en el medio oriente, guerras en muchas de las cuales Italia participa, al llegar a Italia –pase obligatorio por razones geográficas- son puestos en unos centros-cárceles mientras se define su situación. Cárcel, multas de hasta quince millones de pesos o deportación es lo que les espera a la mayoría. Se preguntarán ustedes: ¿y los que piden asilo político?, ¿y los que han perdido todo bajo las bombas que el mismo ejercito italiano lanzó sobre sus países? Lo único que yo podría responder es que Italia tiene una cifra casi 12 veces inferior de refugiados que Alemania, esto según la Agencia de la ONU para los refugiados. También podría responder, que en mis años de vida en Italia, vi cómo a los sin papeles los esclavizaban, cómo vivían en condiciones inhumanas compartiendo habitaciones minúsculas entre ocho. Vi cómo cuando morían en accidentes en el trabajo que hacían en negro los enterraban sin decir una palabra: un desaparecido que desaparecía. También vi como los disparos por la espalda a un inmigrante desarmado se convertían en “legítima defensa”. Vi cómo los políticos en los trenes les rociaban alcohol puro a los negros para, según ellos, “desinfectarlos”. Vi como cualquier crimen encontraba su autor material en el primer inmigrante que pasaba. Vi cómo construían muros para encerrar en barrios de exclusión a los inmigrantes.

La muerte de inmigrantes en el mar es algo que se repite todos los veranos, pues las condiciones climáticas aceleran el flujo de personas que buscan el sueño europeo. Todos los años el Gobierno italiano pide más dinero y más colaboración a Europa. Pero, me pregunto yo: ¿para qué les sirve ese dinero si, según la ley Bosi-Fini, es un delito ayudar a un inmigrante sin documentos que se este ahogando en el mar? ¿Para qué quieren ese dinero o esa colaboración? Ya hemos visto varias veces que han llegado a interceptar barcos llenos de inmigrantes en aguas internacionales para bloquearles el paso antes de que lleguen a aguas italianas. Lo que nunca habíamos visto, y hoy desafortunadamente tuvimos que ver, fue el mas absurdo y grotesco espectáculo de una parte política que le otorga la nacionalidad a los inmigrantes ahogados en la última tragedia en el mar –ocurrida a menos de una milla de la isla Italiana de Lampedusa– mientras que los sobrevivientes de la misma tragedia son encarcelados y posiblemente serán deportados, o pagaran los cinco mil euros que la ley les exige.

Hoy es claro que en Italia la persona que ayude a un hombre, mujer, niño o anciano que se esté ahogando en el mar se convierte en un delincuente. Tal y como la persona que se está ahogando, pues un sin papeles, según la ley italiana, es un delincuente. También nos queda claro que la ley Bosi-Fini es una ley que acoge solo a aquellos que perecen en el mar. La muerte libera a los sin papeles de su condición de inmigrantes, que, para dicha ley, equivale a delincuentes. Los cadáveres de los sin papeles reciben una suerte de absolución del “crimen” de no ser italianos y se les otorga un pasaporte. Eso si, los sobrevivientes tienen el derecho de llorar a sus muertos neo-italianos tras las rejas.

Categoria: General

TAGS:

1

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
24
06
2012
jaccuse

La pesadilla de Bolívar

Por: jaccuse

En el 2004 el director austriaco Hubert Sauper ilustró magistralmente la pesadilla social, económica y ecológica que vivía Tanzania. La historia, siguiendo la teoría del caos, empieza con un simple hecho, un simple cambio, que genera una infinidad de consecuencias inesperadas. El cambio de una variable puede producir cambios radicales en el sistema a un estado sucesivo. Un solo pez, un pez que no existía en ese ecosistema, fue introducido por un hombre, un simple hombre. Eso fue todo. La reproducción de esa nueva especie en el ecosistema acabó completamente con las especies autóctonas, así como con las plantas acuáticas. Esa rápida reproducción generó a su vez un interés económico que impuso ciertos «controles» e incentivó guerras, alimentadas por países extranjeros que veían en la nueva especie del Lago Victoria el desarrollo de un mercado completo. De hecho, ese mercado generaba conflictos en los grupos locales que, a su vez, necesitaban armas que estos países extranjeros les vendían. Así se formó un ciclo cruel. Los aviones de dichos países llegaban a Tanzania cargados con armas y volvían cargados de pescado, mientras que las comunidades que vivían cerca del Lago Victoria, bajo las balas, empacaban el los filetes para los países ricos y consumían los huesos de los pescados: los restos. Los pilotos de estos aviones generaron una gran demanda de prostitución en la zona, y así muchas chicas africanas se prostituían a cambio del pescado. Pero como la pesadilla nunca termina, este tráfico de armas y prostitutas produjo una epidemia de sida sin precedentes. Con ella, no solo aumentó la miseria y la mortalidad, sino que también aumentaron los niños huérfanos que, para calmar el hambre, aspiraban pegamento en las calles de lo que antes fue una ciudad. La miseria se expandió rápidamente por la región y con ella la violencia. Pero eso no fue todo. Pues el lago, un lago muerto por el desequilibrio ecológico causado por un solo hombre, un solo pez, dejó de producir el famoso pescado. Claro, como la nueva especie había acabado con las autóctonas y con las plantas, a ese pez ya no le quedaba nadas más que el canibalismo y, a través de lo cual, se estaba extinguiendo: intensificando las guerras por el control económico, aumentando la miseria, aumentando el sida, la prostitución, la mortalidad infantil, etc. Este documental solo podía llamarse La pesadilla de Darwin.

El hombre que introdujo esa nueva especie en esta historia juega un papel casi divino. Un hombre con un poder infinito, el poder de acabar la estabilidad total de una región. Creo que este hombre actuó ignorando completamente las causas de ese gesto, que, en su momento, debió parecer un gesto humano; sacar un pez de una bolsa de plástico y regalarle el segundo lago más grande del planeta.

Las analogías con nuestro país vecino son alarmantes. ¿No es el presidente venezolano ese hombre que está jugando el papel «divino», otorgándose el poder infinito de acabar con una región? ¿No es Chávez ese hombre que sumergido en su ignorancia no esta midiendo las causas de sus gestos? ¿El desarrollo de los aviones no tripulados y sus alianzas con Rusia e Irán, no son para la gran parte de pueblo venezolano un gesto «humano» y «revolucionario»: la añorada «libertad del yugo yanki»? ¿No son sus seguidores ecuatorianos, bolivianos y nicaragüenses reflejos de ese hombre que pone la nueva especie en el agua?

Las primeras causas de ese desequilibro son por ahora pintorescas. Por ejemplo, la conmemoración en Quito del aniversario de la muerte del ayatolá Jomain, este último comparado con Bolívar: «Toda una vida dedicada al pueblo y la revolución», rezaban los carteles del evento. ¿No es una causa pintoresca la inauguración en diciembre de Hispan TV, el canal de televisión del régimen iraní que emite durante todo el día noticias en español? ¿No podríamos comparar la multiplicación de los peces con los 145 diplomáticos iraníes en suelo boliviano?

Menos pintoresco es el caso de la colaboración militar entre Irán y Venezuela que permitió el desarrollo de aviones no tripulados, y muy preocupante es el nuevo concepto de libertad y democracia que estas nuevas alianzas están generando en la región –que, a mi parecer, ya se han arraigado en el inconsciente colectivo de estos países–. Si no es así, ¿cómo podríamos explicarnos que un país que se considera democrático y defensor de los derechos humanos haga tales alianzas con un país que no respeta los derechos fundamentales ni de las mujeres, ni de los homosexuales, ni de los opositores? ¿Cómo podría justificar el Chávez pacifista una alianza y una tal amistad con Ahmadineyad, el hombre que nunca pierde la oportunidad de revindicar como deseo máximo la eliminación de todos los judíos y de los homosexuales del planeta? Un hombre que como objetivo tiene el inicio de una guerra nuclear en el medio oriente y que espera con toda su alma que esta guerra se extienda hasta nuestro continente. Peor aún, ¿cómo un comunista como Chávez (comunista católico, único en su especie) puede hacer alianzas y compartir su lucha con un musulmán integralista? ¿Es un deseo de Chávez instaurar una republica-socialista-bolivariana-católica (o cato-comunista-musulmana, que también sería una especie única) en Venezuela? ¿Qué opina Chávez sobre la laicidad del Estado?

No deja de ser preocupante la serie de causas y efectos que ese «socialismo andino» está generando en todo el continente americano. Espero nunca cruzarme con un documental titulado La pesadilla de Bolívar. Aunque material para la primera parte de un documental así ya está disponible: basta con un vistazo a los archivos de Telesur.

Categoria: General

TAGS:

2

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
31
01
2012
jaccuse

K

Por: jaccuse

Hablar de la ley SOPA (Stop Online Piracy Act) sería discutir sobre la punta del iceberg. No es la primera ley que ataca la libre circulación de la información, pero sí es la primera que tiene un seguimiento mediático a nivel mundial. Recordemos que el ACTA Acuerdo comercial anti-falsificación (Anti-Counterfeiting Trade Agreement) fue negociado en secreto y fue una negociación que no perteneció a ninguna organización internacional. Recordemos también que el nuevo milenio comenzó con una reunión del G8 en París, en la cual se trataba de delinear una jurisdicción internacional para establecer el ciber-delito. Los ejemplos son infinitos; podríamos hablar de WikiLeaks o de Indymedia. Estos últimos, no son penalizados por piratería, estos entran en el la taxonomía de la prohibición, a ser parte de la violación de la información confidencial. Y como “la paz es guerra y la guerra es paz”, podrían ser calificados de atentar contra la libertad de expresión establecida.

No podríamos pretender algo diferente puesto que nuestros gobiernos no son otra cosa que simples traductores del querer de los poderes económicos, y las leyes simples instrumentos de protección de un sistema económico establecido. Véamos que sucede hoy en Europa. En Grecia, un estado completamente quebrado que tuvo que aceptar unos planes económicos dictados por las finanzas internacionales, e impuestos por los poderes políticos de la Unión Europea. Recordemos que le fue prohibida la organización de un referéndum al gobierno griego. Véamos en Italia, un estado al borde de la quiebra que con un gobierno técnico, el gobierno de Mario Monti, sin ser elegido a través del voto popular, ha aplicado un plan “Salva Italia” que no castiga a aquellos que crearon el colapso económico sino que pone a pagar a las víctimas de ese colapso. Estas últimas, carentes de representación en el parlamento.

Nadie se indignó cuando el ACTA le quitó la posibilidad de producir medicamentos genéricos a los países en desarrollo. Peor aún, países del tercer mundo votaron la ley contra la piratería que les impedía producir medicamentos. Por estas y muchas más razones considero que el problema no pueda centrarse el la ley SOPA, en la imposibilidad de compartir películas o música. Sin lugar a dudas, ésta es la punta del iceberg, la punta de un problema absurdo que se arraiga en la cosificación de una idea, en la inmaterialidad impuesta por la era digital y que pone al sistema económico regente en un aprieto sin precedentes. Aquí no hablamos de productos, no puede ser considerada piratería la utilización de una idea. No puede ser considerado hurto la aplicación de una técnica. Ahí están las raíces del problema. La inmaterialidad hizo que el capitalismo empezara progresivamente a basarse en la producción de ideas y no de productos materiales. La fuente de plusvalía se desplazó hacia la fuerza de trabajo intelectual. De ahí la llamada deslocalización de los centros de producción del primer mundo a los países del tercer mundo, en donde la mano de obra está mal remunerada y el poder sindical es casi inexistente; en casos como el nuestro, altamente arriesgado. Los países ricos empezaron así a centrar su economía en la producción de patentes, a cosificar todo tipo de idea. Y el fenómeno empezó a ser cada día más claro; el capitalismo empezó a morderse la cola. Invirtió toda su energía en la tecnología digital, en la información y progresivamente empezó a descubrir que él mismo, como modelo económico, había creado su propia ruina. Sin querer, crearon una nueva clase social que basa su existencia en la producción de ideas, en la circulación de información, la llamada clase Hacker. Y mejor aún, basaron la circulación de capital en la clase Hacker, esta última, en otras palabras, se convirtió en el pilar del capitalismo. Pero se dieron cuenta un poco tarde que esa clase, y en consecuencia la producción de riqueza, se basaba especialmente el la libre circulación de ideas; si este flujo incesante es cortado, la producción de riqueza desaparece. Hoy, a regañadientes, tratan de aplicar un modelo económico ya obsoleto. Querer extender una ley anti-piratería pensada hace más de un siglo es más que un sin sentido, es simplemente inútil. Siempre se podrá copiar el código de programación de cualquier programa; siempre habrá la posibilidad de copiar la fórmula de cualquier medicamento, como es bien sabido, las ideas nunca mueren. El riesgo que corremos actualmente es la radicalización del control, es la pérdida de la autodeterminación de las naciones. La situación actual, catalogada como caótica por los poderes económicos y políticos, puede generar actos de violencia inaudita. Vimos el año pasado que el gobierno inglés, durante las manifestaciones violentas en Londres, propuso la ‘desconexión’ de las redes sociales. Irónicamente, durante las manifestaciones en los países árabes, el mismo gobierno había catalogado la misma medida de autoritaria, una medida que solo podía ser propuesta por un dictador que ignora los derechos humanos. Hemos visto la suerte de Julian Assange; estamos viendo el proceso de Schmitz por Megavideo. Posiblemente, seremos testigos de la creación de un tipo policía internacional concentrada en el respeto de las leyes “anti-piratería”. ¿Cuantos tendrán que parar en la cárcel por comprar un lector Mp3 cuya producción llena los bolsillos de grandes compañías? ¿La publicidad de una fotocopiadora será considerada una apología al delito? ¿terminaremos siendo sometidos a un control paranoico por conectarnos a Internet?
Veremos que Twitter terminará por ceder a las presiones económicas y políticas, y censurará a sus usuarios. Pero con seguridad también veremos el nacimiento de otros tipos de Twitter, de otros FaceBooks de otros Megavideos, y empezaremos a ver un juego de persecución que para la generación que vendrá será simplemente vergonzoso, como lo es hoy para nosotros el apartheid en Sur África, la discriminación de la mujer o como empieza a ser la discriminación de las parajes homosexuales. Serán con toda seguridad medidas consideradas absurdas.

Ya están surgiendo soluciones pintorescas al problema. Por ejemplo, en Suecia, Isak Gerson, estudiante de filosofía, el año pasado fundó la iglesia misionaria del copista, la cual fue reconocida por la Kammarkollegiet, órgano estatal con sede en Estocolmo que se encarga de registrar a las autoridades religiosas. Dicha religión, cuyo símbolo sagrado es la “K”, predica la libre circulación de la información, santifica la libertad de copiar y venera el file sharing. Cuenta con un texto sagrado, una lista de comandamientos y más de tres mil fieles. Gozan de una liturgia bien definida que consiste en un encuentro, no necesariamente material, normalmente en un Server, en donde se comparten archivos copiados. Y como la libertad de culto es sagrada en un estado de derecho, sus seguidores están prácticamente exentos de persecución judicial por crímenes como la piratería. Algo que en un país católico podría hacer pensar seriamente en la apostasía.

Pongo en duda la capacidad de nuestro sistema económico-político de adaptarse a esta revolución digital. Es un proceso que no puede ser frenado. Es un proceso que confirma la teoría mcluhiana que afirma que el medio es el mensaje. Creo precisamente que en este teatro jurídico, en el que la trama se basa en la búsqueda obsesiva de un crimen cibernético, el medio digital nos pone frente a su mensaje, y éste cada día se hace más claro.

German A. Duarte.
Berlín, 31/01/2012

Categoria: General

TAGS:

1

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
14
12
2011
jaccuse

J’Accuse…!

Por: jaccuse

Cuatrocientos estudiantes extranjeros ocuparon la place de la Sorbonne en Paris. Era el mes de octubre, y mientras los medios de comunicación emitían al unísono exclusivamente los acontecimientos de la crisis de la euro-zona, la paciencia de estos estudiantes ya se había acabado. No fue una manifestación normal, raramente se ven neo-graduados, con contratos de trabajo, quemando sus diplomas de master.

La tragedia para estos estudiantes extranjeros tiene como primer acto el envío de una circular a todas las jefaturas de policía. El remitente: el actual ministro del interior y de la inmigración Claude Guéant. Dicha circular expresa una petición muy particular, pero que sigue el iter de la política del actual presidente francés Nicolas Sarkozy. La circular explica, o interpreta, una ley, aprobada en el 2006, en la cual se fijan los requisitos que los estudiantes no-europeos deben cumplir para efectuar el cambio de estatus. En otras palabras, los requisitos necesarios para cambiar una visa de estudiante por una de trabajo. El interés es capital, pues una visa de estudiante limita las horas de trabajo al año, impide algunas garantías como el derecho al paro y tiene caducidad de un año. La circular dice efectuar una ‘estricta’ aplicación de la ley del 2006, incitando a rechazar a todo estudiante extranjero que desee llevar a cabo su cambio de estatus. No sólo estamos hablando de estudiantes que se han formado en universidades y escuelas privadas en Francia, sino también de personas que ya gozan de un contrato de trabajo fijo y que según su empleador (el simple contrato lo demuestra) desarrollan una actividad importante para la empresa donde trabajan. El rechazo del cambio de estatus torna patético, por cuanto viene acompañado de una carta de expulsión del territorio francés. Claramente, esta circular responde al viejo, pero desempolvado moto francés la France aux Français.
La coherencia desaparece totalmente, pues un estado que defiende a capa y espada el libre comercio y la libre circulación de capitales, al mismo tiempo se toma el atrevimiento de escoger el personal idóneo para desarrollar una función determinada en una empresa privada. Las justificaciones de algunos rechazos no responden a ningún silogismo. Las Prefecturas le informan al empleador que la persona que él ha contratado, no cumple los requisitos para ejercer el cargo en cuestión.
Así, la circular empieza a formar parte de la larga y problemática cadena de medidas xenófobas del actual gobierno francés. Ya algunos eventos habían ruborizado a la opinión pública tanto francesa como europea. Podemos citar como ejemplo, el querer del presidente francés, con una estrategia Orweliana, resaltar el lado positivo de la colonización francesa en los textos escolares. También la creación del ministerio de la inmigración, la expulsión masiva de gitanos (hoy llamados por los medios de comunicación Gens du voyage con el fin de cortar todo tipo de alusión a la expulsión de la misma etnia durante la ocupación nazi), los controles de ADN a los hijos de los extranjeros, la expulsión de libios que pedían asilo político este verano mientras Francia participaba directamente en los bombardeos en Libia, etc.

La política actual en el hexágono es clara, ésta responde a los sondeos y sigue milimétricamente las curvas de las encuestas que actualmente dan como finalista, para las elecciones presidenciales previstas en la primavera del próximo año, al partido xenófobo de extrema derecha Front National. Hoy son 530 los estudiantes-trabajadores extranjeros expulsados (el objetivo del gobierno sería la expulsión de 20.000 estudiantes extranjeros que pretendan el cambio de estatus) y las de víctimas de este férreo juego de cifras aumenta de forma inversamente proporcional al PIB francés.

La preocupación de las universidades y de algunos empresarios es latente. No sólo esta medida significaría la estocada final a la agonizante investigación francesa que cada año ve como sus universidades pierden puestos en el rating mundial, sino también un problema más para la sufriente economía del país que ve grandes dificultades en su crecimiento y expansión a nuevos mercados. La febril guerra de patentes y la lucha intensa por la conquista de los mercados de los así llamados países emergentes no presenta ningún signo de piedad. Y un sistema universitario desprestigiado y carente de estudiantes e investigadores extranjeros es como una empresa sin conexiones en el exterior, ambos destinados a la quiebra.

La comunidad europea no se ha pronunciado por el momento al respecto. Pero la ambigüedad de la circular, que no es ley, pero goza de un aura de ley, la aísla de cierta forma de toda crítica. Actualmente, muchos extranjeros hacen sus maletas para volver a sus países de origen. Después de haber cotizado a través de los impuestos pagados al Estado francés durante esa corta experiencia laboral, ellos vuelven sin un euro en el bolsillo, pues no tienen derecho al paro, muchos ni derecho a una liquidación. Vuelven a casa con las deudas de los préstamos que tuvieron que hacer para poder pagar sus estudios. Deudas que esperaban saldar con un puesto de trabajo que les fue otorgado por el libre mercado y arrebatado por el Estado. Vuelven a sus países de origen gracias a un postulado humanitario, o a un acto de caridad francesa, ya que según el ministro Guéant, de esta forma Francia aplica una medida que responde al desarrollo sostenible. Una medida que impide que países ricos roben los ‘cerebros’ de países pobres. Casualmente, los expulsados no son sólo Latinoamericanos, chinos, o africanos, entre ellos hay también ciudadanos estadounidenses y japoneses.

Por German A. Duarte.
10/27/2011 Berlín.

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...