BLOGS Actualidad

19
02
2015
Julia Londoño

La sexualidad que nos obsesiona.

Por: Julia de mi amor

La sexualidad está sobrevalorada. No son los gustos o inclinaciones sexuales de las personas los que determinan si podrían o no ser buenos padres porque los gustos sexuales no son variantes determinantes de los valores éticos.Modern family --- Image by © Alberto Ruggieri/Illustration Works/Corbis

Para ser una parte de la vida íntima, una experiencia que se vive a puerta cerrada, la inclinación sexual resulta tremendamente importante para una inmensa cantidad de colombianos que en cambio no tienen problema con orinar en la calle, manosear al pasajero de al lado o agredir verbalmente a otra persona porque se viste de manera que considere sexy.

La sentencia de la Corte Constitucional reafirma que los gustos sexuales son tan importantes que pueden ser motivo para descalificar a las parejas del mismo sexo como padres, independientemente de que sean honestos, maduros y tengan condiciones de vida favorables para que los niños y niñas crezcan en un hogar estable.

Por supuesto que debe haber parejas del mismo sexo que no reúnen los requisitos que otros consideren necesarios para educar hijos, ¿pero acaso no conocemos todos algunos padres heterosexuales que a nuestro juicio no pueden ofrecerle esas condiciones a sus hijos? No es a esos padres a quienes discrimina esta sentencia, es a aquellas parejas que, excepto por sus gustos sexuales, pasarían todos los filtros de bienestar familiar.

Lo que a mí me contraría de la decisión de la Corte es que la categoría “preferencia sexual” sea considerada más relevante que muchas otras que a mi juicio son más significativas en la educación de los niños.

El argumento taquillero que circula en redes citando que fueron padres heterosexuales los que no pudieron darle a esos niños en adopción un hogar estable no me parece acertado, porque creo que fueron padres incapaces de darle a sus hijos ese hogar, independientemente de su sexualidad. No es su heterosexualidad, de nuevo, un factor relevante en su imposibilidad de ofrecerle bienestar a los hijos ni sería la homosexualidad de los posibles padres lo que redimiría a esos niños del abandono, serían otras cualidades. Cualidades independientes de los gustos sexuales.

No hay valores asociados con las inclinaciones sexuales, como no los hay asociados a la raza, la religión ni el género,  no creo en las generalizaciones del tipo “las mujeres son más honestas que los hombres” –en ese caso habría que aprobar la adopción de niños por parte de dos mujeres pero nunca de dos hombres– ni “los negros tienen el ritmo en la sangre” ni “a los cristianos se les nota el amor por el prójimo” porque me parece que esas frases revelan una discriminación solapada.

Si los prejuicios sexuales son tan importantes, ¿van a empezar a impedir que adopten niños las parejas donde el padre sea costeño porque “son los más infieles” o las parejas swingers, o quienes hayan tenido experiencias masoquistas? ¿Qué hay de los bisexuales, los impotentes, los eyaculadores precoces?

¿Qué hace que los gustos sexuales de otros, a diferencia de las preferencias alimenticias o musicales sean tan relevantes que haya que dejar claro que no pueden adoptar niños quienes no se ciñan al estándar de “normalidad”? Es una imperiosa obsesión de nuestra cultura por el sexo.

Me desilusiona la nada liberal postura de quienes, como Vivian Morales, plantean el debate en términos de garantizar o no “lo mejor” para los niños en condición de adopción, una postura que defiende el prejuicio y la sospecha hacia las parejas del mismo sexo y ratifica el imaginario de que hay una sexualidad deseable, mejor que otra, y por lo tanto una indeseable a la cual no deben ser expuestos los niños.

Los niños no deben estar expuestos a agresores sexuales, totalmente de acuerdo, ni a parejas que hagan de su vida sexual un escándalo, podría estar de acuerdo, pero independientemente de si son o no parejas del mismo sexo. Lo uno y lo otro no están directamente relacionados más que en nuestros prejuicios.

¿Llegarán a la Corte debates sobre si los padres de familia vegetarianos o veganos están privando a sus hijos de tener una alimentación “normal” o ideal? Lo dudo; y no es igual porque nada es igual cuando hablamos de sexo, una palabra que para ser tan corta encierra prejuicios muy grandes.

 

@Juliademiamor

Categoria: General

TAGS:

3

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
09
02
2015
Julia Londoño

Hay cosas peores y otras frases torpes para consolar

Por: Julia de mi amor

Cuando estaba en el último grado del colegio se murió el papá de una compañera de curso. Recuerdo perfectamente la larga misa y el terrible momento en el cual me acerqué para darle el pésame.

Me abrazó duro y lloró desconsolada en mi hombro mientras yo, petrificada, esperaba a que se calmara para no sentirme tan inútil e incómoda. No le dije nada mientras la abrazaba, ¿qué decir?

Aunque hayan pasado tantos años la situación sigue siendo igual de incómoda para mí. Cada vez que tengo que decirle a alguien que siento que su persona amada se haya ido, se haya muerto o esté enferma, intento con dificultad decir algo genuino pero reconfortante.Portrait of sad girl (4-5) in forest (más…)

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
14
10
2014
Julia Londoño

La vida, la muerte y otros clásicos del insomnio.

Por: Julia de mi amor

Cuando a uno se le muere una persona cercana se queda, de repente, expuesto a sus preguntas más íntimas, abandonado a las voces internas que le hablan y le hacen preguntas, sobre todo en las madrugadas. Y sobre todo si uno es de esas personas que no sabe en qué cree y ha recibido el diagnóstico de padecer “duda patológica”.

Hace más de un año, cuando perdí a mi hermano, aparecieron largas conversaciones conmigo misma y  horas de lectura mística que antes no habría imaginado; empecé a buscar conversaciones trascendentales, con amigos y desconocidos, de las que antes había huido.

En ese estado de búsqueda cualquier conversación sobre el clima termina en un debate sobre si hará calor en el infierno o en una diatriba sobre las estaciones en el paraíso. Les resumo algunas de mis búsquedas de este año.

En mi luna de miel conocí a una mujer de casi 40 años, musulmana, que estaba en la isla de Providencia buscando escapar de sus problemas familiares. Como era de esperarse, en una tarde tranquila de playa, terminamos hablando de la vida después de la muerte.

En el Corán, me dijo, se habla del reencuentro con nuestros seres queridos. Ese  reencuentro tras la resurrección se da en un estado en el cual todos volvemos a la adolescencia: las mujeres a los 13 años y los hombres a los 15.

Al principio me pareció divina la idea, ah, la adolescencia, tan pura, rebelde e ingenua.  Ya iba a ponerme a leer el Corán cuando reflexioné sobre mi adolescencia: incómoda, confusa, paralizante. Ni para qué hablar del físico de las niñas de trece años: la nariz que crece más rápido que el resto de la cara y el dolor del cuerpo que estrena tetas.

 

Tampoco me animó especialmente la idea de reencontrarme con mi hermano a sus 15 años, edad de proporciones distorsionadas, acné y rabia. Así como no hay quinceañera fea, no hay quinceañero buenmozo.

 

El plan de leer el Corán terminó en la búsqueda en Google de Resurrección + Islam.  No encontré nada sobre la edad a la cual nos reencontraremos de la que hablaba mi compañera de isla, pero encontré que después del juicio final resucitaremos descalzos, desnudos y sin circuncisión. Por más ganas que tenga de reencontrarme con los muertos de mi familia, intuyo que verlos así no sería exactamente el tipo de experiencia íntima que anhelo.

 

Además, se supone que los incrédulos beberán agua hirviendo y recibirán un castigo doloroso por su incredulidad. No me espera un buen destino con el Islam. Menos aún porque soy tremendamente asquienta y se supone que el día de la resurrección  todos seremos sumergidos en sudor según nuestras acciones; algunos hasta los tobillos, otros hasta las rodillas,  la ingle o las mandíbulas.  Fin de la búsqueda.

Entonces llegó por recomendación de varias personas cercanas el Libro Tibetano de los vivos y los muertos, un remanso de sabiduría oriental que me ayudó, sobre todo, a pensar en mi vida y en cómo la idea de la propia muerte puede movilizar e inspirar para vivir mejor. Hasta que llegué a los capítulos sobre la reencarnación.

Me pareció escabroso eso de que el alma que se ha ido deba enfrentarse al dilema de elegir su nueva vida. Debe tener mucho cuidado de elegir una vida que le convenga o lo pagará caro, literalmente toda una vida.

Y la idea de que uno elige a su familia antes de nacer, ¿en serio? Aunque es probable que las almas antiguas hayan aprendido algo sobre esa elección: ninguna me ha elegido todavía como su mamá para esta vida.

Descartando el budismo tántrico como fuente de tranquilidad, volví sobre el catolicismo. Soy terca. Si no me ha tranquilizado su doctrina de vida, no sé porqué creí que podría tranquilizarme la de la muerte.

En efecto, las ideas  sobre el Apocalipsis y el Juicio Final me parecen muy perturbadoras, pasarse la vida juzgando a la gente y juzgándose a uno mismo para llegar al más allá a hacer más de lo mismo… Lo único atractivo del Juicio Final es la noción de final. Si me garantizan que será el último juicio al que me enfrente tal vez me deje llevar, y eso que soy envidiosa y me rajo en fe, esperanza y caridad.

También pasó por mis manos el Best Seller La prueba del cielo, pero lo único que me probó de manera irrefutable fue la falta de talento narrativo de Eben Alexander, su autor.

¿Y si al morir no pasara nada? Me pregunto algunas tardes de domingo. No resulta una creencia más inquietante que las anteriores. Si vamos a ser nada al morir es porque fuimos nada antes de nacer. Y no pasó nada.

Convencerme de cualquier cosa es tarea difícil, como no puedo probar nada tampoco descalifico ninguna idea; todas son bienvenidas a la hora del insomnio, se suman a la larga lista de dudas que me habitan y parecen reproducirse. Como dijo el comediante Groucho Marx, en una memorable entrevista que le hizo Bill Cosby: tengo serias dudas sobre la vida antes de la muerte.

http://www.youtube.com/watch?v=1EDUvnFY7bk    @JuliaLondonoBoz

 

 

 

 

 

 

Categoria: General

TAGS:

4

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
11
07
2014
Julia Londoño

LOS VESTIGIOS DEL AMOR PROPIO

Por: Julia de mi amor

¿Cómo se convierte un alambre en un hombro, cómo imita la curva de una oreja y cómo refleja con intensidad la emoción de una mirada?

Fui a ver Vestigios, una exposición presentada en Cali, por la artista Carmen Gómez. Una invitación íntima a pensar en la identidad a través de 3 propuestas trabajadas con un material: el alambre. Una serie de autorretratos, una pieza compuesta por  nidos inspirados en  los pájaros mochileros del Pacífico colombiano  y una bandada de aviones elaborada en alambre de cobre. (más…)

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
02
05
2014
Julia Londoño

LAS MUJERES QUE CORREN SON PODEROSAS

Por: Julia de mi amor

María Victoria caminaba por la ciclovía el domingo pasado cuando un tipo en bicicleta le preguntó si sabía cómo llegar a una dirección. No había terminado de explicarle qué buscaba y le rapó de las manos el celular. Salió a toda en dirección contraria. ¿Tú qué habrías hecho? (más…)

Categoria: General

TAGS:

2

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
19
02
2014
Julia Londoño

ME GUSTA TODO DE TI, VOTO EN BLANCO, PERO TÚ NO.

Por: Julia de mi amor

Como esa canción de Joan Manuel Serrat que dice que le gusta todo de ella pero ella no, así, tal cual, me gustas tú voto en blanco.

Me gustas, pero por piezas; 
te quiero, pero a pedazos. (más…)

Categoria: General

TAGS:

1

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
09
12
2013
Julia Londoño

Hoy es Petro, mañana no sabemos.

Por: Julia de mi amor

 

La destitución del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro,  no nos conviene. No nos conviene ni a los de izquierda ni a los derecha ni a los de centro, si es que eso existe en Colombia.

 

Me sorprende la poca capacidad que tienen algunas personas de ver más allá de hoy. Me sorprende mucho que me pregunten en twitter qué tiene que ver el proceso de paz con la destitución de Petro.

(más…)

Categoria: General

TAGS:

5

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
28
10
2013
Julia Londoño

¿Por qué corres?

Por: Julia de mi amor

SALIDA III

Yo corro para olvidarme un rato de que la vida es una mierda,  dijo.

 

Llevo meses preguntándole a la gente que corre por qué corre. He oído de todo, algunos dicen que corren porque les mejora el ánimo, otros porque les regula la energía, el sueño y la ida al baño, otros porque les despeja la mente, les ayuda a controlar las emociones negativas o el colesterol malo. Unos dicen que corren para sentirse poderosos, otros que para adelgazar, que para mantener el peso o para poder comer de las delicias prohibidas sin culpa. Algunos corren para ganar. (más…)

Categoria: General

TAGS:

0

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
06
08
2013
Julia Londoño

No todos los de derecha son brutos

Por: Julia de mi amor

Hace unos días llegó a mí un artículo del periódico chileno Cambio 21 titulado  “Estudio señala que personas de izquierda son más inteligentes que las de derecha”. Por supuesto que  lo subí a mi muro de Facebook al instante, incluso antes de leerlo. Lo hice impulsada por la misma razón por la que uno memoriza las teorías que coinciden con sus creencias e ideologías y no entiende u olvida  las que no le encajan: porque nada nos gusta más que tener la razón. (más…)

Categoria: General

TAGS:

29

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
23
05
2013
Julia Londoño

La ruleta sexual y los síntomas de una pobre educación sexual

Por: Julia de mi amor

Cuando mi abuelo empezaba a caminar su mamá quedó embarazada de su tercera hija, Dolores. El  día que empezó el trabajo de parto, la abuela paterna, Misiá Dolores, llegó de París, Francia, donde vivía.

Para mi abuelo y su hermana mayor, Aida, la explicación fue sencilla: a la hermanita la trajo la abuela Dolores, de París. Lola confirmaba la historia que contaba que los niños llegaban de París. (más…)

Categoria: General

TAGS:

2

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...