BLOGS Actualidad

23
01
2013
Julia Londoño

Una carga pesada

Por: Julia de mi amor

Pobrecito su marido, me dijo el taxista que me llevó a la oficina ayer por la mañana. Fue su reacción al descubrir que efectivamente no había trancón por la ruta que le sugerí. Ante la insistencia por tomar esa ruta me había retado: la llevo por ahí solo para que vea que está equivocada.

Trato de pensar porqué me llevo tan mal con el gremio de los taxistas. La inmensa mayoría de taxistas me caen gordos y no hay duda de que es recíproco.

En Colombia es considerado de mal gusto hablar de clases sociales, no sé por qué, pero hablo del tema porque yo he llegado a la conclusión de que hay algo de eso en el corazón de mi mala relación con los taxistas. Y algo de cuestión de género también. Y por supuesto otra parte es culpa de Ricardo Arjona.

Como no es políticamente correcto hacer generalizaciones no voy a hablar de los taxistas del mundo, de todas las edades, razas y ciudades, me referiré a los taxistas que a diario me encuentro en las calles de Bogotá y tienen características muy particulares.

Me parece que a cierto perfil de hombres, hombres de mediana edad, que aman  sus carros sobre muchas cosas, que no accedieron a un nivel de educación superior y que socialmente no gozan de mucho prestigio, así ganen bastante plata, les ofende profundamente cargar con una mujer como yo. Una mujer joven que huela rico y diga que va para el edificio de Interbolsa, y además diga por dónde quiere ir. ¿Creerán que trabajo en la bolsa? Peor aún.

Me parece que a esos hombres que otros hombres miran por debajo del hombro solo les queda mirar por debajo del hombro a las mujeres, será un consuelo, y una mujer con rumbo a la zona T de Bogotá, que dice que por allá no se meta que mejor nos va por acá, debe ser un bulto bastante jarto de cargar. Yo trabajo en esto todos los días discuten cuando no me dejo llevar por la autopista, yo he hecho esta ruta día tras día por 5 años, les contesto.

Como si fuera poco, cuando hablo de política no alabo a Uribe, ni puteo a Petro ¡soy la provocación en la silla de atrás! Y, para rematar, a veces les pido la tabla (de buenas que no se las canto) cuando dicen que son 8 mil pesos y yo sé que la carrera no pasa de 6 mil. Otras veces, cuando dicen que no me llevan a algún lado porque no van para allá les discuto que los taxis son un servicio público y su deber es llevar a los pasajeros a su destino, no al de los taxistas.

También les pido que le bajen al radio, sobre todo cuando oyen emisoras cristianas o tienen música compitiendo con el volumen del radioteléfono. Y nunca, nunca jamás les doy la prima de navidad, porque creo que no se la merecen.

Cuando preguntan para dónde va la reina hago mala cara, y si están coquetones contesto con monosílabos. Yo no voy a protagonizar una canción de Ricardo Arjona. http://www.youtube.com/watch?v=-apU2sviHCM

También bajo los vidrios, porque me siento más segura así y porque a veces los taxis huelen feo. En ocasiones le mando a alguien el número de la placa o llamo a avisar que voy en un taxi por la novena, sobre todo si es de noche.

Y, lo que menos me perdonan es que me muestro cero solidaria cuando se quejan de que está durísimo el negocio para los pobres taxistas en Bogotá.

Descarados, abusivos, tramoyeros, usureros, no lo digo, pero tal vez se me nota en la cara o en el portazo.

@JuliaLondonoBoz

Categoria: General

TAGS:

1

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
1

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

wilorna

28 enero 2013 a las 8:33
  

Muy buena su redacción… Y más aun por los sentimientos encontrados.. !!!
Éxitos…!

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.