BLOGS Actualidad

11
05
2013
interbolsa

ENTREVISTA DE SEMANA SOBRE FACTOR GROUP

Por: Alberto Donadio

Entrevista de la revista Semana:—————-

11/05/2013

“Nos dijeron que nos callarámos”

ENTREVISTADavid Wigoda rompe su silencio sobre el escándalo de Factor Group. Dice que se había mantenido en silencio, entre otras cosas, porque lo habían amenazado.

El de InterBolsa se ha convertido en el escándalo económico de los últimos años y ha dejado en el olvido otro que estaba en desarrollo: el de Factor Group. Esta firma, en ocho años de vida, hizo negocios por 1,5 billones de pesos. En 2011 empezaron sus problemas y solo ahora su fundador y presidente, David Wigoda, da la cara.

SEMANA: La gente se asombró de que usted, apreciado en el Grupo Empresarial Antioqueño, terminara enredado en un escándalo ¿Qué pasó?

DAVID WIGODA: Factor Group empieza operaciones en 2003. Tuvimos un crecimiento importante en la industria del factoring.

SEMANA: ¿Qué es ‘factoring’?

D. W.: Es cuando una persona tiene unas cuentas por cobrar y necesita liquidez inmediata, entonces vende esas cuentas con un descuento. Así, quienes compramos esa cuenta, es decir Factor Group, nos ganamos una diferencia entre lo que pagamos hoy y lo que recibimos después, cuando se haga efectivo el cobro de la cuenta.

SEMANA: ¿Es otra manera de decir que presta plata?

D. W.: No. El factoring no es prestarle a una compañía con base en sus estados financieros. Es comprarle un derecho que esa compañía ya tiene adquirido porque ya prestó un servicio o porque ya vendió un producto. En Europa se hace el 70 por ciento del factoring del mundo y hay países donde representa el 15 por ciento del PIB.

SEMANA: ¿Pero cuál fue el escándalo?

D. W.: En septiembre de 2011, cuando teníamos 700 negocios vigentes, nos enteramos de que una persona que era aliada nuestra en dos de esos negocios tenía un inconveniente.

SEMANA: ¿Esos dos negocios se enredaron?

D. W.: No. El que tuvo problemas fue Luis José Botero Salazar, o su firma Unión Mutua, que era el operador de dos negocios nuestros de ganado. Pero el problema que él tenía, no era con nosotros, sino con otra entidad.

SEMANA: ¿Qué problema era?

D. W.: Le faltaban 35.000 cabezas de ganado en operaciones de contratos ganaderos a término con la Bolsa Mercantil de Colombia.

SEMANA: ¿Eso qué quiere decir?

D. W.: Que si eso era cierto, se estaban transando activos en la Bolsa Mercantil sin respaldo.

SEMANA: ¿Es como si uno comprara en la bolsa acciones de un banco y ese banco no existiera?

D. W.: Exacto.

SEMANA: Y cómo se enteró de que a Botero le faltaba ese ganado ¿Era parte del negocio de ustedes?

D. W.: No, eso era un negocio completamente aparte. Pero como Botero era el operador de un negocio nuestro, cuando nos enteramos del faltante que él tenía, nos preocupamos y pusimos en conocimiento de lo ocurrido al superintendente financiero, Gerardo Hernández. Porque si eso era cierto, nosotros teníamos que prescindir de los servicios de Botero como operador en los dos negocios que tenía con nosotros.

SEMANA: ¿Y esos dos negocios cuánto le significaban a Factor Group?

D. W.: Podían representar 140.000 millones de pesos de los cuales 10.000 era capital de Factor Group. Los otros eran de clientes.

SEMANA: ¿Y estos 140.000 millones dentro de los negocios de Factor Group qué porcentaje podían ser?

D. W.: En ese momento, un 30 por ciento.

SEMANA: Luis José Botero, según el portal Verdad Abierta, hace un tiempo fue representante de la convivir Guayacanes, cuya licencia tenía Chepe Barrera, jefe paramilitar de Magdalena y Cesar.

D. W.: Yo recorrí con él sus propiedades y nunca vi un arma ni una persona armada. Cuando yo llegué a la compañía Botero ya era un cliente.

SEMANA: ¿Pero usted creó la compañía y se enteraba de qué aliados tenían?

D. W.: Luis José Botero y Unión Mutua son clientes de todo el sistema financiero colombiano.

SEMANA: ¿Pero usted conocía sus antecedentes?

D. W.: No. Y nunca vi nada fuera de lo normal.

SEMANA: ¿Qué pasó después de que advierten el problema del operador?

D. W.: En septiembre fuimos a la Superintendencia Financiera a poner en conocimiento el tema del faltante del ganado, por lo que eso podía significar en la Bolsa Mercantil. Pero para sorpresa nuestra lo que hicieron fue enviar una visita bastante inquisidora a Factor Group.

SEMANA: ¿Qué pasó con esa denuncia?

D. W.: Que yo sepa, nada. No solamente no pasa nada en la Bolsa Mercantil, sino que producto de la visita que hacen a Factor Group, el 13 de octubre la Superintendencia saca una resolución en la que dice que en cinco negocios de los 700 que teníamos estábamos posiblemente haciendo captación ilegal.

SEMANA: Pero es que el ‘factoring’, en algunas de sus modalidades, parece captación pues se recoge dinero de un número determinado de personas con una expectativa de algo que viene en el futuro.

D. W.: Sí. Pero nosotros no estábamos recogiendo dinero, nosotros estábamos vendiendo un activo, un flujo futuro representado en una factura o en un contrato. Con cada uno de los clientes teníamos un contrato de compraventa y la Superintendencia lo desconoció.

SEMANA: ¿Si el problema era solo en cinco negocios de 700 qué pasó?

D. W.: La resolución dice que el resto está ‘ok’, que sigamos, pero embarga las cuentas de la compañía. Nos dejaron las manos amarradas.

SEMANA: ¿Usted tiende un manto de duda sobre el superintendente Hernández, pero podría ser una estrategia para golpear a quién lo está investigando?

D. W.: Él ya no me está investigando. Él dice que hay captación y se va. El caso quedó en manos de la Superintendencia de Sociedades y de la Fiscalía. Solo que viendo la película hacía atrás llama la atención su actuar. Llama la atención que dos días antes de salir la resolución en contra de Factor Group, ya la conocían en Medellín y llama la atención que cuando me notifican del embargo, el funcionario de la Superintendencia no había salido de mi oficina y ya la noticia estaba en los medios de comunicación. ¿Por qué nadie se ha preguntado dónde estaba la Superintendencia Financiera mientras pasaba lo de InterBolsa?

SEMANA: Hay otro superintendente enredado con el caso Factor Group, Jorge Enrique Vélez. Él era socio de un concesionario de Mercedes-Benz que hizo ‘factoring’ con ustedes. ¿Cuál es la historia?

D. W.: Él y sus socios se comprometieron a hacer unas capitalizaciones a su compañía y nosotros le descontamos esas capitalizaciones.

SEMANA: Mejor dicho, ¿ustedes les prestaron plata para hacer esa capitalización?

D. W.: Nosotros nunca prestamos, compramos flujos futuros, y al ser futuros son inciertos. Ese es el riesgo que se corre. Y a veces los riesgos se materializan. Como en este caso.

SEMANA: Esos flujos futuros ustedes se los vendieron a unos clientes y esa plata está embolatada. El superintendente Vélez le dijo a SEMANA que ustedes hicieron una captación sin su consentimiento…

D. W.: Siempre que Factor Group compraba una cuenta por cobrar o un activo cualquiera con descuento, luego se volteaba y buscaba a alguien que quisiera comprar también con un descuento un poco menor. Ese comprador final podía ser un fondo, un banco, una persona natural, una persona jurídica cualquiera.

SEMANA: Entonces Jorge Enrique Vélez sabía que ustedes se lo iban a vender a otras personas.

D. W.: Correcto.

SEMANA: ¿Ese es uno de los cinco negocios en líos?

D. W.: No. Es uno de los otros diez casos que están pendientes de resolver. Los clientes de 685 de los 700 negocios ya recuperaron su dinero, con rentabilidad. En el caso de Jorge Vélez y sus socios ellos no pudieron cumplir con la obligación, que era de aproximadamente 4.000 millones de pesos. Lo llevamos a cobro jurídico.

SEMANA: Y hay clientes que reclaman ese dinero.

D. W.: Correcto.

SEMANA: ¿Los clientes corren ese riesgo?

D. W.: Sí. Rentabilidades del 12 o el 18 por ciento, como las del factoring, sin riesgo, no existen.

SEMANA: ¿Cuántos clientes tenían?

D. W.: Alrededor de 1.500. Los que estaban vinculados a los cinco negocios que la Superintendencia señaló de captación están esperando a que se ejecute una figura que prevé la ley para los casos de supuesta captación, que se llama un plan de desmonte y consiste en devolver en dinero o en activos lo captado.

SEMANA: Si se ejecuta un plan de desmonte, es como decir que sí hubo captación…

D. W.: Lo que pasa es que había dos alternativas: o un plan de desmonte en el que se devuelve, y en este caso se está devolviendo exactamente lo que ya era de ellos, alrededor de 140.000 millones en el negocio de ganado y 20.000 en el negocio inmobiliario. La otra opción era que la compañía fuera liquidada y no se sabe en cuánto tiempo les iban a responder a los clientes.

SEMANA: Esa plata está…

D. W.: Los activos están ahí.

SEMANA: También han aparecido asuntos en Islas Vírgenes que los enredan. Allá tuvieron negocios con una empresa que, según el FBI, está relacionada con una ‘red criminal’.

D. W.: Nosotros tenemos una compañía de factoring en Estados Unidos, en Florida. Fuimos víctimas de unos fraudes sofisticados y nosotros pusimos en conocimiento de esos fraudes a las autoridades norteamericanas, incluido el FBI.

SEMANA: ¿La factura salió falsa?

D. W.: Más que una factura falsa, montaron todo un cuento en el que el vendedor de la factura y los supuestos deudores se confabularon para hacer un fraude. Lo fingieron todo.

SEMANA: ¿Ustedes no habían hecho estudios suficientes para saber que eso podía ser falso?

D. W.: Sí los hicimos. Y salieron bien. Por eso digo que fueron bastante sofisticados.

SEMANA: ¿Cómo demuestra que usted denunció?

D. W.: Están los récords de las investigaciones que está haciendo el FBI.

SEMANA: ¿Y qué tiene que ver Islas Vírgenes?

D. W.: En Islas Vírgenes teníamos una compañía que hacía factoring de exportaciones. Podíamos comprar exportaciones o facturas de exportadores de todos los países que tenían como destino Estados Unidos.

SEMANA: ¿Por qué comprar en Islas Vírgenes la factura de exportación y no en Colombia?

D. W.: Por una norma, una compañía de factoring de aquí no puede comprar cartera de exportadores en Colombia.

SEMANA: Usted que tenía una carrera interesante ¿cómo ha vivido este lío personalmente?

D. W.: Ha sido muy duro, doloroso y costoso. Estoy literalmente quebrado, pero el lado más costoso es el humano. Es ver cómo, de un día para otro, se derrumban muchos sueños, cómo se borra una historia, cómo le cuestionan a uno sus valores y sus principios. Y eso es doloroso.

SEMANA: ¿Ha viajado a Miami en un avión privado?

D. W.: Nunca. En una sección de chismes escribieron que yo salía del país a jugar tenis en avión privado por la mañana y me devolvía por la tarde. Nunca he salido del país en un avión privado. Y hace más de siete años no juego tenis. También dijeron que me habían chiflado y bajado de un avión. Eso también es falso.

SEMANA: ¿A qué vienen esos cuentos en su contra?

D. W.: Al interés de algunas personas o entidades en que la luz se siga poniendo en Factor Group para seguir tapando otras cosas.

SEMANA: ¿Cómo qué?

D. W.: Como la Bolsa Mercantil, en la que tienen que ver los mismos de InterBolsa.

SEMANA: ¿Por qué no había salido a hablar?

D. W.: Cuando pasa el tiempo uno empieza a entender la película. Además, al principio, recibimos amenazas telefónicas.

SEMANA: ¿Qué decían? ¿Han podido identificarlas?

D. W.: Nos decían que nos quedáramos callados y que dejáramos todo así. Eran llamadas anónimas a mi celular y al de personas muy de la empresa. O sea, tenían claramente todos los teléfonos.

SEMANA.COM COPYRIGHT © 2012 PUBLICACIONES SEMANA S.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

Categoria: General

TAGS:

1

1

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.