BLOGS Actualidad

14
08
2012
internetpaldiario

Cómics oscuros en la pantalla grande

Por: internetpaldiario

No me considero una experta en cómics, sin embargo durante los últimos tres años he tenido cierto interés por aquellos cómics oscuros. Y aunque no he leído las series originales, películas como ‘The Watchmen’, la trilogía ‘The Dark knight’ y ‘El Sorprendente Hombre Araña’ han provocado una atracción por saber y conocer más de ellos.

Aunque para un conocedor y experto no es sorpresa, para mí, sí lo fue: que la historia y la motivación de la mayoría de los creadores de estas historietas estuvo influenciada en gran medida por las épocas de conflictos bélicos, las condiciones de vida de los ciudadanos en aquellos momentos, entre otros aspectos; los cuales finalmente, se convirtieron en una fuente de inspiración para darle vida a superhéroes enmascarados.

Algunos hombres de carne y hueso que escondían detrás de una máscara sus temores, guerras internas y pérdidas. De esta manera, aquellos personajes se transformaron en símbolos de entretenimiento, que en el fondo transmitían un mensaje de protesta y lucha contra el orden establecido en la sociedad. Fue la historia de ‘Batman’, de ‘Los vigilantes’, de ‘Superman’, de ‘El hombre araña’ y muchos otros que probablemente desconozco. Confieso que cuando vi por primera vez ‘Batman y Robin’ (Joel Schumacher, 1997) fue una de mis mejores películas (apenas tenía 10 años) porque de acuerdo a mi imaginario y concepción infantil de cintas cinematográficas, esa era perfecta por el simple hecho de reunir a grandes estrellas de la actuación en la pantalla grande.

Comics

Más de diez años después, claramente mi opinión cambió del cielo a la tierra. No entraré en el análisis de lo desastroso de aquel filme, haré referencia a la madurez que han asumido los espectadores de esta época: la exigencia por conocer la historia original de los cómics obliga a los directores de cine a producir películas que vayan más allá del mero entretenimiento. Es decir, ahora se busca presentar un argumento sólido, diálogos más profundos, actuaciones memorables, bandas sonoras formidables y una cinta que al menos intente ser fiel. Por eso, con ‘Batman begins’ el género de los cómics en cine se partió en dos, al menos desde mi punto de vista, porque Cristopher Nolan no se concentró en darle a la audiencia un sin número de efectos especiales, sino en mostrar los conflictos del personaje principal, las razones que lo llevaron ha convertirse en un ‘vigilante nocturno’. Caso contrario sucedió en ‘The Avengers’, cinta que resultó un éxito por la explosión de efectos visuales, la acción desencadenada de principio a fin, pero que al realizar una reflexión sobre el guión los elogios son una penuria.

El lado oscuro de algunos de los cómics más populares, es su principal atracción. Las respuestas no alcanzan para todas las preguntas, porque la condición de los superhéroes destaca su parte humana, la doble moral, los miedos que disfrazan, las decisiones inevitables por salvarse de ellos mismos y a la humanidad; los trastornos que los convierten en hombres oscuros y la lucha por lograr un equilibrio entre sus emociones y racionalidad. Es algo simple, pero que no logra entenderse cuando no se conectan las palabras y el mensaje final. A continuación, les presento una de las tantas frases del guión de la película ‘The Watchmen’:

“Blake lo entendía. Se lo tomaba como si fuera un chiste, pero lo entendía. Veía las grietas en la sociedad, veía cómo los hombrecitos enmascarados intentaban que no se hicieran más grandes… Contempló el verdadero rostro del siglo XX y optó por convertirse en un reflejo, en una parodia de él. Nadie más entendió el chiste. Por eso se encontraba tan solo. Esto me recuerda a un chiste: Un hombre va al médico. Le cuenta que está deprimido. Le dice que la vida le parece dura y cruel. Dice que se siente muy solo en este mundo lleno de amenazas donde lo que nos espera es vago e incierto. El doctor le responde “El tratamiento es sencillo. El gran payaso Pagliacci se encuentra esta noche en la ciudad. Vaya a verlo. Eso lo animará”. El hombre se echa a llorar. Y dice “Pero, doctor… yo soy Pagliacci”.

Diálogos como el anterior, frases que descrestan, que establecen una conexión entre la cinta y el espectador, líneas argumentales que dejan de las escenas momentos impredecibles…eso es lo que disfruto de esa clase de filmes. Donde no se tiene la certeza de si el personaje es lo suficiente para destacarse como un héroe o terminar convirtiéndose en un villano. ‘El sorprendente Hombre Araña’, sí que me sorprendió, porque rompió totalmente con las entregas pasadas y presentó algo diferente e inesperado, caso que espero suceda con ‘Man of steel’. Donde se juntaron Zack Synde (Director de Watchmen & 300) y Cristopher Nolan para recrear la historia del ‘Hombre de acero: Superman’. Lo poco que puede verse en el tráiler que ya empezó a circular por la Web, es la presencia de un protagonistas acabado, la sobriedad de una musicalización que acompaña un ambiente frío y las palabras que llevan una carga emocional de quien las dice hasta el último minuto del tráiler. Amanecerá y veremos.

Eliana Álvarez
Directora de contenidos Web
Colombia Digital

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
0

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Buscar en este blog

Perfil del Blogger

internetpaldiario

internetpaldiario

...

Ver perfil completo

Todos los Blogueros en Actualidad

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.